Elecciones generales del 28 de abril
En estas elecciones nos falta indignación y nos sobra miedo

En estas arenas movedizas de ruido y miedo yo lo que querría es levantar una plaza, una plaza donde digamos, hasta aquí vuestro histrionismo, hasta aquí los malditos debates sobre los debates, hasta aquí la caricatura y el espectáculo. Vamos a hablar de nuestras cosas. No de las vuestras.

15m 2011
Una imagen de la Puerta del Sol, en la primera semana del movimiento 15M. Olmo Calvo
Sarah Babiker

publicado
2019-04-21 12:51:00

Es domingo 21 de abril, falta una semana para las elecciones generales y no hay torrija que me aplaque el hartazgo. Están las encuestas de colorines que ilustran o manipulan el desconcierto. Está el debate sobre el debate del debate electoral. Las barbaridades que sueltan por la boca las cayetanas y los casados con el único fin de abonar de detritus discursivo los titulares y las tertulias para que podamos ver brotar las mismas malas hierbas políticas de siempre que parasitan la riqueza de todas.

Están las arrimadas y los riveras vestidos de convención de empresa modulando eslóganes y postureo al único ritmo que les dicta su ambición de arribistas. Están quienes agitan las vísceras históricas sin recato ninguno, esa gente que traduce lo de España una grande y libre a los tiempos del 2.0, que tuitea nacionalcatolicismo. También quienes se llaman socialistas y se aprestan a hacer manitas con quien sea necesario para sellar el régimen y las puertas giratorias y el reinado del IBEX35 bajo una mácula de modernidad y moderación.

En este paisaje acelerado en el que no nos dejan pensar, cada cual señala a su monstruo: ¡La extrema derecha! ¡Los comunistas! ¡Los que quieren romper España! ¡Los que quieren ilegalizar el aborto! En estas mismísimas arenas movedizas de ruido y miedo yo lo que querría es levantar una plaza, una plaza donde todo se aquiete, como se aquietó todo en la Puerta del Sol y en otras muchas plazas del territorio hace ya ocho años. Una plaza donde digamos, hasta aquí vuestro histrionismo, hasta aquí los malditos debates sobre los debates, hasta aquí la caricatura y el espectáculo. Vamos a hablar de nuestras cosas. No de las vuestras.

El miedo paraliza, la indignación te revuelve, te hace moverte. Vox es el espantajo del régimen para que votemos desde el miedo, para arrebatarnos la fuerza colectiva que surge de la indignación

Y en esa plaza fortificada no solo no entrarían sus poses, sus discursos vacíos, sus competiciones de fachas, sobre todo, no cabría el miedo. Solo habría lugar para la indignación. Porque a cinco minutos que nos pongamos a pensar en nuestras cosas, es la indignación la que se agita. Y esto es aquí y en todas partes, el miedo paraliza, la indignación te revuelve, te hace moverte. Vox es el espantajo del régimen para que votemos desde el miedo, para arrebatarnos la potencia, la fuerza colectiva que surge de la indignación.  

No votemos por miedo a la extrema derecha, votemos porque nos indigna que siga habiendo gente sin casa y casas sin gente. Porque nos sulfura que no se hable del futuro de nuestras hijas, de nuestros padres. Votemos porque nos cabrea profundamente que nos vengan con ministerios de la familia o leyes de maternidad mientras con sus economías del saqueo arruinan a las familias y ahogan en precariedad a las madres. Es más niegan la posibilidad de tener hijos a generaciones enteras, mientras abanderan el derecho a comprar bebés para unos pocos privilegiados.  

Votemos porque nos resulta insoportable que haya presos políticos, personas que se ahogan en el mar o en las instalaciones de un CIE, jubiladas con pensiones de miseria. Votemos porque no aceptamos que nos racaneen el salario mínimo. Votemos porque nos dan ganas de abofetearles cuando ridiculizan la posibilidad de una renta básica universal mientras que avalan que salvemos bancos, mantengamos reyes, y sufraguemos empresas energéticas, industrias militares y arzobispados.

Votemos porque aunque nos quieren atemorizadas seguimos ¡muy muy indignadas! Y si estamos tan indignadas que no queremos votar, pues no votemos. Pero que no nos guíe el miedo. Hay muchas formas de hacer política desde la indignación que no pasan por el voto. Limitarse a un voto temeroso —eso que llaman voto útil— no es ejercer un derecho democrático. Porque será un voto útil para que se sostenga todo aquello que nos indignó, todo aquello que nunca debe dejar de indignarnos.  

Relacionadas

Elecciones generales del 28 de abril
El PSE denuncia a la monja que robó votos
La fiscalía puede solicitar una pena de entre seis meses y tres años de cárcel por el delito de alteración del voto.
Movimientos sociales
364 días

Los movimientos sociales y las organizaciones de la sociedad civil ante la posibilidad de un pacto entre PSOE y Ciudadanos.

Elecciones generales del 28 de abril
Claves políticas en Andalucía tras el 28-A

La euforia de la izquierda generada tras la derrota de la España de Colón debe dar paso a una profunda reflexión sobre sus resultados en Andalucía.

4 Comentarios
#33382 12:42 23/4/2019

Sin duda el miedo a despertar al fascismo del partido OTANista podemos nos ha dejado indefensos. Cobardes neo liberales.

Responder
5
0
Daniel L. 13:21 22/4/2019

"Vox es el espantajo del régimen...": JAJAJAJA.
Todos los partidos a partir del chanchullazo de la transición son espantajos del régimen, TODOS.
Todo fue un engaño, los supuestos partidos de izquierda son los más culpables, aunque en realidad siguen haciendo su trabajo en este sistema corrupto.
VOX solo son sus colegas que hacen su papel.

Responder
6
1
#33352 20:05 22/4/2019

http://elcadenazo.com/index.php/propuestas-no-veras-programa-vox-i/

Responder
0
6
#33285 21:12 21/4/2019

Brava !...

Responder
4
5

Destacadas

Salario mínimo
Un salario mínimo europeo y cinco historias de vida

La recién elegida presidenta de la Comisión Europea, la alemana Ursula von der Leyen, ha propuesto la creación de un salario mínimo europeo durante su mandato.

Carta desde Europa
Misión cumplida, pero el final del juego significa realmente que el juego todavía está por comenzar

Las elecciones griegas clausuraron una etapa, la de la insurgencia contra el diktat del Tratado de Ámsterdam, e inauguraron la posibilidad de una nueva tormenta que, según el autor, vendrá desde Italia.

Derecho al agua
Más de una décima parte de la población mundial podría carecer de agua potable en 2030

Las señales de colapso de la civilización industrial están a nuestro alrededor. Debemos prestar atención y prepararnos para vivir en el mundo que nos ha traído la perturbación climática.

Últimas

Laboral
El Ayuntamiento de Leganés hace contratos fraudulentos a paradas de larga duración

El sindicato CGT acusa al consistorio de aprovecharse de un programa de la Comunidad de Madrid para la inserción laboral de personas desempleadas “que precariza el empleo, los servicios públicos y que solo sirve para maquillar las cifras del paro”. 

Cine
El legado audiovisual de las misiones Apolo
El documental ‘Apolo 11’, de CNN Films, adereza el quincuagésimo aniversario de la llegada a la Luna
Fondos buitre
Fidere, la sombra de Blackstone convertida en el rey inmobilario

¿Quién está detrás del fondo estadounidense que se ha convertido en una de las principales empresas inmobiliarias en el Estado español?

Movilidad
Los gobernantes que perdieron la chaveta

La última ocurrencia del alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, y de la candidata a presidir la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, es que Madrid Central supone mayor delincuencia. Qué menos que darle una vuelta a tan llamativa tesis.