Katja Kipping: “La pobreza y el desempleo no son una excusa para convertirse en un racista”

La diputada alemana Katja Kipping asume que la izquierda alemana tiene la responsabilidad de derrotar al Gobierno de la austeridad representado por Angela Merkel y resta protagonismo y valor a la propuesta Aufstehen (Levántate!)

Katja Kipping
Katja Kipping en la Universidad de otoño de Podemos Dani Gago

publicado
2018-10-15 17:03:00

La izquierda alemana ha vivido el pasado fin de semana por una montaña rusa de sensaciones. A la histórica manifestación del sábado en Berlín le siguieron, ayer, día 14 de octubre, los malos resultados en el Estado de Baviera, que constataron la profunda crisis de la socialdemocracia alemana —el SPD cayó por debajo del 10% de los votos— y que, pese a una leve mejoría, mantuvo a Die Linke, fuera del Parlamento Regional. Las urnas de Baviera también ha supuesto la entrada del partido de corte neofascista, Alternativa por Alemania, en la decimocuarta de las 15 cámaras territoriales, desde donde contará con fondos adicionales para introducir su agenda en el debate político.

Como copresidenta de Die Linke, Katja Kipping (Dresde, 1978) apuesta por engarzar los debates sobre migración y el aumento de la pobreza como consecuencia del desmantelamiento del Estado de bienestar para contrarrestar el aumento de los discursos xenófobos.

Este fin de semana, Kipping estuvo en Madrid, invitada por la Universidad de Otoño de Podemos, organizada por el Instituto 25M, la fundación del partido. La diputada del Bundestag se vio con Pablo Iglesias y Miguel Urbán para afinar la alianza de los partidos del GUE/NGL de cara a las europeas de mayo de 2019 y resaltó en su discurso cómo los únicos puntos en los que los Estados europeos se han coordinado son los referentes a la formación de la Europa Fortaleza, la austeridad y la militarización de las sociedades.

Frente a ese proyecto y a la “internacional de los constructores de muros”, Kipping cree que hay que trabajar en una construcción europea basada en la respuesta a los problemas sociales, y advierte de que “la retirada al castillo del estado nación no es una solución”. 

¿Qué significó la manifestación del 13 de octubre en Berlín?
El sábado fue un día grande para las fuerzas progresistas y sociales porque casi un cuarto de millón de personas salieron a la calle. Se trata de números muy precisos, porque realmente contamos a las personas una por una. Los números son impresionantes pero también el contenido de la manifestación porque el eslogan fue unívoco, indivisible, e implica la lucha por la justicia social y la lucha por la solidaridad con las personas refugiadas y contra el racismo son indivisibles. Son luchas que caminan juntas, están conectadas y no las podemos separar. Ese es un mensaje importante.

En Alemania, en estos momentos, estamos ante un amenazante giro hacia la derecha. El partido AfD está radicalizándose y están obteniendo cada vez mejores resultados en las urnas e, incluso el partido conservador, CDU, está tomando los mismos argumentos que las fuerzas de la extrema derecha. Es muy peligroso y la manifestación del sábado sirve como una gran respuesta contra ese giro a la derecha.

¿Sirve también como una respuesta a ciertos sectores de la izquierda como el movimiento Levántate! (Aufstehen, traducido en España como De Pie)?
No llamaría “movimiento” a Levántate!, porque hasta ahora son solo una plataforma por internet al que la gente se puede suscribir, pero eso no significa que te adhieras o seas socio automáticamente, sino solo que estás interesado en lo que están publicando. La manifestación fue organizada por gente que quiere dar una respuesta a lo que está pasando en la sociedad; Levántate! no es tan importante en Alemania. Pero la líder de Levántate!, Sahra Wagenknecht, dijo que no iba a participar en la manifestación y dejó de lado su contenido político. Así que ella misma apartó la iniciativa Aufstehen de los reclamos antirracistas y de justicia social de la manifestación que salió masivamente el sábado en Berlín.

Sí estuvieron implicados los sindicatos. 
Sí, fue una unión de sindicatos, de las asociaciones contra la pobreza y por el bienestar social, ONG... pero la mayoría de la gente que acudió fue gente corriente, familias, que expresaron el deseo de ser parte de esto.

¿Es la renta básica una forma de antídoto para ese giro racista en la Unión Europea? 
Sí, creo que es necesario un tipo de Renta Básica, que estaría basada en las tasas nacionales de pobreza y que cubriría a cualquier persona en la Unión Europea. Esta es una alternativa por la que estoy luchando. En mi partido, Die Linke, hemos tenido un duro debate sobre el concepto de renta básica incondicional o una forma de renta básica en la que la gente tenga que probar que está en el umbral de la pobreza. Hay un acuerdo en la idea de una renta básica, pero seguimos discutiendo sobre su alcance. Yo estoy abogando por la incondicionalidad desde hace casi 20 años.

¿Cómo podría resolver esa idea de Renta Básica algunas de las cuestiones que plantean los partidos racistas en sus campañas contra las personas migrantes?
Si nosotros queremos luchar contra ese giro a la derecha, tenemos que analizar cuáles son las razones de la gente que está derechizándose. Y, por supuesto, la pobreza y el desempleo no son una excusa para convertirse en un racista, pero sabemos que las condiciones de inseguridad social, el miedo a perderlo todo, el miedo a la pobreza, es un suelo sobre el que el populismo de derechas está floreciendo. Si quieres detener el éxito de ese populismo de derechas tienes que cambiar las condiciones de vida de la gente. Así que tienes que detener la austeridad, tienes que construir una sociedad en la que todo el mundo esté a salvo de la pobreza. En la que puedas pagar tu alquiler, en la que tengas acceso a un buen sistema de salud y cuidados, etcétera.

En el mitin has hablado de tres ejes en los que los estados de la UE colaboran en armonía. Uno de ellos es el de la militarización. ¿Por qué funciona ese proyecto común de militarización en el proyecto europeo? 
Los gobiernos nacionales en la UE solo cooperan de forma exitosa en tres campos. La Europa Fortaleza —dejando a los refugiados morir en el mar—, lo que es una vergüenza; la austeridad y, en tercer lugar, en la militarización de la UE, construyendo un ejército europeo y gastando más dinero para armamento. En primer lugar, no podemos asumir malgastar dinero en armamento porque necesitamos esos fondos para el sistema educativo, para combatir la pobreza. En segundo lugar, si tenemos más y más armas, eso no va a favorecer un mundo más seguro, sino al contrario. Más armas significan mayor riesgo de guerras civiles, por ejemplo. Ese es el motivo por el que mi partido, Die Linke, quiere detener cualquier forma de exportación de armas.

¿Qué responsabilidad tiene Alemania en el asunto de la austeridad en Europa?
En primer lugar, todos los gobiernos tienen que comprender que, bajo las condiciones de la austeridad, el fascismo y el populismo de extrema derecha está aumentando. Por supuesto, aparte de eso, tenemos que explicar cómo la austeridad está amenazando la vida del día a día de la gente. Es muy importante que podamos cambiar el Gobierno alemán. Mientras el Gobierno de Merkel y Schäuble [exministro de Finanzas, actual presidente del Bundestag] esté en el poder es muy difícil que la austeridad se termine porque ellos son los responsables del chantaje a Grecia. Una de las responsabilidades de mi partido y de todas las fuerzas progresistas de Alemania es echarlos y reemplazarlos por un Gobierno que sostenga políticas contra la austeridad.

4 Comentarios
#24574 9:17 17/10/2018

¿Es que la ciudadanía que vota extrema derecha tiene ganas y añoranza de los grandes conflictos?

¿Es que el nihilismo darwinista inherente al pensamiento neoliberal está tomando la mente de las clases trabajadoras?

¿Es que el miedo a perder los privilegios que impone el final de la disponibilidad de recursos finitos, lleva a atacar al débil en vez de reclamar a los grandes poderes que sostienen este sistema injusto?

¿Es que los gobernantes bravucones, aulladores, narcisistas y belicistas conectan mejor con la conciencia de apocalíptica de que somos demasiados en en este mundo finito?

¿Es que el racismo oculta un deseo de exterminio de gran parte de la población para disfrutar de un bienestar amenazado?

¿A los plutócratas les interesa desviar la culpa de su acumulación indecente de bienes en los más débiles?

¿Por qué en Alemania las personas con conciencia ecologista se dividen entre las que creen que repartiendo la riqueza pueden vivir bien miles de millones de personas, y las que no quieren renunciar a sus privilegios excesivos?

¿Qué se puede hacer para derribar los muros del racismo tanto simbólico como material?

¿Está dispuesta la izquierda a perder votos para mantener la barricada antirracista?

Responder
0
0
#24547 17:39 16/10/2018

Que el indudable fin del crecimiento y la lucha por los recursos finitos, no nos convierta en canibales sino en constructores y cooperadores de la confianza entre trabajadores.

Responder
2
0
#24494 15:30 15/10/2018

https://borrokagaraia.wordpress.com/2018/10/15/genocidio-y-saqueo-hito-historico-de-la-acumulacion-capitalista-originaria/

Responder
0
0
#24493 15:24 15/10/2018

Para lo que deberia ser una excusa es para definirse anticapitalista. Comunismo o barbarie

Responder
0
0

Destacadas

Crímenes del franquismo
El Caso Cipriano Martos: la verdad de un hombre bueno

Cipriano Martos habría cumplido hoy 76 años. Murió cuando no había llegado a los 30 en el Cuartel de Reus, donde estuvo retenido durante 21 días. La versión oficial dijo que él mismo ingirió el contenido de un cóctel Molotov. Es uno de los crímenes del franquismo sobre los que la Ley de Amnistía desplegó un velo de impunidad.

Deportes
Ángel Cappa: “El fútbol sigue perteneciendo a la clase obrera”

El entrenador argentino Ángel Cappa analiza el contexto político que rodea al partido más importante y extraño del fútbol argentino de clubes en las últimas décadas. Un River Plate-Boca Juniors que se juega esta tarde en Madrid.

Vox
Enfadados con todo: Vox y la masculinidad
18

¿Qué pasa con los hombres para que encuentren en la derecha radical un nicho de confianza? ¿Qué dice o hace la ultraderecha para conectar con un votante masculino?

Últimas

Arte
Arte contra la nueva autoridad democrática

Difícil de encasillar, la propuesta artística de Democracia combina la acción directa, el lenguaje publicitario y herramientas de variadas disciplinas para poner en solfa el poder y las relaciones de dominación.

Minería
Crónica de una ecologista en la junta de una multinacional minera
Una activista contra la megaminería se introduce en la junta de accionistas de Atalaya Mining y se ven obligados a escuchar sus reivindicaciones.