Precariedad laboral
Huelga en el mayor centro español de Amazon en víspera de Reyes, “la mayor apuesta” de los trabajadores

Los trabajadores del centro de Amazon en San Fernando de Henares (Madrid) están convocados hoy a una nueva jornada de huelga en las vísperas de Reyes.
huelga amazon
Los trabajadores de Amazon de San Fernando de Henares llaman a un boicot de los productos de esta empresa entre el 14 y el 21 de marzo. Lito Lizana
3 ene 2019 07:00

“El seguimiento va a ser el mayor de todas las huelgas que hemos hecho”, vaticina para El Salto Marc Blanes, delegado sindical de CGT en la planta de Amazon en San Fernando de Henares. Hoy, 3 de enero, a pocos días de Reyes, los trabajadores del principal centro logístico de Amazon en la península dan la bienvenida al nuevo año con una nueva jornada de huelga que se alargará durante 32 horas para protestar y reclamar una mejora de las condiciones laborales en la que es la empresa con más facturación en comercio electrónico de España. Su fundador, Jeff Bezos, es ya la persona más rica del mundo, según Forbes, con una fortuna valorada en 87.000 millones de dólares, por delante de Bill Gates (Microsoft), Warren Buffett o Mark Zuckerberg —Facebook—.

“La huelga es en el día más complicado para nuestro centro”, continúa Blanes tras detallar que durante la noche del 4 de enero continuarán los paros. “Los paquetes, o salen hoy [en referencia a ayer, 2 de enero] o ya saldrán el 4 por la tarde, y luego, el 5, por tradición, no se trabaja por las tardes, que es el único turno que habría al ser fin de semana. Lo que tenga que salir de nuestro centro, si no sale hoy va a ser complicado que salga”. Desde la empresa ya han anunciado que desviarán la mercancía a otros almacenes del Estado, lo que han confirmado los trabajadores, que ven cómo muchas de las mercancías que han estado empaquetando en los últimos días tenían como destino otros almacenes de la misma empresa.

La de hoy es la primera convocatoria de huelga en Amazon que afectará a todos los turnos de trabajo del centro logístico, ya que en las anteriores convocatorias, al haber coincidido en fin de semana o viernes, solo afectaban a la mitad. “Como jueves que es, nos juntamos todos los turnos y hay menos porcentaje de personal temporal trabajando”, destaca Blanes. Precisamente la temporalidad es uno de los factores que ha jugado en contra de las huelgas convocadas en Amazon, según este miembro del comité de empresa, que cifra entre un 50% y un 80% el seguimiento de las distintas convocatorias de huelga por parte de los trabajadores con contrato indefinido: “Los temporales trabajan más en los fines de semana, y es gente que no está en disposición de unirse a la huelga por las represalias que pueden sufrir”, insiste, recordando cómo, tras participar en la huelga de julio, muchos compañeros que tenían contrato temporal vieron cómo este no les era renovado.

¿Las demandas de los trabajadores? Básicamente, recuperar las condiciones anteriores al 1 de abril, entre otras las categorías profesionales intermedias, el complemento por bajas por contingencias comunes o la garantía de vinculación del salario al IPC.

uN AÑO DE HUELGAS

La huelga en el centro de Amazon de San Fernando de Henares es la sexta convocatoria rn el último año. La primera, que coincidió con el Día del Padre, entre el 21 y 22 de marzo, fue un aviso ante la anunciada no renovación del convenio colectivo que también contó con una llamada al boicot a la empresa desde el día 14 del mismo mes. Hasta ahora, la empresa no ha querido facilitar datos de venta de esas fechas, por lo que no es posible calcular el éxito de este boicot. “Esos son datos que estamos pidiendo a la empresa, pero no nos los dan. Solo sabemos que la facturación de Amazon está subiendo y tiene un volumen de ventas muy grande”, explica Blanes. A primera hora del 21 de marzo, tan solo 20 de los más de 1.000 trabajadores que en ese momento formaban la plantilla habían acudido a su puesto de trabajo. Los paros tuvieron un seguimiento de entre el 50% y el 80% de cada turno, según explica Blanes.

Sin embargo, el 1 de abril el centro pasó a funcionar bajo el convenio sectorial provincial de logística. “Lo que han hecho es precarizar las condiciones de trabajo”, afirma Alfonso Domínguez, delegado sindical de CC OO en el centro de Amazon en San Fernando de Henares, quien enumera la pérdida de derechos laborales sufrida desde el cambio de convenio: “Teníamos una serie de medidas para conciliar la vida laboral y familiar que hemos perdido, ahora depende de que la empresa te las quiera conceder o no; se han eliminado categorías profesionales intermedias y ahora se da el caso de que dos personas, haciendo el mismo trabajo, uno gane 200 euros más que otro; y, otro tema muy importante es el de las bajas, ya que, cuando estamos por baja por enfermedad común —no accidente laboral—, ahora estamos mucho más desprotegidos”. Domínguez explica que, con el anterior convenio, la empresa cubría hasta los 18 meses, mientras que, actualmente, solo lo hace hasta los ocho. Además, en la primera semana los trabajadores con baja ya no cobran el complemento de la empresa; y en la segunda, el 80%, cuando antes estaban cubiertos la primera al 100% y la segunda a partir del cuarto día.

En el último año, los trabajadores del centro de San Fernando han visto cómo bajaban los salarios. “Las categorías profesionales se han adaptado al nuevo convenio sectorial y un trabajador de la categoría T3 que antes cobraba 28.000 euros ahora cobra 24.000, y otra categoría intermedia, que era la T2, ha desaparecido y ahora hace el mismo trabajo una persona con categoría laboral inferior por 2.000 o 3.000 euros menos al año”, continúa Domínguez. 

Al centro de San Fernando de Henares, el primero en España —abierto en octubre de 2012—, le siguieron una veintena más en la península, aunque de capacidad mucho más limitada. En su nave de 75.000 metros cuadrados trabajan —sin contar las contrataciones que se hayan hecho el último mes, de las que aún no se han facilitado datos— 1.400 trabajadores con contrato indefinido a los que se suman entre 400 y 500 más temporales. El segundo centro en importancia en todo el Estado es el abierto en El Prat de Llobregat (Barcelona) en octubre de 2017, en el que, a marzo de 2018, trabajaban 700 personas. Cada uno de los centros funciona bajo el paraguas del convenio sectorial provincial. “El problema es que no hay ningún convenio de empresa que nos aglutine a todos los centros”, señala Blanes preguntado sobre la posibilidad de una protesta coordinada entre los más de veinte centros de Amazon en España. Blanes añade que, además, en los otros centros donde hay también representación sindical, esta está aún “en fase muy embrionaria”, poniendo como ejemplo al centro del Prat de Llobregat, cuyo comité de empresa ha cumplido ahora tan solo dos meses de vida, y que los conflictos con la empresa suelen surgir a partir de que esta lleve al menos cuatro años en funcionamiento. “Es lo que ha pasado en el centro de San Fernando”, apunta.

Laboral
“Vas flojo, solo el 80%”: crónica de un día en un almacén de Amazon

Todos los procesos en Amazon están sometidos a una continua evaluación, medición y optimización. Normas de “safety” que no mitigan la carga ni la monotonía, “flexibilidad positiva” y toques de atención forman parte del día a día de los trabajadores del gigante del comercio electrónico.


En mayo, volvieron las movilizaciones a la planta de San Fernando de Henares, con paros y una llamada al boicot el día 18 de ese mes en protesta por la alta tasa de temporalidad —8000 de los 2.000 trabajadores que se contaban en esas fechas—, además de una denuncia por parte de CC OO por la modificación de las condiciones de trabajo que se produjo en la empresa tras la huelga de 48 horas del 21 y 22 de marzo, y que llegará a juicio el próximo 19 de febrero.

También en julio, con paros los días 16, 17 y 18, coincidiendo con el Prime Day, otra de las grandes fechas consumistas. El seguimiento de la convocatoria en estos tres días de julio rondó el 80%, según confirmaban entonces a El Salto desde CGT y CCOO, sindicatos que denunciaron cómo en las protestas la empresa vulneró el derecho a la huelga de sus trabajadores y la violencia de las cargas policiales contra los piquetes que trataban de informar de la jornada de huelga en el cambio de turno. Dos personas fueron detenidas, pero las causas judiciales contra ellos fueron archivadas dos meses después.

Los tres días de huelga de julio sirvieron para recuperar algunas de las condiciones laborales perdidas en abril. “La oferta de la empresa incluyó algunas de las cosas que reivindicábamos, como el pago completo de la antigüedad en todas las categorías, pero,. con otra serie de cuestiones, desde julio no ha habido ningún movimiento sustancial por parte de la empresa”, lamenta Blanes.

La siguiente gran fecha en el calendario de movilizaciones fue el 23 de noviembre, el Black Friday, que se ha convertido ya en el día consumista por excelencia a nivel internacional. “El centro está prácticamente parado”, aseguró entonces a El Salto Marc Blanes. En ese momento, el gran almacén contaba con 2.100 trabajadores, de los que 600 eran temporales. Ya entonces la respuesta de la compañía, como en esta nueva huelga del 3 de enero, fue desviar las mercancías a algunos de sus otros 22 almacenes en el país.

La convocatoria de huelga de hoy es, según afirma Blanes, “la apuesta más grande que hemos hecho hasta el momento”. “De aquí a antes de la huelga es ya imposible, pero de aquí al juicio del 19 de febrero hay tiempo para negociar si la empresa quiere, y, si no, ya nos tendremos que juntar los trabajadores para ver qué tácticas seguimos para presionar”, concluye Blanes.

Relacionadas

Reforma laboral
El PSOE obliga a repetir una votación en el Congreso para dar marcha atrás en la derogación de la reforma laboral

Pasadas las ocho de la tarde del primero de julio, con 177 votos a favor, la Comisión para la Reconstrucción había aprobado la enmienda presentada por EH Bildu para derogar la reforma laboral. Una hora después, el PSOE solicitaba volver a repetir la votación para votar en contra. 

Precariedad laboral
Más de 50 colectivos se adhieren a los riders para que el borrador de ley no diluya sus reivindicaciones

Asociaciones de diversa índole como CGT, Jóvenes de CC OO, la Unión de Autónomos, Intermón Oxfam, los sindicatos vascos LAB y ESK, los estibadores de Barcelona, la Plataforma de Auxiliares de Ayuda a Domicilio de Asturias y el colectivo Jartura de Sevilla se han adherido al manifiesto de los riders que pide blindar su relación de laboralidad.

Literatura
Traducción literaria: el trabajo de llevar a otro idioma las páginas de una novela

Las bajas tarifas y los plazos de entrega imposibles presiden el día a día de quienes se dedican profesionalmente a la traducción literaria. Su trabajo, esencial para disfrutar de la lectura y parada fundamental en el viaje de una novela, es poco conocido y aún menos reconocido. Pero se trata de mucho más que pasar palabras de una lengua a otra.

1 Comentario
#28743 17:38 4/1/2019

Toda información falsa por parte de este chico últimas huelgas se ha trabajado como cualquier otro dia

Responder
0
0

Destacadas

Catalunya
En el punto de mira de las patrullas de Mataró
Vecinos de la capital del Maresme han formado patrullas para “hacer frente” a los robos con fuerza y las ocupaciones ilegales que ocurren en el municipio. El Ayuntamiento de Mataró y las asociaciones vecinales se oponen a estas patrullas, en cuyos grupos de Telegram circulan mensajes abiertamente racistas, pero señalan que hay un problema de convivencia y seguridad que requiere una respuesta compleja.
Sanidad pública
Seis gráficas para entender los recortes en la sanidad

La pandemia ha demostrado cómo de importantes han sido los recortes en gasto sanitario, plantillas, atención primaria y salud pública en la Comunidad de Madrid.

Música
Sara Curruchich: porque fueron somos, porque somos serán

La cantante Sara Curruchich cree “totalmente” que la música y las artes pueden transformar un país y hasta el mundo entero para que sea más igualitario, equitativo y con mayor justicia social. Su disco Somos es un canto a los pueblos originarios de Guatemala, una llamada a abolir las fronteras y un manifiesto a favor de la tierra, “dadora de vida”.

Fake news
Google ha pagado 19 millones de dólares a páginas que difunden bulos sobre el coronavirus

Aunque una línea muy fina separa el bulo de lo controvertido, Google o Amazon salen ganando con el tráfico que generan estas páginas. Un estudio calcula que, durante el coronavirus, varias compañías han financiado con al menos 25 millones de euros la manipulación.

Opinión
Fuera fascistas de nuestras fábricas

El anuncio de Vox de que se plantea la creación de un sindicato no debería pasar desapercibido si no queremos que ocurra lo mismo que en Alemania.

Últimas

Infancia
El IMV deja fuera a dos millones de hogares en riesgo de pobreza con hijos

El IMV deja fueran al 70% de familias con hijos e hijas en riesgo de pobreza y a un 37% de las que están en riesgo de pobreza severa. Save the Children pide cambios en los criterios de acceso y complementarlo con ayudas autonómicas. La organización estima que uno de cada tres niños estará en situación de pobreza en 2020 si no se toman medidas.

Tecnología
El valor de la incomodidad

Tu móvil sabe dónde estás, dónde compras, dónde comes, dónde te desplazas y dónde te alojas. Te sugiere cosas, actividades que hacer y sitios que visitar. Es estupendo, porque es cómodo no tener que buscar lo que te apetece hacer.

Vivienda
Demanda de inquilinas de Torrejón contra Blackstone, el gigante de los 250.000 millones de euros

El Sindicato de Inquilinas presenta una demanda contra las cláusulas abusivas que la mayor compañía inmobiliaria del planeta, Blackstone, incluye en los contratos de decenas de familias en Torrejón de Ardoz (Madrid).

Opinión
Una breve radiografía crítica de las elecciones gallegas

Si todo sigue el guión previsto, Feijóo volverá a ser presidente de la Xunta de Galicia. Si hay carambola y gobierna la izquierda, tampoco se esperan grandes innovaciones.