El festival J.A.C.A. despliega la bandera anarquista en el arte

Del viernes 8 de junio al domingo 10, la cuarta edición del festival J.A.C.A. ofrece en Madrid un espacio para el arte sin mercado, barreras ni banderas.

Una obra de DosJotas en la edición de J.A.C.A. en 2017
Una obra de DosJotas en la edición de J.A.C.A. en 2017. Byron Maher

publicado
2018-06-07 15:55:00

Un fin de semana dedicado a la creación artística más libre y enfrentada a las convenciones del sistema y del mercado. Es, en una frase, la idea que subyace al festival Jornadas de Arte y Creatividad Anarquista (J.A.C.A.) que desde el viernes 8 de junio celebra su cuarta edición en el espacio sociocultural liberado autogestionado Eko, en Carabanchel.

Entendiendo que el arte es más una herramienta que un fin en sí mismo, una cincuentena de personas vinculadas con la creación en las más diversas formas se encontrarán en tres jornadas, hasta el domingo, en las que la exposición de sus obras comparte espacio con performances, charlas, karaoke, talleres de escritura o recitales de poesía.

Una obra de Juan Delgado expuesta en la edición 2017 del festival J.A.C.A.
Una obra de Juan Delgado expuesta en la edición 2017 del festival J.A.C.A. Byron Maher

Para la organización del festival, “creando espacios como J.A.C.A. buscamos salir de esos circuitos mercantiles, crear nuevos territorios de crítica y reflexión, lugares donde los artistas lancen sus mensajes de forma más directa, cercana, sin elevaciones, sin filtros y contextualizados dentro un espacio político arraigado a su entorno, sin pretensiones elitistas, ni aspiraciones de gran consumo”.

Por ello, en estas jornadas no hay figuras como las del comisario ni se premia a un “artista elevado”, un concepto que provoca alergia entre quienes impulsan J.A.C.A. Tampoco hay, recuerdan, “restricciones a la libertad de expresión”, lo que implica que “toda obra será como quiera el autor con todas sus consecuencias”.

El proyecto artístico J.A.C.A. nació hace tres años, impulsado por el Ateneo Libertario Carabanchel Latina. “Tenemos ganas de que cada año sea un poquito más grande y un poquito más incomoda ante este sistema, que quiere quitarnos algo que va intrínseco a nosotras: el poder crear, disfrutar creando y en libertad”, explican desde la organización.

También subrayan que todo el proceso de organización y exposición es autogestionado, “y cuando nos referimos a autogestionado es que no se financia con dinero de ninguna institución, ni tampoco privado y por supuesto, tampoco con la venta de obras en el mercado elitista del arte”.

Relacionadas

Instituciones culturales
¿Se prohibirá la privatización de museos?

Dejar la gestión de las instituciones culturales públicas en manos privadas no es buen negocio. Así lo entiende la Mesa Sectorial del Arte Contemporáneo, que solicita que no externalizar sea considerado una buena práctica.

Balea Cultural
Sobre Andrei Tarkovski, dialéctica e a revolución do cinema
2
Tarkovski viviu un deses tempos que supoñen unha ruptura por necesidade tendo que moverse entre areas movedizas.
Barcelona
La Barcelona que quisieron hacer olvidar
‘Gestió del caos’ es la historia oral del arrinconado underground barcelonés, y por extensión catalán, durante los últimos años del franquismo, la Transición y hasta los Juegos Olímpicos del 92.
2 Comentarios
#18301 10:08 8/6/2018

Que opináis de la exposición con animales del museo Guggenheim?

Responder
0
0
Alex 15:10 9/6/2018

El maltrato animal nos es arte, es simple y llanamente maltrato.
No verás en una exposición anarquista, obras donde se de cabida al especismo.
¡Salud y anarquía!

Responder
1
0

Destacadas

Vivienda
Barcelona se organiza contra los desahucios en abierto

La plataforma Basta Desahucios Abiertos reúne a 200 entidades de la capital catalana que protestan en contra de estas ejecuciones cada vez más comunes y que consideran ilegales. Frente a ello, los vecinos y vecinas se organizan y reclaman soluciones reales a las administraciones.

Literatura
La espía que me amó... y lo contó en un libro
La novela de espías es aún un género vigente en un tablero global marcado por el auge de la extrema derecha, los atentados del Daesh y la sobreexposición mediática.
Feminismo poscolonial
Silvia Rivera Cusicanqui: “Tenemos que producir pensamiento a partir de lo cotidiano”

Cusicanqui es una de las referentes en el pensamiento subalterno en Bolivia. En su último libro, Un mundo ch'ixi es posible. Ensayos desde un presente en crisis, nos habla de lo ch'ixi como práctica descolonizadora.

Biodiversidad
‘Rewilding’, el planeta reclama lo suyo

La defensa del medio ambiente se ha centrado en conservar lo que tenemos, pero cada vez hay más voces que plantean la necesidad de renaturalizar grandes áreas que han perdido su biodiversidad vegetal y animal. En España aún no se ha hecho, aunque tenemos amplias zonas potenciales.

Últimas

Feminismos
El debate entre abolicionismo y regulacionismo que nos debilita
12

Ese enfrentamiento entre abolicionismo y regulacionismo no solo es un falso dilema, bastante reduccionista además, sino que debilita al movimiento feminista de cara al 8M.

Migración
Japón necesita miles de trabajadores extranjeros

El gobierno de Abe defiende una ley con la que pretende facilitar la entrada de 340.000 trabajadores extranjeros. La medida es confrontada por la extrema derecha que critica que se fomente la inmigración, y por la izquierda, que teme por los derechos laborales de quienes lleguen al país. 

Racismo
Del eslogan a la pura realidad: el antigitanismo es siempre institucional

La realidad sangrante de la brutalidad policial en base al perfil racial/étnico está todavía velada en nuestro territorio a causa de siglos de tabú en torno al carácter represor de las fuerzas de seguridad del Estado.

Memoria histórica
Guadiana Despierta frente a Guadiana del Caudillo

La Plataforma “Guadiana Despierta” convoca una nueva concentración en Guadiana para exigir la eliminación de simbología franquista en su localidad. Tendrá lugar en la Plaza Mayor del pueblo el próximo sábado, día 16 de febrero, a partir de las 17:00 horas.

Precariedad laboral
La plantilla de Navarpluma lleva 15 días de huelga frente a las coacciones de la empresa y la precarización
El comité de huelga denuncia bajadas de salario de hasta 400 euros mensuales, condiciones de control abusivas con cámaras de seguridad y la falta de mascarillas homologadas para las personas que trabajan desparasitando pluma en el taller, la mayoría inmigrantes.