Ocupación israelí
Microsoft no debería financiar el espionaje israelí sobre los palestinos

La periodista estadounidense Olivia Solon ha informado sobre la financiación de Microsoft de la empresa israelí AnyVision, que utiliza el reconocimiento facial “para vigilar de forma secreta a los palestinos de Cisjordania”.

Cisjordania Luca Piergiovanni
Manifestación en contra de la ocupación israelí el pasado mes de mayo en Cisjordania, Palestina. Luca Piergiovanni
17 nov 2019 05:27

El acto de los activistas palestinos de cubrir sus caras durante las marchas contra la ocupación israelí es una vieja práctica que abarca décadas. El enmascaramiento, a menudo con kufiyas —tradicionales bufandas palestinas que crecieron hasta simbolizar la resistencia palestina—, está lejos de ser una manifestación de la moda. En vez de eso, es una técnica de supervivencia, sin la cual es probable que los activistas sean arrestados en posteriores redadas nocturnas; a veces, incluso asesinados.

En el pasado, Israel usaba tecnologías básicas para identificar a los palestinos que toman parte en las protestas y movilizan al pueblo en diversas actividades populares. Grabaciones de informativos de televisión o fotos en prensa se descifraban al detalle, a menudo con la ayuda de colaboradores israelíes en los Territorios Ocupados, y los ‘culpables’ eran identificados, convocados a citarse con responsables de inteligencia del Shin Bet o arrestados en sus hogares.

Esa vieja técnica fue eventualmente sustituida por tecnología más avanzada, incontables imágenes transmitidas directamente a través de drones israelíes –el buque insignia de la “industria de la seguridad” israelí. Miles de palestinos fueron detenidos y cientos asesinados en los últimos años como resultado de los datos de los drones, analizados con el pujante software de reconocimiento facial de Israel.

Si en el pasado los activistas palestinos se mostraban interesados en mantener oculta su identidad, ahora tienen motivos mucho más acuciantes para asegurar el completo secreto de su trabajo. Considerando el intercambio de información entre el Ejército israelí y los ilegales colonos judíos y sus milicias armadas en la Cisjordania ocupada, los palestinos se enfrentan a la doble amenaza de ser objetivo de colonos armados así como de soldados israelíes.

Cierto, cuando se trata de Israel, una realidad tan lúgubre apenas sorprende. Pero lo que es realmente preocupante es la participación directa de gigantes corporativos internacionales, como Microsoft, en facilitar el trabajo de los militares israelíes, cuya única intención es machacar cualquier tipo de disidencia entre los palestinos.

Microsoft se enorgullece de ser un líder en responsabilidad social corporativa (RSC), enfatizando que “la privacidad (es) un derecho humano fundamental”.

El gigante del software con sede en Washington dedica mucha atención, al menos sobre el papel, al tema de los derechos humanos. “Microsoft está comprometido con el respeto a los derechos humanos”, afirma la Declaración de Derechos Humanos Globales de Microsoft. “Lo hacemos sacando partido del poder beneficioso de la tecnología para ayudar a hacer realidad y a mantener los derechos humanos en todas partes”.

En la práctica, sin embargo, las palabras de Microsoft no están muy en consonancia con su acción, al menos no cuando sus máximas sobre derechos humanos se aplican a los ocupados y asediados palestinos.

Escribiendo para la red estadounidense de noticias NBC News el 27 de octubre, Olivia Solon informó sobre la financiación de Microsoft de la empresa israelí AnyVision, que utiliza el reconocimiento facial “para vigilar de forma secreta a los palestinos de Cisjordania”.
Mediante su filial de capital-riesgo M12, aparentemente Microsoft ha invertido 78 millones de dólares [70,8 millones de euros] en la empresa startup israelí que “utiliza el reconocimiento facial para vigilar palestinos por toda Cisjordania, a pesar del compromiso público del gigante tecnológico de evitar utilizar la tecnología si coarta las libertades democráticas”.

AnyVision ha desarrollado un sistema de software de “vigilancia táctica avanzada”, denominado “Better Tomorrow” (“Mañana Mejor”) que, según una investigación conjunta entre NBC News y Haaretz, permite a los clientes identificar individuos y objetos en cualquier toma de cámara en directo, tal como una cámara de seguridad o Smartphone, y después sigue la pista de los objetivos a medida que se mueven entre diferentes tomas”.

Si la misión de “Better Tomorrow” suena inquietante, adquiere un objetivo realmente siniestro en Palestina. “Según cinco fuentes familiarizadas con el asunto”, escribe Solon, “la tecnología de AnyVision alimenta un proyecto de vigilancia militar secreto por toda Cisjordania”.

“Una fuente dijo que el proyecto es apodado ‘Google Ayosh’, donde ‘Ayosh’ significa territorios ocupados palestinos y ‘Google’ designa la capacidad de la tecnología para buscar personas”.
Con sede en Israel, AnyVision tiene varias oficinas por el mundo, incluyendo EE UU, Reino Unido y Singapur. Considerando la naturaleza del trabajo de AnyVision, y el vínculo intrínseco entre el sector tecnológico israelí y el Ejército nacional, debería haberse asumido que el software de la empresa probablemente se utiliza para localizar disidentes palestinos.

En julio, el periódico israelí Haaretz señaló que “AnyVision está tomando parte en dos proyectos especiales de apoyo al Ejército israelí en Cisjordania. Uno implica un sistema que ha instalado en checkpoints militares por los que pasan miles de palestinos cada día en su camino al trabajo desde Cisjordania”.

Ex empleados de AnyVision hablaron con NBC News sobre sus experiencias con la compañía, asegurando incluso uno de ellos que no vio “ninguna prueba de que las consideraciones éticas condujeran ninguna decisión de negocios” en la empresa. 

Los alarmantes informes llevaron a fuertes protestas por parte de organizaciones de derechos humanos, incluida la Unión por las Libertades Civiles Estadounidense (ACLU, por sus siglas en inglés).

Desgraciadamente, Microsoft continuó con el apoyo sin trabas al trabajo de AnyVision.
Esta no es la primera vez que se coge a Microsoft con las manos en la masa en su apoyo al Ejército israelí o se le critica por otras prácticas poco éticas.

A diferencia de Facebook, Google y otros, que constante y merecidamente están siendo castigados por violar las reglas de privacidad o permitir que la política influya en su agenda editorial, a Microsoft se le ha dejado fuera de las polémicas. Pero, como el resto, Microsoft debería rendir cuentas.

En su ‘Declaración sobre Derechos Humanos’, Microsoft declaró su respeto por los derechos humanos basados en las convenciones internacionales, empezando por la Declaración Universal de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Al ocupar y oprimir a los palestinos, Israel viola cada artículo de esa declaración, empezando por el Artículo 1, que afirma que “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”, e incluyendo el Artículo 3: “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”.

Le costará a Microsoft más que un enlace a un documento de la ONU mostrar respeto verdadero y sincero por los derechos humanos.

De hecho, para una empresa que disfruta de gran popularidad por todo Oriente Medio y en la misma Palestina, un primer paso inevitable hacia el respeto a los derechos humanos es retirar inmediatamente su inversión en AnyVision, sumado a una disculpa hacia todos aquellos que ya han pagado el precio de esa ominosa tecnología israelí.

ZCOMM
Artículo original: Microsoft should not fund Israeli spying on Palestinians. Traducido para El Salto por Eduardo Pérez.
Sobre este blog
El blog de luchas sociales a lo largo del planeta, conflictos internacionales y propuestas desde abajo para cambiar el mundo. El Salto no comparte necesariamente las opiniones volcadas en este espacio.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Ocupación israelí
La oposición internacional e interna aplaza el plan de anexión de Netanyahu

El 1 de julio, al contrario de lo que había anunciado y defendido su primer ministro, Israel no inició la incorporación unilateral del 30% de Cisjordania. El plan, que ha sido objeto de críticas por parte de la comunidad internacional y no contaba con el consenso de todo el Gobierno, queda en suspenso. 

Ocupación israelí
Netanyahu quiere ya para Israel casi un tercio de Cisjordania
Desde que tomara posesión de nuevo como primer ministro, Benjamín Netanyahu se ha fijado como objetivo avanzar en la anexión de territorio palestino, aprovechando una Casa Blanca favorable a los intereses israelíes. El 1 de julio podría incorporar a Israel de manera unilateral el territorio ocupado por 132 asentamientos en Cisjordania y el Valle del Jordán. 
Palestina
53 años tras la Naksa, el virus racista en Palestina e Israel
Tras la Nakba de 1948, la Naksa de 1967 supone una nueva tragedia de matanzas y usurpación inserta en la lógica sionista de maximalismo y voracidad territorial sin límites.
0 Comentarios
Sobre este blog
El blog de luchas sociales a lo largo del planeta, conflictos internacionales y propuestas desde abajo para cambiar el mundo. El Salto no comparte necesariamente las opiniones volcadas en este espacio.
Ver todas las entradas

Destacadas

Racismo
Un estallido antirracista en medio de la pandemia
La ola antirracista que ha desbordado ciudades en todo el mundo bebe de mareas preexistentes: una memoria múltiple de violencias policiales que quedaron impunes, años de resistencia contra el racismo institucional que dicta la exclusión de una parte de la población, y la conciencia de las clases trabajadoras racializadas de su condición desechable en las lógicas capitalistas. 
Sanfermines
San Fermín: una mundanidad imposible

Por primera vez las fiestas de Iruñea se han suspendido por motivos sanitarios, ya que el coronavirus es incompatible con el roce del festejo.

Cuando volvamos a encontrarnos
Vivir en las ciudades más afectadas por el coronavirus

Esperanza Balaguer y Javier Abella residen en dos de las ciudades más golpeadas por la pandemia. Desde Nueva York y San Pablo, comparten su experiencia como emigrantes en medio de la crisis del covid-19.

Últimas

Promociones
Disfruta del verano con El Salto
Del 1 de julio al 31 de agosto, suscríbete a El Salto y llévate un cuaderno de diversión de la editorial Alma.
Ley Trans
Confluencia Trans exige una ley estatal que garantice la autodeterminación de género
Una treintena de colectivos integrados en Confluencia Trans se movilizan en Madrid por los derechos de las personas trans y para que se apruebe la normativa que garantice la autodeterminación de género.
Costas
Contra el hotel de La Tejita y su mundo: rastros de una lucha ganada

Las que aquí hablan son solo unas pocas voces de las miles que gritaron en La Tejita. El texto bien podría ser anónimo. Esperamos recoger parte del sentir común.