Apuntes para un frustrado estudio antropológico de la sierra madrileña

Una antropóloga investiga el folklore y etnografía de las fiestas patronales de Santiago Apóstol.


publicado
2017-08-30 09:00:00

Para: drphilcambridge@gmail.com
Asunto: Fiestas de la Sierra de Madrid

Estimado Dr. Phil: 

Me hallo en el pueblo de C., en las inmediaciones de la Sierra de Guadarrama, a 899 metros de altitud y 38% de humedad. Me dispongo a comenzar mis investigaciones doctorales en torno al folklore y etnografía de las fiestas patronales de Santiago Apóstol. Lo que era alegría y entusiasmo por el comienzo de mi nuevo trabajo es ahora tristeza y desolación. Debería haberme ido a San Fermín. Paso a comentarle la sesión de hoy:
21.00 Elección de la Reina y Rey infantil de las fiestas de C. Me acerco con la intención de recoger datos sobre el uso del traje regional y/o costumbres autóctonas; me encuentro con chándales, gorras de béisbol y calzado deportivo. Parece que no he salido del Campus de Cambridge.
21.38 Deduzco que una mujer rubia es la presidenta del jurado porque lleva una camiseta que pone “Seamos felices porque total locos ya estamos”.
22.15 Comienza el desfile de participantes. En el público hay una señora de unos 85 años con una manta. Según el célebre antropólogo Peter Scott, en verano, en todos los pueblos españoles, siempre hay una señora con manta.
22.20 Tercera participante: Baile a ritmo de “Despasito”. Cuarta participante: Baile bachata. Quinto participante: Baile reguetón. Esto parece la MTV y yo en directo desde Miami.
Entrevisto a la ganadora: Me dice entre otras cosas que como C. no hay nada, que por cultura española entiende las paellas y los toros pero que ella prefiere una buena pizza a la barbacoa con extra de piña. Concluyo que en C. lo único que queda de español es la bandera raída que ondea en el centro de la plaza y los atardeceres amarillos de El Escorial que retrataba Unamuno.
Ah, y la señora de la manta de todos los espectáculos.

Madeleine Preacher


para: madeleinemadeleine@gmail.com
Asunto: Re: Fiestas de la Sierra de Madrid

Estimada Madeleine:
En Miami no se está tan mal. Se lo digo yo que llevo aquí quince días hablando en spanglish. Una vez al año conviene olvidarse de tanta reliquia etnográfica y empaparse de verdadera contracultura. Ayer vi a Shakira cenando con Kofi Annan. Otro mundo. Ni mejor ni peor.
Anímese. Entre usted y yo le comento: No se preocupe tanto por sus trabajos académicos. Probablemente y casi con toda seguridad no los lea NADIE. NUNCA.
Tómese algo.
Mueva su cucú.
Dr. Phil


para: drphilcambridge@gmail.com
Asunto: Chito&limonada

Le escribo a tiempo real desde un campeonato de chito en C. 

Chito: Palo vertical al final del campo.
Tanga: Disco de chapa
Objetivo: Dar con la tanga en el chito. Cuanto más mejor.
El jugador de chito tiene 65 años de media y está marrón. Asegura que las condiciones climáticas favorables para este juego son 43º grados bajo el sol. Su uniforme consiste en bermudas, zapatos con calcetín blanco y torso descubierto. Solo un jugador no lleva la gorra con banderita rojiamarilla y en su lugar lleva un gorro de paja de rayas como de mujer. He visto algunos parecidos en Ascot. Entre lanzamiento y lanzamiento beben limonada. El jugador con gorro de mujer mueve las caderas cada vez que una tanga choca con un chito. Sea de su equipo o no.
Yo también bebo limonada.
En el recuento de los puntos de todos los jugadores, intercepto la siguiente conversación entre el Juez y el jugador con sombrero de mujer al que llamaremos M.:
M.: Yo tengo el que más puntos o qué.
J: No lo sé.
M: Pero sí que tengo la mejor jugada o qué.
J: No lo sé.
M.: A estilo yo gano, sí o no.
J: …
M.: Ya te lo digo yo que sí. [Mueve las caderas]
Infiero que el jugador de chito es competitivo y tiene una gran autoestima.
Demasiada limonada. Quizás me caiga.
Siempre suya.


para: madeleinemadeleine@gmail.com
Asunto: Varón (a) rampla

Siento comunicarle que el chito no es autóctono de la Sierra de Madrid. Otro préstamo cultural. Le escribo desde Qatar. Llevo 48 horas de centro comercial en centro comercial sin salir a la superficie. Soy como ese varón que iba de árbol en árbol en ese libro de ese escritor…
En vacaciones me olvido de todo.

Dr. Phil


Para: drphilcambridge@gmail.com
Asunto: No apto para turistas

Asunto: No apto para turistas 

Acabo de salir pitando del Valle de los Caídos. Todo me da vueltas. He llegado a primera hora de la tarde recomendada por una japonesa de la pensión que me ha dicho que el Valle de los Caídos es muy bonito y que está muy bien preparado para los turistas. Y me he dicho: ¿Qué soy yo? Pues una turista.
Cuando he llegado un autobús se iba derrapando por la vereda lleno de guiris con cara de susto. En ese momento he levantado la cabeza y he visto la cruz gigantesca coronada de nubes. Yo no sé si era por la limonada o qué, pero no sabría decir qué se estaba moviendo, si las nubes, la cruz o yo.
Ligeramente impresionada por el efecto, me decido a tomarme otra limonadita en el bar y entro en la basílica. Mis pupilas, de por sí dilatadas, triplican su tamaño. Una tienda de souvenirs. Compro dos imanes para la nevera y un abanico.
Avanzo por el pasillo central de la basílica. El suelo es negro como mi futuro académico. Las paredes están adornadas con ocho tapices:
Tapiz uno: Las siete trompetas del Apocalipsis. Tapiz dos: Los sellos del Apocalipsis. Tapiz tres: El Cordero. Tapiz cuatro...
Me entra como un mareíllo.
Tapiz cinco, seis, siete y ocho: el Apocalipsis, el Apocalipsis, el Apocalipsis y el Apocalipsis.
Entre tapiz y tapiz vírgenes de los ejércitos y de la guerra, para distender.
Entro dando tumbos a la capilla donde según el folleto de mano están enterrados 33.833 almas con sus correspondientes cuerpos. Y en ese momento es cuando escucho cristalino: SÁCANOS DE AQUÍ, POR FAVOR.
Lo siguiente Dr. Phil fue correr y dejar atrás la basílica, el guía, los pinos del valle, el valle, la cruz, C. y la comarca de C.
Ahora me encuentro en Soria, abanicándome e intentando discernir si lo que he vivido es ficción o realidad. El imán de nevera con la cruz me termina de convencer de que sí estuve allí. En qué hora.
Siempre suya

Madeleine Preacher


Para: drphilcambridge@gmail.com
Asunto: Las lágrimas de la alcaldesa

 Hoy es el día oficial del pregón de C. a cargo de su alcaldesa a la que según un lugareño —con el que he compartido a las once de la mañana unos callos, tres limonadas y un café con coñac— el año pasado le tiraron una botella de cerveza a la cabeza. Yo le he dicho que me parecía muy mal y él por toda respuesta se ha bebido la limonada de trago. 

Pregón de C.:
21.30 La alcaldesa sale al escenario con el pelo muy cardado —por si acaso— y los ojos muy brillantes. Abucheos de las peñas del Paraíso, del Amor y del Pico de Oro.
21.32 Al lado de la alcaldesa el Rey y la Reina de las fiestas de C. hacen posturas como de photocall. Morritos y piernitas.
21.37 La alcaldesa abre la boca como para hablar. Abucheo de las peñas.
21.40 La alcaldesa pide perdón por los recortes. Abucheo general esta vez sin botella.
21.42 Un cartel muy grande se alza en mitad de la plaza: D.E.P Fiestas de C. Pregunto al peñista que lo sujeta que como eran las fiestas de antes de C. y me contesta: FIESTAS DE VERDAD.
21.56 La alcaldesa le pasa el micrófono a un hombre con careta de Michael Jackson cuando era negro. No logra decir nada inteligible.
21.58 Le tiran una botella que esquiva y va a dar al bafle que deja sin sonido a toda la plaza.
22.10 La alcaldesa en un gesto heroico, con los ojos cuajados de lágrimas y rímel dice a pulmón: Vivan las fiestas de C., Viva C. y Viva España.
22.11 En un único grito que refieren haber escuchado en Burgos, todas las peñas logran decir:
Viva tu puta madre. (sic)

Madeleine Preacher

0 Comentarios

Destacadas

Ganadería
Pastores de lobos

El lobo es el archienemigo histórico de la ganadería, pero existen formas de coexistir pacíficamente con este amenazado depredador. Es más, algunos ganaderos afirman que puede ofrecer beneficios económicos.

Guinea Ecuatorial
La vida en las fauces de la muerte
El autor hace una revisión histórica de los 50 años de independencia de Guinea Ecuatorial, a través de los regímenes de Macías y Obiang
Cine
La peste que nadie quiere oler
2

Menos mal que existe este cine que señala y hunde el dedo en la ranura para abrir una auténtica brecha en la verdad instituida, para desmontar el imaginario dominante.

El Salto TV
‘Cadenas globales de cuidados’, tercer programa de Periferias
El tercer episodio de Periferias se propone explicar cómo funciona una cadena en la que los trabajos de cuidados forman parte la parte invisible de la cadena de producción.
Migración
El Defensor del Pueblo investiga el “colapso” del sistema de citas para solicitar protección

El Defensor del Pueblo quiere conocer las medidas previstas para acabar con las largas esperas y condiciones que han de soportar los ciudadanos extranjeros que quieren iniciar los trámites para solicitar protección internacional en Madrid.

Últimas

Feminismos
Xenofeminismo: que florezcan un centenar de sexos

Cualquier teoría que haga de la “lo natural” una norma o un principio moral o político debe ser destruida. Llega el xenofeminismo, y va tomando fuerza. 

El Salto
El Salto gana cuatro galardones en los premios ÑH2018 a las revistas mejor diseñadas
El Salto es seleccionado entre las mejores revistas diseñadas de 2018 en los premios ÑH2018 obteniendo cuatro galardones