Francia
Los sindicatos franceses impulsan una movilización “masiva” contra la reforma de las pensiones de Macron

Agentes ferroviarios, estudiantes, enfermeras… Numerosos sectores se movilizan en una huelga el 5 de diciembre en oposición a una de las medidas claves del proyecto neoliberal del presidente francés Emmanuel Macron.

Manifestación Mayo París 5
Manifestación del 1 de Mayo de 2018 en París. Álvaro Minguito
5 dic 2019 01:30

¿El presidente francés, Emmanuel Macron, vivirá un “jueves negro”? Después de que las sociedades occidentales se vieran inmersas el pasado viernes en su fiesta del consumo y la invasión publicitaria —el maldito Black Friday—, Francia tiene marcado en rojo en el calendario el 5 de diciembre. “Este jueves será el #blackthursday, pero no del consumismo, sino de la resistencia ante los #liquidadores de nuestros derechos sociales”, aseguró en Twitter la senadora Esther Benbassa, una de las representantes más combativas de los verdes.

Tras años de impotencia ante la ofensiva neoliberal, los sindicatos franceses quieren poner contra las cuerdas la reforma de las pensiones de Macron. Para ello, organizan una huelga general que auguran que tendrá “un seguimiento masivo”. Más de 150 manifestaciones están convocadas este jueves en el conjunto del país. Los trabajadores preparan bloqueos en sectores claves de la economía, como los trenes, los puertos, las refinerías o los transportes metropolitanos de París.

Los agentes ferroviarios, los camioneros, los estudiantes, los abogados, los bomberos, las trabajadoras de los hospitales, los empleados de suelo de Air France… Hace falta una lista digna de las novelas de Roberto Bolaño para enumerar a todos los sectores implicados.

Muchos sectores perjudicados y pocos beneficiados por la reforma

El origen de esta protesta se debe a una de las medidas claves del proyecto neoliberal del macronismo: una reforma sistémica de las pensiones. El ejecutivo quiere transformar el actual modelo de 42 regímenes de cotización en un único sistema por puntos. Una medida revestida con un barniz de igualdad con la promesa de que “un euro cotizado dará los mismos derechos a todo el mundo”. Sin embargo, con su entrada en vigor, prevista para 2025, los futuros pensionistas percibirán una jubilación entre un 15% y un 23% más baja que la de sus conciudadanos que se jubilen ahora a los 64 años con el mismo perfil profesional, salario y años cotizados, según el colectivo ciudadano Réforme des Retraites (Reforma de las Pensiones).

“La reforma de las pensiones de Macron favorecerá una devaluación de la protección social francesa”, advertía a El Salto la economista Annie Jolivet a mediados de noviembre. Si esta medida se ve culminada, las pensiones se calcularán a partir de los puntos obtenidos a lo largo de la carrera profesional. Es decir, dejará de hacerse en función de los seis últimos meses en el caso de los funcionarios o los mejores 25 años en los asalariados del privado. “Está claro que habrá una reducción de las pensiones”, advertía Jolivet.

El 89% de la población francesa asegura que vive en una “crisis social”

Los agentes ferroviarios, los funcionarios, las profesiones liberales como los abogados o las enfermeras, los cargos intermedios del sector privado… Son numerosos los sectores que saldrán perdiendo con su aprobación. Quizás los únicos que pueden obtener una ligera mejora son los campesinos, los artesanos, los pequeños artesanos o las mujeres con hijos. Estos perfiles disponen de unas pensiones muy modestas, de 970 euros de media en el caso de los agricultores. Podrían mejorar si el gobierno cumple con su promesa de que “una carrera completa tendrá una pensión mínima de 1.000 euros”. Pero esto dependerá de la letra pequeña y la sensibilidad social del ejecutivo, marcado hasta ahora por su sesgo derechista.

Un malestar que sobrepasa la reforma de las pensiones

Según un sondeo del Journal du Dimanche, el 64% de los franceses no confía en Macron para llevar a cabo esta reforma. Otro estudio de opinión del instituto Viavoice, publicado la semana pasada en el diario Libération, aún resultó más revelador de la crispación en Francia: el 89% de la población asegura que vive en una “crisis social” y el 64% considera que Macron no entiende la realidad de las “dificultades sociales actuales”.

Solo circularán un 10% de los trenes en el conjunto del país. En París, once líneas de metro se verán completamente interrumpidas

“Esta huelga expresa un malestar que va más allá de los motivos expuestos, se trata básicamente de la lucha de clases”, afirma el politólogo Thomas Guénolé, autor del libro Antisocial. Según este analista, “como ya sucedió con los chalecos amarillos, esta movilización se caracteriza por haber sido impulsada desde abajo”. “Para no quedar aisladas de sus bases, las direcciones de los sindicatos no tuvieron más remedio que aceptarla”, añade. Según Guénolé, esta vez los dirigentes sindicales no pudieron apostar por una “acción suave” y movilizarse cada uno por su lado en busca de un puesto privilegiado en la mesa de negociación con el gobierno. Una estrategia que favoreció el fracaso de las protestas contra la reforma laboral de Macron en 2017.

La huelga de este jueves ya empezó a gestarse en septiembre. Entonces, los trabajadores de la RATP —empresa de transporte metropolitano de la región parisina— organizaron una huelga con un seguimiento del 90% de sus trabajadores. Ahora se les unen los agentes ferroviarios. Esto permitirá que los servicios mínimos sean dignos de este nombre. Solo circularán un 10% de los trenes en el conjunto del país. En París, once líneas de metro se verán completamente interrumpidas. El 55% de los profesores, el 78% en París, harán huelga, según las previsiones del Ministerio de Educación. Una parálisis que debería alargarse al menos hasta el final de esta semana, al menos en los transportes.

“Esta movilización sobrepasa la reforma de las pensiones. La precariedad no ha dejado de acentuarse durante la última década en Francia”, defiende la enfermera Anne-Claire Rafflegeau. “Hace nueve meses que estamos haciendo huelga y no nos han escuchado”, añade esta integrante del Colectivo Inter-urgences, la punta de lanza de las movilizaciones en el sector sanitario, uno de los más activos en los últimos meses en Francia. “Nuestras reivindicaciones son muy sencillas: queremos que se creen más plazas en los hospitales, un aumento del personal y una subida de 100 euros del salario de las enfermeras y las asistentas médicas”, explica Rafflegeau, quien recuerda que el poder adquisitivo de las enfermeras “se ha reducido un 12% en los últimos diez años”.

El referente de la huelga de 1995

“Están imponiendo una precariedad a los jóvenes a lo largo de su vida”, denuncia, por su lado, Mélanie Luce, la presidenta de la UNEF, uno de los principales sindicatos estudiantiles. Después de que el pasado 8 de noviembre el estudiante Anas K., de 22 años, tratara de suicidarse prendiéndose fuego en Lyon, regresaron las protestas universitarias en Francia. Unas movilizaciones que se repitieron durante la semana pasada y que las organizaciones estudiantiles confían que converjan con la huelga general de este jueves. “Los principales afectados seremos los jóvenes, ya que tendremos que conformarnos con una pensión más baja que la de nuestros padres o bien deberemos trabajar bastantes más años”, añade Luce.

También protestan este 5 de diciembre otros sectores especialmente movilizados en los últimos meses contra la falta de recursos y la degradación de los servicios públicos, como los bomberos o incluso los policías, que organizan cierres simbólicos en las comisarías. “El año pasado los chalecos amarillos permitieron que surgiera una nueva voluntad de movilizarse”, asegura Nicolas Laumet, un bombero de Lyon. Junto a unas pocas decenas de compañeros de profesión, participa desde principios de semana en una acampada en la Plaza de la República de París para protestar contra la falta de personal.

Según Guénolé, la movilización que empieza este jueves “mantiene algunas similitudes con la huelga de diciembre de 1995”. Entonces, una sucesión de movilizaciones y bloqueos en sectores claves forzaron al entonces primer ministro, el conservador Alain Juppé, a que renunciara a tocar el sistema de pensiones. “La reforma se hará”, defendió el pasado domingo el ministro de Finanzas, Gérald Darmanin. ¿Pero Macron resistirá ante la presión popular? Los chalecos amarillos ya abrieron la brecha forzando al joven dirigente a hacer sus primeras concesiones el 10 de diciembre de 2018. Y un año después, el fantasma de una revuelta vuelve a planear sobre Francia.

Relacionadas

Coronavirus
La única fábrica de botellas de oxígeno de Europa está parada

Los empleados de la fábrica de cilindros de oxígeno de Luxfer piden su nacionalización “total y definitiva” y la reanudación inmediata de la producción para hacer frente a la actual crisis sanitaria.

Francia
El Supremo francés fulmina el modelo de falsos autónomos de Uber

Una sentencia sin precedentes en Francia establece el vínculo de subordinación entre el conductor y la empresa Uber, que apeló buscando un aval a su política de falsos autónomos.

Crisis climática
La campaña contra la crisis climática que ha sido vetada del metro de París

Agencias de publicidad galas se niegan a publicar una campaña de Greenpeace contra la inacción del Gobierno ante la emergencia global amparándose en un “deber de neutralidad”.

0 Comentarios

Destacadas

Coronavirus
Canarias registra los dos primeros casos de coronavirus en un CIE

El contagio de dos internos en Barranco Seco materializa los temores de diversos actores que vienen alertando contra el riesgo de propagación del coronavirus en los CIE y exigiendo la liberación de las personas retenidas y el cierre temporal de cada uno de los centros. Por ahora solo se han vacíado los de Barcelona y Tarifa.

Coronavirus
La crisis del coronavirus deja al descubierto el insostenible modelo de cuidado de mayores

Trabajadoras y expertas señalan que las muertes en las residencias son la punta del iceberg de un sistema de cuidados que prioriza lo económico sobre los derechos de las personas en el final de sus vidas e invitan a repensar el modelo.

Coronavirus
Los psicólogos recomiendan: apaga la tele, o al menos modera su uso

La crisis del covid19 ha provocado una saturación informativa que afecta de forma determinante al estado de ánimo y a la salud mental de la población. Los profesionales del sector recomiendan limitar nuestra exposición al bombardeo mediático.

Coronavirus
Macron, Sarkozy y el brindis al sol keynesiano

La crisis desencadenada por el coronavirus ha quebrantado el dogma de la austeridad. ¿Estamos ante un cambio de paradigma en la hegemonía neoliberal? El precedente de la estafa de 2008 invita a la prudencia.

Argentina
Coronavirus, cuarentenas y derechos laborales: el caso argentino
El país latinoamericano está a la vanguardia en la región en lo que respecta a la protección de los trabajadores en medio de la pandemia.
Coronavirus
África ante el coronavirus

Después de las primeras medidas para contener el virus en África, calcadas del modelo seguido en Europa, Asia y Estados Unidos, se multiplican los interrogantes: sin Estado de bienestar, ¿quién va a mantener a esas familias? ¿Estas medidas que quizá sirvan en Europa acaso servirán en África o Latinoamérica?

Coronavirus
Confinamiento a oscuras en la Zona Norte de Granada
Miles de personas se ven afectadas por los repetidos cortes de luz en los barrios durante la cuarentena.
Coronavirus
Debajo de casa, la vuelta del pequeño comercio

El comercio de barrio ha florecido en esta pandemia frente a las grandes superficies. Sin embargo, su clientela más fiel, las personas mayores, se han convertido en invisibles. Muchos ancianos no se atreven a salir a la calle, pero los comerciantes no dudan en llevarles la compra a la puerta de casa

Últimas