Crisis climática
El covid-19 y el descenso de las emisiones de CO2

Las medidas del covid-19 nos han situado momentáneamente en niveles de emisión del 2006, muy lejos aún de cero emisiones netas.

45 días a la sombra - 8
Globalmente, el descenso de emisiones de CO2 por la pandemia se sitúa entorno al 4%. David F. Sabadell

Investigador del CNRS francés sobre modelos climáticos y colaborador del proyecto Senitel-5 de la ESA




2 jun 2020 04:07

Empiezan a aparecer las primeras publicaciones científicas que cuantifican la reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2) debido a las medidas de confinamiento durante la pandemia del covid-19. Durante la crisis sanitaria hemos observado cómo las medidas por satélite, que estiman las emisiones de gases como el dióxido de nitrógeno (NO2) y de aerosoles (partículas microscópicas suspendidas en la atmósfera), indicaban una disminución importante de las emisiones antropogénicas —aquellas debido a la actividad humana— en las zonas y fechas correspondientes al confinamiento en cada uno de los países afectados. Con todo, aunque existe una correlación entre las emisiones de dióxido de nitrógeno y el uso de combustibles fósiles, la estimación cuantitativa de las emisiones de CO2 hace uso de múltiples fuentes de información.

La importancia del dióxido de carbono se debe a que es el gas de efecto invernadero que más contribuye al cambio climático, seguido del metano. En el caso de dióxido de carbono, al ser un gas con un tiempo de vida medio en la atmósfera mucho mayor que el dióxido de nitrógeno o los aerosoles, una sola imagen de satélite posee contribuciones debidas al transporte atmosférico superpuestas a las emisiones naturales y antropogénicas, y se necesitan técnicas más sofisticadas que la simple visualización de las imágenes para la atribución de las emisiones.

Esta es una de las razones por las que los estudios sobre dióxido de carbono han tardado más en aparecer y se basan en fuentes adicionales de datos. La otra razón, muy importante, es que estos otros datos provienen de las estimaciones y registros de la actividad humana y proporcionan, por tanto, información de las emisiones de CO2 por sectores: consumo eléctrico, actividad industrial, transporte terrestre, transporte marítimo y aéreo, y emisiones en áreas residenciales. Estos datos correspondientes a los meses de confinamiento desde enero a abril se comparan con los datos disponibles para 2019 lo que permite cuantificar el descenso de emisiones. Por otra parte, los datos hasta el 2018 aparecen compilados en la web Global Carbon Atlas.

Un primer estudio en el que colaboran varios centros investigación de todo el mundo, y cuyos resultados preliminares aparecen en el archivo abierto de la Universidad de Cornell, muestra que en el primer cuatrimestre del 2020 las emisiones globales han decrecido casi un 6%, lo que supone un descenso de 542 millones de toneladas de CO2 (Mt de CO2), con notables diferencias regionales y valores de decrecimiento mayores correlacionados con las fechas de confinamiento más severo de los distintos países. Para que el lector se haga una idea de la magnitud del descenso: 542 Mt de CO2, equivaldría a 45 millones de camiones cargados cada uno con 12 toneladas.

 En China la disminución de emisiones ha sido cercana al 7%, con descensos más modestos en Estados Unidos (4,9%) y Europa (3%). Globalmente se sitúa entorno al 4%, lo que equivale a 131,6 Mt menos de CO2 en la atmósfera

Por supuesto este descenso hay que relativizarlo, ya que las emisiones totales de CO2 anuales a la atmósfera son mucho mayores. Se estima que en 2018 alcanzaron la cifra récord de 36.573 Mt. Sin embargo, estos descensos no han sido homogéneos ni geográficamente ni por sectores económicos, aspectos en los que se centra este estudio. Si agrupamos los resultados en cuatro partes diferentes sobre consumo de electricidad, sector industrial, sector de transporte y áreas residenciales y comerciales, podemos entender de donde proceden estos descensos.

Dados los datos de producción eléctrica por país, es posible estimar la fracción de energía basada en combustibles fósiles y de ahí la tasa de emisiones de CO2. Esto permite a los autores una estimación del descenso por países: en China ha sido cercano al 7%, con descensos más modestos en Estados Unidos (4,9%) y Europa (3%). Globalmente se sitúa entorno al 4%, lo que equivale a 131,6 Mt menos de CO2 en la atmósfera. Sin embargo, como decíamos, el consumo eléctrico representa solo una parte de las emisiones totales de gases de efecto invernadero a la atmósfera, siendo el transporte y la industria otras fuentes clave.

Existen, de hecho, un conjunto de industrias tales como la producción de acero, cemento o sustancias químicas, a las que se considera responsables del 30% de las emisiones totales de CO2 (sin contar el uso que hacen de energía eléctrica, ya contabilizado antes). El descenso en el caso de la industria de cemento ha sido considerable: un 20% globalmente y cerca de un 30% en los primeros meses del 2020 en China. Los autores estiman que solo esta industria ha dejado de emitir a la atmósfera 48 Mt de CO2 (de enero a marzo del 2020).

El transporte terrestre contribuye con el 20% de las emisiones de CO2 debido al uso de combustibles fósiles. En este caso, la estimación basada en los datos de movilidad de tres redes de control de tráfico globales (Google, Baidu y TomTom) indican un descenso global (en los 132 países analizados) del 8,3% (135.7 Mt de CO2). En Europa, el descenso ha sido del 22,8%, llegado casi al 50% en Italia y al 40% en España.

Globalmente los resultados indican tres fuentes principales de descenso de las emisiones en términos absolutos: industrias con alto uso de combustibles fósiles, transporte terrestre y consumo eléctrico global

El transporte marítimo de mercancías ha bajado también las emisiones un 15%, aunque el transporte de petróleo ha subido por la bajada del precio del barril. El transporte aéreo ha sufrido un descenso importante en su actividad, principalmente en vuelos internacionales. Este, además de las emisiones de gases de efecto invernadero, afecta al clima de modo indirecto debido a las estelas de condensación que deja en la atmósfera, a la emisión de partículas y a la alteración de las nubes en las capas más altas de la atmósfera. Es por tanto un campo activo de investigación de sus impactos en el clima, tal y como aparece reflejado en los informes del IPCC.

Comparado con las cifras anteriores, no se ha detectado ni un descenso ni un incremento notable de emisiones en zonas residenciales, parcialmente debido a que no incluye consumo eléctrico global ya evaluado. La combinación de zonas residenciales y comercios si indica un leve descenso del 3% en las emisiones de CO2 aunque con mayor incertidumbre que otros sectores.

Globalmente los resultados indican tres fuentes principales de descenso de las emisiones en términos absolutos: industrias con alto uso de combustibles fósiles, transporte terrestre y consumo eléctrico global. Y han sido el transporte marítimo, terrestre y aéreo (por este orden) con tasas del 13,3%, 8,3% y 8%, respectivamente, los sectores con un descenso relativo mayor en las emisiones.

Otro estudio publicado en la revista Nature evalúa el pico de descenso en las emisiones diarias durante el periodo de confinamiento en lugar del agregado de todo el periodo. Y propone un valor del 17% al inicio del mes de abril de descenso diario, mientras que los valores agregados para el periodo completo son compatibles con el estudio anterior.

Es necesario apostar por medidas a largo plazo que permitan un descenso sostenido y continuo de las emisiones durante varias décadas y no solo medidas que cubran un ciclo electoral

Es interesante como los autores nos recuerdan que cumplir los acuerdos de París implica alcanzar una tasa de reducción anual entre el 4% y el 8%. Es decir, el descenso en emisiones experimentado durante el periodo de enero a abril del 2020 por covid-19 es el mínimo descenso anual necesario (sostenido durante varias décadas) para cumplir con el Acuerdo y no superar el umbral del 1,5ºC por encima de los niveles preindustriales.

También indican cómo en muchos países, hasta el momento, las energías renovables no han reemplazado a los combustibles fósiles, sino que se han sumado a estos debido al aumento del consumo de energía, mientras que el transporte en superficie no deja de incrementarse. Recordar además que es posible que exista un efecto rebote y haya un incremento de las emisiones tras el desconfinamiento, como ya existió tras la crisis financiera del 2010 y que se situó en el 5%.

Los datos derivados de la pandemia del covid-19 van a ser una fuente de información adicional a la hora de diseñar políticas de mitigación y adaptación al cambio climático, tanto en el contexto de sociedades con un mínimo consumo de combustibles fósiles, como en la evaluación del bienestar social con parámetros que vayan más allá de la producción y consumo globales. El distinto impacto en las emisiones de CO2 por sectores puede indicar medidas asumibles ya, ahora, para afrontar la crisis climática.

Por ejemplo, el transporte terrestre ha sido un sector clave. Cabe pensar que medidas que aseguren una buena calidad del aire y reduzcan las emisiones pueden adoptarse ahora en las ciudades actuales, incluyendo diseños urbanos que minimizan el impacto ambiental en lugar de maximizar el beneficio privado (por ejemplo, desarrollando zonas que integren en si mismas los diferentes tipos de servicios necesarios y reduciendo así la necesidad de múltiples desplazamientos diarios).

Apostar por productos locales puede reducir un transporte de mercancías que además de contaminar encarece los productos. Del mismo modo, que en los estudios por sectores realizados a tenor del covid-19, la comunidad científica también evalúa emisiones de gases de efecto invernadero por sectores que puedan agilizar los cambios estructurales que permitan afrontar la crisis climática.

Recordar, por último, que las medidas del covid-19 nos han situado momentáneamente en niveles de emisión del 2006, muy lejos aún de cero emisiones netas. Es necesario apostar por medidas a largo plazo que permitan un descenso sostenido y continuo de las emisiones durante varias décadas y no solo medidas que cubran un ciclo electoral. Es necesario por tanto un compromiso de la sociedad en su conjunto.

Relacionadas

Crisis económica
¿Hacia dónde vas, España?

El dictamen de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica establece las bases del futuro post covid-19. Un futuro que trata de acercarse a la Unión Europea y dejar atrás la España del ladrillo y la evasión fiscal, para centrarse en reindustrializar el país y caminar hacia el estado del bienestar. Pero, en medio, se han colado medidas neoliberales, como la mochila austriaca.


Crisis climática
La Tierra podría sobrepasar el umbral de los 1,5ºC en los próximos cinco años

La Organización Meteorológica Mundial publica sus últimas predicciones y señala que, en 2020, la temperatura media será 0,8ºC superior a la media de los años 1981-2010.

Energía solar
¿Un millón de tejados solares en 2025?

La creación de 17.000 hectáreas de tejados solares permitiría abastecer a un sexto de la población española en cinco años. Un estudio del Observatorio de Sostenibilidad sienta las bases para conseguirlo en 2025.

11 Comentarios
#63292 19:50 15/6/2020

Gracias por publicar un artículo tan interesante y educativo.
Deseo felicitar por las respuestas, creo que del autor, a los comentarios aparecidos, son muy ilustrativas y pertinentes.
Gracias

Responder
0
0
#62959 9:25 11/6/2020

Una lectora o lector pregunta acerca de las temperaturas y las emisiones de CO2. La respuesta en términos de temperatura a un cambio en la composición no es necesariamente inmediata. La situación es similar a lo que he comentado acerca de las concentraciones vs emisiones. Las estimaciones que se hicieron en el pasado informe de IPCC indican que una reducción del 8% en las emisiones de CO2 durante solo 1 año (es decir de 3 a 4 veces más descenso que lo que ha supuesto el covid-19) tendría impacto en las temperaturas algunos años después y tan solo de 0.0020 a 0.0025 C. Esto indica como son necesarias medidas importantes que limiten las emisiones antropogénicas y que duren décadas para poder cumplir los acuerdos de Paris.

Responder
0
0
#62843 24:23 9/6/2020

Para clarificar aún más: los datos que remite el lector, son de NOAA, que es institución de estudio de la atmósfera y del océano que mantiene una red de instrumentos que miden concentraciones de CO2 en la atmósfera. Una de las estaciones más representativas del comportamiento general está situada en Mauna Loa, y dicha estación registra un crecimiento anual entorno a 2 ppm en las concentraciones (este crecimiento no proviene de emisiones instantáneas sino de nuestro patrón de emisiones sostenido en los años previos). Si, hipotéticamente, tomamos un descenso del 8% en las emisiones y lo trasladamos directamente a concentraciones estaría entorno a 1.5 ppm, es decir que aún tendríamos crecimiento en las concentraciones ese año. Es por esto que el artículo incide en que es necesario tomar medidas que impliquen un descenso de las emisiones importante y sostenido durante décadas. Además el propio artículo menciona que se espera que exista un efecto rebote y por tanto un crecimiento momentáneo de las emisiones, cuestión que se empieza a observar en China.

Responder
2
0
#62841 24:07 9/6/2020

El artículo explica el descenso de las emisiones de CO2 producido durante la etapa del confinamiento de acuerdo a dos publicaciones científicas que han estimado ese descenso de las emisiones en función de medidas empíricas. Como se explica al principio, el tiempo de vida medio del CO2 en la atmósfera es alto, con lo que un descenso en las emisiones no implica un descenso en las concentraciones. Por otra parte, estamos en un ritmo de crecimiento continuo de la concentración de CO2, como lo que descensos en las emisiones que no sean extensos en el tiempo no tienen efecto en las concentraciones, y de hecho como mucho supondría una desaceleración momentánea del ritmo de crecimiento, pero un crecimiento al fin y al cabo. En resumen, y esto es importante: el artículo no ignora los récords históricos de concentraciones, sino que explica precisamente que el descenso momentáneo en las emisiones no cambia el ritmo creciente de las concentraciones.

Responder
4
0
#62467 18:28 4/6/2020

el artículo ignora que recientemente se han batido todos los récords históricos en la concentración de CO2, con 418.32 ppm

Responder
0
0
#62875 13:00 10/6/2020

En los comentarios #62843 y #62841 he respondido a tu comentario con detalle. El artículo es sobre EMISIONES no sobre concentraciones. En esta misma sección del periódico tienes otros artículos sobre concentraciones de CO2. No dudes en escribir cualquier duda o comentario para clarificar este u otros aspectos que no hayan quedado claros. Gracias.

Responder
0
0
#62923 19:31 10/6/2020

Pues no veo claro como pueden bajar las emisiones durante el covid y al mismo tiempo subir las temperaturas.

Responder
0
0
#62998 16:27 11/6/2020

He intentado responder a esta pregunta más arriba, si hablas inglés te puede resultar interesante leer el enlace: http://tiny.cc/o4koqz donde varios científicos responden a este tipo de cuestión. Las conclusiones son similares a las indicadas en el artículo.

Responder
0
0
#62454 16:02 4/6/2020

lo que me parece incomprensible es que en todo el artículo no se haga ni una sola referencia a que durante estos días se están batiendo todos los records históricos de concentración de CO2. El 25 de Mayo, 418.12 ppm. El 1 de Junio, 418.32 ppm. Pueden comprobar los datos aquí muy fácilmente:
https://www.esrl.noaa.gov/gmd/ccgg/trends/graph.html?fbclid=IwAR0kNGfRGSIMpwlkNWx_bcP-V7yxsvvG2Xr_bGkp6dx_0FLxGf2pUC2pPd4

Es la primera vez en toda la serie histórica que los registros de CO2 de junio superan a los de Mayo, que siempre es el momento álgido del año en la concentración de este gas de efecto invernadero.
En mi humilde opinión, esta es otra prueba evidente más de que el aumento del CO2 depende de la actividad humana (o falta de ella): ya veremos hasta dónde llega este año tras el fin de la "desescalada" en casi todos los países del mundo que más emiten.

Los medios siguen mirando para otro lado. Por lo visto, el suyo no es la excepción.

Responder
0
0
#62932 22:07 10/6/2020

Gracias por tu comentario, pero el artículo es sobre EMISIONES durante 3 meses. Las concentraciones actuales de CO2 son el resultado del patrón de emisiones durante muchos años, por tanto, no tienen relación directa con las emisiones de ahora. Está explicado en detalle en las entradas #62843 y #62841. No dudes en remitir cualquier otra duda. Un saludo.

Responder
0
0
#62224 11:04 2/6/2020

Me parece muy acertado el artículo

Responder
3
0

Destacadas

Coronavirus
Decenas de trabajadores siguen acudiendo a su centro de trabajo sin saber que allí se originó el rebrote de Madrid
Un inmueble de oficinas fue el lugar en el que se dio el rebrote de la capital mientras decenas de trabajadores tienen que seguir acudiendo a él. La Consejería de Sanidad no quiere dar explicaciones al respecto, al mismo tiempo que la empresa dueña del edificio asegura desconocer cuántos trabajadores están contagiados.
Especulación urbanística
Un fondo buitre anida en el centro de Vigo

El fondo norteamericano Autonomy Capital, del que es fundador el ex directivo de Lehman Brothers, Robert Gibbins, compró la deuda del proyecto del Barrio do Cura en 2018. Ahora los vecinos y vecinas piden no ser abandonados ante la especulación urbanística e quiere garantizar su derecho a la vivienda frente a una posible expropiación del gobierno local.

Crisis económica
Estados Unidos y China, en rumbo de colisión

La construcción de China como enemigo es la apuesta política de Donald Trump para su reelección en noviembre. Los movimientos en inteligencia militar dibujan el rastro de una escalada del conflicto desde su faceta comercial y mediática.

La semana política
Colchones y suelos

Fomento anuncia un plan para poner suelo público a disposición del sector privado a coste cero. Ada Colau ofrece 1.200 euros mensuales a los propietarios de pisos turísticos para solucionar temporalmente la necesidad de familias vulnerables. El sector de la inversión inmobiliaria no se inmuta con la crisis, convencido de que nadie va a tocar sus privilegios.

Últimas

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
El Gobierno vasco impide votar a al menos 200 personas en las elecciones del domingo

Tanto si presentan síntomas activos como si se encuentran asintomáticas, las 200 personas que actualmente tienen covid-19 no podrán acudir a los colegios electorales el 12 de julio. Los contactos estrechos de los positivos, otras 500 personas, deberán ir con la papeleta desde casa, si es que la tienen.

Urbanismo
El hotel de cala San Pedro recibe un dictamen ambiental negativo
El proyecto, que supondría la construcción de un complejo de casi 600 metros cuadrados con 11 habitaciones y 22 plazas, se considera “inviable”.
Contigo empezó todo
Los españoles antifascistas presos de la Inglaterra antifascista

En 1945, 226 presos españoles que habían pasado por campos de concentración en Francia acabaron siendo acusados por las autoridades británicas de colaborar con los nazis.

Sanidad
Médicos MIR del País Valencià irán a la huelga desde el 21 de julio

El colectivo de Médicos Internos Residentes (MIR) de los servicios públicos sanitarios valencianos anuncia huelga indefinida a partir del 21 de julio.