Trabajo sexual
Trabajadoras sexuales formalizan una sección sindical en Barcelona y otros sindicatos valoran crear más

La Intersindical Alternativa de Catalunya presentó en julio una sección sindical de trabajadoras sexuales. El SAT andaluz, LAB en el País Vasco o CUT en Galicia se han mostrado abiertos al debate para dar cabida al trabajo sexual en sus organizaciones.

Presentación IAC Sección Sindical Trabajo Sexual
Mireia Herrero y Paula Ezkerra, junto a otras dos integrantes de la sección sindical, el la presentación de la sección en julio. La Directa

La Intersindical Alternativa de Catalunya (IAC), una agrupación de siete sindicatos, cuenta con una sección sindical de trabajadoras sexuales en Barcelona. El grupo de 15 trabajadoras, que formalizó su afiliación en julio y después presentó la Sección Sindical de Trabajadoras y Trabajadores Sexuales de la IAC a los medios, se reúne este viernes para retomar una actividad que empezó meses atrás, en enero.

“Son ellas las que se acercan al sindicato y aquí les abrimos las puertas con la idea de que el trabajo sexual puede ser ejercido desde una perspectiva autónoma, independiente y libre”, dice Mireia Herrera, coordinadora de la Federación de Otras Actividades de la IAC, donde se enmarca esta sección.

Herrera ha acompañado todo el proceso en el que, insiste, las protagonistas son ellas. Muchas, explica, tienen una larga trayectoria como activistas por el reconocimiento del trabajo sexual. Hasta ahora, la sección sindical de la IAC no ha encontrado trabas por parte de las administraciones, pese a la polémica que ha generado el anuncio de la inscripción de un sindicato de trabajadoras sexuales en el BOE, que se ha cobrado la dimisión de la directora de Trabajo, Concepción Pascual.

Paula Ezkerra, portavoz de esta sección sindical y activista de la Unión Sindical de Trabajo Sexual, explica a El Salto que las 15 personas afiliadas comparten el haber visto sus derechos constantemente denegados. “Ha habido un crecimiento colectivo, ha habido debate con organizaciones tanto abolicionistas como proderechos, y ha habido un acompañamiento institucional”, dice la trabajadora, que también es consellera de la CUP en Ciutat Vella, Barcelona, para explicar por qué la sección sindical no ha causado la misma reacción que la de la inscripción del sindicato en el BOE.

“Creemos que este proceso tiene que empoderarnos políticamente y hemos decidido que esta organización se haga de la mano con los sindicatos”, asegura Ezkerra, que habla desde Galicia, donde los contactos para crear una sección sindical que comenzaron en Barcelona siguen su curso.

Contactos con otras organizaciones

A la sección sindical en Catalunya podrían seguir otras en diferentes territorios del Estado español, ya que la IAC ha mantenido reuniones con organizaciones de Galicia, País Vasco, Aragón, Valencia y Andalucía.

De momento, tres sindicatos se han mostrado partidarios de abrir el debate para dar cabida a una sección sindical de trabajadoras sexuales con una línea compartida, dice Mireia Herrera, la de configurarse como “un sindicato de clase, alternativo, combativo, y de izquierdas”: son LAB (País Vasco), CUT (Galicia) y el SAT andaluz.

Ana Viqueira, secretaria de Mulleres de la Central Unitaria de Traballadoras y Traballadores (CUT) de Galiza, asistió al encuentro en el que estas organizaciones debatieron sobre la pertinencia de dar cabida a las trabajadoras sexuales con una sección: “Fue un encuentro en el que pudimos aprender, tener la información de primera mano de las propias trabajadoras sexuales, sus demandas y reivindicaciones”, explica a El Salto. Entre las motivaciones que han llevado a su sindicato a abrir las puertas a una sección de trabajadoras sexuales está la “deuda histórica con el trabajo que desempeñan las mujeres”, dice Viqueira.

Trabajo sexual
La descriminalización, el modelo de prostitución que piensa en las trabajadoras
En 2003, Nueva Zelanda aprobó la Reforma de la Ley de Prostitución, con la que descriminalizaba el trabajo sexual. Hablamos con Catherine Healy, fundadora de la NZPC.

Pese a la brecha que el debate sobre la prostitución supone entre las feministas, Viqueira cree que hay que tomar posiciones “para transformar el sindicalismo”. “Estamos abriendo el proceso de reflexión y debate, contando siempre con la voz de ellas porque esto no surge de la nada sino de la organización de ellas”, explica. “Es hora de que el sindicalismo combativo y antipatriarcal se posicione, de no mirar a otro lado, de ser valientes y atender al llamado de una profesión desempeñada por mujeres, que no es algo casual”.

El SAT, por otra parte, ha confirmado a este medio que han mantenido contacto con la IAC y se muestra partidarios de que “cualquier trabajadora se organice”. Según explica José Caballero, secretario de organización, este sindicato debatirá el asunto en un comité nacional que se celebrará a mediados de este mes. “En este momento no hemos planteado ninguna afiliación de trabajadoras sexuales ni tenemos ninguna sección sindical, porque no hemos acordado nada de manera interna, pero sí podemos adelantar que creemos que las trabajadoras sexuales tienen derecho a organizarse como cualquier otra persona”, explica, para combatir cualquier tipo de abuso, no solo laboral. Del mismo modo, el sindicato LAB confirma que tienen abierto ese proceso de debate tras mantener conocer la experiencia de la sección de Barcelona.

Los sindicatos mayoritarios, por su parte, han mostrado un encontronazo de posturas entre el abierto abolicionismo de UGT y la llamada al diálogo de CC OO, mientras que un debate con poca probabilidad de llegar a algún consenso se ha abierto en CGT y CNT.

Sindicato OTRAS y Aprosex

Sobre el sindicato Organización de Trabajadoras Sexuales (Otras), tanto Viqueira como Herrera muestran prudencia al ser preguntadas por el hecho de que entre sus promotores aparezcan dos nombres vinculados a empresas.

Los estatutos y el acta de constitución del sindicato están suscritos por “doña Iris Meza Jaramillo, doña Sabrina Michelle Rivera Sánchez, don Joaquín Pedro Donaire Mateos, doña Andrea Kathleen Degeus, doña Concepción Borrell Bernaus y don Joaquín Alonso Marcos, todos ellos en calidad de promotores”.

Borrell Bernaus, una conocida escort, es administradora de una sociedad junto a José Miguel Joaquín Vicente. Donaire Mateos, por su parte, es el tesorero de la asociación Aprosex, entre cuyas actividades se encuentras “talleres de sexo” o “cursos de inglés para putas”. El Salto ha tratado de ponerse en contacto con esta asociación, que solo ha transmitido que “no haremos más declaraciones hasta la presentación oficial de Otras".

Trabajo sexual
Club Flowers a juicio por explotar a trabajadoras sexuales

Una trabajadora sexual lleva a juicio al Grupo Empresarial La Florida, propietario, entre otros, del Club Flowers, en Madrid.

“Para nosotras sería impensable que un empresario formara parte de la sección sindical, pero desconocemos si esto es efectivamente así en el caso de Otras”, dice Mireia Herrera. “Independientemente del sindicato Otras, sobre el que necesitaría tener más conocimiento, yo creo en los procesos colectivos de la sindicalización de las trabajadoras”, puntualiza Ana Viqueira, quien afirma que, para la CUT, el proceso acaba de empezar: “Hoy es el inicio del proceso, teniendo en cuenta las reivindicaciones que nos traen las trabajadoras sexuales. Esto durará meses, para tomar una decisión antes de que termine el año”.

Relacionadas

Trabajo sexual
Escuchad a las putas
Escuchad a las putas. No las victimicéis. No os creáis superiores a ellas. Saben cosas de la masculinidad y el patriarcado que nunca quisimos oír.
Opinión
Un plan solo para víctimas

El Ministerio de Igualdad ha ampliado el Plan de Contingencia contra la violencia de género para amparar a las víctimas de trata, explotación sexual y “mujeres en contextos de prostitución”, y lo ha hecho sin ponerse en contacto con ninguna organización ni colectivo de trabajadoras sexuales.

Trabajo sexual
Kenia García: “Las trabajadoras sexuales atraviesan una situación nefasta sin ayudas de protección social”

Kenia García, portavoz de la campaña por la regularización de las personas migrantes en el Estado español y miembro del Colectivo de Prostitutas de Sevilla, explica cómo ha afectado la emergencia sanitaria al colectivo al que pertenece y de los avances de la campaña en la última semana.

9 Comentarios
#22729 10:32 10/9/2018

Los puteros y puteras deberían ser tratados por el sistema sanitario. Encontrar la metadona del sexo de pago. Voy con la receta y me dan el genérico. Si tengo más dinero medicamento «de lux». Como un fisio pero en músculos distintos.

Responder
0
1
#22712 18:29 9/9/2018

https://www.vice.com/es/article/594nyz/por-que-la-prostitucion-es-un-debate-abierto-en-el-feminismo

Responder
1
1
#22622 17:46 7/9/2018

El 80% de la prostitución en España es mediante redes de trata de blancas, esto es: contra la voluntad de la mujer, que se ve obligada y explotada por un proxeneta o una banda de ellos. Este es el dato que se suele dar estos días en los telediarios. Sin embargo, si hay un 80% de prostitutas que se ven forzadas a ejercer mediante un acto delictivo contra ellas (y es esto lo que se debe perseguir con todos los medios posibles), quiere decir que hay un 20% que ejerce la prostitución sin ser coartadas ni obligadas a hacerlo. Si la prostitución existe no se puede cerrar los ojos, sin abandonar las medidas y leyes abolicionistas. Si un determinado número de personas ejercen por su propia voluntad y resulta imposible abolir este hecho, al menos que se regule la actividad para que puedan tener unas mínimas condiciones de derechos de todo tipo, empezando por la salubridad, la seguridad, la regulación de su actividad. Esto podría ser abordado desde muy amplios puntos de vista. Incluido el asunto de que hoy por hoy los clubes que acogen el alterne (me refiero al de este 20% no al muy ilegal del 80%) se lucran igualmente de esta gente al cobrarles habitación, cama, sábana y todo tipo de cuestiones de tal modo que en realidad mediante un vacío legal también están cobrando por su sexo igual que un proxeneta, pero sin garantizar unos horarios de trabajo razonable, una seguridad social... en estos locales presumiblemente aún puede haber seguridad e higiene, aunque estas en realidad son más por los clientes que por ellas. Ni siquiera tienen una atención médica, como ocurría por ejemplo en los prostíbulos de la Segunda República. Las que de ese 20% deciden no pagar esos precios y ejercen en la calle o en su casa o en casa u hotel ajeno, puede que se lleven más dinero, pero siguen sin cotizar, tienen inseguridad tanto sanitaria como física, y en fin una serie de de cuestiones que todos podemos reflexionar. Sí, hay que seguir con las medidas abolicionistas, pero no podemos cerrar los ojos ante el 20% que ejerce por su voluntad. Perseguir a los proxenetas del 80%, sí, debería estar haciéndose con tanto ahínco como cuando se persigue a una banda terrorista. Pero, ¿y ese 20%? Mientras las medidas abolicionistas no den resultado habría que reconocer que también son sujetos de derecho. En España la actividad es alegal, el no ubicarla en lo legal o lo ilegal creo que crea un limbo donde la persona se queda desprotegida. Pero la situación alegal combiene al gobierno, la cantidad de dinero negro que se mueve también es dinero, y no olvidemos que los clubes legales que acogen a estas trabajadoras también pagan impuestos. ¿Cuánto saca el gobierno de la actividad alegal? Una pregunta interesante para hacer al gobienro.

Responder
5
3
#22601 11:14 7/9/2018

Interesante lectura sobre el tema. https://www.lamarea.com/2018/09/05/usted-consume-el-fruto-de-la-explotacion/

Responder
2
2
#22744 17:29 10/9/2018

Esto es como cuando nos obligaban a ir a confesar. Otra vez sin poder hacerme ni pajas.

Responder
0
1
terto85 10:34 7/9/2018

En la izquierda tenemos esta discusión hace mucho, y va avanzado poco a poco.

Esta claro (por lo menos para mí), que la abolición sería el ideal, la eliminación de la explotación el mal menor, pero:
¿Hay posibildad de realizarlo?, o ¿voluntad?. Me da vergüenza que un partido - sindicato que se dice de izquierdas (o incluso puede que lo sea), se niegue a legalizarlas y apoyarlas. Dicen que hay que abolir, pero no dan ni un maldito tecleo para avanzar a ese objetivo, ¿y mientras tanto que?.

Mientras tanto, que se escondan, y salgan de calles con luz, que claro, da vergüenza ver, sobre todo, las condiciones en las que viven y trabajan. Mientras tanto que ellas se escondan, o las escondan, mientras seres repugnantes se ríen las gracias por haberlas utilizado; y otros de los que no se me ocurren adjetivos suficientes hacen impunemente explotación, esclavitud y trata con ellas.

No creo que haya dudas de que estas mujeres (en amplísima mayoría), necesitan defensa sobre la situación que padecen. Queda mucho por recorrer, pero nadie las defenderá (¿mejor o nada?) lo que ellas a sí mismas.

Ojalá una gran marea en su defensa algún día, ojalá algún día tengan la posibilidad de llevar a la cárcel a quién las someta a explotación, ojalá algún día su sindicato no haga falta. Pero mientras tanto, al menos, dejalas que intenten defenderse a sí mismas.

Responder
4
12
#22600 11:12 7/9/2018

Ojala los puteros recuperéis la vergüenza.

Responder
10
3
#22728 10:26 10/9/2018

Y las puteras (perspectiva de género). Por cierto también hay mujeres que contratan prostitutas.

Responder
1
1
Krapocho 13:14 7/9/2018

La regularización de la prostitución no evita la trata, sino que la aumenta. Que pregunten en Holanda y Alemania. El camino es la abolición. Hay que presionar a los gobiernos en ese sentido. En Suecia está funcionando y otros países les siguen.

Muy recomendable esta entrevista a Kajsa Ekis Ekman sobre el tema:

https://geoviolenciasexual.com/kajsa-ekis-ekman-lobby-proxeneta/

Responder
14
4

Destacadas

Crisis económica
El Estado pasa de pagar 1.400 millones en prestaciones a más de 5.500 a consecuencia del covid

El SEPE cubrió en mayo a seis millones de personas. El Estado ha aumentado un 330% el gasto en prestaciones respecto al mismo periodo de 2019. Las buenas noticias son que un millón de personas salieron de ERTE el pasado mes.

Laboral
Victoria de las trabajadoras de hogar: el SEPE abonará sus subsidios

El SEPE comenzará desde hoy mismo a abonar los subsidios de desempleo de miles de trabajadoras de hogar que, por estar en un régimen anómalo dentro de la seguridad social, no han visto cubiertos sus derechos durante la pandemia.

Evasión fiscal
Solo ocho de cada 100 inspecciones de Hacienda en 2019 fueron a grandes empresas

La Agencia Tributaria recaudó en 2019 un 4,1% más que el año anterior, pero sigue sin enfocar sus esfuerzos en el principal foco de evasión, las multinacionales.

Reforma laboral
Oskar Matute: “No pudo haber confusión”

En unas votaciones inéditas, el PSOE solicitó anoche repetir la votación a la enmienda para derogar la reforma laboral presentada por EH Bildu. Una hora antes había votado a favor. Con los votos en contra del PSOE, la enmienda para aprobar la derogación de la reforma laboral fue rechazada.

Universidad
La universidad privada se hace cada vez más hueco en la educación superior española

Los datos del Ministerio de Universidades revelan que el número de personas matriculadas en instituciones privadas para estudios de grado ha aumentado en un 22% con respecto al curso 2015-2016, un crecimiento mucho más acusado en el caso de másteres. Expertos y estudiantes alertan de las desigualdades sociales que genera una mayor presencia de la universidad privada. 

Catalunya
Costas limpia con una excavadora la desembocadura del Tordera que dos ayuntamientos estaban preservando

Sin previo aviso, la excavadora de Costas, que depende del Ministerio para la Transición Ecológica, limpió el bancal de arena de la desembocadura del río Tordera, una zona cuyo acceso dos ayuntamientos habían acordado cerrar a los humanos para preservar la fauna que empezaba a albergar tras la tormenta Gloria.

Ocupación israelí
La oposición internacional e interna aplaza el plan de anexión de Netanyahu

El 1 de julio, al contrario de lo que había anunciado y defendido su primer ministro, Israel no inició la incorporación unilateral del 30% de Cisjordania. El plan, que ha sido objeto de críticas por parte de la comunidad internacional y no contaba con el consenso de todo el Gobierno, queda en suspenso. 

Costas
Salvar La Tejita: “Seguiremos atentas a que el proceso sea de paralización total”

Tras la movilización popular se ha echado el precinto cautelar de las obras del hotel. Sin embargo los ambientalistas tinerfeños son conscientes de que queda pendiente el informe definitivo del deslinde, que salve los metros de playa necesarios para que el proyecto sea inviable.

Últimas

Promociones
Disfruta del verano con El Salto
Del 1 de julio al 31 de agosto, suscríbete a El Salto y llévate un cuaderno de diversión de la editorial Alma.
Memoria histórica
¿Por qué España no tiene un museo de la dictadura, la resistencia y la libertad?

Es lo que se preguntan muchos españoles que visitan el Museo do Aljube en Lisboa, capital del país donde pervivió durante casi cuarenta años la dictadura de Oliveira Salazar. 

Coronavirus
Protestas en Badajoz ante la presencia de Felipe VI

La visita de los Reyes de España a Badajoz, con motivo del acto simbólico de restablecimiento de la movilidad entre Portugal y España por la antigua frontera pacense, ha contado con un amplio despliegue de seguridad que, sin embargo, no ha impedido que numerosos manifestantes pusieran de manifiesto su desacuerdo por la presencia del monarca.

Renta básica
La renta básica universal como mecanismo para una política criminal de clase

La renta básica confronta la idea de libertad vacía y puramente formal de las democracias burguesas, presentada como una libertad de elección en los diversos ámbitos de nuestra vida, y que nos dice que somos libres de elegir tal o cual trabajo; somos libres de llevar a cabo tal o cual proyecto de vida; y, por tanto, somos también libres de decidir delinquir o no hacerlo

Laboral
Casi la mitad de los trabajadores temen perder su empleo y siete de cada diez que disminuya su salario
Un informe de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) en colaboración con Comisiones Obreras refleja el enorme incremento de la incertidumbre laboral durante la pandemia.