El Salto
Por qué hacerse socio/a

El Salto es un proyecto formado por cerca de 200 personas y cerca de 7.000 socios/as que apuesta por un periodismo radicalmente diferente: sin financiación de empresas del Ibex35, democrático, descentralizado y de propiedad colectiva. Cuando te haces socio o socia estás haciendo posible que El Salto siga existiendo y pueda llegar a más gente con mejores contenidos.


publicado
2018-06-26 13:28

Impulsado por el periódico Diagonal, El Salto nace a finales de 2016 con el objetivo de construir, con todos los proyectos y personas que compartan una idea parecida de la comunicación, un nuevo medio que funcione con otras reglas, que tenga más alcance y más incidencia.

Hoy, El Salto está formado por ocho proyectos territoriales (Andalucía, Extremadura, Euskal Herria, Galiza, La Rioja, Madrid y País Valencià), más de 60 blogs y una plantilla fija de 20 empleadas. En total, sin contar con colaboradores puntuales, más de 200 personas participan activamente en el proyecto.

El Salto cuenta con una web de actualización diaria y un mensual, un proyecto de radio (El Salto Radio) y otro de vídeo (El Salto TV). Tanto en la web como en el papel, las noticias propias de cada territorio se combinan con la información estatal e internacional.

Por qué ‘El Salto’ es radicalmente diferente

El Salto surge de una idea: más allá de lemas y declaraciones de independencia, la única forma de hacer periodismo diferente es funcionar de forma diferente. Estas son nuestras señas de identidad:

  • El 70% de la financiación de El Salto viene de las personas suscritas (socias y socios). 
  • Las empresas que violan los derechos humanos, sociales, ambientales o laborales no pueden anunciarse.
  • No se permiten contenidos patrocinados ni publicidad invasiva. 
  • No hay jefes ni directores. Las 20 personas empleadas cobran el mismo salario. Todos los cargos son elegibles y revocables.
  • Las grandes decisiones se toman de forma asamblearia y la propiedad de El Salto es colectiva.
  • Las decisiones más importantes del medio (cambio de cabecera, propiedad, cambio de modelo, líneas rojas), deben ser consultadas con todas las socias suscriptoras a través de un referéndum vinculante. 
  • El Salto es un medio descentralizado, con medios territoriales autónomos que toman sus propias decisiones dentro del respeto de las tres líneas rojas del proyecto: financiación ética, democracia interna y calidad periodística.

POR QUÉ HACERTE SOCIO/A

Al hacerte socio/a de El Salto estás haciendo posible que este proyecto viva y pueda llegar cada vez a más gente a través de la web, el principal escaparate del medio.

Cuando te haces socio/a desde uno de los territorios que cuenta con proyectos territoriales (Andalucía, Extremadura, Euskal Herria, Galiza, La Rioja, Madrid y País Valencià) también estás dotando de recursos a la redacción local.

Qué ventajas tienen los socios y las socias

Ser socio/a de El Salto tiene muchas ventajas. A partir de 3 euros al mes tienes varias opciones:

socia digital
  • Socio/a digital: 3€/mes
    Incluye acceso a la versión digital de la publicación con la que puedes acceder en línea a todos los contenidos de la web y el papel, a toda la hemeroteca de El Salto y Diagonal, a vídeos y libros para descargar online, y a toda una amplia gama de ofertas, sorteos y descuentos especiales para socios/as. Si lo deseas, puedes participar en las decisiones clave del proyecto.
Socio papel
  • Socio/a papel: 6€/mes
    Incluye 12 revistas al año en papel de análisis, investigación, reportajes en profundidad y humor. Además, tienes todas las ventajas del socio/a digital.
Socio incondicional
  • Socio/a incondicional: 10€/mes
    Todo proyecto necesita incondicionales. Este apoyo extra de quienes puedan permitírselo es fundamental para que El Salto sea una realidad. Incluye todas las ventajas de los socios/as digital y papel.

Y si quieres apoyar el proyecto pero estás en el paro o estás en situación precaria, puedes escribirnos a socias@elsaltodiario.com y suscribirte al papel por 4€ al mes y a la versión digital por 2€ al mes.

    Sobre este blog
    El Salto es una propuesta impulsada por el periódico Diagonal y más de 20 proyectos comunicativos de todo el Estado para lanzar un nuevo medio en 2017. Este es blog de la redacción de la edición general de la web y la revista de El Salto.
    Ver todas las entradas

    Relacionadas

    El Salto
    Un solo Salto, muchas lenguas
    Como ya comentamos en agosto, en el mes de septiembre todas las personas socias recibiréis una edición especial.
    Huelga feminista
    El Salto, con la huelga feminista

    Las empleadas de El Salto, colaboradoras y demás integrantes del colectivo se suman a la Huelga Feminista de este 8 de marzo. Sus compañeros se dedicarán a cubrir informativamente las movilizaciones y a tareas de cuidados.

    6 Comentarios
    #40084 16:35 28/9/2019

    Para cuando en Catalunya?

    Responder
    2
    0
    Gloria 16:02 19/10/2018

    Buscaríame saber pq e é o salto en galego , os contidos están en castelán, home un pouco de axuda a Galiza e o seu idioma.

    Responder
    2
    3
    #29159 2:43 15/1/2019

    O Salto Galiza está escrito 100% en galego. O feito de que vexas artigos en castelán na edición en galego vén de que estes artigos están recollidos en todas as edicións, polo tanto están en castelán.

    Responder
    5
    4
    #24644 16:08 18/10/2018

    ¿quién financia el 30% restante?

    Responder
    8
    0
    El Salto 14:37 5/11/2018

    El 30% restante se divide en publicidad ética, ventas del mensual en kioscos y puntos de venta alternativa, venta de libros, servicios editoriales y eventos.

    Responder
    6
    6
    #22504 24:00 4/9/2018

    aplaudo esta iniciativa.
    hoy en dia los medios de comunicacion mienten y silencian muchas barbaridades que se cometen en españa ,sencillamente porque estan comprados ,iniciativas como la vuestra son fundamentales para saber la verdad de lo que esta pasando

    Responder
    8
    6
    Sobre este blog
    El Salto es una propuesta impulsada por el periódico Diagonal y más de 20 proyectos comunicativos de todo el Estado para lanzar un nuevo medio en 2017. Este es blog de la redacción de la edición general de la web y la revista de El Salto.
    Ver todas las entradas

    Destacadas

    Agricultura
    Las cinco crisis del olivar

    El olivar está en peligro. A la caída del precio en origen del aceite de un 44% en año y medio se le suma la imposición de un 25% de aranceles en EE UU, la llegada al mercado de los fondos de inversión, la introducción del cultivo en intensivo y superintensivo, y el uso del aceite como producto reclamo de las grandes superficies. El sector ha dicho basta.

    Chalecos amarillos
    El legado imborrable de los chalecos amarillos

    Un año después de la irrupción explosiva del malestar, el número de manifestantes ha decaído de forma significativa en Francia. Pero la solidaridad y la construcción de lo común persisten como herencia de las protestas.

    Senegal
    Encontrar ‘El Dorado’ sin salir de Senegal

    La asociación Hahatay, sonrisas de Gandiol, es una entidad 100% senegalesa creada por Mamadou Dia, un senegalés que hizo el camino hasta España en cayuco y decidió retornar a su tierra para informar a sus compatriotas de lo que hay tras la dura travesía. El objetivo es fomentar migraciones conscientes y seguras, así como alternativas de futuro en su entorno.

    Cine
    Amal Ramsis: “Toda la Ley de Memoria Histórica se ha quedado en abrir fosas y no en hablar de lo que pasó”
    En el documental ‘Venís de lejos’, la directora Amal Ramsis invita a seguir a la familia de Nayati Sidqi, comunista palestino, por la España republicana, Palestina, Líbano, París, Grecia y finalmente Moscú.
    Movimientos sociales
    ¿Cuándo se jodió el movimiento antiglobalización?

    Las movilizaciones descentralizadas de Seattle dieron el pistoletazo de salida a un movimiento antiglobalización que no vivirá otra fase álgida sin una estrategia internacionalista.

    Movimiento antiglobalización
    G7 en Biarritz: una victoria macroniana totalitaria

    Desde la aparición del movimiento antiglobalización, nunca ha habido una movilización tan débil contra una cumbre del G7 como en Biarritz. Aunque se apunte a las plataformas organizadoras de la contracumbre, parece que tanto la militarización del mantenimiento del orden como la “neutralización estratégica” por parte de las autoridades francesas están detrás de este fracaso.

    Últimas

    Sanidad
    Multirresistencia en la compra y en el medio ambiente
    Más vale prevenir que curar, por lo que evitar las infecciones supondría una contención de la proliferación de cepas resistentes a los antibióticos.
    Sanidad
    Antibióticos, armas de doble filo
    Los antibióticos insuflan enormes dosis de esperanza diaria. Si bien, la paradoja se adueña de un nuevo paradigma. Su eficacia queda entre las cuerdas por la proliferación de bacterias invulnerables a sus efectos.
    Elecciones 10N
    Bel Pozueta: “Altsasu es un ejemplo claro de la utilización política de un código postal”

    En las elecciones de noviembre, casi diez mil personas más han votado a EH Bildu, otorgando a su cabeza de lista, Bel Pozueta, un acta de diputada en el Congreso.

    Fascismo
    Hacia un nuevo espacio neofascista global

    El neofascismo actual se diferencia del fascismo clásico en que puede convivir, al menos por el momento, con las instituciones representativas del modelo liberal y con las instituciones jurídicas del Estado de Derecho. Eso sí, vaciadas de contenido y reenviadas a la esfera estrictamente formal.

    Refugiados
    Solicitantes de asilo denuncian la ineficaz acogida del Ministerio y el Ayuntamiento

    Más de 30 solicitantes de protección internacional, acompañadas por integrantes de la Red Solidaria de Acogida y la Parroquia San Carlos Borromeo, han presentado ante el registro del Ayuntamiento reclamaciones ante la mala gestión del Samur Social y la ineficiencia de un sistema de acogida que les deja en situación de calle. 

    Bolivia
    La OEA con Evo, como Pinochet con Allende

    La sucesión de aquellos episodios de la tragedia chilena parecen reflejarse hoy, con extraña similitud, en el golpe que sufre Bolivia. Y es que, como Pinochet hiciera con Allende, el presidente Evo Morales, exiliado en México, ha señalado la traición de la OEA para marcar los tiempos del golpe.