Violencia machista
Así intenta el nuevo machismo silenciar a las comunicadoras feministas: “Te rastrearé, te mataré”

Irantzu Varela recibe insultos y amenazas todos los días. Andrea Momoitio tuvo un día cientos de menciones en Twitter con imágenes de mujeres descuartizadas. Alicia Murillo recibió varias llamadas amenazantes después de que su número fuera publicado en Forocoches. El machismo digital atenta contra la libertad de expresión mientras las regulaciones aparentemente neutrales de las plataformas moldean la información que recibimos.

Irantzu Varela Amenaza Twitter 2
Una de las últimas amenazas a la comunicadora Irantzu Varela. David F. Sabadell

Recibió la primera amenaza en 2015 y la última, este domingo. “La primera vez fue en un comentario de uno de mis vídeo de El Tornillo, era uno que se ofrecía a ayudar a quien me quisiera matar; entre las últimas está la de este domingo, en la que un usuario de Twitter me manda una foto de un hombre apuntando con una pistola y el logo de Vox”. Entre medias ha habido insultos, comentarios degradantes sobre su cuerpo, ataques a su libertad sexual.

— ¿Cuántas agresiones crees que has recibido?
— ¿Cada día, te refieres?

Irantzu Varela hace humor, pero la pregunta es seria, y la realidad es que estas agresiones forman parte de su día a día. “Creo que todas las mujeres que decidimos utilizar nuestra voz en cualquier espacio, especialmente en el espacio público, empezamos a sufrir ataques desde el primer momento”, explica esta periodista, comunicadora, coordinadora y fundadora de Faktoria Lila, presentadora del espacio feminista El Tornillo, de La Tuerka, y del programa Aló Irantzu de Pikara Magazine.

“El sistema heteropatriarcal utiliza todas las herramientas, y entre ellas están las redes sociales; lo que hacen es señalarnos, atacarnos, y amenazarnos con el objetivo ejemplarizante que ha tenido siempre la violencia contra las mujeres, que es que nos callemos”, zanja, para explicar cómo el machismo es adaptativo y aprovecha las herramientas que tiene a su disposición.

Varela reportó a Twitter el meme de Vox del que hablaba al principio de este artículo, mensaje que recibió mientras en Andalucía contaban los votos y diputados que tendrá a partir de ahora la extrema derecha en Andalucía. Pero Twitter ha considerado que no es un contenido abusivo. Y ahí sigue.

Irantzu Varela 3
Irantzu Varela: “El objetivo que ha tenido siempre la violencia contra las mujeres es que nos callemos” David F. Sabadell

Andrea Momoitio coordina Pikara Magazine, una revista feminista fundada en 2010. Tras ocho años de periodismo feminista, en la redacción han perdido la cuenta de los insultos y amenazas que reciben las periodistas que firman los artículos. Hace dos años, las coordinadoras decidieron cerrar los comentarios. En su lugar abrieron un foro de debate. “Perdemos muchos comentarios, pero a cambio hemos creado una comunidad interesante en el foro”, cuenta Momoitio.

“La mayoría de nuestras colaboradoras son mujeres y muy activas en redes sociales, y vemos cómo son machacadas”, dice, para explicar la inquietud de la que ha surgido el informe Las violencias de género en línea y sus recomendaciones registrado este martes en el Congreso.

“Creemos que esto está influyendo o va a influir a muy corto plazo en la libertad de expresión; ¿cuántas compañeras van a dejar de colaborar con revistas como la nuestra o van dejar de escribir de feminismo o van a dejar de decir lo que opinan porque la violencia que sufren después es inaguantable?”, se preguntan.

Los ataque a Pikara comenzaron al poco de nacer la revista, pero el primer caso que les hizo ver la dimensión de esta violencia fue el de Alicia Murillo, que en 2012 recibió una avalancha de comentarios insultantes y amenazante por el videoblog que tenía en Pikara, el Conejo de Alicia, por una campaña lanzada desde Forocoches, donde un usuario llegó incluso a publicar el teléfono móvil de Alicia.

En este caso, YouTube llegó a retirar vídeos de Alicia Murillo en los que mostraba escenas de acoso machista callejero, mientras mantenía los insultos y amenazas en los comentarios a sus otros vídeos. Las agresiones contra ella continúan en la actualidad, y ha llegado a interponer una denuncia ante la policía por un email que contenía amenazas de muerte directas: “Te rastrearé y te mataré. Por cierto, tu ideología es un vómito. Quizás me tome un tiempo, pero te ejecutaré tarde o temprano. Saludos”.

Brigitte Vasallo en 2016, Lucía Mbomío este verano por una entrevista a Iman El Azrak, joven española de origen marroquí que se fotografía con y sin velo o Silvia Agüero Fernández, activista feminista y gitana, también han estado en el punto de mira del machismo digital.

Andrea Momoitio
Andrea Momoitio: “¿Cuántas compañeras van a dejar de escribir porque la violencia que sufren después es inaguantable?” David F. Sabadell

— Y tú, ¿has recibido ataques?
— En mi caso ha ocurrido en momentos puntuales. Un día me encontré con mi Twitter lleno de imágenes de mujeres descuartizadas y mensajes como “Andrea Momoitio, este va a ser tu final”.

Momoitio explica que esos mensajes, más de 500 enviados en un breve periodo de tiempo, procedían de cuentas creadas en ese mismo día y con ese único contenido.

MACHISMO ORGANIZADO

“Puede haber ataques individuales, pero muchas veces las agresiones, incluso cuando son individuales, tienen detrás una estrategia deliberada de dañar determinados discursos o a las personas que los representan”, explica Laia Serra, jurista experta en violencia de género digital y autora del informe presentado ayer.

Por eso, cree que hay que salir de la lógica de que hay una responsabilidad individual tras cada mujer agredida. “Sin exculpar conductas individuales, que pueden ser muy graves, no podemos estar en la denuncia permanente; necesitamos herramientas de prevención, o la posibilidad de atacar los núcleos duros cuando se trata de campañas organizadas, porque ese es el gran daño social”, dice Serra, que cree que “si todas las mujeres denunciáramos las violencias digitales, colapsaríamos el sistema”.

La respuesta habitual, advierte la jurista, puede verse en el mexicano Informe de Luchadoras 2017: la mayoría de las mujeres que sufrieron ciberacoso optó por estrategias de supervivencia como el bloqueo (26,3%), ignorar la situación (26,3%) o el cambio o cancelación de su cuenta (13,9%). Informar a un tercero (11,3), confrontar a la persona (5,6%), denunciar ante la autoridad (4%) o tomar otras medidas (4,2%) son opciones minoritarias.

“No he interpuesto denuncia nunca, porque si no se considera que violencia es que te penetren 11 veces en 18 minutos entre cinco hombres… ¿cómo van a considerar violencia que te llamen zorra malfollada feminazi?”, dice Varela, que sí confía en la denuncia colectiva. “No son locos ni están aislados, son supermachistas y están organizados en foros visitados por millones de personas que no solo dan cobertura sino que impulsan estos ataques”, advierte Varela. “Forocoches o Burbuja son espacios donde se puede amenazar abiertamente a las feministas y reciben aplauso, y nosotras amenazas”.

COLONIZAR EL DISCURSO

Para Serra, la preocupación no es solo el daño individual a las mujeres sino que la violencia en línea contra comunicadoras tiene la intención de influir en la discusión pública. Estas violencias tienen un componente político y buscan “expulsar a mujeres que cuestionan las hegemonías”, asegura. Serra habla de “colonialismo digital” para referirse a cómo las plataformas “deciden qué se pueden colgar, qué se retira y qué no, con lo que censuran y son parte de la eliminación de contenidos feministas”.
Laia Serra
Laia Serra: “Muchas de las agresiones tienen una estrategia deliberada de dañar determinados discursos” David F. Sabadell

Por ejemplo, el vídeo que narra una violación de una joven de 16 años por 30 hombres fue eliminado de la página de Facebook Spanish Revolution en dos ocasiones, como denunciaron sus gestores en noviembre. Y Facebook alegó que lo hizo por las denuncias de otros usuarios. Facebook ya había censurado el monólogo No solo duelen los golpes de Pamela Palenciano en marzo de 2017.

En 2016, las instituciones europeas lograron que las principales plataformas —Facebook, YouTube, Twitter, Instagram— se acogieran a un código de conducta en el que se comprometían a eliminar contenidos identificados como discurso de odio. “¿El discurso machista es discurso del odio? Yo creo que sí”, dice Serra, que recuerda que desde 2015 instituciones como Naciones Unidas están empezando a dimensionar el estudio de los Derechos Humanos en internet, por lo que cree es el momento de plantear los debates que incluye el informe.

“Lo que pedimos es información para poder conocer la dimensión real del problema que, por lo que nosotras sabemos, afecta a muchas comunicadoras”, dice Andrea Momoitio, que, como Irantzu Varela, no ha denunciado ante la policía estas agresiones porque, insisten, no quieren plantear una vía punitivista sino contribuir a que algunos debates se abran o se hagan más complejos.

— Irantzu, ¿te censuras desde que recibes amenazas?
— Bueno, yo me he quedado con ese lema feminista de que como nos han quitado todo, nos han quitado hasta el miedo. Pero resulta muy difícil no tener en cuenta cada vez que publicas algo que hay gente que digas lo que digas te va a insultar y amenazar.

Tecnología
La libertad de expresión no puede ser un servicio premium de Google y Facebook
Facebook tiene la capacidad de organizar la sociedad de tal forma que puede permitirse eliminar la publicidad y las noticias, bases sobre las que se ha construido la esfera pública en las últimas décadas.

Relacionadas

Violencia machista
Confinadas con su agresor o a la intemperie de la calle
Aumenta el número de mujeres mayores de 60 años y mujeres sin hogar víctimas de violencias machistas. Serán de los últimos colectivos en recuperar una supuesta normalidad.
Infancia
Expertas avisan de que la Ley de Infancia olvida el abuso sexual intrafamiliar
Algunas de las medidas contempladas en el Anteproyecto de Ley Orgánica de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia dejan la puerta abierta al introducir el síndrome de alienación parental, un síndrome acientífico y desaconsejado por el CGPJ.
8 Comentarios
#34232 15:11 14/5/2019

Normalmente son adolescentes con nula empatía que siguen esta moda del "antifeminismo" como borregos, cada vez más subnormales

Responder
0
0
4ruidosos 10:06 8/12/2018

Eso son, muchos 'pocos' ruidosos financiados que con sus acolitos adolescentes colapsan espacios con sus intervenciones machistas. No hay que callarse, cada minuto que seguimos señalando las cosas es un minuto menos para que ese grupo social activo contra la lucha de mejoras sociales quede impune y se imponga al resto.

Responder
5
2
#27278 2:09 6/12/2018

Irantzu Varela avisa de que esto es una guerra de forma constante y dice textualmente q el miedo va a cambiar de bando. No entiendo, ella se pasa días amenazando todo lo que tenga rabo. Eso sí, mucho miedo no da.

Responder
19
29
#27316 17:02 6/12/2018

Eres un mezquino

Responder
16
14
#27432 23:48 9/12/2018

Ustedes sí que dan asco

Responder
5
3
Carlos 19:40 5/12/2018

Todo el apoyo a estas compañeras valientes. Uno de los problemas en ese doble rasero de las redes sociales es que hemos entregado esa comunicación a grandes empresas privadas que funcionan bajo los intereses y la lógica de las élites financieras blancas heteropatriarcales, faltan herramientas libres y de gestión colectiva que arbitren de manera más democrática la salud de los entornos en los que nos comunicamos. un abrazo

Responder
19
20
#27236 18:30 5/12/2018

Efectivamente la violencia machista está organizada en las redes y algunos comentarios en este medio lo confirman.

Responder
23
21
Anónima mente 10:36 5/12/2018

Lamentablemente, el odio y el insulto está instalado en todo internet y todos son insultados y vilipendiados. ¿Habéis mirado las repuestas que le dan a Iglesias, Sánchez,Casado o cualquier personaje famoso en sus redes sociales cada vez que escriben? La única diferencia es que ahora se le da más la voz a un colectivo victimista, y ese es el de las mujeres autoproclamadas referencias feministas.

Responder
50
61

Destacadas

Catalunya
En el punto de mira de las patrullas de Mataró
Vecinos de la capital del Maresme han formado patrullas para “hacer frente” a los robos con fuerza y las ocupaciones ilegales que ocurren en el municipio. El Ayuntamiento de Mataró y las asociaciones vecinales se oponen a estas patrullas, en cuyos grupos de Telegram circulan mensajes abiertamente racistas, pero señalan que hay un problema de convivencia y seguridad que requiere una respuesta compleja.
Infancia
El IMV deja fuera a dos millones de hogares en riesgo de pobreza con hijos

El IMV deja fueran al 70% de familias con hijos e hijas en riesgo de pobreza y a un 37% de las que están en riesgo de pobreza severa. Save the Children pide cambios en los criterios de acceso y complementarlo con ayudas autonómicas. La organización estima que uno de cada tres niños estará en situación de pobreza en 2020 si no se toman medidas.

Música
Sara Curruchich: porque fueron somos, porque somos serán

La cantante Sara Curruchich cree “totalmente” que la música y las artes pueden transformar un país y hasta el mundo entero para que sea más igualitario, equitativo y con mayor justicia social. Su disco Somos es un canto a los pueblos originarios de Guatemala, una llamada a abolir las fronteras y un manifiesto a favor de la tierra, “dadora de vida”.

Fake news
Google ha pagado 19 millones de dólares a páginas que difunden bulos sobre el coronavirus

Aunque una línea muy fina separa el bulo de lo controvertido, Google o Amazon salen ganando con el tráfico que generan estas páginas. Un estudio calcula que, durante el coronavirus, varias compañías han financiado con al menos 25 millones de euros la manipulación.

Coronavirus
Sanitarios de A Mariña recogen firmas contra la celebración de las elecciones gallegas
Los profesionales advierten del peligro que se corre si un positivo en coronavirus o cualquier otra persona que esté guardando cuarentena vaya a votar el domingo. Recogen firmas en la zona de A Mariña, totalmente confinada, para mostrar su descontento ante la medida.
Opinión
Una breve radiografía crítica de las elecciones gallegas

Si todo sigue el guión previsto, Feijóo volverá a ser presidente de la Xunta de Galicia. Si hay carambola y gobierna la izquierda, tampoco se esperan grandes innovaciones.

Vivienda
Demanda de inquilinas de Torrejón contra Blackstone, el gigante de los 250.000 millones de euros

El Sindicato de Inquilinas presenta una demanda contra las cláusulas abusivas que la mayor compañía inmobiliaria del planeta, Blackstone, incluye en los contratos de decenas de familias en Torrejón de Ardoz (Madrid).

Educación
Volver al futuro: la inclusión en las coronaescuelas
El Conseller de Educació ya ha adelantado cómo será la vuelta al cole en el País Valencià, igual que ha asegurado que se contratará a más personal y que se “ha aprendido mucho” de la pandemia. En Elche, docentes y familias de escolares pertenecientes a grupos vulnerables reflexionan sobre las dificultades del pasado para configurar sus demandas del futuro.
Black Lives Matter
Coches contra manifestantes: se extienden los atropellos contra activistas de Black Lives Matter

En las últimas semanas han sido decenas los conductores que han acelerado sus coches contra grupos de activistas de Black Lives Matter. Mientras, circulan por las redes memes y bromas sobre atropellar manifestantes. 

Últimas

Opinión
Fuera fascistas de nuestras fábricas

El anuncio de Vox de que se plantea la creación de un sindicato no debería pasar desapercibido si no queremos que ocurra lo mismo que en Alemania.

Iglesia católica
La doble privatización del Patio de los Naranjos
“Yo, desde muy pequeño, jugaba en el Patio de los Naranjos, que me ha cabreado mucho que los curas lo hayan cerrado, porque los niños jugábamos allí, y había pocas plazas.”
Crisis económica
El capitalismo del coronavirus y cómo derrotarlo
Este vídeo trata las formas en las que la actual crisis de la COVID-19 ya está transformando nuestra concepción de lo posible.
Opinión
Queerfobia

En el debate desencadenado por el documento trans- y queerfobo del PSOE se está invisibilizando a las personas queer, y una parte del movimiento trans y de la PSOE se unen en la queerfobia.

Ayuntamiento de Madrid
Redes vecinales exigen a Almeida que se haga cargo de la emergencia social

Al mismo tiempo que todos los grupos políticos aprobaban en pleno los Pactos de la Villa, representantes del movimiento vecinal de Carabanchel entregaban en su Junta Municipal un comunicado crítico con esas medidas sociales que aún no llegan a los barrios.