Ahora Madrid
Madrid, Ayuntamiento del cambio

La conclusión de este primer intento de 'asalto municipal' deja un sabor agridulce: algunos lo intentaron y perdieron. Tal vez habrá que intentarlo una segunda vez con mejores pertrechos.

Es periodista

publicado
2017-11-08 08:49

Tras dos años y medio de haber ganado las elecciones municipales y a poco más de uno de terminar la legislatura, se impone una reflexión. El Ayuntamiento del cambio, en Madrid, no está respondiendo a las expectativas depositadas en él y corre el peligro de bloquear aquellas transformaciones para las que había nacido. Esta situación es debida a diversos factores, tanto internos como externos, algunos micro, otros macro, pero muchos de ellos relacionados con la especial estructura y cultura política dominante.

El Ayuntamiento de Madrid es una institución especialmente piramidal y presidencialista. Este modelo organizativo fue el escogido por el anterior alcalde Ruiz Gallardón (PP) para hacer de su Ayuntamiento un pequeño feudo en el que reinar de modo indiscutido. Era la época de la pugna entre Esperanza Aguirre, señora de la Comunidad de Madrid, y Ruiz Gallardón, jerarca de Madrid.

La actual alcaldesa no ha cambiado en nada esa estructura que casa muy bien con sus maneras presidencialistas. Se produce entonces un ejercicio carismático del poder: la ciudadanía vota una candidatura arracimada en torno a su cabeza de lista; en el caso de ser elegida ésta recibe todo el poder, que emana desde ella al resto del equipo, siempre de arriba hacia abajo. La selección de las personas que ocupan áreas y distritos es una competencia exclusiva de la alcaldesa que no se discute colectivamente. Como lo es el nombramiento de personas no electas para funciones que concentran gran poder en la estructura municipal, o como lo es la relación directa que la alcaldesa mantiene con algunos vecinos y vecinas o grupos de presión a los que da un trato privilegiado; se establece así una jerarquía tácita en la subordinación. Lo es también la portavocía, que lo es de la alcaldía, pero no del entero grupo de gobierno.

Esta falta de cultura política democrática no es un error de la alcaldesa, es una constante en este país donde el poder parece que sólo pueda ejercerse de forma autoritaria y unipersonal

Obviamente esos procederes no contribuyen a cohesionar el grupo de gobierno, por más que éste se esfuerce en no mostrar abiertamente sus fisuras. Estas no se deben a diversidades ideológicas, como pretenden habitualmente los medios de comunicación, puesto que las posiciones del grupo son bastante concordantes, al menos en lo sustancial. Se deben mayormente a la desidia en la labor de cohesión del grupo y de debate interno que ha sido interesadamente dejado de lado, puesto que la falta de cohesión aumenta el poder de su cúspide que tiene así las manos libres para dialogar uno a uno con quien mejor se preste.

Por más que pudiera parecerlo esta falta de cultura política democrática no es un error de la alcaldesa, es una constante en este país donde el poder parece que sólo pueda ejercerse de forma autoritaria y unipersonal. Por el contrario los métodos democráticos son fundamentales en cualquier toma de decisiones.

Ahora Madrid y especialmente su predecesora Ganemos se esforzó denodadamente en cuidar los procedimientos democráticos de toma de decisiones; puso en marcha todo un mecanismo de plenarios, grupos de trabajo, foros de debate, metodologías participativas, en fin, una serie de mecanismos que permitieran la formación de opinión y de conocimiento de cuáles eran las opiniones mejor valoradas o más compartidas antes de la toma de decisiones. Nada de esto se ha traspasado al gobierno de Ahora Madrid que ha hecho suya la peor de las culturas administrativas heredadas de periodos anteriores.

Lo peor no es que esa forma de proceder arruine la iniciativa, lo peor es que dinamite las expectativas de un cambio social más profundo que hiciera del acceso a las instituciones una palanca de transformación. La conclusión de este primer intento deja un sabor agridulce: algunos lo intentaron y perdieron. Tal vez habrá que intentarlo una segunda vez con mejores pertrechos.

A esa falta de cultura democrática interna se une el perverso juego de las instituciones representativas. Cualquier ciudadano o ciudadana interesada en la política debería acercarse, al menos una vez en su vida, a un pleno del Ayuntamiento. Vería cómo el hemiciclo parece un campo de Bramante, con concejales de pie en sus escaños señalando con uñas afiladas a sus contrincantes de la otra bancada, prestos a saltarles al cuello al menor descuido; vuelan los improperios y las declamaciones; y parecen pasárselo en grande jugando a las guerras con espadas de cartón. En los pasillos y en la cafetería reina un ambiente completamente opuesto: los aguerridos contrincantes toman café juntos, se dan palmadas en el hombro y ríen las gracietas. Reina la concordia.

Queremos inventar otra política pero hasta el momento no sabemos cómo hacerlo. Pequeños ensayos, como los antes citados, mueren ahogados por la inercia dominante

Que un pleno sea la escena de un teatro no debería sorprender. La pregunta es ¿qué se juega en esa representación?, ¿qué obra se está representando en este escenario? La respuesta es lo preocupante puesto que el sainete que ahí se representa significa la pérdida de poder político por parte de la población, significa que los conflictos políticos, sociales, económicos o de simple convivencia no van a poder ni siquiera plantearse, no digamos ya resolverse, puesto que son transmutados en frases ingeniosas en un guión dramático a recitar por personajes de opereta. No es de extrañar el desdén por la política institucional y representativa de las generaciones jóvenes.
Queremos inventar otra política pero hasta el momento no sabemos cómo hacerlo. Pequeños ensayos, como los antes citados, mueren ahogados por la inercia dominante.

En la coyuntura difícil y compleja que estamos viviendo se abren solamente dos vías: la de una democracia teatralizada, plebiscitaria y carismática que envuelve un régimen autoritario en ciernes o la de una democracia de base viva, abierta y transversal que pueda protegernos de futuras derivas. Las dos opciones tienen sus seguidores que no son pocos. Como dijo Machado en versos proféticos: “Ya hay un español que quiere vivir y a vivir empieza , entre una España que muere y otra España que bosteza. Españolito que vienes al mundo te guarde Dios, una de las dos Españas ha de helarte el corazón”.

Sobre este blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Elecciones del 26 de mayo
Y qué esperabais

En vez del escenario de una lluvia de cuchillos, hoy Madrid debería ser el lugar donde los hasta ayer archienemigos tendrían que arrejuntarse poco a poco, con la cabeza baja y entonando el mea culpa, para pensar cómo se vuelven a unir hombros para hacer frente a la que se nos viene encima. No es tan difícil, ya pasó en 2011 y 2015.

Ayuntamiento de Madrid
La mejor inversión de Ahora Madrid... y que Carmena metió en un cajón

Las comisiones de investigación en el marco de las auditorías de la deuda y las políticas públicas del Ayuntamiento de Madrid obtuvieron unos cuantiosos beneficios, pero, tras la destitución de Sánchez Mato, acabaron olvidadas y abandonadas.

3 Comentarios
Realista 20:16 9/11/2017

Este artículo tendría toda la lógica del mundo en un mundo en que la gente votara teniendo en cuenta su día a día, sus condiciones de vida en el marco de un determinado contexto económico, si se informara a través de los hechos y las experiencias vitales que tienen lugar a su alrededor, en su comunidad de vecinos...pero dado que esto no es así, y es el instrumento televisivo-periodístico masivo el que orienta las prioridades vitales y el voto de las mayorías, es trágicamente necesaria una cara visible, fuerte y en connivencia con determinados grupos de presión para que tu imagen y la de tu partido no sea minada y vilipendiada (aún más) cada día a la hora de comer/cenar a través de una característica letanía que llamamos el rosario del siglo XXI. Eso supone que la política tiene que ir mucho más lenta de lo que algunos quisiéramos. La educación es la única arma contra esto.

Responder
1
0
Cinturonrojo 11:47 9/11/2017

También vosotros para echar mierda sobre A Hora Madrid, no tenemos bastante con la presa nacional-borrega para tirar todo lo que hacemos los de izquierdas, como sigáis en esta linea creo que la próxima renovación no la voy hacer, porque para leer tebeos me los compro a mi gusto.

Salud y República.

Responder
1
5
#2833 18:52 9/11/2017

La recepción al régimen genocida Israelita os define. El apoyo al unionismo en contra de la libertad de los catalanes os pone al nivel de PP y PSOE. A llorar a Genova, traidores.

Responder
2
1
Sobre este blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas las entradas

Destacadas

Vivienda
La zona cero de la gentrificación en València

La gentrificación que sufren barrios del centro de la ciudad como Russafa y Ciutat Vella supone una violencia económica que amenaza y expulsa al vecindario de toda la vida y lo sustituye por nuevas clases sociales.

Elecciones generales del 28 de abril
El rechazo de Sánchez acerca elecciones, mientras Iglesias le exige negociar

Unidas Podemos le ha enviado al PSOE un documento programático y con propuestas claras de gobierno, que Pedro Sánchez ya ha rechazado aduciendo que no confía en la formación morada.

Movimiento antiglobalización
G7, la reunión de la oligarquía mundial en Biarritz

El Grupo de los Siete (G7) encarna el dominio histórico de algunas superpotencias sobre el resto del planeta. Así, detrás de las buenas intenciones de Emmanuel Macron, del 24 al 26 de agosto, cada Estado miembro defenderá sus intereses económicos neoliberales, militares y diplomáticos.

Uber
Uber, tras la pista del dinero
La empresa Uber, a la que algunos inversores han llegado a llamar "estafa piramidal", se financia gracias a fondos de inversión y otras empresas tecnológicas, tras las que también se encuentra Arabia Saudí.
África
Argelia en el vendaval

Hay dos posibilidades: o la revolución contra el régimen argelino se transforma en revolución democrática, a la manera de Túnez, o se impone un Bouteflikismo sin Bouteflika, a la manera de Egipto.

Bangladesh
De las cenizas de Rana Plaza a las huelgas salvajes

El Acuerdo de Bangladesh sobre Seguridad ha favorecido las condiciones de salud de las miles de personas que trabajan en el sector textil. Sin embargo, el movimiento obrero de esta potencia exportadora quiere ir más allá en la conquista de sus derechos y ha planteado este año varias huelgas con las que pretenden una equiparación salarial a las condiciones de vida del país.

Últimas

Francia
Steve Caniço y la violencia policial en Francia
La muerte de Steve Caniço durante una intervención policial contra una fiesta en Nantes desata una oleada de indignación contra la policía en Francia
Educación
Casi 100.000 firmas para que niños de Melilla que han nacido y viven allí puedan ir al colegio

La falta de empadronamiento, un requisito que no se exige en ningún otro lugar salvo Ceuta, impide a unos 200 niños que viven en Melilla ir al colegio. La Asociación Pro Derechos de la Infancia ha recogido casi 100.000 firmas que piden poner fin a esta discriminación.