Los CDR, un movimiento de unidad popular en el punto de mira

Horizontales y descentralizados, los Comités de Defensa de la República tratan de mantener a la ciudadanía movilizada en el clima de crispación y judicialización del conflicto político que se vive en Catalunya.

Protesta contra el rey Felipe VI en Barcelona
Protesta contra el rey Felipe VI en Barcelona el 25 de febrero en la inauguración del Mobile World Congress. Víctor Serri

Barcelona


publicado
2018-04-01 06:35:00

“Quien piense que los Comités de Defensa de la República (CDR) están dirigidos por David Fernàndez o Antonio Baños es que no quiere entender la unidad popular que los construye”, explica a El Salto un participante de un CDR del Barcelonès que ha preferido mantenerse en el anonimato. Los comités de Defensa de la República nacieron antes del 1 de octubre, fecha de la celebración del referéndum de autodeterminación de Catalunya, entonces creados bajo el nombre de Comités de la Defensa del Referéndum.

De naturaleza asamblearia y horizontal, se crearon con la finalidad de proteger las urnas y colegios electorales de una votación en la que participaron 2.286.217 personas, de las cuales 2.044.038 (90,18 %) votaron a favor y 177.547 (7,83 %) en contra, y que acabó con un total de 1.066 personas heridas por las cargas policiales ejecutadas por la Policía Nacional y la Guardia Civil en las diferentes escuelas e institutos, según datos facilitados por las autoridades sanitarias de la Generalitat de Catalunya.

“No es una organización. Es un movimiento de unidad popular transversal, formado por gente de clase trabajadora y con diferentes sensibilidades políticas y sociales”, explica Patricia, nombre ficticio de otra de las participantes de un CDR del Barcelonés. Aunque se parte de las asambleas locales, que derivan en un CDR de coordinación territorial y acaban en un CDR central, el CDR Catalunya, las iniciativas salen en base a los debates donde las persones proponen acciones.

“No somos un ejército ni adoctrinamos a nadie”, remarca. Mientras un viento gélido recorre las calles de la capital catalana, la activista remarca que muchas de las personas que asisten a las reuniones están “en estado de shock”, sobre todo después de las cargas policiales que se produjeron en las concentraciones de protesta por la detención de Carles Puigdemont en Alemania el 25 de marzo. Cargas que acabaron con 98 heridos leves y cuatro personas detenidas por los Mossos d’Esquadra.

“Seguían con el discurso de que eran los Mossos intervenidos por el 155, pero es la misma policía de siempre y muchas personas mayores no entendían por qué les estaban pegando por estar protestando delante de una Delegación”, denuncia el activista.

Los dos miembros de un CDR del Barcelonès coinciden en que cada vez hay más necesidad de ser más perseverantes en las acciones, aunque siempre dentro de unos límites, y añaden que los comités no se pueden responsabilizar de los brotes de violencia que puedan surgir en las manifestaciones, ya que nunca han llamado a ese tipo de acciones. “Entre los meses de octubre y noviembre los participantes se conformaban con manifestarse o decorar puentes con lazos amarillos, pero ahora cada vez más hay la necesidad de intentar incidir en el futuro político de Cataluña, y es por eso que se busca la repercusión mediática con acciones como cortar carreteras o abrir las barreras de los peajes”, apuntan.

Uno de los eventos que marcaron un antes y un después en la movilización de los comités fue la llegada del Rey Felipe VI a Barcelona para el Mobile World Congress. Varios CDR habían convocado una manifestación de protesta por la presencia del monarca, que venía por primera vez a Catalunya después del polémico discurso que hizo el 3 de octubre, pero los propios organizadores se sorprendieron frente a la alta movilización.

“La gente empieza a darse cuenta de que si no participa no habrá un cambio real”, constata uno de los participantes del CDR del Barcelonès, quien afirma que desde ese día la participación en los comités ha aumentado.

En contra de la idea generalizada de que hay un liderazgo político claro, cada uno de los más de 300 comités funciona de forma autónoma y en sintonía con la idiosincracia de cada localización. “Se fomenta la autorganización, el espíritu crítico y las dinámicas horizontales”, detalla Patricia, por lo que cada comité propone distintas acciones y se organiza a través de sus propias comisiones.

En el caso del Distrito de Sarrià-Sant Gervasi de Barcelona hay cinco CDR con sus propias rutinas, pero todos comparten la amenaza de los ataques de grupos ultras de extrema derecha. El Ateneu Popular de Sarrià fue incendiado el pasado jueves 29 de marzo entre las 3 y 4 de la mañana, detalla a El Salto una de las integrantes del espacio.

Además del incendio, que provocó la total inhabilitación del inmueble, ya que se trataba de una masía hecha mayoritariamente de madera y construida en el siglo XVIII, se encontraron pintadas con mensajes amenazantes, entre ellos “CDR estáis muertos”.

Pese a que el Comité de Sarrià utiliza las plazas del acomodado barrio de la capital catalana, el Ateneu era un espacio donde los miembros de este colectivo podían reunirse. “Desde la celebración del 1 de octubre hemos recibido de uno a dos ataques al mes”, subraya en una entrevista telefónica esta militante.

También recuerda que ya han presentado varias denuncias respecto a las amenazas, algunas de ellas perpetuadas por miembros de grupos como El Último Bastión o La Falange y otras por personas que no tienen vinculación con ningún colectivo de extrema derecha, aunque “la mayoría han sido archivadas por los Mossos d’Esquadra al no encontrar pruebas suficientes”, subraya. En ese sentido, la policía catalana no puede confirmar detalles sobre la investigación, pero constata que “hay una investigación abierta” sobre el incidente.

Los CDR del Distrito de Nou Barris también han sufrido alguna que otra amenaza de grupos ultras, y en el caso del Distrito de Ciutat Vella, zona donde concurren tanto manifestaciones independentistas como unionistas, también han aumentado las agresiones de grupos de extrema derecha a personas con simbología independentista.

No es un fenómeno que ocurra solamente a los CDR o en Barcelona: ha habido más de 130 agresiones entre el 8 de septiembre el 11 de diciembre de 2017 en Catalunya, según la investigación titulada “En nom d’Espanya” elaborada por el fotoperiodista Jordi Borràs.

El frente judicial

Más allá de la violencia física, los comités están en el punto de mira judicial. La Guardia Civil elaboró un informe policial sobre los CDR que señala a 22 personas en base a tuits y artículos periodísticos. El documento, entregado al juez Pablo Llarena y al que pudo tener acceso La Directa, detalla los nombres de los "responsables" de los comités y dedica un amplio apartado a la red En Pie de Paz, creada para garantizar el carácter pacífico de las movilizaciones.

El informe, de 140 páginas, se basa mayoritariamente en artículos periodísticos y en tuits, y en el caso del exdiputado de la CUP Antonio Baños, quien es señalado entre muchas otras personas como responsable de los CDR, solo se le cita una única vez en todo el informe policial y con un tuit en el que anima a la gente a participar.

“Tienen miedo de que ayudemos a alfabetizar políticamente y socialmente a la población”, asevera Patricia.

El miércoles 28 de marzo acudí a una de las asambleas abiertas de un comité de Barcelona, y mientras se celebraba la reunión informaron de que un hombre había tomado fotografías de las personas que estaban fumando fuera del local donde se celebraba la asamblea, y que también había intentado entrar. Donde había un debate intenso sobre la violencia generada el domingo anterior y se estaba organizando un viaje para ayudar a los manifestantes del “Comando Múrcia”, que ya suman más de 200 noches de protesta contra el muro para el AVE que divide la ciudad, se creó un momento de tensión que enmudeció a las personas, hombres y mujeres entre 20 y 80 años.

34 Comentarios
#12974 13:52 6/4/2018
Aprovechemos para charlar, que el trol hoy esta destinado al twiter de Angela Merkel.
Responder
2
0
#12751 22:45 3/4/2018
1066 heridos!!!! Qué ridículamente mentira
Responder
1
16
#12842 9:26 5/4/2018
que comentariamente ridiculo.
Responder
14
0
Aitor 5:52 3/4/2018
Muy buen artículo, me anima a seguir participando de los CDRs, ya que lo había abandonado por un tiempo.
Responder
17
0
Baix Llobregat 7:44 3/4/2018
Pues no te pierdas el Barça-Roma!! El CDR del FC Barcelona (sí, existe) lo va a petar...
Responder
0
13
#12690 9:29 3/4/2018
oye, si eres tan españolista y no tienes nada mejor que hacer, ¿porque no envías unos tuits a 13tv y nos dejas en paz? Gracias
Responder
12
0
Baix Llobregat 14:14 3/4/2018
Aaahh, ahora lo entiendo, gracias por aclarármelo: Si no comulgo con los intereses de la clase media catalana ilustrada, esa que sirve de guia al resto del pueblo catalán (palabras de Muriel Casals), es porque soy un "españolazo". Gran argumento el tuyo. Mira que ya nos habian dicho de todo: racistas, analfabetos, vagos...y ahora "españolazos". Claro, claro, todo aquel que no crea en la buenanueva tiene que ser estigmatizado y como vais de progres no os queda otra que encasillar a la clase trabajadora como "española". Se os ve venir de lejos...
Responder
0
10
#12947 10:20 6/4/2018
No interactuareis con el Trol. Que siga masturbándose a solas.
Responder
7
0
Baix Llobregat 13:41 6/4/2018
Ciegos, sordos y ahora mudos, que bien! Haced caso al líder en vuestras asambleas horizontales de unidad POPular y no habléis con extraños, no argumentéis, no contrastéis y por supuesto...No razonéis que para eso ya está ÉL.
Responder
0
2
#13004 17:48 6/4/2018
Trolbulancia en camino. Se fuerte.
Responder
0
0
#12639 20:55 2/4/2018
Que diferencia hay entre la ultraderecha y los radicales de izquierdas aquí en Cataluña no veo ninguna
Responder
0
21
Sr A 8:35 6/4/2018
Ni machismo ni feminismo: IGUALISMO!
Responder
9
0
#12681 8:44 3/4/2018
Sigue viendo AR.
Responder
13
0
Baix Llobregat 17:38 1/4/2018
Artículo falto de crítica y que tergiversa la realidad, por lo menos la del cinturón metropolitano de Barcelona. Vamos a ver, ¿a nadie se le ha ocurrido preguntarse el motivo de que haya 5 cdr solo n sarria-sant gervasi y 1 en nou barris? ¿No? ¿Todavia os quereis creer el relato de que la clase trabajadora apoya el procés?
Responder
6
27
#12549 10:36 2/4/2018
El numero de CDRs no depende de cuanta gente haya, sino de lo bien avenidos que esten dentro de la asambles
Responder
7
2
Baix Llobregat 14:54 2/4/2018
No hago referencia al número cuando explico la diferencia entre Sarrià i Nou Barris, sino al perfil socio-económico de los miembros. Afirmar como hace la tal "Patricia" que los CDR están formados por la clase trabajadora es falso, publicar esa afirmación sin contrastarla es tergiversación por parte de la periodista. La clase trabajadora se ha mantenido al margen tanto de los CDR como de todo el procés. De muestra la huelga "patriótica" del 8 de Noviembre, donde los únicos que se movilizaron fueron la clase media catalana, CDR's incluidos. Ni son unidad popular, ni son de clase trabajadora... es la clase media defendiendo a sus representantes políticos. Así de simple.
Responder
2
12
#12743 20:47 3/4/2018
Cuando quieras,vienes una reunion de C.D.R...y compruebas con tus ojos...si todos somos clase media...informado.
Responder
5
0
#12775 10:01 4/4/2018
Tendría que dejar el teclado solo y abandonar su cuarto...
Responder
5
0
Baix Llobregat 13:24 4/4/2018
Ya, claro. No os preocupéis que iré a la asamblea cuando Alemania extradite a Nuestro Amado Líder, será emocionante ver a la "clase trabajadora" partirse la cara por los convergentes que tan bien los han representado durante estos últimos años.
Responder
0
3
#12843 9:28 5/4/2018
viTrol
Responder
3
0
Baix Llobregat 14:15 5/4/2018
"Bueno, pues molt bé, pues adios"
Responder
0
0
#12748 22:04 3/4/2018
Una cosa que deberías tener en cuenta es que la zona con la renta per cápita más baja de cataluña son las tierras del Ebro, es decir, la zona donde la clase trabajadora está más jodida. Allí la renta per cápita es incluso menor que la de la Mina. Por contra, en esas zonas el independentismo es muy fuerte y activo. El apoyo o el rechazo al proyecto nacionalista no va en base a la renta o la clase social. Tiene que ver con la identificación cultural. La mejor variable explicativa para determinar las probabilidades que una persona sea independentista o no son el numero de abuelos/as nacidos en cataluña. un saludo
Responder
0
1
Baix Llobregat 13:44 4/4/2018
Hablemos con propiedad, las tierras del ebro son predominantemente de producción agraria (a excepción de Tarragona ciudad y periferia) y con una fuerte mano de obra de origen africano, un sector tradicionalmente abstencionista, ya sabe la clase trabajadora o no vota o lo hace "mal" (sarcasmo). Los propietarios, en cambio Sí que votan. Por supuesto que hay una relación directa entre nivel de renta y apoyo a la independencia, y es demostrable. En el referendum del 9N se publicaron los datos en Barcelona por distritos, tanto la participacion como el resultado a la pregunta. Puedes comparar el nivel de renta de esos mismos distritos y ver así las afinidades de la clase trabajadora con el procés. Por cierto, tu comentario sobre los orígenes culturales de los individuos es un poco etnocentrista, ¿eres consciente?. Igual que el patriarcado categoriza al individuo según el género y establece los roles, el nacionalismo hace lo propio con el orígen cultural de los individuos. Ambas son ideologias reaccionarias.
Responder
1
2
#12630 19:55 2/4/2018
tu generalizas hablando de dos barrios, así de simple
Responder
7
0
Baix Llobregat 7:57 3/4/2018
Creo que no generalizo, simplemente establezco una comparativa entre los dos barrios mencionados en el articulo. Distritos con la diferencia de rentas mas alta en la ciudad de Barcelona. Y que refleja el distinto impacto de los CDR. Bueno, y si la proxima vez la periodista se acercara al cinturon metropolitano, la diferencias seria abismal. No tengo ningun problema con el hecho de que la clase media defienda sus privilegios como clase (por lo menos ellos SI tienen unos politicos que los representan), pero me chirrian los oidos cuando lo intentan disfrazar de otra cosa.
Responder
0
6
José Martínez Carmona 14:51 1/4/2018
Si ladran es porque cabalgamos; si muerden es porque lo hacemos en el buen sentido; ¿Errores? los hay cuando se actúa. La pasividad es LA ESENCIA DEL ERROR.
Responder
13
8
Baix Llobregat 7:57 2/4/2018
Defender a nuestro estimado lider, portador de la verdad suprema y padre de la nación...¿eso es cabalgar? Bueno sí, es cierto, ¿pero hacia donde?. Que vaya bien en el Liceo.
Responder
2
10
Barnacentristes 9:48 1/4/2018
Molt bé aquest article sobre els CDR a BARCELONA. Barcelonès, Sarrià i Nou Barris. I ja ho tenim, tu. Déu n'hi do.
Responder
7
3
Paula 12:24 1/4/2018
M’hagués agradat molt poder fer un reportatge on parlar amb cdr de tot el territori, però per manca de temps, espai i recursos no he pogut. Accepto la crítica perquè entenc que Barcelona no és Catalunya, així que espero que a la propera es pugui parlar més extensament sobre els centenars de cdrs arreu del territori!
Responder
22
2
#12461 8:51 1/4/2018
Sobre los CDRs, me pareció muy clarividente un análisis que se hio en esta propia página, por pare de el Sobresalto. Como ellos, creo que es evidente que se ha acabado la revolución de las sonrisas en parte por la labor de los CDRs, pero también coincido en que se han cometido errores como ir a Delegación cuando el daño está en otras partes
Responder
4
2
#12548 10:19 2/4/2018
Los del Sobresalto ese es que dan mal rollo, como una broma mal hecha
Responder
0
7

Destacadas

Corrupción
Zaplana y el turbocapitalismo de amiguetes

El exministro Eduardo Zaplana ha sido detenido en el marco de la Operación Erial. Tras más de 25 años en primera fila política y empresarial, se pone el cerco a la actividad de un personaje que saltó a la fama en unas grabaciones en las que aseguraba que le hacía “falta mucho dinero para vivir”.

Big data
Comercian con tus datos y no pagan impuestos

Las multinacionales de la llamada “economía digital” utilizan paraísos fiscales para reducir su factura fiscal, al tiempo que utilizan tus datos para hacer negocio. La Comisión Europea quiere acabar con ello, pero primero tendrá que definir por qué y dónde los tienen que pagar.

Salud mental
Shirley McNicholas: “Las casas de crisis son un buen espacio para explicar los enfoques feministas de salud mental”
La activista feminista Shirley McNicholas lleva más de 20 años coordinando casas de crisis en Reino Unido, una alternativa a la hospitalización en situaciones de crisis.
Venezuela
Para comprender el resultado de las elecciones presidenciales en Venezuela
4

El resultado de las elecciones presidenciales en Venezuela sirve a la performatividad de los discursos en juego: al del Gobierno, al de la oposición abstencionista y al de la que sí se presentó.

Últimas

El Salto
Participa en la II Asamblea General de El Salto el 2 de junio
4

El próximo 2 de junio celebramos la II Asamblea General de El Salto con todas nuestras socias. En esta asamblea deberemos tomar decisiones sobre tres temas clave: la inclusión de un nuevo nodo, la estrategia general para el siguiente curso y las principales apuestas del proyecto para 2018-2019.

Libertad de expresión
Willy Toledo: “No he comparecido porque no he cometido ningún delito”

El actor ha explicado en la parroquia San Carlos Borromeo, arropado por compañeros del gremio como Javier Bardem, Leo Bassi o Alberto San Juan, por qué no se ha presentado ante la citación judicial por la causa abierta contra él por ofensa a los sentimientos religiosos.

Documental
Xavier Artigas: “No somos capaces de relatar algo que nos afecta y no intervenir en ello”

El activista y cineasta Xavier Artigas, codirector de Ciutat Morta y cuyo último proyecto es un documental sobre la muerte de Idrissa Diallo en un CIE de Barcelona en 2012, repasa la trayectoria de la cooperativa audiovisual Metromuster y las opciones del cine como herramienta política.

Multinacionales
Desterrada de Gabón, Veolia acude nuevamente al arbitraje internacional

Después de 20 años de privatización del agua y la electricidad en beneficio de Veolia, Gabón acaba de decidir deshacerse de dicha multinacional francesa. En respuesta, el grupo francés ha recurrido de nuevo a un tribunal de arbitraje internacional, una estructura opaca que, dentro del marco de los tratados de inversión, se encarga de defender los intereses de las multinacionales frente a los Estados.

Precariedad laboral
El sindicato CNT denuncia fraude de ley en las contrataciones de la empresa pública Madrid Destino

Los contratos del personal técnico de los teatros municipales gestionados por la empresa Madrid Destino son irregulares puesto que cubren de manera temporal necesidades estructurales del servicio, según la demanda sindical.