Tortura
La familia del joven fallecido en Almería se siente abandonada por la administración

Ilyas T. murió el pasado 1 de julio en el centro de menores Tierras de Oria tras serle aplicado el protocolo de contención mecánica. Su hermano Munir relata a El Salto cómo la familia, ignorada por la administración, ha tenido que seguir la investigación a través de los medios.
El centro Tierras de Oria, en Almería
El centro Tierras de Oria, en Almería. Álvaro Minguito

publicado
2019-08-09 06:23
Ha pasado más de un mes desde la muerte de su hermano pero, salvo aquella llamada de la tarde del 1 de julio, en la que comunicaron a su madre que el joven Ilyas había fallecido de un paro cardíaco, ninguno de los actores implicados —el centro donde se produjo la muerte, la empresa que lo gestiona, o la Junta de Andalucía, última responsable— se ha puesto en contacto con ellos.

El día que falleció Ilyas, mientras la familia arribaba a Almería para ver el cuerpo, les dijeron que ya había comenzado la autopsia, que era tarde. Lo pudieron lavar después, como marca el rito musulmán antes de enterrarlo. Con 18 años el joven había muerto por asfixia en el centro de menores Tierras de Oria tras ser inmovilizado contra una cama y atado, siguiendo un protocolo legal, el que permite la contención mecánica de menores en los centros de detención.

“Nos sentimos indignados, no podemos hacer nada”, cuenta Munir, que lleva diez años en España. Un mes después de la muerte de su hermano, el 31 de julio, trascendió a los medios los resultados de la autopsia en poder del juzgado de Purchena, localidad donde procede la causa. El documento, según adelantaba el diario El País, confirmaba la presencia en los órganos del joven de “congestión y hemorragias agudas”, también indicios de falta de oxígeno.

La cámara de seguridad sita en la habitación donde se ejecutó el protocolo captó como fueron seis las personas que inmovilizaron al joven, al que siguieron colocando sujeciones cuando ya había perdido la conciencia.

Nuestro abogado no ha tenido acceso al caso que estaba bajo secreto de sumario. Son los medios de comunicación los que han tenido acceso al informe, y al vídeo que existe

“Estamos peleando porque nuestro abogado no ha tenido acceso al caso que estaba bajo secreto de sumario. Son los medios de comunicación los que han tenido acceso al informe y al vídeo. Son ellos también quienes han tenido acceso a los resultados de la autopsia”. Munir traslada su frustración por enterarse a través de los medios de los detalles de la muerte de su hermano.

Para el hermano de Ilyas el oscurantismo data de antes: hacía unos tres meses que el joven había sido trasladado desde Córdoba, a petición propia, para estar más cerca de su madre, sin embargo la cercanía no se tradujo en verse con más frecuencia ni en tener más información. Por ejemplo, cuenta su hermano, desconocían en qué consistía el tratamiento que el joven recibía: le daban tres pastillas al día.

Munir recuerda que en el centro le decían que no podía hablar con él, que le faltaba alguna autorización — el joven asevera que su madre ya le había autorizado previamente— mientras tanto, “en tres meses mi madre solo pudo hablar por teléfono con él”. Finalmente consiguió hacerle una visita presencial. Sería la primera y la última. Aquella reunión fue importante, pues el chico le narró a su madre, según cuenta Munir, un episodio similar al que acabaría un día después con su vida. En aquella otra ocasión también le ataron a la cama, “perdió la sensibilidad de las piernas, empezó a gritar hasta que le pincharon con una aguja en la pierna y al ver que no sentía nada, corrieron para soltarlo para que no le pasara nada”, relata Munir.

La madre se quedó intranquila con lo que había escuchado y pensó denunciar. A parte, ese mismo día, habría dejado dinero para que Ilyas se pudiese comprar una consola, una Play Station 4. “Las normas del centro dicen que no la pueden comprar fuera, tiene que ser desde adentro. El lunes Ilyas se enteró de que mi madre le había dejado el dinero ahí, y se fue a reclamar la Play. Ahí es donde le han activado el protocolo, no por otra cosa”, sostiene Munir.

Sin embargo, el informe realizado desde el centro —y reproducido en los medios— apunta a que Ilyas se habría provocado un grave corte intentando hacerse a sí mismo un tatuaje. La familia niega esta descripción de los hechos y se muestra indignada por su reflejo en los medios: “No tenía ningún tatuaje, un corte sí, pero era muy antiguo”, comenta el hermano. “Tampoco se drogaba desde los diez años, como han dicho los medios, en ese momento aún estaba en Marruecos. Ni era alguien que había migrado irregularmente, había venido con reagrupación familiar a través de mi madre hace menos de dos años”. Lo que Munir no puede entender es que siendo su madre la última persona en haber hablado con Ilyas, no haya sido tenido en cuenta aún su testimonio para la investigación.

Un protocolo controvertido

Las descripciones de la escena de quienes han visionado el vídeo definen claramente un uso excesivo de la fuerza que en este caso acabó de manera trágica. “No comprendo cómo este protocolo sigue vigente en un centro con menores de edad que en principio son objeto de una trato especial”, reflexiona Munir: “En la cárcel donde son mayores de edad y hacen de todo, este protocolo no se activa”.

“No comprendo cómo este protocolo sigue vigente en un centro con menores de edad que en principio son objeto de una trato especial

La Ley Reguladora de la Responsabilidad penal de los menores y su posterior reglamento autorizan la sujeción mecánica de menores en algunas circunstancias: cuando se trata de evitar actos de violencia o lesiones, para impedir intentos de fuga, daños en las instalaciones, o para confrontar la resistencia a las instrucciones dadas por el personal. Sin embargo estas prácticas han sido criticadas desde hace años tanto por organizaciones de la sociedad civil como por organismos internacionales.

En un comunicado del 12 de julio, la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) y Asociación Pro Derechos de Infancia (Prodein) exigían tanto la “eliminación inmediata de las contenciones mecánicas en todos los centros de la Junta de Andalucía”, como “la retirada de la concesión a la empresa que gestiona el centro de menores ‘Tierras de Oria’”, demandando la comparecencia del consejero de Justicia, Juan Antonio Marín Lozano, y del director general de Justicia Juvenil, Francisco Ontiveros Rodríguez con el fin de aclarar los hechos y depurar responsabilidades.

Las organizaciones recordaban que no era la primera vez que saltaban las alertas: “Criticamos que no se hayan adoptado medidas específicas en relación a las inmovilizaciones, pese a que en 2015 este centro ya fue denunciado por algunos ex trabajadores por la aplicación de sujeciones mecánicas y en contra de las observaciones explícitas del Comité para la Prevención de la Tortura (CPT) del Consejo de Europa”, denunciaban.

En el informe del CPT, que había visitado el centro donde falleció Ilyas quedaba reflejada la práctica rutinaria de la contención — utilizada 24 veces entre enero y septiembre de 2016— y la extralimitación en su uso, negando la posibilidad de ir al baño a los menores inmovilizados, aplicándola como una medida disciplinaria, o sobre sujetos con problemas respiratorios. Son este tipo de prácticas, junto al secretismo con el que se desempeña, las que han puesto a Ginso, que tiene el amable nombre “Asociación para la Gestión de la Integración Social” en el centro de la polémica.

Todos contra Ginso

Munir cuenta que cuando fueron a concentrarse frente al centro tras la muerte de su hermano, tuvo ocasión de hablar con familiares de internos que señalaban los malos tratos sufridos por los menores dentro del centro. “Es gente que no quiere hablar”, dice, “porque si hacen algo al respecto lo sufrirán quienes siguen internos”. La concentración pedía el fin del protocolo pero también el fin de un centro que ha sido definido como excesivamente carcelario para estar dirigido a menores. Además, dice Munir, “en la concentración me di cuenta de que está en medio de nada, casi en el desierto. Los familiares que no tienen coche lo tendrán muy difícil para ir”. Para este joven no se trata solo de buscar justicia para su hermano, sino que “ese centro se cierre y ese protocolo se quite”.

La controversia en torno a Ginso trasciende su desempeño en términos de respecto a los derechos de las personas internadas. No son solo organizaciones de derechos humanos, como APDHA y Prodein, quienes las señalan por sus prácticas. La empresa se vio envuelta en el caso Púnica siendo acusada de contribuir a la financiación ilegal de la campaña electoral de Esperanza Aguirre, razón por la cual Podemos la denunció el pasado diciembre ante la Fiscalía Anticorrupción. Ginso gestiona en la Comunidad de Madrid el centro de menores Teresa de Calcuta. Por su parte, en abril de 2018, Izquierda Unida hizo lo propio: Indagar en las relaciones entre la empresa y la Junta de Andalucía.

Ginso factura millones de euros por la gestión de sus centros entre los que se encuentran los ya mencionados Tierras de Oria y Teresa de Calcuta, junto a La Marchenilla y Purchena. La ley del menor del año 2000 permitía que organizaciones sin ánimo de lucro entrasen en la gestión de los centros de menores. Organizaciones como Ginso, creada en 2001 al calor de esta ley, permiten ganar adjudicaciones y después ejecutarlas con empresas afines alimentando un muy lucrativo negocio.

Relacionadas

Tortura
Las correas cortas

No hay datos, no se informa, y no escuchamos a los afectados porque aún nos acecha en las costumbres la sombra de la psiquiatría decimonónica. No es la falta de protocolo lo que impide el control sobre la práctica de las correas de contención. Es la falta de voluntad para evitarlo, de un tomarse en serio a los pacientes. 


Derechos Humanos
“Ahí te vas a quedar sepultado”

El Tribunal Europeo de los Derechos Humanos da la razón a un activista del CSOA Casas Viejas (Sevilla), al que condenaron por calumnias tras denunciar torturas.

Crímenes del franquismo
Benjamín Solsona: un 'Billy el Niño' a València?
Els próxims dies algunes de les víctimes portaràn el cas davant la justícia amb la intenció de donar la batalla contra la impunitat als jutjats valencians.
12 Comentarios
#38153 20:44 10/8/2019

Mucha critica y ni una alternativa a la contencion mecanica. Como sois los rojeras, habria que veros en un centro con niños del perfil de Ilias. Mucho criticar sin tener ni p. Idea. El niño debia estar en el centro por ser buena gente... y el hermano, tiene pinta de buenazo tambien.

Responder
13
23
#38179 22:22 11/8/2019

Ya ha llegado el espabilado de los rojeras. Amigo, no subestimes a las personas que comentan en este apartado, pues seguro que más que tú hemos trabajado o intervenido con menores conflictivos, así que el que creo no tiene ni p. Idea. Eres tú.

Pues pinta o no pinta a las personas no se les juzga por su apariencia, si no por sus actos, y tú desde luego es para que estés encerrado.

Responder
11
5
#38386 18:04 16/8/2019

No os enteráis que no era un MENA, tenía familia en España incluso una hermana pequeña de padre español.

Responder
0
0
#38130 25:11 9/8/2019

Extraditado a tiempo no habría pasado esto

Responder
17
5
#38124 19:18 9/8/2019

Muchos datos falsos y sin contrastar, entre otros, el menor le mandan de Cordoba a Oria por no poder controlar sus impulsos agresivos.. demasiadas imprecisiones y corta pegas del pais. Deberiais investigar quien era Ilias, porque estaba alli y las cosas que hizo en España en año y medio. A ver como paras a un niño de 1,90 con la agresividad q demostraba... para que le deis voz a un hermano suyo que el juez no quiso dar permiso a hablar con su hermano por motivos que deberiais investigar, mirar su historial delictivo por favor. Estais dando voz a gente que solo busca dinero y no justicia. GINSO fue a recoger a la madre de Ilias poniendole un chofer y no tenian pq hacerlo... no encaja nada y ensuciais el trabajo de mucha gente que se desvive por esos niños

Responder
25
38
#38387 18:31 16/8/2019

Por qué dudas y dices que no está contrastado¿...?, según la ley del menor debe estar lo más cerca de su familia con lo que no se entiende que un juez lo traslade de Córdoba a Tierras de Oria, son muchas las opacidades que hay en este y en otros muchos casos y cuyos fiscales que tienen que inspeccionar e investigar. ¿Dónde están?.

Si están obligados a pagar el transporte a ella y otras familias y no lo hace, está en la normativa incluso de jactan de ello.

¿Les han devuelto a la madre el dinero que dío para la Play Station?, tienen un negocio montado de venta de televisores y electrónica, cuando para lo único que se puede endeudar a un menor es para educación si hiciera falta, pero también tienen que tener profesorado cualíficado y no lo tienen.
Desde luego que habrá mucha gente que ejerza bien su trabajo y se desvivan por él, pero también hay mucha gente sufriendo por las malas actuaciones de este centro.

Responder
2
0
#38134 6:52 10/8/2019

``Estáis dando voz a gente que solo busca dinero y no justicia.´´

Bueno y que busca GINSO una asociación que supuestamente que es sin ánimo de lucro o mejor dicho sinónimo de lucro… esta asociación lo que en realidad deberían hacer es menos dedicarse a pintar cuadritos para regalar a los jueces como han estado haciendo durante mucho tiempo y hacer sus deberes correctamente que para eso todos los españoles le estamos pagando.

Que sencillo es realizar ese comentario cuando el familiar no es el tuyo, me gustaría verte a ti si fuese tu hermano el fallecido en un centro de esta índole del cual hay múltiples denuncias de malos tratos por varios organismos e inclusive por los propios extrabajadores. Pues yo creo que lo único que saben hacer bien es engañar a todo el mundo vendiendo que son los mejores en reconducir a los menores con problemas sociales pero en verdad lo único que realmente hacen esta gente es mantener a los chavales contentos dándoles de todo ya que esta asociación cobran una pasta por plaza ocupada más o menos casi alrededor de unos 300€ al día por plaza... todo un negociete si lo multiplicamos por todas las plazas que son alrededor de unas ciento treinta y pico plazas más o menos solo en este centro.

``GINSO fue a recoger a la madre de Ilias poniendole un chofer y no tenian pq hacerlo... ´´

GINSO es lo menos que podía a ver hecho, por su parte es un detalle pero existo es el dinero de todos los españoles y no de GINSO y los gastos de ir a recoger a la madre de Ilias lo pagamos todos no GINSO ya que es una asociación sinónimo de lucro, hay perdón, sin ánimo de lucro.

``no encaja nada y ensuciais el trabajo de mucha gente que se desvive por esos niños´´

No,no mejor dicho el trabajo de mucha gente que vive sometida a presiones y no son capaces de revelar la realidad de lo que pasa y ha estado pasando en ese centro por miedo a perder el sustento de su familia… así que mejor déjate o dejaros de chorradas.

Amigo/a tú perteneces al equipo técnico del centro pues si no me equivoco solo ellos pueden tener acceso al historial delictivo de los jóvenes, pues si es así parece que os sigue conduciendo el director a su antojo diciendo lo que tenéis que escribir en los comentarios que no les conviene de los medios de comunicación para desacreditarlos... ¿También os dice lo que tenéis que escribir en los informes que enviáis a los jueces?

Responder
31
12
Hermano de iliass 25:27 9/8/2019

El que me negó llamar y hablar con el han sido los del centro tierra de Oria y mi hermano no irá asesino para que lo matéis eso inhumano abusó de autoridad solo os importa lo que ha echo no importa sus derechos como humano y menor no tenéis mucha cara gracias a esos menores usted tienes un sueldo para cuidarlos y enseñarles el camino correcto no Maltratarlos y matarlos

Responder
18
15
#38128 23:02 9/8/2019

Ya que El Salto no dá los datos que al parecer tú tienes, ¿por qué no los compartes con nosotros?

Responder
5
4
#38119 16:16 9/8/2019

Profundísimo y necesario trabajo, señora Babiker.

Responder
9
10
#38114 12:22 9/8/2019

Periodismo comprometido y de investigación como éste es fundamental para que este caso no se quede en el olvido e impunidad

Responder
27
18
#38427 9:31 18/8/2019

Que no se mire para otro lado se investigue y caiga todo el peso de la ley sobre los culpables de la muerte de este chico. Abusadores que tendrán que pagar antes o después por lo que han hecho. Que cierren Oria!! Que investiguen lo que se cuece dentro que es mucho.Y que la conciencia de estos energumenos no les deje dormir nunca más.

Responder
4
1

Destacadas

Crisis climática
El Congreso decide este martes si declara la emergencia climática

La propuesta, presentada por Unidas Podemos, supondría llevar la crisis climática a lo más alto de la lista de prioridades de todas las instituciones del Estado

Opinión
Las victorias de Ascensión Mendieta
El presidente de la Comuna de Presos del franquismo recuerda cómo conoció a Ascensión Mendieta: en un avión a Argentina, donde iban a reclamar justicia.
Venezuela
Estados Unidos saca del juego a Europa en Venezuela

¿Obedeció el levantamiento de Guaidó a un plan estratégico a largo plazo para tomar las reservas de petróleo o fue una imprudencia nacida del deseo ideológico de los halcones?

Urbanismo
Libertad con minúscula

Cuando tienes un hijo, la ciudad te da la espalda, te mira con recochineo antes de enseñarte el culo y reírse de ti.

Últimas

Presos vascos
Entre uno y tres años y medio de cárcel por apoyar a presos vascos

Fiscalía, AVT y las defensas de las 47 personas acusadas en el sumario 11/13, por dar apoyo a presos de ETA, acuerdan penas de prisión de entre uno y tres años y medio de cárcel. 

Energía nuclear
¿Por qué ha triunfado este año una serie sobre Chernóbil?
El sector pronuclear ha utilizado la conversación alrededor de la serie 'Chernobyl' para relacionar la tragedia de 1986 con el pasado y confundir los hechos.
Crisis climática
Mapa: la huelga mundial por el clima ya suma 1.200 convocatorias

El movimiento global por el clima organiza una semana de lucha entre el 20 y el 27 de septiembre que en España se vivirá especialmente el día 27, día en que está convocada una huelga para exigir a gobiernos e instituciones que se pongan manos a la obra y declaren la emergencia climática.