Arte
El festival J.A.C.A. despliega la bandera anarquista en el arte

Del viernes 8 de junio al domingo 10, la cuarta edición del festival J.A.C.A. ofrece en Madrid un espacio para el arte sin mercado, barreras ni banderas.

Una obra de DosJotas en la edición de J.A.C.A. en 2017
Una obra de DosJotas en la edición de J.A.C.A. en 2017. Byron Maher

publicado
2018-06-07 15:55

Un fin de semana dedicado a la creación artística más libre y enfrentada a las convenciones del sistema y del mercado. Es, en una frase, la idea que subyace al festival Jornadas de Arte y Creatividad Anarquista (J.A.C.A.) que desde el viernes 8 de junio celebra su cuarta edición en el espacio sociocultural liberado autogestionado Eko, en Carabanchel.

Entendiendo que el arte es más una herramienta que un fin en sí mismo, una cincuentena de personas vinculadas con la creación en las más diversas formas se encontrarán en tres jornadas, hasta el domingo, en las que la exposición de sus obras comparte espacio con performances, charlas, karaoke, talleres de escritura o recitales de poesía.

Una obra de Juan Delgado expuesta en la edición 2017 del festival J.A.C.A.
Una obra de Juan Delgado expuesta en la edición 2017 del festival J.A.C.A. Byron Maher

Para la organización del festival, “creando espacios como J.A.C.A. buscamos salir de esos circuitos mercantiles, crear nuevos territorios de crítica y reflexión, lugares donde los artistas lancen sus mensajes de forma más directa, cercana, sin elevaciones, sin filtros y contextualizados dentro un espacio político arraigado a su entorno, sin pretensiones elitistas, ni aspiraciones de gran consumo”.

Por ello, en estas jornadas no hay figuras como las del comisario ni se premia a un “artista elevado”, un concepto que provoca alergia entre quienes impulsan J.A.C.A. Tampoco hay, recuerdan, “restricciones a la libertad de expresión”, lo que implica que “toda obra será como quiera el autor con todas sus consecuencias”.

El proyecto artístico J.A.C.A. nació hace tres años, impulsado por el Ateneo Libertario Carabanchel Latina. “Tenemos ganas de que cada año sea un poquito más grande y un poquito más incomoda ante este sistema, que quiere quitarnos algo que va intrínseco a nosotras: el poder crear, disfrutar creando y en libertad”, explican desde la organización.

También subrayan que todo el proceso de organización y exposición es autogestionado, “y cuando nos referimos a autogestionado es que no se financia con dinero de ninguna institución, ni tampoco privado y por supuesto, tampoco con la venta de obras en el mercado elitista del arte”.

Relacionadas

Arte
La Escocesa: un muro de contención frente a la Barcelona sin memoria colectiva

Esta antigua fábrica textil del siglo XIX del Poblenou barcelonés resiste desde hace dos décadas como un centro de creación artística autogestionado. Toda una rareza en este antiguo barrio obrero, hoy un objeto codiciado por las multinacionales tecnológicas y las garras del turismo.

Arte
Amaia Vicente: “Mi proceso de trabajo es mi proceso biológico”

En su obra, que aúna la artesanía con la tecnología, Amaia Vicente mezcla conceptos como casa, fronteras, Europa, paraísos y capitalismo, tecnología y artesanía. 

2 Comentarios
#18301 12:08 8/6/2018

Que opináis de la exposición con animales del museo Guggenheim?

Responder
0
0
Alex 17:10 9/6/2018

El maltrato animal nos es arte, es simple y llanamente maltrato.
No verás en una exposición anarquista, obras donde se de cabida al especismo.
¡Salud y anarquía!

Responder
1
0

Destacadas

Portugal
Costa se arriesga a nuevas huelgas a poco más de un mes de las elecciones generales de Portugal

El Sindicato Nacional de Motoristas de Matérias Peligrosas, que puso en jaque al país durante la huelga que convocó a mediados de agosto no cuenta con el apoyo de los partidos de izquierda ni los sindicatos. Sus transportistas, no obstante, amenazan con parar el país y tienen mecanismos para hacer escuchar sus reivindicaciones.

Derecho a la ciudad
Seguridad y urbanismo, el relato perdido de las izquierdas

Un reciente estudio ha puesto de manifiesto las diferencias de criterio a la hora de medir los efectos de la gentrificación. En esta divergencia subyace un debate ideológico. La existencia de alternativas o límites a la gentrificación no se ha traducido en políticas concretas en ciudades como Madrid. La derecha y las promotoras siguen teniendo la sartén por el mango.

Ciencia
De aquellos datos, estas conclusiones

Entre científicos, la controversia sobre qué estadística es la “correcta” sigue a día de hoy. Cuál se usa en distintos campos tiene mucho que ver con la costumbre.

Últimas

Ecofeminismo
¿Por qué molesta Greta Thunberg?
Asististimos una virulenta reacción contra Greta Thunberg que ignora deliberadamente el espacio Fridays for Future, niega el cambio climático y tiene su buena dosis de machismo
Junta de Extremadura
Fruta podrida
Atanasio Naranjo es el presidente de Afruex (la patronal de la fruta). La cabeza visible de un emporio económico, Tany Nature, levantado sobre la explotación de los trabajadores, la ruina de miles de pequeños campesinos y el trato de favor constante de la Junta.