Rojava
“Una sociedad que no es capaz de defender su salud y cuidar de ella nunca podrá ser libre”

En tiempos de una crisis mundial debido a la pandemia del coronavirus, el proyecto de la clínica de Jinwar no solo aborda la necesidad de centros médicos para salvaguardar la salud de las personas, sino que saca a relucir necesidades mucho más profundas.

Jinwar Rojava
Una mujer pinta el nombre de la aldea. / Foto: Comité de la Creación de Jinwar.

Jinwar, conocido como el pueblo de las mujeres en Rojava, es un proyecto organizado por el movimiento de mujeres en el norte y este de Siria. Comenzó a erigirse desde las raíces con una perspectiva ecologista y autosostenible, donde todas sus construcciones están hechas de adobe, de manera tradicional y protegiendo el medio ambiente.

El lugar tiene grandes extensiones de huertos y árboles frutales, una horno de pan y una tienda de alimentación, además de un colegio primario donde asisten las niñas y niños de Jinwar, pero también de los pueblos colindantes. No es el único espacio de docencia: una academia imparte formación —como inglés o informática— a las mujeres.

Jinwar está habitado por mujeres —algunas viudas y sin recursos, o madres de familias numerosas y desplazadas de la guerra o que han sufrido violencia machista— y niños y niñas en situaciones vulnerables. Su organización lo hace configurarse como el proyecto pionero más importante para el movimiento de mujeres en Rojava: un prototipo de comunidad que desea aspirar a una convivencia libre entre ellas y con el entorno que habitan.

Defender la salud de la comunidad

El pasado 4 de marzo se abrió en el pueblo un nuevo centro médico enfocado en el cuidado de la salud de mujeres, niños y niñas. El centro ofrece atención médica mezclando la medicina convencional, las plantas medicinales y la terapia basada en ejercicios físicos y masajes. Desean ser un centro de referencia, donde no sólo se ofrezca una atención primaria, dicen, sino también un centro de investigación para la promover la medicina natural y alternativa.

En tiempos de una crisis mundial debido a la pandemia del coronavirus, el proyecto de la clínica de Jinwar no sólo aborda la necesidad de centros médicos para salvaguardar la salud de las personas, sino que saca a relucir una verdad y necesidad mucho más profunda e importante. “Una sociedad que no es capaz de defender su salud y cuidar de ella nunca podrá ser libre”, sostiene el líder kurdo Abdullah Öcalan.

Huerta comunal Jinwar Rojava
Huerta comunal de la aldea de Jinwar, ocupada por mujeres de Rojava. Foto de Commune Internationalist.


MK, doctora internacionalista, que se desplazó a Rojava para participar de la revolución de las mujeres, es ahora una de las responsables de la nueva clínica de Jinwar. Con varios años de estudio y trabajo en la sanidad occidental, MK afirma que “la salud es el espejo de la sociedad en que vivimos, y por lo tanto de las opresiones que sufrimos —sostiene—. Actualmente nuestra salud está totalmente en manos de los Estados, lo cual nos hace totalmente dependientes de ellos y nos deja a la merced de sus intereses”. El nuevo centro médico en Jinwar es parte de un plan estratégico sobre la sanidad, donde cambiar la perspectiva de la salud y dotar a la población de herramientas para poder cuidar y defender la salud de la comunidad es el objetivo a largo plazo.

El nuevo centro médico en Jinwar es parte de un plan estratégico sobre la sanidad, donde el objetivo es cambiar la perspectiva de la salud y dotar a la población de herramientas para poder cuidar y defender la salud de la comunidad a largo plazo

La clínica está dando sus primeros pasos y la difusión sobre el proyecto es una parte muy importante del mismo. Por eso informan a las mujeres de la zona, casa por casa, sobre la iniciativa y las animan a utilizar el centro y a participar de las formaciones que van a ir realizando, con el objetivo de aumentar el autoconocimiento sobre la salud de las mujeres y niños.

Actualmente el centro cuenta con seis mujeres entre su personal médico: una doctora de medicina general, dos enfermeras y una experta en medicina natural y alternativa que cuenta con una aprendiz y ayudante. Pero el objetivo a medio-corto plazo es, declaran, contar también con una comadrona y más especialistas en terapias naturales, así como adquirir un laboratorio y una ambulancia para casos de emergencia.

tratamientos

La investigación y recuperación de tratamientos con plantas medicinales es uno de los pilares del nuevo centro, según explica el personal. Defienden que debido al monopolio de la medicina química y de sistemas de salud dominados por hombres, empresas y estados, los tratamientos naturales han quedando prácticamente olvidados o han sido desprestigiados por la ciencia moderna: “Es indispensable rescatar los conocimientos sobre medicina natural que están siendo enterrados y recuperar el importante rol que las mujeres, durante miles de años, tuvimos en torno a este tema, y que se nos fue expropiado con la aparición de la ciencia (moderna).” nos explica MK.

El fundamento es que los tratamientos con plantas medicinales locales potencian la autonomía para el cuidado de la salud de las personas y las hacen menos dependientes de los sistemas de salud estatales o de las grandes corporaciones farmacéuticas. Es por ello que el centro cuenta con un jardín de plantas medicinales, así como investigaciones en plantas locales y su utilidad para diferentes tratamientos.

El centro impulsa el intercambio de remedios naturales tradicionales y trabajan en un archivo de todo el conocimiento que usualmente ha sido practicado por las mujeres más mayores de los pueblos. “Creo que la construcción de este proyecto tiene una importancia clave en hacer de la salud una herramienta que libere a la sociedad y a la vez en el camino que nos una y fortalezca como mujeres”, sentencia MK.

Relacionadas

Rojava
El Estado como contra-revolución

El tema del Estado ha dividido diferentes movimientos revolucionarios como el anarquismo o el comunismo. La organización de la sociedad podría tomar formas diferentes pero debe estar ligada a la sociedad, a la historia, a la naturaleza y a la revolución de las mujeres. Esto requiere no sólo un rechazo al Estado sino a sus pilares y lo que representa, a su mentalidad e ideario, a la búsqueda de alternativas, a la aceptación de una organización basada en la autoridad natural.

Rojava
Siempre joven

Desde Rojava, una compañera internacionalista reflexiona sobre el concepto político de la juventud y el papel del Movimiento Juvenil en la lucha revolucionaria.

Rojava
Nanas de Shehba

Casi cada noche la noche se oyen estallidos en algún lugar. Una noche es en un pueblo, otra es en otro, a veces es en varios puntos a la vez. Cerca de los campos de refugiados se oye casi a diario. Se aprende rápido a no darles mucho espacio mental, a no mover ni una ceja, a calcular lo lejos o cerca que están, a saber si es un dron o si son morteros.

1 Comentario
#53851 14:45 29/3/2020

Vamos... ¿la aparición de la ciencia (moderna)? ¿Es en serio? La aparición de la ciencia moderna nos permitió saber que lavarse las manos sirve, que existen los microbios, a tratar cánceres, nos está llevando de la mano a entender la genética, epigenética, el funcionamiento del cerebro, y en eso han participado las mentes más brillantes de la historia. Si algo limitó la participación de las mujeres en estos rubros han sido precisamente los prejuicios sociales, las supersticiones, las iglesias, etc. La ciencia moderna ha abierto la puerta al mundo a entender mejor la realidad, nos ha hecho darnos cuenta del bulo pseudocientífico de las diferencias raciales y sexuales, hasta Ramón y Cajal escribió sobre esto y advirtió de cuan poco tenía que ver el tamaño del cerebro (que los de Newton y otros eruditos eran bastante exiguos, por ejemplo). Y aún encima la medicina europea está basada en los estudios de Hipócrates (que el alimento sea tu medicina y tu medicina el alimento), lo que ha hecho de la medicina "moderna" un pandemonio de fármacos ha sido el capital, los intereses corporativistas y la facilidad de ventas, venidas sobre todo de Gringolandia. La ciencia no desplaza ni encarcela a nadie, al contrario, es uno de esos rubros en que todos somos en realidas iguales y que encima demuestra la enorme similitud genética de todos los seres humanos. Lo que excluye es la sociedad, los intereses de rentabilidad, cómo se usa ese conocimiento para controlar a las masas o no. Dejen de anteponer una cosa con la otra como si fueran opuestas cuando están más que relacionadas y son ambas pilares de la liberación. Da asco este tipo de denegación de algo tan fundamental para nuestro desarrollo basados en que los estigmas sociales existentes desplazaron a quienes tenían derecho de participar, y no el rubro en sí que por lo demá se basa en la revisión y autoverificación. Aguante la ciencia, reganemos los conocimientos, eduquemos a la gente y así no nos podrán vender productos dañinos sólo para bolsearse, que el problema es el bolseo de los bienes de las personas.

Responder
0
0

Destacadas

Crisis climática
Una hoja de ruta verde y justa para salir de la crisis

Las plataformas 2020 Rebelión por el Clima y Alianza por el Clima convocan movilizaciones para este viernes 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, con el fin reivindicar una salida del parón económico actual que ponga la justicia social y climática en el centro.

Coronavirus
Sanidad acepta todas las peticiones de las comunidades para avanzar en la desescalada

A partir del próximo lunes ninguna comunidad autónoma estará ya en fase 1. Más de la mitad del territorio entrará entonces en la última fase de la desescalada, que permite a los presidentes autonómicos decidir sobre sus zonas y flexibilizar medidas.

Coronavirus
Ayuso podría ser investigada por el Supremo por la querella criminal sobre las residencias
Instrucción traslada la investigación sobre Ayuso y las negligencias ocurridas dentro de los geriátricos hasta el alto tribunal, por su condición de aforada.
Estados Unidos
Pablo Bustinduy: “Una segunda presidencia de Trump pertenece al orden de la amenaza civilizacional”

El exdiputado Pablo Bustinduy reside actualmente en Estados Unidos, donde ejerce como profesor. Bustinduy, que participó en la campaña de apoyo a Bernie Sanders en las primarias demócratas, analiza las consecuencias del estallido social derivado del asesinato de George Floyd y la gestión de la crisis del coronavirus.

Cine
La ficción audiovisual en la era del covid-19

La hecatombe provocada por el coronavirus ha removido las placas tectónicas del tejido cultural global. El cine no ha esquivado la tremenda sacudida. Ahora los principales interrogantes se ciernen sobre esta fase de reactivación de los rodajes con la que se pretende aliviar la atrofia muscular del sector. Hablamos con algunos cineastas de relevancia de nuestro territorio para que arrojen algo de luz al respecto de la ficción cinematográfica venidera y el difícil trance hacia el horizonte más inmediato.

Corrupción
Las patrias en guerra de Pablo Iglesias y Pablo Casado

La auténtica gravedad del caso Villarejo y las cloacas del Estado es que este maniobró contra la ciudadanía en su conjunto para adulterar la competición electoral, fundamento primero de la democracia.

Movimientos sociales
Movimientos en la pandemia: autogestionar la comida y la vida

El analista y periodista Raúl Zibechi relata el día a día de los proyectos de apoyo mutuo para garantizar el derecho a la alimentación en Montevideo (Uruguay) en una nueva entrega de la serie “Movimientos en la pandemia”.

Últimas

Medio ambiente
Andalucía, Madrid y Murcia reciben el premio Atila por su contribución a destruir el medio ambiente

Los premios que concede todos los años Ecologistas en Acción destacan la derogación de leyes de protección ambiental con la excusa del covid-19 y señalan la responsabilidad del Gobierno vasco en la catástrofe del vertedero de Zaldibar.

Casas de apuestas
PP, Cs y Vox rebajan impuestos a las casas de apuestas de Madrid

El acuerdo aprobado por las derechas, con la abstención de Más Madrid y PSOE, elimina también la medida que, con la intención de mantener el empleo, condicionaba la bajada del IBI y el IAE a que no realizaran despidos.

Violencia machista
Las víctimas de violencia machista en Elche se quedan sin atención psicológica

La atención a víctimas de violencia machista se ha declarado un servicio esencial durante el estado de alarma. Sin embargo, la atención pública psicológica a las mujeres que la tenían asignada en Elche cerró sin previo aviso y sigue sin fecha de reanudación.