Energía nuclear
Por qué la energía nuclear no sirve para frenar el cambio climático I

El lobby nuclear ha estado varias décadas posicionándose como un remedio contra el cambio climático, pero esta fuente de energía demuestra poseer graves problemas en la actualidad: emisiones en todo su ciclo, grandes gastos para aumentar su aportación energética, riesgo de accidentes y problemas en la gestión de residuos, entre otros.

Manual de lucha contra el cambio climático
PX1NME

publicado
2020-01-27 06:35

Los combustibles fósiles son los causantes del cambio climático y este mundo depende abrumadoramente de ellos. Hasta un 80% de la energía que usamos se obtiene con petróleo, carbón y gas. No es fácil cambiar esta situación, pero tenemos una ventaja que hemos de desplegar: disponemos de soluciones tecnológicas para conseguir electricidad con muy bajas emisiones y a igual o mejor precio que las fósiles.

En los últimos ocho años el coste de la energía solar fotovoltaica ha disminuido un 77%. Desde 2014 está en el rango de los combustibles fósiles. La energía eólica marina en un 20%, y el viento en tierra en un 34%. La termosolar de concentración (CSP), una tecnología gestionable, ha caído un 46% entre 2010 y 2018. En la mayor parte del mundo, las energías renovables son la fuente más económica de nueva generación de energía [IRENA (2019), Renewable Power Generation Costs in 2018.

Sin embargo hoy, la principal fuente de generación de electricidad en el mundo es el carbón. Y es así desde hace al menos 30 años. Avanzar con rapidez en la descarbonización de los sistemas eléctricos es un paso esencial para frenar el cambio climático.



Como vemos en la imagen, en electricidad el carbón es el combustible dominante, 38%. El gas es el segundo 23,2%. La participación de la energía nuclear es del 10%. Las energías renovables están casi a la par, 9,3 [BP Statistical Review of World Energy, 2019].

Disponemos de soluciones tecnológicas para conseguir electricidad con muy bajas emisiones y a igual o mejor precio que las fósiles 

En lo que llevamos de siglo, la producción nuclear ha perdido peso en generación eléctrica, y su industria vio en el cambio climático una oportunidad de sobrevivir al parón de la expansión de centrales de los años 80 y al rechazo social tras Chernobyl. Su actividad de lobby en las cumbres del clima ha sido una constante. Se postula como tecnología imprescindible para reducir emisiones, porque es “limpia”, gestionable y por tanto complemento a la eólica-solar, y va a ahorrarnos las enormes inversiones que exigirá la expansión de la electricidad renovable. Esta es la propaganda. Y no les funciona mal, después de todo tienen un fuerte respaldo económico detrás, que les permite ser la voz más alta y más persistente en las reuniones y en los medios de comunicación.

Sin ir más lejos, el Parlamento Europeo aprobó su posicionamiento sobre la Cumbre del Clima COP25 declarándose a favor de la energía nuclear “porque no emite gases de efecto invernadero” pese a la propuesta inicial de rechazarla de diputados alemanes. Al final ganó por la mano el lobby francés, el país con la electricidad más nuclearizada del mundo [El Periódico de la Energía].

Estamos en emergencia climática y el mundo no puede permitirse equivocarse más en sus elecciones. Por eso intentemos evaluar los hechos para responder a la cuestión ¿es la energía nuclear una energía que permita reducir emisiones de CO2 en el mundo?

Nuclear ¿libre de carbono?

Para disponer de una central nuclear se requiere: minería de uranio; enriquecimiento y fabricación de los elementos del combustible; construcción de las plantas (muy intensiva en cemento); operación con recarga periódica de combustible; desmontaje de la instalación cuando no sea operativa; todos los transportes necesarios; almacenamiento de los residuos con distintos niveles de baja y media radiactividad y almacenamiento definitivo de los residuos de alta actividad.

Cuando se considera todo el ciclo de vida se hace evidente que la energía nuclear no puede llamarse una tecnología libre de emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo los estudios disponibles varían mucho en la exhaustividad de su cuantificación. Algunos cuentan solo la construcción y el desmantelamiento como parte del ciclo de combustible, y otros incluyen minería, molienda, enriquecimiento, conversión, construcción, operación, procesamiento, almacenamiento de residuos y desmantelamiento. Para más variación, difieren en si evalúan las emisiones futuras de unos pocos reactores individuales o las emisiones pasadas de la flota nuclear global; si asumen tecnologías existentes o en desarrollo, etc. En consecuencia, el intervalo de resultados que ofrecen es muy amplio: de 1,4 a 288 gramos de dióxido de carbono equivalente por kWh generado (g CO2e / kWh).

Cuando se considera todo el ciclo de vida se hace evidente que la energía nuclear no puede llamarse una tecnología libre de emisiones de gases de efecto invernadero

Es evidente que se debe abordar el desarrollo de criterios formales de estandarización e información para las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a los ciclos de vida nucleares. Criterios similares a los utilizados para la gestión ambiental y la evaluación del ciclo de vida, como ISO 14040 y 14044, pero adaptados exclusivamente a la industria nuclear.

Considerando un valor promedio, las emisiones de gases de efecto invernadero de las centrales nucleares pueden señalarse en 66 gramos de CO2 equivalente por kWh [Benjamin K. Sovacool, “Valuing the greenhouse gas emissions from nuclear power: A critical survey,” Energy Policy 36 (2008): 2950–2963 (disponible online)]. Resulta que emiten el 15% de una central de gas en ciclo combinado. Muy por encima de cualquiera de las tecnologías renovables para generación eléctrica. La nuclear, pues, también contribuye al calentamiento global.

El papel que las centrales nucleares pueda, en todo caso, tener en esta transición es muy limitado. Hoy día es el 10% de la electricidad mundial. Una contribución importante implicaría aumentar significativamente esa cifra. Pongamos por ejemplo desplazar la generación eléctrica con carbón (38%). Habría que multiplicar por cuatro el número de centrales (de potencia media 1000 Mw), es decir hacer unas 1300 centrales nuevas. Afortunadamente, no parece que haya dinero, ni siquiera intención, de impulsar una “avalancha” de proyectos nucleares, al estilo de los años 70 y 80.

Las opciones más claras y seguras para reducir emisiones, son disminuir el consumo energético mediante ahorro y eficiencia, y sustituir el uso directo de combustibles fósiles por electricidad “descarbonizada”.

Continúa en la segunda parte.

Relacionadas

Crisis climática
La Ciudad de México se propone construir uno de los parques urbanos más grandes del mundo

Un arquitecto y responsables políticos esperan que un enorme parque en la Ciudad de México pueda restaurar los sistemas de agua de la región y servir como modelo para otros en todo el mundo. El gobierno espera abrir la primera parte del proyecto de parque para 2021.

Crisis climática
Aviación, el sector que encubre (y multiplica) sus emisiones

La industria aeronáutica asegura que el sector solo causa el 2,4% de las emisiones globales, pero un informe de Stay Grounded eleva la cifra a entre un 5% y un 8%. La Comisión Europea advierte que las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes del sector podrían multiplicarse por ocho hasta 2050.

14 Comentarios
#46931 24:36 4/2/2020

Francamente, he visto falta de fuentes que comparen la cantidad de gCO2 equivalentes de la nuclear con las otras renovables que dice ser "mejor".
Su artículo en este blog carece de algún valor científico, mas allá de ser una mera opinión sin fundamento alguno.

Responder
1
1
santizgzrio 12:50 5/2/2020

Hola,

Hay una enorme dificultad en saber cuales son las emisiones “reales” de CO2e de la industria nuclear (en realidad de todas las tecnologías de generación). Un repaso a las cifras que se han publicado hace que te encuentres rangos desde los 2 a los 280 gCO2e/kWh, pasando por casi todas las cifras intermedias.

Esa disparidad es fruto de que unos consideran todo el ciclo nuclear, otros solo una parte, unos consideran casos concretos de centrales o países, otros amplían el foco, unos consideran la vida útil en 40 años y otros en 60, unos utilizan la media y otros la mediana, etc., etc.

Por eso, en mi opinión, solo se puede hablar de tendencias, a grandes rasgos. Podría decirse que la nuclear emite mucho menos CO2e que el gas y, sobre todo, que el carbón (incluso contando con potenciales tecnologías de CCS), anda en cifras cercanas a la eólica offshore y térmica solar (aunque estas tienen una acusada tendencia a la baja, por sus aumentos de eficiencia) y es mayor que la eólica onshore, la FV y la hidroeléctrica (en su conjunto, aunque el bombeo o la hidroeléctrica de pequeño tamaño la superen en emisiones).

De nuevo, en mi opinión, el metaestudio mencionado en el artículo, el de Sovacool, me parece un buen punto de referencia, unido al que él mismo autor hizo, con metodología similar, sobre renovables en 2013 (pero son antiguos, desde 2008 y 2013 “ha llovido” mucho). Naturalmente ese estudio ha sido criticado, alabado y es polémico (como casi todos), por lo que entrar en discusiones sobre cifras concretas es estéril.

Casi todo el mundo esta de acuerdo con que el futuro mix energético estará dominado por las renovables + almacenamiento. El problema es como hacer esa transición. De momento, y por muchos años, la generación renovable necesita una generación de respaldo y esa (a no ser que se asuma un coste enorme) debe ser, hoy por hoy, no renovable.

Esa generación de respaldo debe ser gestionable y la nuclear no lo es, puede llegar a serlo, pero de nuevo a un coste inasumible por el sistema, por lo que el grueso de la potencia de respaldo debe basarse en el gas (incluida la cogeneración) para poder hacer frente a los picos de demanda o los valles de generación renovable.

Utilizar centrales nucleares que estén continuamente parando y arrancando, funcionando solo a una fracción de su capacidad de planta, además de los enormes problemas técnicos que eso supone, es increíblemente caro.

Para que una central nuclear sea rentable, o por lo menos tenga alguna posibilidad de serlo, tanto técnica como económicamente, debe funcionar el máximo tiempo posible que pueda. Eso significa que puede funcionar muy bien como potencia base, pero falla como respaldo.

La opción de gas, aparentemente, con cuentas del Gran Capitán, parecería que sería más emisora de CO2e pero en realidad no es así ya que aunque emite más CO2e por kWh, funcionaria muchas menos horas que las centrales nucleares. Y si tenemos en cuenta que ese respaldo sería temporal, hasta que las renovables + almacenamiento, pudieran hacerse cargo de todo el sistema o de la inmensa mayor parte de él, su cierre o decomisión es mucho más fácil y barato.

Con todo esto no creo que haga falta entrar en la generación de residuos radiactivos o el peligro potencial de una central nuclear. Utilizando únicamente criterios económicos y de gestión del sistema eléctrico, ya se comprueba que la opción nuclear no es viable.

Pongamos el ejemplo de España, hoy por hoy, nuestro mix tiene un gran componente nuclear, cercano al 20%, pero se necesita potencia de respaldo, sobre todo gas y, cada vez menos, carbón ya que, repito, la nuclear NO es potencia de respaldo. ¿Cuál es la opción pronuclear? ¿Mantener el mix como esta? ¿Aumentar la vida de las centrales nucleares, en contra de sus mismos operadores, expropiándolas o subvencionándolas con enormes cantidades de dinero para compensan sus pérdidas? ¿Empezar a construir centrales nuevas, aunque tarden 10-15 años en conectarse a red y sean económicamente ruinosas?

No sé, me gustaría ver una propuesta concreta, razonable, sobre el beneficio de mantener o ampliar la capacidad nuclear frente a la actual tendencia contraria. A ser posible con algunos cálculos sobre costes y viabilidad. Una alternativa al actual borrador del PNIEC (bastante pacato, por cierto) donde la nuclear, en vez de ir desapareciendo, tenga un protagonismo estelar.

Un saludo

Responder
1
0
santizgzrio 13:59 4/2/2020

Hola,

Más para entretenerse que por otra cosa, ya que es una opción totalmente descartada por la inmensa mayoría de expertos, se pueden hacer unos cálculos sencillos.
Según el “libro rojo” que publican la IAEA y la NEA, en su última edición, hay reservas de uranio para unos 130 años, con el nivel de consumo de la industria nuclear de 2016.

Bien, en ese año había, según que fuentes se consulten, entre 390 y 392 GWe de potencia nuclear instalada. Haciendo una operación matemática, si se instalasen 1.300 GWe adicionales, pues habría reservas de uranio para 25/26 años.

No sé, muchos de los partidarios de la energía nuclear parecen olvidarse de que no es una energía renovable y/o lo fían todo a los hipotéticos “reactores rápidos” del futuro o cosas así.

También parecen “olvidar” que las centrales nucleares no son todas iguales. No es lo mismo, por ejemplo, la central de Olkiouluto 3 o Flamanville 3 (si se terminan de una vez) que la de Metsamor en Armenia o alguno de los RBMK aún en funcionamiento en Rusia.

De todas formas, el futuro nuclear se ve negro incluso entre los más pronucleares. Si consultamos las predicciones, siempre optimistas, de la OIEA, esa organización pronosticaba en 2010 que para 2030 la energía nuclear representaría el 18% de la generación de electricidad en el mundo. En 2019 ya hablaba de que seria entre el 8/11% (repito, una fuente muy favorable a la nuclear y tradicionalmente muy optimista en sus predicciones).

Es interesante seguir los informes anuales de las diferentes agencias u organismos vinculados con la energía. Sin casi excepción, cada año que pasa, sus estimaciones sobre la participación de la nuclear en la generación eléctrica futura, van descendiendo.

Por lo que, sí, tenemos energía nuclear para décadas y décadas, pero poco a poco se va a ir quedando como una reliquia residual en el mix de generación y el foco de generación de esa energía pasa de los países desarrollados hacia los países en desarrollo o menos desarrollados.

Por desgracia, las regulaciones de seguridad y las exigencias en la fiabilidad de la construcción, etc., son mucho más laxas en esos países, con lo que eso puede significar para el futuro.

Si se aplicasen regulaciones similares a las de Finlandia, muy exigentes en calidad y seguridad (y que supongo que en eso estaremos de acuerdo detractores y partidarios de la nuclear. En que las regulaciones deben ser exigentes), además de tener que cerrarse decenas y decenas (yo más bien diría que centenares) de reactores en funcionamiento), muchos de los que están en construcción o planeados, no se harían.

Un saludo.

Responder
0
3
#46647 14:59 31/1/2020

Pero este señor de donde saca esos datos. Según el IPCC (2014) las emisiones de CO2/kWh de la energia nuclear es 12, no 66. Esta al nivel de la energia eolica y bastante por debajo del resto de renovables y fosiles. Creo que merecemos articulos con un poquito más de calidad, lo que viene siendo periodismo

Responder
1
3
#46584 14:28 30/1/2020

Espero que la segunda parte matice un poco, porque existen diferencia entre fisión y fusión, entre usar uranio o torio y entre sistemas de seguridad activos y pasivos para prevenir accidentes nucleares. Si bien es cierto que con el cambio climático la supuesta garantía de "seguridad"se ve logicamente mermada por la alta posibilidad de catástrofes, hay que explayarse un poco más en los datos y profundizar en las opciones si se quiere obtener una visión completa y objetiva. Sobre todo porque eso es informar. Otra cosa es que yo a nivel personal prefiera el decrecimiento y dejarme de tanta tecnología:
1) Porque, por mucho que funcione con energía solar o eólica, requiere de baterias de litio. Por ese mineral quieren destruir y contaminar parte del desierto de Sonora, México, e inconscientemente con todo el rollo de las renovables estamos impulsando esa industria extractiva.
2) Porque la tecnología nos tiene atados como niños malcriados a realidades ficticeas que no nos dejan vivir el aqui y ahora.

Me voy a contemplar un arbol. Paz

Responder
2
1
#46454 19:33 28/1/2020

Un artículo muy endeble. Empezamos mal si para desacreditar una posición que no le gusta al autor, este lo primero que hace es decir que los partidarios de las nucleares es que poco menos que están pagados o forman parte del lobby. En estos momentos hay un buen número de activistas ecologistas (muchos de primera hora) que aportan argumentos científicos depeso para defender el uso de las nucleares. El artículo parece parvulito.

Responder
4
4
#46430 12:08 28/1/2020

Menuda demagogia barata...
La energía nuclear es la muleta a la energía verde, no he visto ningún huerto solar ni parques eólicos que produzcan lo mismos W/m2 que la nuclear.
La autora del artículo debería informarse sobre la producción de placas solares fotovoltaicas, la extracción del telurio no es "eco-friendly" por lo hablar de todos los procesos que que se utilizan para montar un aerogenerador.

Responder
5
4
#46426 11:38 28/1/2020

Es lamentable ver el poco nivel de los articulos. En los comentarios recuerdan que lo que se vende como verde contamina. No se es de izquierdas por seguir mantras para formar parte del ideario. En ocasiones se tiene que dejar de lado para ver la realidad

Responder
5
6
#46411 9:48 28/1/2020

La energía nuclear de FUSIÓN solventará todas esas objeciones. En treinta años la tendremos implementada a un coste ínfimo.

Responder
2
4
#46516 16:15 29/1/2020

. . . Ay , el tecno-optimismo ™ y los coches voladores, y si no, pues terraformamos Ganímides o algo ~

Responder
3
1
#46408 2:02 28/1/2020

Viva la energía nuclear , lo demás está para acompañar de atras

Responder
4
5
#46388 20:51 27/1/2020

Muy bien todo pero, ¿has contado las emisiones de la minería, creación, instalación, mantenimiento y reciclaje de las renovables (si es que realmente se recicla el 100%)? ¿Su vida útil? ¿Y has contado con la alta toxicidad del aceite de las termosolares? Y ya puestos has comparado el número de accidentes de nucleares como de termosolares, biomasa, hidráulicas... con los de las nucleares que se pueden contar con los dedos de las manos? Y ya que te gusta sacar datos, estaría bien saber el número de muertos de las demás fuentes de generación y si tienen los mismos estándares de seguridad que las nucleares. Si se invirtiera más en explorar el tema de la radiación y de los residuos nucleares, ya habría una manera de reducir e incluso eliminar las partículas radiactivas. De echo, ya hay algunos avances, la mayoría provenientes de países favorables en energía nuclear que han invertido dinero en hallar una forma científica de hacerlo. Nadie por muy pronuclear que sea quiere joder la vida a otros o dejar residuos por cientos de años. Y ojo, me parece muy bien el intentar descarbonizar todo, no emitir CO2 y que todo sea reciclable, pero siendo objetivo y realista, para lograr eso hay que ir paso a paso y no querer abarcar todo de un golpe, porque ya lo dice el dicho, "el que mucho abarca, poco aprieta", hay que ir sustituyendo paso a paso en tema eléctrico, de lo que más CO2 emite a lo que menos, primero carbón, después gas, seguido el fuel y por último nuclear. Porque no se puede cambiar todo de golpe y dejar a miles de personas en paro, no todo el mundo puede vivir del periodismo.

Responder
4
6
#46432 12:46 28/1/2020

"Nadie por muy pronuclear que sea quiere joder la vida a otros o dejar residuos por cientos de años." Donde hay pasta a mansalva la empatía por el prójimo cae en picado.

Responder
5
2
#46424 11:35 28/1/2020

periodismo lo que se hace aquí no es, en todo caso opinionismo sesgado

Responder
7
5

Destacadas

Vivienda
Idealista, Look & Find y otras cinco investigadas por pactar precios

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha iniciado un expediente sancionador contra siete empresas vinculadas al mercado de intermediación inmobiliaria por coordinación de precios y otras condiciones comerciales.

Catalunya
El juzgado de Figueres decreta el secreto de sumario en los cortes de la AP7 de Tsunami Democràtic

Más de 200 personas han sido citadas a declarar por la movilización en la Jonquera contra la sentencia del Procés. Los abogados denuncian indefensión y, al menos diez de los investigados, han expresado su intención de no comparecer ante la Policía como acto de desobediencia civil. 

Industria armamentística
Las armas que golpean Rojava vuelan desde Sevilla

Una concentración denunciaba el 18 de febrero ante la planta de Airbus de Getafe la venta de aviones militares de esta compañía a Turquía. Trabajadores y colectivos que apoyan a Rojava recordaban que la guerra contra el Norte de Siria persiste, y que, en gran medida, es así gracias al armamento que procede de Europa.

Sanidad
Sergi Castillo: “Puerta giratoria se queda corto para definir lo sucedido en la sanidad valenciana”

El periodista alicantino Sergi Castillo revela en su investigación La batalla per la sanitat valenciana los entramados de una corrupción sistémica que, durante veinte años, hizo de un derecho un negocio.

Crisis climática
La Ciudad de México se propone construir uno de los parques urbanos más grandes del mundo

Un arquitecto y responsables políticos esperan que un enorme parque en la Ciudad de México pueda restaurar los sistemas de agua de la región y servir como modelo para otros en todo el mundo. El gobierno espera abrir la primera parte del proyecto de parque para 2021.

Últimas

Huelga general
Todavía queda mucha huelga por hacer

Las movilizaciones durante el día 30 fueron masivas, un completo éxito. Sin embargo, la valoración como huelga general es más difusa. Es evidente que los sindicatos no estamos llegando a todas las capas de la clase trabajadora, y esto va en detrimento del modelo de huelga general clásico.

8 de marzo
El movimiento feminista de Sevilla ultima los preparativos para el 8M

La Asamblea Feminista Unitaria de Sevilla desarrolla acciones previas al 8 de marzo y ya ha realizado la convocatoria de la manifestación para la jornada de Huelga Feminista.

Fiscalidad
¿Por qué es buena la Tasa Tobin?

El Consejo de Ministros acaba de dar luz verde a la tasa Google y la tasa Tobin, iniciando con ello la tramitación parlamentaria de estos dos nuevos impuestos que desearía ver en funcionamiento cuanto antes.

Humor
Terraplanismo

Colaboración de Yeyei Gómez para El Salto.

Humor
La letra pequeña

Trigésimo octava colaboración de Mauro Entrialgo para El Salto.

Centros de Internamiento de Extranjeros
Un menor permanece ingresado en el CIE de València a pesar de probar que tiene 16 años

El colectivo CIEs No denuncia que el juez no ha admitido el documento de identidad del ingresado porque llegó partido desde Argelia, aunque la familia asegura que la envió en perfecto estado.