Violencia machista
Alemania tiene un grave problema de violencia

En Alemania el maltrato en el ámbito doméstico es una forma de violencia mucho más común, recurrente y mortal que el terrorismo yihadista o los ataques de la extrema derecha. Cada tres días, una mujer es asesinada por su pareja.


publicado
2019-01-03 11:56
La noche del pasado lunes 31 de diciembre, un hombre atropellaba a varias personas en las ciudades de Bottrop y Essen. Según confesó después a la policía, lo hacía por motivos xenófobos. Ocho personas resultaban heridas de gravedad, entre ellas dos menores. Esa misma noche, tres jóvenes refugiados borrachos se dedicaban a golpear a viandantes sin motivo aparente en la ciudad bávara de Amberg, hiriendo a doce personas. El ministro de Interior y la propia canciller hicieron declaraciones sobre estos hechos, que llenaban las portadas de los medios e incendiaban las redes sociales. Inmigración, asilo y violencia extremista son temas muy politizados y recurrentes en los medios del país teutón, sin embargo, el mayor problema de violencia del país ha pasado más o menos desapercibido durante décadas.

Tan solo existen estadísticas policiales sobre la violencia machista en el ámbito doméstico desde el 2015 bajo el nombre “violencia de pareja”. Es significativo que en el país se usen comúnmente los términos “violencia doméstica” o “violencia de pareja”, desechados en muchas otras coordenadas por parte del feminismo al considerar que invisibilizan la dimensión de género.

La socióloga Monika Schröttle explica cómo se tiende a pensar la violencia machista como algo propio de inmigrantes, ajeno a la cultura alemana

La socióloga Monika Schröttle explica en una entrevista, en el número de enero de la revista Konkret, cómo a lo largo de su carrera ha podido observar que cuando llevaba a cabo estudios en los que las agredidas eran extranjeras, el interés era mucho mayor. Sin embargo, cuando se publicaban trabajos sobre la violencia contra la mujer en general en la sociedad el interés no era tan alto y no la invitaban tanto a hablar sobre el tema.

“Es un asunto que se instrumentaliza a menudo para aliviar a la población de origen alemán y para tapar psicológicamente las formas violentas de las propias relaciones de pareja”, explica Schröttle sobre la tendencia a pensar la violencia como un problema importado por inmigrantes, ajeno a la cultura autóctona. La socióloga recuerda, sin embargo, que la violencia física contra las mujeres se encuentra en Alemania en todas las capas sociales llegando a las parejas mejor situadas económicamente, a pesar de ser “menos visible ”.

En 2017 hubo unos 140.000 casos de violencia de género según datos oficiales. La ministra de Familia, Franziska Giffey, explicaba tras la presentación del informe que la cifra de violencia en el ámbito familiar sería en realidad mucho mayor porque solo se denuncian las agresiones más graves. En cerca de un 70% de los casos los agresores poseen la nacionalidad alemana. En 147 casos las mujeres fueron asesinadas por sus parejas actuales o por sus exparejas. Dos mujeres por semana, una cada tres días. En España ese mismo año fue una cada semana, aunque por otro lado la población es casi la mitad que en Alemania.

Vanessa Bell, experta en violencia doméstica y sexual de la ONG Terre des Femmes, explicaba en entrevista con la televisión pública alemana ARD, que la extrema derecha está difundiendo el miedo al extranjero supuestamente más violador y violento que el alemán de a pie. “La realidad por el contrario es que la violencia contra las mujeres tiene lugar entre las cuatro paredes de su casa y no en las calles oscuras perpetrada por desconocidos”, argumentaba.

“La violencia doméstica no se puede deportar”, señala una  periodista del semanario Spiegel

La periodista Silke Fokken del semanario Spiegel describía la situación a la perfección, la violencia contra las mujeres, decía, “no encaja con la imagen que nuestra sociedad tiene de sí misma”. En teoría las mujeres y los hombres tienen los mismos derechos y sin embargo, muchísimas mujeres son golpeadas, violadas y maltratadas. “A pesar de esta situación nadie se altera desde hace años”, constataba, recalcando: “La violencia doméstica no se puede deportar”, apuntando a los alemanes que agreden a sus mujeres contradiciendo la tesis difundida en la sociedad de que esto solo ocurre en familias extranjeras o pobres. Las estadísticas dicen lo contrario.

El propio medio de Fokken, Spiegel, presenta tan solo cuatro noticias sobre violencia de género con la etiqueta “tragedia familiar”, la última del pasado 12 de abril, cuando un padre mató a su hijo y a su ex-mujer en Hamburgo. Este suceso fue noticia porque el feminicidio se produjo mientras andaban por la calle. Cuando sucede de puertas para adentro, los medios no se interesan o ponen una simple nota bajo el epígrafe “sucesos”.

Muchos se preguntan, ahora que se ha reavivado un debate mas viejo que Mambrú, qué va a hacer el estado para evitar que una de cada cuatro mujeres tenga que sufrir violencia en casa en algún momento de su vida y un diez por ciento de ellas sea herida de gravedad. Los logros en la lucha contra la violencia de género en Alemania comienzan nada menos que en 1997. Hasta entonces, la violación dentro del matrimonio estaba permitida y no penada. Tienen que pasar cinco años más para que se redacte una ley que proteja a las víctimas de la violencia y permita a la policía apartar a los maltratadores de las viviendas. Hasta marzo de 2013 no se crea un teléfono nacional gratuito al que pueden llamar las víctimas. Desde 2016 una ley obliga a las grandes empresas alemanas a incluir al menos un 30% de mujeres en sus puestos de dirección.

Con el debate actual de la violencia de género, suscitado a raíz de las últimas cifras publicadas a finales de diciembre, la ministra de Familia se ha comprometido a crear más casas de acogida para mujeres maltratadas, ya que al parecer miles de mujeres que huyen de su hogar por una situación de violencia son rechazadas en estos centros por falta de plazas. Con datos como éstos, no resulta raro que haya quien pida una gran campaña nacional contra la violencia de género. El próximo día internacional de la mujer, el 8 de marzo, algunos grupos y partidos han llamado a secundar una huelga de mujeres similar a la que se llevó a cabo en 2018 en España y en otros países, aunque lo cierto es que hasta el momento esta propuesta no ha tenido mucha repercusión.

Unión Europea
Katja Kipping: “La pobreza y el desempleo no son una excusa para convertirse en un racista”

La diputada alemana Katja Kipping asume que la izquierda alemana tiene la responsabilidad de derrotar al Gobierno de la austeridad representado por Angela Merkel y resta protagonismo y valor a la propuesta Aufstehen (Levántate!)

Relacionadas

Feminismos
Ana Bernal Triviño: “Los bulos y la desinformación ponen en riesgo el apoyo social a las víctimas”

A principios de otoño Ana Bernal Triviño, reconocida periodista feminista, presentaba el libro No manipuléis al feminismo: una defensa contra los bulos machistas. En ese marco conversamos con ella sobre el rol de los medios en el auge y blanqueamiento de discursos misóginos. Pero también abordamos un debate nada fácil, el que enfrenta a los feminismos en torno a la prostitución.

Medio rural
Machismo no rural
O machismo no rural está tan enraizado que o folclore o volveu invisíbel. Pero está aí, aínda nas pequenas cousas. Como desentrañalo dos nosos espazos, da nosa comunidade?
Violencia machista
Galería | Andalucía se tiñe de morado

Con Andalucía liderando las cifras de 2019 de violencia machista - 12 de las 52 asesinadas se dieron en la autonomía -, y la Junta recortando en igualdad, más de 40 acciones de protesta, desde Linares a Algeciras, desde Punta Umbría a Almería tiñeron de morado la geografía andaluza.

6 Comentarios
#28736 15:49 4/1/2019

¿Violencia de género o de degenerados? ¿solo ocurre en familias extranjeras o pobres?. Las estadísticas dicen lo contrario. Cierto pero ocurre con mas frecuencia en culturas no europeas que tienen niveles de machismo que nos retrotraen a la Europa de los años 60 o 70. Cualquiera que viaje por Latinoamérica ve grados de machismo parecidos a los de Españistan en los 70 (incluso en Cuba, parece que la revolución fué política pero no eliminó el machismo ni el racismo). Interesante artículo aunque habla de "estadisticas" que luego no desgrana ni cita sus fuentes.

Responder
2
2
#28741 17:18 4/1/2019

Antes de criticar sin saber, trata de ver si encuentras otras fuentes:
https://www.irishtimes.com/news/world/europe/german-study-reveals-vast-scale-of-violence-inflicted-on-partners-1.3706126

Responder
0
0
#28740 17:15 4/1/2019

En 2017 hubo unos 140.000 casos de violencia de género según datos oficiales.

Responder
0
0
#28739 17:15 4/1/2019

"En cerca de un 70% de los casos los agresores poseen la nacionalidad alemana."

Responder
0
0
Iñaki Serraller Vizcaino 22:09 5/1/2019

Al mismo tiempo el 92% de los residentes en el país tienen la nacionalidad. Así que según los datos los que no tienen la nacionalidad tienen casi 5 veces más probabilidades de ejercer violencia machista. Con esto no quiero restar importancia al problema de la población autóctona ni mucho menos. Además estoy de acuerdo que los alemanes tienen problemas para enfrentar el problema por su propia visión de su sociedad y que algunos se escudan en estos datos para minimizarlo. Al mismo tiempo creo que es importante reconocer que esto es lo que dicen los datos aunque no nos guste por dos motivos:
- Para convencer a aquellos alemanes que no quieren ver su propio problema hace falta que no hagamos una lectura selectiva de los datos porque si no se nos ve como partidistas, y cuando una persona te identifica como contrario ya practicamente no se fia de tus datos y no escucha tus argumentos.
- La realidad es que hay que hacer aún más trabajo con las personas que no tienen la nacionalidad. No es en absoluto justificación para negarles la entrada pero si queremos reducir ese 30% de casos habrá que reconocer los problemas, así como las cosas buenas, que traen algunas de las personas que llegan.

Responder
1
0
Iñaki Serraller Vizcaino 19:32 6/1/2019

Fe de erratas: el cálculo en mi anterior comentario estaba hecho con datos de población de 2012, según datos más actuales la proporción de personas sin nacionalidad alemana que viven en el país sería del 12,5%, lo cual afecta significativamente el cálculo haciendo que la probabilidad de un no nacional de ejercer violencia doméstica es 3 veces mayor y no 5 como dije antes. Siento el error.

Fuente: https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=12&cad=rja&uact=8&ved=2ahUKEwiI6aCA2NnfAhUpRxUIHffwCxYQFjALegQIChAB&url=https%3A%2F%2Fuk.reuters.com%2Farticle%2Fuk-germany-immigration%2Fnumber-of-migrants-in-germany-hits-record-high-idUKKBN1HJ2BQ&usg=AOvVaw33_cZ9FGE1G-Lx4ibNEirk

Responder
0
0

Destacadas

Reino Unido
El laborismo sueña con una remontada para ganar las elecciones del Reino Unido

Desde las siete de la mañana, la población de Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte vota a la nueva cámara de los comunes. Los laboristas, dirigidos por Jeremy Corbyn, aspiran a una victoria cimentada en la diversidad étnica y la recuperación de los valores socialistas.

Burbuja inmobiliaria
El nuevo informe del CGPJ revela que una familia es desahuciada cada 12 minutos

Los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) revelan un descenso general en la cifra de desahucios. Sin embargo, los datos siguen siendo propios de “una brutal emergencia habitacional”, según el Sindicato de Inquilinos de Catalunya. 

Enfermedades laborales
Las deudas pendientes del caso Ardystil

Seis personas murieron y 72 enfermaron trabajando en fábricas de aerografía textil en Cocentaina, Alcoi y Muro d’Alcoi (Alacant) hace 27 años. El síndrome Ardystil vuelve ahora a la actualidad: la Generalitat Valenciana ha cumplido, más de dos décadas después, su compromiso de sufragar los gastos jurídicos derivados del caso.

Asturias
Absueltas las “cinco del Naranco” que intentaron parar un desahucio en 2012

La justicia da por probado que las cinco personas acusadas de atentado a la autoridad durante un intento por parar un desahucio no son culpables.

Honduras
Miriam Miranda: “Honduras se convirtió en un laboratorio político después del golpe de Estado de 2009”

Miriam Miranda, defensora de derechos humanos garífuna de Honduras, es una de las voces que advirtieron de que el desarrollo que prometen las empresas que explotan bienes naturales no significa progreso para las comunidades. Hoy que la crisis del clima está aquí, resulta indispensable poner de nuevo en primer plano esas voces.

Últimas

Política
¿Se puede pensar políticamente Castilla?

Cualquier intento de transformación seria del Estado español, ya sea cultural, territorial, económica, social o política, pasa necesariamente por Castilla.

Transfobia
La Federación Trans acusa al Partido Feminista de cometer delito de odio

Los mensajes tránsfobos del partido liderado por Lidia Falcón provocan que la Federación Trans reclame a Izquierda Unida su expulsión de la coalición y eleve el caso a la justicia.

Renta básica
Feministas presentan un manifiesto a favor de la renta básica universal

Las firmantes consideran urgente situar la renta básica en la agenda del movimiento feminista con el fin de potenciar herramientas que apunten a la igualdad material y aporten autonomía a todas las mujeres.

Crisis climática
Algo huele mal en la Cumbre del clima
Estos días se celebra en Madrid la Cop25. A nosotros siempre nos da por desconfiar de aquello a lo que da cancha el telediario y Coca Cola.
Francia
Mumia Abu Jamal, Angela Davis y muchos más piden justicia para Adama Traoré

En solidaridad con la Campaña Internacional que se puso en marcha el 3 de diciembre en apoyo a Assa Traoré y su familia, numerosos militantes afroamericanos conocidos por su compromiso por la justicia social y la lucha antirracista han querido enviar su apoyo desde el otro lado del charco a la tenaz batalla que desde julio de 2016 encabezan los Traoré y el Comité Adama.