Recogen 370.000 firmas contra Butler y queman una imagen de la filósofa en Brasil

Grupos ultraconservadores brasileños tratan de evitar la visita de la profesora de la Universidad de California a Sao Paulo. Varios manifestantes quemaron una imagen de Butler entre insultos y gritos de “bruja”.  


publicado
2017-11-13 10:20:00

Grupos conservadores brasileños reunieron más de 370.000 firmas que solicitaban cancelar una visita de Judith Butler a Sao Paulo. Entre los motivos alegan que “sus libros quieren hacernos creer que la identidad es variable y fruto de la cultura”. 

La petición anónima en la plataforma CitizenGo asegura que Butler pretende “deconstruir la identidad humana mediante la deconstrucción de la sexualidad”. “No podemos permitir que la promotora de esta ideología nefasta promueva en nuestro país sus ideas absurdas, que tienen por objetivo acelerar el proceso de corrupción y fragmentación de la sociedad”, dicen en su petición, que desde que se creó el pasado 26 de octubre ha recabado 370.000 apoyos.

La filósofa acudió a Brasil con motivo del seminario internacional que entre los días 7 y 9 de noviembre proponía analizar los desafío que los nuevos movimientos populistas plantean a las democracias. Con el título ‘Los fines de la democracia’, la convocatoria reunió en el centro cultural SESC Pompeia de Sao Paolo a una docena de ponentes.

La caza de brujas contra Butler empezó antes de que pisara Brasil. El mismo día en el que se inició la petición de firmas contra la teórica, la página web del centro cultural recibió un ataque a su página de Facebook: 386 valoraciones negativas en 24 horas.

Pese a la movilización de los grupos conservadores contra la “ideología de género”, ni Butler acudía en calidad de ponente ni el seminario abordaba asuntos relacionados con este campo

Los ataques también han sido directos contra Butler. Mientras la escritora abría el seminario agradeciendo al centro cultural Sesc Pompeia el no haber vetado su presencia, un grupo de personas gritaban en la calle “fora Butler” y quemaba una figura alusiva a la filósofa, entre gritos de “bruja”, crucifijos en mano. Frente a ellos se congregó también un grupo que defendía a Judith Butler. 

La visita de la profesora de Literatura Comparada terminó entre los insultos de varias personas en el aeropuerto de Congonhas, desde donde cogió su vuelo de vuelta. Allí fue, además, insultada y empujada por una mujer. 

Pese a la movilización de los grupos conservadores contra la “ideología de género”, ni Butler acudía en calidad de ponente ni el seminario abordaba asuntos relacionados con este campo. Judith Butler participó en la apertura y el cierre del simposio en calidad de organizadora, ya que el evento estaba enmarcado en un ciclo de conferencias internacionales que organiza la Universidad de Sao Paulo en colaboración con la Universidad de California, a la que pertenece Butler.

Cierre del 'Queermuseum'

Pese a la polémica que los ultraconservadores han conseguido generar en torno a la visita de Butler a Brasil, esta vez la organización del seminario no ha cedido a las presiones, algo que Butler agradeció en la apertura del seminario el día 7 de noviembre. 

Sin embargo, esta estrategia sí ha servido en otras ocasiones. A mediados de septiembre de este año y tras una movilización que, como esta, incluía insultos y acusaciones, la exposición Queermuseum era cancelada un mes después de su inauguración.

La muestra en el estado de Porto Alegre, que proponía un recorrido por la cultura queer brasileña, suponía un fomento de la blasfemia y una apología de la zoofilia y la pedofilia según sus detractores. Detrás de la movilización contra la muestra que reunía el trabajo de 85 artistas estuvo entonces el movimiento neolibreral Movimiento Brasil Libre. Santander Cultural cedió a las presiones y optó por cerrarla.

Butler, autora de libros como El género en disputa. El feminismo y la subversión de la identidad (1990), Cuerpos que importan. Sobre los límites materiales y discursivos del sexo (1993) y Deshacer el género (2006), es un referente de los estudios de género y de la teoría queer.

0 Comentarios

Destacadas

Narcotráfico
¿Y si los cárteles mexicanos fuesen una ficción?

Oswaldo Zavala es una voz discordante en México. Zavala señala al capital transnacional y en  como principales beneficiarios del clima de violencia durante la ‘guerra contra el narco’.

Laboral
El conflicto en Boyacá pone patas arriba la distribución de prensa diaria en Madrid
La plantilla de falsos autónomos protesta por el despido del 50% de los trabajadores y la bajada de sueldos propuesta por la compañía. Los kioscos madrileños llevan tres días sin recibir la prensa diaria con normalidad.
Democracia participativa
E-democracia: la innovación democrática que no termina de arrancar

Varios países han avanzado mucho en la participación ciudadana a través de mecanismos de e-información, consulta y toma de decisiones. Sin embargo, sus expertos alertan de la dificultad de implicar a la ciudadanía en herramientas que pueden hacer de dique ante la progresiva reducción a lo representativo de la política institucional.

Historia
Elizabeth Magie, la mujer que inventó el Monopoly para denunciar el capitalismo

Elizabeth Magie, la poco conocida inventora del juego de mesa Monopoly, se habría encerrado a sí misma en la cárcel si hubiera vivido para ver la gran influencia que ha alcanzado la actual versión tergiversada de su juego.

Francia
Macron y la impostura de la selección francesa

El presidente francés Emmanuel Macronha decidido seguir jugando al juego europeo de la incontinencia populista con respecto al tema de la inmigración.

Últimas

España no es (solo) blanca
Lucía Asué Mbomío: “Que al feminismo se le tenga que apellidar ‘interseccional’ significa que no cuentan con nosotras per se”

Camino de convertirse en una de las caras más conocidas de la comunidad afroespañola, aunque rehúya esa condición, la periodista Lucía Asué Mbomío indaga en la comunicación.

Deportes
Ahora Madrid y la remunicipalización simulada de los polideportivos público-privados
1

Alegando el mantenimiento de los puestos de trabajo —que continúan precarios— y la ficción de colocar un administrador público al frente de cada entidad, el ayuntamiento simula una inexistente remunicipalización de servicios en cinco polideportivos municipales.