Violencia machista
#Cuéntalo, memoria colectiva de la violencia machista a partir de tres millones de tuits

Un texto de Virginia P. Alonso y un tuit de Cristina Fallarás prendieron la mecha de #cuéntalo, etiqueta que generó cerca de 3 millones de tuits en dos semanas. En ellos se contaron 50.000 historias personales, entre ellas 5.000 asesinatos, 7.000 violaciones y 14.000 agresiones sexuales. El trabajo de archiveros y periodistas ha convertido las cifras en datos para recuperar la memoria colectiva.

#Cuéntalo Visualización
Visualización de datos de #Cuéntalo

publicado
2018-12-14 06:00:00

Un artículo y un tuit.

Así empezó #cuéntalo, la etiqueta con la que miles de mujeres narraron sus historias de violencia machista. El artículo lo firma Virginia P. Alonso, codirectora de Público, el 26 de abril de este año, día en que se hizo pública la sentencia de La Manada. Se titula La ‘no’ violación y empieza así: “Eran ocho o diez tipos, aunque a mí me parecieron cincuenta en el momento en el que tomé la decisión de levantarme y salir corriendo, y cincuenta mil a medida que me agarraban, levantaban la falda, sujetaban y manoseaban, mientras se reían y balbuceaban cosas que no entendía. Salí de allí como pude”. 

El tuit es de Cristina Fallarás. Compartía este texto e invitaba a las mujeres a contar sus historias de violencias. Por la tarde eran miles los relatos que se había compartido con el hashtag #cuéntalo.


Hoy se saben los datos: 2.75 millones de tuits en dos semanas. 790.000 usuarias únicas. 160.000 tuits originales. 40.000 historias personales. 11.000 historias sobre otras personas. 60 países.

La historia de esta construcción de memoria sobre violencia machista, explicó Fallarás ayer en rueda de prensa, la inicia el caso de La Manada. El día en que se da a conocer la sentencia “me di cuenta de que la gente no se creía a la víctima y ella tenía que convencernos una y otra vez de que la habían violado”. “Y pensé que tenemos un problema gravísimo, que es que no nos creen porque no lo hemos contado; y no es lo mismo decir ‘estoy en contra de la violencia’ que contar que un diputado del Parlament de Catalunya me envió una foto de su pene a las dos de la mañana cuando yo trabajaba en El Mundo en Catalunya”.

Fallarás pone en valor los mecanismos que activa el testimonio: “Al contarlo vemos que nos pasa a muchas, genera mecanismos de identificación que son irrefutables, que construyen un relato que elimina la posibilidad de decir que las mujeres mienten”.

“A diferencia del #MeToo, #cuéntalo es una historia protagonizada por mujeres anónimas”, dice Fallarás, “una narración horizontal”. “Y pensé, ‘has sido una inconsciente, has puesto a las mujeres a relatar su dolor en una red privada, donde no va a permanecer’”, recuerda.

DE DATOS A MEMORIA

Entre las historias que se relataron en #cuéntalo hay 5.000 asesinatos, 7.000 violaciones, 14.000 agresiones sexuales, 8.000 historias de maltrato, 18.000 de acoso. Se relataron más de 3.500 violaciones o agresiones sexuales a menores de 18 años y más de 1.000 a menores de 12 años. Muchas de ellas, por primera vez. Y, aunque estaban destinadas a lo efímero, la Asociación de Archiveros-Gestores de Documentos de Catalunya se cruzó en el camino. 

Con la idea de extraer datos de una empresa privada (Twitter) para darles utilidad pública, Aniol María y Vicenç Ruiz extrajeron un set de datos de dos semanas. “Estábamos experimentando con herramientas y ya habíamos hecho capturas durante los atentados de Barcelona o el referéndum; la sentencia de La Manada nos puso en alerta y empezamos a capturar el 27 de abril, y nos pasamos dos semanas capturando casi sin dormir”, cuenta Aniol María. “Conseguimos cerca de tres millones de tuits pero no teníamos recursos para analizarlos, entonces contactamos con Karma”.

Con ese dataset de 2’75 millones de tuits faltaba en el puzzle alguien con conocimientos para analizarlos. Entonces, entran en contacto con Karma Peiró, periodista de datos: “Cuando contactaron conmigo ya tenían 13 gigas de información que representaban 2’7 millones de tuits y que se había producido en tan solo dos semanas. Los datos nos sirven para dar relieve a las informaciones, pero solo con los datos no sabíamos los delitos que denunciaban, las palabras más mencionadas, desde qué ciudades se escribían, o si las mujeres de otros países sufrían las mismas agresiones, ni qué edades tenían”, explica.

Por eso contactaron con Fernando Cucchietti, investigador del Centro Nacional de Supercomputación: “Teníamos dos dificultades, por un lado los medios digitales permiten movimientos sociales que dejan una huella muy grande para poder procesarla, la segunda dificultad es que la información que se genera es desestructurada”.

de twitter al común

Fallarás explica que www.proyectocuantalo.org es un proyecto que lanzan ahora a las instituciones. Entre los organismos contactados están la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, el secretario de Estado para las Nuevas Tecnologías, y también los ayuntamientos de Barcelona, Madrid y Zaragoza y con el Parlamento Europeo donde tienen una presentación en febrero.

“Las nuevas tecnologías son imprescindibles para abordar la violencia de género, pero esto no es un proyecto sobre violencias sino de nuevas tecnologías”, explicó. El archivero Vicenç Ruiz habla de “soberanía de datos”. “Por primera vez se puede generar un registro desde la subalternidad, desde abajo; #cuéntalo tiene el objetivo de denunciar la violencia machista pero también es una muestra de cómo todos tenemos capacidad de generar archivo”.

Ruiz llama también la atención sobre cómo esos datos recalan en las empresas privadas y son un recurso a explotar por el capitalismo de vigilancia. Al extraer y dar sentido a esos datos, no solo se recuperan las historias: “Los archiveros ya no somos custodios del pasado sino un elemento para que la ciudadanía defienda sus derechos”, concluye.

Para la periodista Karma Peiró, #cuéntalo da una idea de “la cantidad de dolor que hay en las millones de palabras que vertieron centenares de miles de mujeres”. “Cuéntalo, y su análisis, obliga a exigir a quienes hacen políticas públicas que las reformulen para que sean, de una vez por todas, efectivas”.

NOTA DE LA REDACTORA
Hola. Quizá hayas llegado aquí desde algún rincón de Forocoches o Burbuja de esos que sistemáticamente dicen "las mujeres mienten". A lo mejor eres un señor enfadado de Vox de los que creen que las femihembristas quieren machacar a los hombres. O uno de los autores de los 4.000 tuits anti-cuéntalo que recoge el análisis de los datos que se hicieron públicos ayer —no os preocupéis, vosotros también hacéis archivo—. Quizá simplemente estés debidamente socializado en los estereotipos sexistas que nos dicen eso: que inventamos, que exageramos, que somos histéricas. Y, sí, podemos mentir, así como podemos cometer delitos, ser violentas, claro que sí. Pero en #cuéntalo hay 51.000 historias. Y no es solo eso. Son también las mujeres del #metoo, las artistas de la Caja de Pandora, las periodistas de medios feministaslas actrices argentinas del #mirácómonosponemos o las trabajadoras del Parlamento Europeo, por poner solo algunos ejemplos de los que hemos informado en este medio. Son miles de historias de violencia en diferentes países y sectores. ¿Mienten miles de mujeres anónimas que cuentan historias cuyos patrones se repiten a lo largo y ancho del planeta? "Las mujeres no tenemos tiempo ni ganas de mentir", decía ayer Cristina Fallarás. 

 


Violencia sexual
#MeToo en Argentina: “No nos callamos más”
La actriz Thelma Fardín anuncia, arropada por más de cincuenta compañeras, que ha interpuesto una denuncia contra Juan Darthés por una agresión en 2009.

Relacionadas

Violencia machista
La ‘happy hour’ masculina: el ‘not all men’ ante el suicidio de Verónica
91

Verónica, la trabajadora de Iveco que se suicidó porque se viralizó entre los compañeros de su empresa un vídeo íntimo suyo, murió porque se coordinaron tres perfiles de hombres.

Violencia machista
Las víctimas de violencia de género en pareja denuncian pese al miedo y la precariedad

Un estudio de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género refleja que la mitad de las mujeres están en situación de desempleo o realizan trabajo no remunerado cuando dan el paso de verbalizar su situación de violencia. El 50% declara entre los motivos de no haber denunciado antes el miedo al agresor y un 54% aseguró que dio el paso porque “psicológicamente se encontraba tan mal que tenía que salir”.

Muerte digna
Investigar a Ángel Hernández por violencia de género no merma sus derechos pero desvía el debate
El hombre que ayudó a morir a su mujer, enferma terminal, se ha mostrado “indignado” por la decisión de la titular del juzgado que instruía su caso en favor de uno especializado en violencia de género.
2 Comentarios
#28355 25:46 23/12/2018

A mi me parece tan difícil que haya alguien que no se lo crea. ¿Acaso hay alguna mujer a la que, poniéndonos en lo más flojo que nos puede pasar, no le hayan dicho alguna guarrería, le hayan tocado el culo? ¿Y algún hombre que no haya visto hacer esto? ¿Porqué, si la población masculina no cree que haya maltrato, cuando son padres tienen tanto miedo de que sus hijas adolescentes anden solas?

Responder
0
0
#28057 14:54 17/12/2018

Jajaja me da que vais que tener que hacer el estudio de nuevo, porque estáis contabilizando tweets de maltratos de mujeres hacia hombres como lo contrario (si miráis los tweets del hashtag, la mayoría son hombres contando los maltratos que han sufrido por parte de sus parejas mujeres.

Por cierto, decidle al del big data que recoja el número de casos por denuncia falsa en su algoritmo. No me seáis sectarios por favor.

Responder
0
0

Destacadas

Hostelería
El ‘simpa’ más grande del mundo

Solo en el primer trimestre del año, los trabajadores de los servicios de restauración, salud, cuidado de personas, comercio y protección y los vendedores no han cobrado 380.800 horas extra, según los datos del INE.

Vivienda
Ocho bloques de viviendas para luchar contra la especulación

Edificios del centro de Madrid se unen para evitar las expulsiones de viviendas en alquiler que luego se destinarán a uso turístico.

Violencia policial
Ya se conoce qué agente disparó la bala de goma por la que Roger Español perdió un ojo

El agente responsable del disparo de una bala de goma que hizo perder la visión en un ojo a Roger Español durante el referéndum catalán del 1 de octubre de 2017 ha sido identificado.

Fronteras internas
Denuncian indicios de un nuevo caso de torturas en el CIE de Aluche

Un interno del centro de internamiento para extranjeros de Aluche ha denunciado que la noche del 27 de abril, mientras dormía, un policía le golpeó en la cara “con un objeto”.

Memoria histórica
La página borrada por la Universidad de Alicante y el ‘peligroso’ oficio de historiador
2

Pretenden que en la profesión de historiador actuemos con miedo y con pies de plomo, no sea que vayamos a ofender a la gente. Mal camino si elegimos ese para la libertad de investigación y de expresión.

Infancia
Pediatras recuerdan que su deber es informar ante un caso de posibles abusos

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria recuerda que los profesionales siguen los protocolos marcados cuando atienden casos de abuso infantil y muestran su apoyo a la pediatra Narcisa Palomino.

Últimas

República
Una nueva consulta republicana tomará el centro de Madrid el próximo 22 de junio
¿Monarquía o República? Un nuevo referéndum popular tomará el centro de Madrid el próximo sábado 22 de junio, en una jornada cuyos organizadores presentan como un acto reivindicativo hacia un proceso constituyente en el que las mayorías sociales puedan “decidirlo todo”.
Movilidad
La comunidad educativa exige al nuevo Ayuntamiento que no cierre Madrid Central

Asociaciones de madres y padres han defendido que la zona de bajas emisiones ha tenido buenos resultados y entra dentro de sus reclamos de colegios sin humos y por una ciudad más limpia y amable.

Humor
Propuesta sensata

Tercera entrega de las colaboraciones especiales de Mauro Entrialgo con El Salto.

Transexualidad
No sé si soy un hombre o una mujer
El binarismo es un concepto muy amplio que atiende a la forma que tenemos de organizar el mundo
Movilidad
¿Dejará Almeida fumar a la infancia madrileña?
2

Quien, por acción u omisión, permite que la población respire aire tóxico atenta contra la salud.

El Salto Radio
[Podcast] La Subterránea#7: Muros como abismos
En la séptima edición de la Subterránea exploramos los muros que componen nuestras sociedades. Muros de cárceles y digitales que nos separan.