Feminismos
Qué es y cómo se hace justicia feminista

Reparación y responsabilidad colectiva son algunas de las claves que plantea el debate en torno al horizonte de una “justicia feminista”, abierto tras las movilizaciones por la primera sentencia a La Manada y que se asienta sobre la idea de que castigar más no es hacer mejor justicia.

Un día, Ana entró en la cafetería de la facultad en la que estudiaba en la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y se hizo el silencio. Había denunciado a un profesor por el acoso que había sufrido en años anteriores y, de repente, se sintió otra vez víctima. “Tuve que dejar la facultad un tiempo, no sabía si la gente que me iba a puntuar me conocía o no, y era muy pequeña para que me diera igual. Ha habido gente que, para intentar tirar abajo mi denuncia, ha contactado con mis exparejas para ver si yo tengo por costumbre ir denunciando a la gente”, recuerda Ana.

Es en su primer curso, y después de intercambiar móviles, cuando Ana explica que, por problemas personales, no podrá asistir a todas las clases, y empieza el intercambio de mensajes en los que el profesor va aumentando la intensidad del contenido, cada vez más sexual. Después de eso, en diferentes situaciones, “hubo forcejeos, hubo muchos tocamientos, me quitó la ropa”, enumera.

Después de lograr poner palabras a lo que había pasado y entender que en su caso había jugado el “prevalimiento” —o abuso de poder—, dos cursos después decidió denunciar ante la Unidad de Igualdad de la UCM, que ha conocido hasta 30 testimonios de alumnas que han relatado situaciones que comprometen a este profesor. Cuando lo hizo, su tiempo dejó de ser suyo y su vida privada dejó de ser privada. “El trato fue penoso, mi caso es el reflejo de todo lo mal que se puede actuar ante un caso de acoso”, explica.

La situación dio un giro cuando un grupo de compañeras y un compañero deciden crear un “punto violeta”, una agrupación que se crea con la idea de trabajar por hacer de la facultad un espacio libre de acoso y a través de la cual deciden apoyar a Ana en el proceso. Las personas de este colectivo empezaron a acompañar a Ana cuando ella sentía que lo necesitaba, a recibir llamadas en su nombre o a recabar información para el caso si era necesario. Ana hizo colectiva su vivencia individual.

“Lo fundamental es que a partir de ahí acordamos que la persona a la que se acompañaba ponía los tiempos, y eso es fundamental. Porque durante un tiempo desde que puse la denuncia me llamaban constantemente, a las 9 de la mañana o a las 10 de la noche, y te hacen organizar tu vida en torno a los plazos que exige la institución”, dice Ana.

un horizonte

En este artículo van a hablar cinco expertas y ninguna da una definición de “justicia feminista” cuando se les pregunta. Todas mencionan, eso sí, algunos conceptos que enlazan sus planteamientos con el caso de Ana: colectivo, comunidad, víctima agente. Tampoco responden a la pregunta sobre cómo se hace justicia feminista, pero sí guardan en su caja de argumentos algunas prácticas que, nombrándose o no “justicia feminista”, dan la pista sobre cómo se hace algo que, para la investigadora en derechos humanos Violeta Asiego, es “un horizonte”. Pese a situar esa justicia en un lugar distante, Asiego afirma que, de alguna manera, ya se está haciendo justicia feminista en algunos espacios  vecinales o educativos. “Tiene que ver con una mirada de lo que son las relaciones de poder y cómo equilibrarlas”, explica a El Salto esta activista.

Otra clave que dan todas las entrevistadas es esta: la justicia feminista trasciende el Código Penal y la administración formal de la justicia, porque va mucho más lejos al procurar —no solo señalar— una responsabilidad individual, y al buscar sus causas. “La justicia feminista, a mi juicio, no es la justicia penal sino que es la justicia en la que se busca la verdad, la justicia, la reparación y la recuperación de las víctimas desde una lógica de Derechos Humanos, lo que supone la necesidad de un cambio cultural a la hora de afrontar las diferencias entre los conflictos”, cuenta Asiego. Ella evoca una imagen: el 25 de noviembre de 2019, durante una manifestación contra las violencias machistas en Granada, varias mujeres pararon a un hombre que se abalanzó sobre ellas con un cuchillo. El hombre fue neutralizado en el suelo y después arrastrado hasta una acera por varios agentes de Policía, a quienes las mujeres y varios transeúntes pedían que le trataran sin violencia. “Con todas las cautelas, porque no estaba allí, me parece una metáfora a partir de la cual poder reflexionar”, explica.

Para la investigadora, otra clave de la justicia feminista es la mirada antipunitiva, un aspecto al que prestar atención en un contexto en el que la extrema derecha ha tratado de instrumentalizar las demandas feministas en torno al tratamiento de las agresiones sexuales en el Código Penal. Es significativo que el líder de Vox, Santiago Abascal, hiciera alusión a la violencia sexual desde la tribuna del Congreso de los Diputados en su intervención durante la sesión de investidura del 7 de enero. Lo hizo para soltar, una vez más, un bulo: el de que las violaciones en grupo son cometidas mayoritariamente por extranjeros. “No creo que se pueda responsabilizar al feminismo del auge de los discursos punitivistas”, dice Asiego, sino que, en su opinión, “el feminismo está siendo instrumentalizado y tenemos que estar muy alerta”.

La necesidad de imaginar alternativas tras las sucesivas denuncias en las calles de la “justicia patriarcal” ha llevado hasta el movimiento feminista la preocupación por cómo hacer una “justicia feminista”. Y, pese a que el debate en torno a una alternativa a la justicia patriarcal surge de los movimientos feministas, no: la justicia feminista no es justicia exclusiva para las mujeres.

CASTIGAR MÁS NUNCA ES MEJOR

En 2017, un grupo de mujeres procedentes de diferentes partidos y colectivos en el País Vasco creó un grupo de trabajo desde la perspectiva de género dentro del Foro Social Permanente, que agrupa a sindicatos y asociaciones preocupadas por impulsar el proceso de paz en Euskadi. Recién creado, este grupo lanzó una iniciativa con la que querían reconocer y colocar en el mismo nivel diferentes violencias que se ejercen sobre las mujeres y organizaron “Yo te creo, reconocer la verdad de las mujeres”, un acto celebrado el 8 de octubre de 2017 en Solokoetxe, Bilbao. A raíz de las reflexiones que surgen en este grupo y en este acto, sus impulsoras vieron necesario continuar un trabajo de reflexión y debate, y crearon el Seminario Justicia Feminista en enero de 2019. “Sabemos que existen otros conceptos con los que podemos compartir lazos, como el de ‘justicia no punitivista’, pero nos parecía que ‘justicia’ y ‘feminista’ tenían que ir juntos”, explica Arantza Urkaregi, sindicalista, política y una de las integrantes de este grupo de género.

Mariposas Panorama Justicia Feminista

“Queríamos saber qué características debería tener una justicia que sirva como alternativa a la justicia patriarcal” en un contexto en el que “vemos con preocupación que hay una corriente social que lo que exige es cada vez más penas”. Lo primero que menciona Urkaregi cuando trata de describir las peculiaridades de lo que, a entender de este grupo, tendría una justicia feminista, es la víctima: “El centro de la justicia debería ser la víctima, qué necesita y cómo repararla”, explica.

Además, entienden que la administración de justicia debe ser entendida como proceso en el que entre en juego una dimensión colectiva de la justicia que vaya más allá de la atribución individual de responsabilidades. “La idea hoy es que, cuando ha habido delito, hay una persona que tiene que pagar de una manera individual, y creemos que eso hay que cuestionarlo y revisar el Código Penal en vigor”.

La abogada Pastora Filigrana da una idea reveladora sobre este volumen que rige los destinos de las personas. “El Código Penal es un libro lleno de actos que el poder considera que son delito, porque lo que es o no delito es una decisión política que depende de los contextos”, explica a El Salto. Con eso como telón de fondo, “el Código Penal utiliza una mecánica muy sencilla: ante determinados hechos que se consideran delito, se pone un castigo proporcional al daño que ha causado”. Así, se convierte en un lugar privilegiado para mostrar qué bienes son valiosos jurídicamente, dice Filigrana, para quien esta lógica es “puramente vengativa y consiste en castigar con el mismo dolor un daño causado”.

En ese sentido, el Código Penal utiliza el castigo como herramienta de contención social. “Yo planteo que no se criminaliza solo la disidencia política sino también a las comunidades cuyas formas de vida en sí mismas suponen un desafío al statu quo porque se salen de los marcado. Yo mantengo que se castiga igual al disidente político que al disidente vital. Ahora, ¿cómo abordaría una justicia feminista esta cuestión? Resolviendo los conflictos de una forma que no fuera a través de la venganza. Primero con prevención, luego con mediación y luego, en el caso de que esto fallara, con la restitución de la víctima si han fallado las otras”.

Filigrana llama la atención sobre el hecho de que el castigo no garantiza la reparación de la víctima y tampoco tiene efecto disuasorio, como acreditan varios estudios que analizan casos de países que mantienen la pena de muerte en su ordenamiento. Pero, ¿puede haber justicia sin castigo? Filigrana cree que sí, pero no en el contexto actual. “Difícilmente vamos a conseguir una justicia feminista en un mundo patriarcal”, advierte.

MARIPOSAS REVUELTAS

En julio de 2019, diez mujeres llegaron a un acuerdo con el hombre al que habían denunciado un año antes y retiran la denuncia que habían interpuesto. El acusado era Haritz Varela, exmilitante del partido político Sortu y activista vinculado a diferentes colectivos, entre ellos Donostiako Piratak. Se le acusaba de haber obtenido imágenes de mujeres desnudas valiéndose de su posición referencial en determinados ámbitos. El acusado decía que necesitaba fotografías de mujeres desnudas y hombres desnudos para un proyecto, pero en realidad se guardaba las imágenes para él y todas ellas eran de mujeres.

Cuando dos de ellas, en el verano de 2017, compartieron lo que les había pasado y se dieron cuenta de que podían eran muchas más, empezaron a preguntar. “Nos dimos cuenta de que éramos un montón de mujeres, más de 40, y decidimos organizarnos para hacer público lo que había pasado: así empezó el movimiento de la ‘revolución de las mariposas’”, dice Maddi Anne Txoperena, que explica que el nombre hace referencia al proyecto inventado que Varela usaba para engañarlas.

A partir de ese momento, las afectadas siguen en contacto y diez de ellas acuerdan interponer una denuncia. Lo hacen en febrero de 2018. “Pero, por un lado, veíamos que nuestra denuncia no tenía recorrido y, además, nuestra reflexión fue que no creemos en el sistema punitivo ni nos interesaba pedir ni una condena de cárcel ni una multa”, explica Txoperena. Así que en julio de 2019 retiran la denuncia y llegan a un acuerdo por el cual Varela reconoce lo que ha hecho —“eso era para nosotras lo más importante”— y propone una indemnización que ellas rechazan, además de comprometerse a realizar una terapia.

Amaia Zufía es integrante de Bilgune Feminista y también firmante, como Urkaregi, de la ponencia “La justicia feminista a debate” que se presentó en las V Jornadas Feministas de Euskal Herria celebradas en Durango el pasado mes de noviembre. Zufía cree que este caso es un ejemplo “potente” de cómo se puede llegar a la resolución de un conflicto a través de un proceso en el que son las víctimas quienes marcan sus necesidades y deseos.

En la ‘revolución de las mariposas’ “por una parte, se genera un espacio para que las mujeres que han sido agredidas compartan y que ellas marquen qué necesitan, para que de esta manera se conviertan en sujeto activo”, explica. Por otra parte, esto se acompaña de un trabajo público. “La justicia no es algo que se reparta sino que se construye y, por tanto, no nos sirve simplemente en delegar en el sistema judicial y en el Código Penal, sino que tenemos que construir ese modelo desde nuestra propia agencia y desde la intervención comunitaria”, explica Zufía.

“Justicia feminista pasar de pensar en un castigo a ver qué tipo de cambios hay que hacer para que no se repita”

Ella, que también forma parte del Grupo de Género del Foro Social Permanente, puntualiza, cuando se le piden ejemplos de lo que considera prácticas de justicia feminista, que no se trata de privatizar la justicia ni de eximir de responsabilidad al sistema público. “La justicia tiene una dimensión colectiva y tenemos que implicar a la comunidad cercana en ella”, justifica. Porque, en su opinión, se trata de “actuar transformando la comunidad y desde la comunidad, que tampoco es un espacio idílico”.

“Justicia feminista es una invitación a hacerse cargo, a no tener una actitud pasiva, a ser parte activa del proceso y, a la vez, que eso se pueda traducir en un proceso de reparación. También se trata de dar una respuesta compleja, no es cuestión de dar con la persona que ha causado el daño sino qué contexto ha permitido que se dé eso y cómo se interviene en este contexto. Es pasar de pensar en un castigo a ver qué tipo de cambios hay que hacer para que no se repita. Además, abordarlo desde esta perspectiva nos lleva a generar redes de apoyo”, explica.

VENDA MORADA

Ana sufrió la situación de acoso que denuncia en primero de carrera y hoy estudia un máster. En enero supo que la denuncia, reabierta en febrero de 2019, había sido desestimada en junio porque ella no había acudido a una declaración para la que nunca llegó a recibir la citación. Pese a que la historia le ha acompañado en toda su vida universitaria, no se arrepiente de las decisiones que tomó. “No le denuncio porque le odie, es que no quiero que le pase a ninguna chiquilla más”, explica.

Mientras tanto, este profesor, lejos de asumir responsabilidad alguna, se cree víctima de un linchamiento y, recientemente, ha presentado su candidatura para un puesto de catedrático. Una promoción que, por el momento, se ha paralizado porque la convocatoria de la plaza ha recibido un informe desfavorable por parte de la Junta de la Facultad. Pese a que el Punto Violeta ve en esta paralización una pequeña victoria, advierten de que el informe se basa en cuestiones formales —el perfil no cumplía con la regulación de los concursos de acceso a cuerpos docentes universitarios que exige que las plazas sean abiertas a concurrencia competitiva y no estén hechas a medida de un candidato—, y no tiene en cuenta los testimonios de las alumnas en su contra.

“No ha asumido ninguna responsabilidad; creo que a muchos hombres lo que les pasa es que les cuesta entender que han sido acusados de algo que en su momento era muy normal”, razona Ana. Tampoco se ha hecho cargo la Universidad, aunque, explica, sí lo han hecho algunas personas a título individual, pese a que Ana dice que es un secreto a voces la actitud de este profesor con sus alumnas. “Han visto día a día esto desde 1992, que es cuando se produce el primer caso que conocemos, y nadie ha hecho nunca nada; la presión que estamos viviendo es posible porque ningún profesor dijo nada antes”.

Ella y sus compañeras del Punto Violeta siguen pensando que hay que cambiar la institución y que este caso “ha marcado un antes y un después”. Se ha abierto un melón, dicen, y el proceso sigue.

Maddi Ane Txoperena no esconde las contradicciones que supone tratar de reparar el daño desde un enfoque no punitivista que propone, entre otras cosas, no crear “monstruos”, esos malos permanentes que van a serlo siempre. “Muchas de nosotras entendemos que no se puede demonizar a esta persona pero nos haría mucho daño verle; entendemos la teoría pero las vivencias son diferentes, eso es lo más difícil para nosotras”. Txoperena recuerda el enfado de muchas cuando, desde la izquierda abertzale que había aplicado el protocolo apartando a Varela, se les propone abrir un proceso para que en unos años él pudiera volver a su entorno. “Lo que te sale de dentro es que no quieres verlo nunca más, eso es lo más difícil”, explica.

Relacionadas

Feminismos
Feminismo para todas frente al feminismo de la Escuela Rosario de Acuña

AMA Asturies celebra del 3 al 5 de julio unas jornadas online que seguirán a la programación de la Escuela Feminista Rosario de Acuña, donde hace un año se elevó el tono del discurso tránsfobo.

En el margen
“A los machirulos les diría que tengan claro que las mujeres no les debemos una mierda”

Cuando Maite Alogo empezó a usar las app de ligue se encontró con pautas muy machistas y actitudes hacia su cuerpo racializado que la violentaban. Abrió una cuenta de Instragram para señalar aquellas conductas que denotan misoginia y racismo entre otras opresiones.

Movilidad
“A bici pode servir para cuestionar o machismo"

Ter acceso a unha boa mobilidade é un dereito, mais para algunhas persoas parecera ser unha cuestión de privilexios. O colectivo Mulleres Bicivisíbeis loita contra as desigualdades de xénero no uso da bicicleta.

23 Comentarios
#48919 9:56 11/3/2020

Consiste en dar la razón por no tener pene

Responder
1
0
#48806 13:51 9/3/2020

Qué es? Un disparate
Qué hace? Macharcar tíos en los juzgados hasta sacarles el último céntimo

Responder
4
5
#48719 18:25 7/3/2020

El borrador de Irene Montero bajaba 2,5 años las penas a 'La Manada'
https://www.elmundo.es/espana/2020/03/06/5e616e1bfdddffba978b467e.html
Censura en 1, 2, 3

Responder
3
0
#48738 3:35 8/3/2020

Pero tu has leído el artículo?

Responder
0
2
#48771 21:15 8/3/2020

Yo si, pero está claro que tu no

Responder
1
0
#48849 4:41 10/3/2020

Digo las letras

Responder
1
0
#48701 15:49 7/3/2020

Se menciona en un momento dado del artículo "recibir terapia". Conociendo apenas sólo el contexto de Galicia, desde las instituciones hay poco o nada que ofrecer en este aspecto. Desde la Xunta de Galicia (PP), existe el programa Abramos O Círculo, en colaboración con el Colexio de Psicoloxía de Galicia, fundamentado única y exclusivamente en enfoques cognitivo-conductuales bastante pobres que ignoran aspectos relacionales, familiares, sociales, culturales y cualquier perspectiva o encuadre que no sea el individualismo ideológico neoliberal. Sí que existen dentro de movimentos sociales y espacios activistas y políticos autogestionados algunas propuestas que van desde talleres sobre género, relaciones afectivo sexuales, celos, etc pero hay que buscarlos y las instituciones del estado no dan ninguna información sobre ellos.

Responder
3
0
#48703 16:48 7/3/2020

Y grupos de hombres, por ejemplo. Existiendo varios de ellos en Galicia (ojalá más), desde la consellería de igualdade, el colexio de psicoloxía o el propio programa Abramos O Círculo, no se informaba de absolutamente ningún recurso existente.

Responder
4
0
#48715 17:45 7/3/2020

¿Qué programa va a hacer el PP? Pues uno acorde con su ideología: biologicismo, farmacracia y cognitivo-conductual.

Responder
3
2
#48698 15:28 7/3/2020

Lo peor es ver a sectores feministas jactándose de valores y actitudes masculinas de castigo, venganza, violencia psicológica e incluso física. Con incluso algún suicidio entre sus consecuencias. El feminismo es poner en valor los cuidados o convertir en violentas a las mujeres? Demasiado fanatismo jacobino, poca reflexión y aún menos estrategia.

Responder
5
0
#48716 17:50 7/3/2020

La galleta de jengibre habla de sexo y género. Se puede ser mujer y masculina... O ser hombre y femenino.

Responder
0
2
#48695 13:23 7/3/2020

Los hombres al gulag

Responder
0
8
#48704 17:02 7/3/2020

Ojala te ahogues en tu odio, misándrica

Responder
0
3
#48705 17:04 7/3/2020

Madre mía, como mujer me escandalizo con tu comentario, flaco favor haces a nuestra causa, sobran feministas como tu en nuestra lucha

Responder
4
0
#48711 17:36 7/3/2020

Seguro que ha sido un tío. Trolleo de primaria.

Responder
0
0
#48707 17:05 7/3/2020

. Gulag: invento de tu amado comunismo

Responder
0
1
#48714 17:43 7/3/2020

Y las mujeres a los campos de exterminio nazis, empate !!

Responder
1
0
#48691 12:13 7/3/2020

Enamorado de todo lo que se plantea en el artículo. Siempre me ha sorprendido como desde movimientos sociales, críticos con sistema policial, judicial y penal, no se planteaba nada alternativo ante casos que se daban dentro y, además, se apoyaban sin pudor en el sistema que critican. Incluso casos donde la actitud punitiva era mayor dentro del colectivo que desde la propia justicia con independencia de la persona acusada y su capacidad para evaluar y actuar sobre si misma y sus relaciones. Si a esto se une la autocensura... mal vamos. Precisamente es la superación de esto último lo que más agradezco del artículo, poder hablar sin gritos ni sorderas y buscando las prácticas que tanto predicamos y tanto nos cuesta aplicar. Pienso que este texto es muy necesario y que está escrito con tacto y cuidado. De verdad, gracias por abrir este melón (para mi está abierto ahora aunque se ve que lleva tiempo abierto en otros sitios).

Responder
12
13
#48712 17:38 7/3/2020

Me fascina que haya negativos pero ningún argumento, lo cual por desgracia, diría que confirma lo que dice el comentario.

Responder
1
3
#48717 17:51 7/3/2020

XD

Responder
2
1
#48799 12:48 9/3/2020

Los trolls fachas también le han dado negativos

Responder
0
0
#48850 4:43 10/3/2020

Pues pensé que eran les trolls.

Responder
0
0
#48868 12:58 10/3/2020

Los fachas son siempre los, no vaya a ser que les dé una embolia del esfuerzo por comprender algo.

Responder
0
0

Destacadas

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
Elecciones atípicas con resultados previsibles en País Vasco y Galicia

Los límites de acceso al derecho al voto trastornan unas elecciones a las que los gobiernos de Iñigo Urkullu y Alberto Núñez Feijóo llegan con muchas opciones de reelección. El Bloque Nacionalista Galego puede situarse como segunda fuerza en el parlamento. En el País Vasco, EH Bildu se mantendría como segundo partido.

Migración
Colectivos migrantes piden que el debate sobre regularización llegue al Congreso

El movimiento #RegularizaciónYa saluda que Unidas Podemos se posicione a favor de una regularización extraordinaria, y les invita a dialogar para avanzar en la Proposición No de Ley presentada hace unas semanas y rubricada por la formación, una propuesta que consideran más amplia que la que el partido hizo pública la semana pasada.

Coronavirus
Virus, cerdos y humanos: nuestra adicción a comer animales y sus consecuencias

Entre el 60% y el 75% de todas las enfermedades infecciosas que padecemos los humanos son de origen zoonótico. La comunidad científica alerta de que las epidemias de origen animal, en un 90% de casos relacionadas con nuestros hábitos alimenticios, serán cada vez más comunes.

Racismo
NBA y política, entre la implicación y la ambigüedad

La NBA nunca ha sido ajena a la política nacional e internacional, aunque sí ha sido ambivalente. En algunos casos, el empuje de las estrellas de la liga conduce a la liga a posicionarse; en otros, no hay más que una equidistancia culpable.

Crisis económica
La seguridad jurídica y la “reconstrucción” de la CEOE
Cuando los empresarios hablan de “innovación para salir de la crisis”, lo que vuelven a exigir es que se reduzcan aún más los impuestos a las grandes compañías, que el Estado siga subvencionando sus costes laborales y que se las rescate con fondos públicos.
Editorial
Cuestión de necesidad

Transformar el modelo económico para hacerlo menos subordinado al ladrillo y a la precariedad y mucho más dependiente y volcado en el fortalecimiento de los servicios públicos ha dejado de ser un reto o un horizonte deseable: ahora mismo es una necesidad.

Últimas

Urbanismo
El hotel de cala San Pedro recibe un dictamen ambiental negativo
El proyecto, que supondría la construcción de un complejo de casi 600 metros cuadrados con 11 habitaciones y 22 plazas, se considera “inviable”.
Contigo empezó todo
Los españoles antifascistas presos de la Inglaterra antifascista

En 1945, 226 presos españoles que habían pasado por campos de concentración en Francia acabaron siendo acusados por las autoridades británicas de colaborar con los nazis.

Sanidad
Médicos MIR del País Valencià irán a la huelga desde el 21 de julio

El colectivo de Médicos Internos Residentes (MIR) de los servicios públicos sanitarios valencianos anuncia huelga indefinida a partir del 21 de julio.