Contigo empezó todo
Cuando España expulsó al 4% de su población

Hace 410 años, Felipe III ordenó la expulsión de los moriscos del Reino de Valencia. Casi 300.000 personas abandonarían España.


publicado
2019-09-22 06:04

Te imaginas que el Gobierno obliga a abandonar España a dos millones de personas, el 4% de la población? Puede parecer ciencia-ficción, pero hay ‘jurisprudencia’ al respecto y ya sabemos que hay gente muy apegada a la tradición. En 1609 se ordenaba la expulsión de los moriscos (exmusulmanes bautizados) del Reino de Valencia. Cuatro años después, la solución final adoptada por el rey Felipe III se había aplicado en todo el territorio. La inmensa mayoría de los 325.000 moriscos, el 4% de los cerca de 8,5 millones de habitantes de España, fueron forzados a dejar su país.

El decreto de expulsión, publicado por Luis Carrillo de Toledo, virrey de Valencia, el 22 de septiembre de 1609, cumplía las órdenes del monarca, que en una carta le transmitió su preocupación por “la herejía y la apostasía”. El rey llamado ‘El piadoso’ (porque rezaba mucho) confiaba en el “divino favor” de “nuestro Señor” para mandar a los moriscos, un tercio de la población del Reino de Valencia, al norte de África.

El bando daba tres días para embarcarse a hombres, mujeres y niños, exceptuando algunos casos como los de las esposas de cristianos viejos (es decir, con teórica ascendencia cristiana) con hijos menores de seis años. Para quien no se fuera, pena de muerte. Se podían llevar los bienes que les cupieran en el barco, pero si escondían o quemaban lo que no se podían llevar, también pena de muerte, que podían ejecutar sus propios vecinos. En lo que parecería una muestra de humor negro, el decreto prohibía a los cristianos viejos y a los soldados “tratar mal” a las víctimas de sus propias disposiciones.

Poniendo a punto la España monoteísta

Los moriscos, anteriormente musulmanes, habían sido recibidos en el cristianismo, generalmente a la fuerza, durante progresivas conversiones ocurridas durante el siglo XVI. Los Reyes Católicos se comprometieron a respetar el islam al rendirse Granada en 1492. Si alguien creía en su tolerancia, ese mismo verano la expulsión de los judíos (entre 50.000 y 150.000) dejaba bien claro que no iban por ahí los tiros. Los musulmanes pronto vieron que “respeto” significaba convertirles, por las buenas o por las malas. De esta forma, a principios del siglo XVII los viejos musulmanes ya eran nuevos cristianos. Para no sufrir discriminación, para no ser desterrados o directamente para no morir, oficialmente cambiaron de fe. Es lo que la Inquisición denominaba, sin sombra de sarcasmo, “libre albedrío”.

El problema (para los fanáticos religiosos que dominaban España) fue que la conversión no resultó del todo convincente. A pesar de los riesgos, muchos moriscos siguieron practicando su religión y en zonas donde abundaban, como el Reino de Valencia, incluso mantenían la lengua árabe.

El cronista valenciano Gaspar Escolano narró el final de los rebeldes: “Por los caminos los llevaban medio arrastrando a la embarcación y les quitaban los hijos y las mujeres, y aun la ropa que traían vestida”

Los moriscos, por lo general, siguieron siendo vistos como el enemigo interno, dispuestos a aliarse con piratas berberiscos o con el rey de Francia en cuanto se presentara la ocasión. Por su parte, la Iglesia católica fracasaba en sus intentos de evangelización, un clásico siempre que no cuenta con una espada que respalda a su Biblia. Los moriscos no solo se diferenciaban por motivos religiosos, sino por diversas costumbres heredadas de Al-Ándalus. Entre tales barbaridades se encontraban cosas como cocinar con aceite de oliva o, algo realmente irritante para muchos cristianos, su afición por la higiene.

Aunque las relaciones entre moriscos y el campesinado cristiano viejo no eran en muchos casos las ideales, la expulsión no respondió en absoluto a la presión social. Por supuesto, en la Iglesia sí hubo voces que la demandaban, como la del arzobispo de Valencia, Juan de Ribera, quien afirmaba que los moriscos eran “herejes pertinaces y traidores a la Corona Real” y estaba convencido de que, de no llevarse a cabo la medida, vería “la pérdida de España”.

La nobleza valenciana, incluido el duque de Lerma, valido del rey, no era proclive a la medida, que le dejaría sin gran parte de su fuerza de trabajo. No obstante, su oposición se pudo solventar fácilmente gracias al robo puro y duro. El duque y muchos otros señores pasaron a ver el éxodo con buenos ojos cuando comprobaron que el decreto les garantizaba “los bienes muebles y raíces de los mismos vasallos en recompensa de la pérdida que tendrán”. Se quedaban sin trabajadores, pero ganaban todas las propiedades de los mismos.

Los tres días de plazo se alargaron. La aberración se llevó a cabo entre octubre de ese año y enero de 1609, cuando más de 100.000 moriscos abandonaron España. Los puertos de Denia y Alicante, desde donde zarparon 50.000 y 30.000 personas respectivamente, fueron los más activos. Parte de la comunidad morisca no se resignó a las perspectivas del pillaje y el exilio. Más de 20.000 se rebelaron en el norte de Alicante. Un tercio, la unidad militar de élite, los reprimió ferozmente. El cronista valenciano Gaspar Escolano narró el final de los rebeldes: “Por los caminos los llevaban medio arrastrando a la embarcación y les quitaban los hijos y las mujeres, y aun la ropa que traían vestida; y llegaban tan desvalijados que, unos medio desnudos y otros desnudos del todo, se arrojaban al mar por llegar a embarcarse”.

Ya no se volvería a pasar tal vergüenza. España ya era como dios. Una y trina, con su propia santísima trinidad: el robo, el destierro y el asesinato

Hubo más sublevaciones, eficazmente finalizadas por los tercios. El virrey tomó cartas en el asunto anunciando que daría “a cualesquier personas que salieren en persecución de los dichos moros 60 libras por cada uno que presentaren vivo y 30 por cada cabeza que entregaren de los que mataren”. Mostrando su carácter ahorrador y humanista, también ofrecía la posibilidad de que sus captores los esclavizaran, marcándolos con hierros.

De esta manera llegó el fin de los moriscos valencianos. En 1610 se decretaría la expulsión de todos los demás, entre los que destacaban los 60.000 del Reino de Aragón, una sexta parte de su población. Igual que en Valencia, partes de su territorio quedarían abandonadas durante mucho tiempo.

Unas décadas antes, el papa Pío V había echado en cara al arzobispo de Granada que su diócesis era “la menos cristiana de toda la cristiandad”. Ya no se volvería a pasar tal vergüenza. España ya era como dios. Una y trina, con su propia santísima trinidad: el robo, el destierro y el asesinato.

Relacionadas

Salud mental
El Grupo de Apoyo Mutuo en salud mental de mujeres empieza a rodar en València

Los Grupos de Apoyo Mutuo (GAM) entre personas con sufrimiento psíquico presentaron el pasado 28 de noviembre la formación de un grupo no mixto en València. Hoy, jueves 5, celebran el primer encuentro en la Biblioteca de la Dona.

Feminismos
Diverses artistes s'uneixen per a llançar una cançó homenatge a les manifestants del 8M

Les veus femenines de Tremenda Jauría, Roba Estesa, Suu i Jazzwoman se sumen a la de Flora, cantant del grup alacantí El Diluvi, en este reivindicatiu tema publicat amb motiu del 25N.

Violencia machista
El feminisme d'Alacant marxa amb torxes contra la violència masclista

Més d'un centenar de persones van assistir a la 'Marxa de torxes', una convocatòria de col·lectius feministes d'Alacant amb motiu del 25N "per plantar cara a les violències masclistes".

18 Comentarios
#39782 7:27 24/9/2019

Tanto analfabetismo, descontextualizado, y adobado con ideologías marxistas parece hasta imposible. Ni en Cuba.

Responder
0
1
#39797 11:04 24/9/2019

Ni si quiera en VOX!!

Responder
0
0
Ricardal 19:55 23/9/2019

Expulsar a españoles aunque profesen una religión diferente no está nada bien, otra cosa es expulsar a los "invasores" musulmanes actuales, pues de todos es sabido que solo una mínima parte entraron legalmente. A éste ritmo en dos generaciones conflicto seguro.

Responder
5
6
#39823 14:36 24/9/2019

Sí, pero luego bien que los fachas los ponéis a coger tomates y a ganar euros...

Responder
4
1
Bruno MG 17:06 23/9/2019

El norte de África es libio bereber NO árabe, las gentes del lugar hablan bereber y les obligan por diferentes métodos hablar árabe.

Responder
2
2
#39824 14:37 24/9/2019

Perdona pero el berber es una minoría, hay léxico berber en los dialectos norafricanos pero ni en Argelina, ni en Marruecos, ni en Túnez el berber tiene la relevancia que tiene el árabe.

Responder
1
1
Basset-Azraq 13:07 23/9/2019

En el Reino de Valencia se expulsó al 33% de la población que era morisca. Uno de cada tres valencianos. Recordemos que los moriscos eran los nativos íberos. Los íberos fueron primero romanizados, después cristianizados y finalmente arabizados. El feudalismo católico no podía tolerar nativos judíos y musulmanes. Y se produjo la gran limpieza étnica.

Esto ha producido que gran parte de los nativos íberos y celtíberos fueran expulsados al Magreb. Esto significa que muchos de la marroquíes, tunecinos y argelinos son descendientes de los indígenas peninsulares. Y al revés: muchos de los actuales habitantes del estado español son descendientes de judíos, amazigs y árabes.

Responder
2
5
#39825 14:38 24/9/2019

Qué eran íberos... lo que hay que leer, madre mía...

Responder
0
0
#39758 21:48 23/9/2019

Está seguro

Responder
0
0
#39757 21:46 23/9/2019

Esta seguro

Responder
0
0
Cuidado 10:01 23/9/2019

A nivel de redacción haber si nos enteramis:¿estás hablando del Reino deEspaña o del Reino de Valencia? El Reino de Aragon tenia en 1500 aprox. un millon y medio de personas me extraña que en 1609 solo tenga 360000.
La primera expulsión de musulmanes, que no moriscos, de Granada fue en 1499, siete años después de la conquista.
Poco creible este artículo.

Responder
2
1
#39766 23:33 23/9/2019

A ver

Responder
0
0
#39688 6:46 23/9/2019

Dios se escribe con mayúscula.
De no haberlos expulsado hoy seríamos ya un país árabe cualquiera.

Responder
7
14
#39702 11:29 23/9/2019

dios no existe, ve al psicólogo.

Responder
12
10
#39662 9:06 22/9/2019

No hay que olvidar las lecciones del pasado

Responder
14
4
#39695 10:23 23/9/2019

Que no están mal por cierto


Que no están mal por cierto

Responder
1
2
#39761 22:19 23/9/2019

Hay que ponerse en el lugar de aquellos que les quitaron todo y les expulsaron de su país, por motivos religiosos, efectivamente Dios estaba de vacaciones

Responder
2
3

Destacadas

Vejez
“Podemos aguantar la huelga de residencias de forma indefinida”, asegura el sindicato ELA

La huelga de las trabajadoras de residencias arrancó en septiembre de 2018 y el viernes cumplió la jornada 146. Lejos de solucionarse el conflicto, el sindicato mayoritario asume un mes más de huelga si el 11 de diciembre la patronal no aprueba su propuesta.

Medio ambiente
Mar Menor, ecocidio anunciado

El Campo de Cartagena ha sufrido una profunda transformación en apenas unas décadas. Los excesos de una agricultura industrial intensiva y del turismo de masas han colapsado la mayor laguna salada de Europa. Los habitantes de la zona exigen frenar la debacle.

Partido Laborista (Reino Unido)
Raíces radicales: Corbyn y la tradición del radicalismo inglés

Las ideas que sustentan el corbynismo están profundamente integradas en la tradición radical inglesa. Reclamar esta tradición puede jugar un papel clave en la revitalización de nuestras ambiciones para el futuro.

Homofobia
CGT denuncia un despido “homófobo” en la estación de esquí de Sierra Nevada

La empresa Cetursa prescinde de los servicios de un trabajador fijo discontinuo con 15 años de experiencia. El sindicato CGT relaciona el despido con la orientación sexual del empleado.  

Contigo empezó todo
La muerte con la que Joan Peiró se ganó a sí mismo

Mientras esperaba el consejo de guerra, el franquismo victorioso hizo una oferta irrechazable al sindicalista y ministro republicano Joan Peiró.

Infancia
Alicia Murillo: “Una mujer adulta es una persona opresora respecto a la infancia”

El feminismo de hoy en día es adultocentrista porque solo defiende a las mujeres adultas. Así lo denuncia Alicia Murillo, activista feminista, artista y ama de casa que desde hace tres años lidera el proyecto Becas La Caja de Música, destinado a niños que han sufrido maltrato por parte de su padre o madre.

Últimas

Racismo
Medio millar de personas rechazan en Hortaleza el ataque de la granada y piden convivencia

Cerca de 500 personas han apoyado la convocatoria de las asociaciones vecinales de Hortaleza por la convivencia y contra el racismo, a cinco días del ataque con una ganada contra el centro de primera acogida de menores. 

Kurdistán
La Corte Suprema y la guerra en el Kurdistán
Los tribunales belgas han determinado que no se puede tratar al PKK como una organización terrorista, sino como un bando de un conflicto armado
COP25
Carteles para el fin de este mundo

Hay espacios donde los principios no se trafican y no es fácil que los mercaderes se hagan hueco. Este parece ser uno de ellos.

Extrema derecha
El detenido con el mayor arsenal de explosivos caseros hacía apología franquista y propaganda de Vox en redes sociales

La persona detenida en Miranda de Ebro con 17 explosivos de fabricación casera dispuestos para ser utilizados hacía propaganda de la dictadura franquista en un perfil de Facebook que varios vecinos de la localidad burgalesa identifican como gestionado por él. La Guardia Civil considera que, para la investigación, “es irrelevante que el detenido hiciese apología en redes sociales de partidos políticos legales, ya sean de extrema izquierda o extrema derecha”.

América Latina
Arantxa Tirado: “Venezuela es el paradigma de lo que le espera a cualquier gobierno que desafíe al neoliberalismo”

Arantxa Tirado es politóloga y experta en América Latina. Es autora de Venezuela: más allá de mentiras y mitos, un libro con el que quiere romper con las falsas verdades y bulos creados en torno al chavismo y la situación en Venezuela.