Contigo empezó todo
Cuando España expulsó al 4% de su población

Hace 410 años, Felipe III ordenó la expulsión de los moriscos del Reino de Valencia. Casi 300.000 personas abandonarían España.


publicado
2019-09-22 06:04

Te imaginas que el Gobierno obliga a abandonar España a dos millones de personas, el 4% de la población? Puede parecer ciencia-ficción, pero hay ‘jurisprudencia’ al respecto y ya sabemos que hay gente muy apegada a la tradición. En 1609 se ordenaba la expulsión de los moriscos (exmusulmanes bautizados) del Reino de Valencia. Cuatro años después, la solución final adoptada por el rey Felipe III se había aplicado en todo el territorio. La inmensa mayoría de los 325.000 moriscos, el 4% de los cerca de 8,5 millones de habitantes de España, fueron forzados a dejar su país.

El decreto de expulsión, publicado por Luis Carrillo de Toledo, virrey de Valencia, el 22 de septiembre de 1609, cumplía las órdenes del monarca, que en una carta le transmitió su preocupación por “la herejía y la apostasía”. El rey llamado ‘El piadoso’ (porque rezaba mucho) confiaba en el “divino favor” de “nuestro Señor” para mandar a los moriscos, un tercio de la población del Reino de Valencia, al norte de África.

El bando daba tres días para embarcarse a hombres, mujeres y niños, exceptuando algunos casos como los de las esposas de cristianos viejos (es decir, con teórica ascendencia cristiana) con hijos menores de seis años. Para quien no se fuera, pena de muerte. Se podían llevar los bienes que les cupieran en el barco, pero si escondían o quemaban lo que no se podían llevar, también pena de muerte, que podían ejecutar sus propios vecinos. En lo que parecería una muestra de humor negro, el decreto prohibía a los cristianos viejos y a los soldados “tratar mal” a las víctimas de sus propias disposiciones.

Poniendo a punto la España monoteísta

Los moriscos, anteriormente musulmanes, habían sido recibidos en el cristianismo, generalmente a la fuerza, durante progresivas conversiones ocurridas durante el siglo XVI. Los Reyes Católicos se comprometieron a respetar el islam al rendirse Granada en 1492. Si alguien creía en su tolerancia, ese mismo verano la expulsión de los judíos (entre 50.000 y 150.000) dejaba bien claro que no iban por ahí los tiros. Los musulmanes pronto vieron que “respeto” significaba convertirles, por las buenas o por las malas. De esta forma, a principios del siglo XVII los viejos musulmanes ya eran nuevos cristianos. Para no sufrir discriminación, para no ser desterrados o directamente para no morir, oficialmente cambiaron de fe. Es lo que la Inquisición denominaba, sin sombra de sarcasmo, “libre albedrío”.

El problema (para los fanáticos religiosos que dominaban España) fue que la conversión no resultó del todo convincente. A pesar de los riesgos, muchos moriscos siguieron practicando su religión y en zonas donde abundaban, como el Reino de Valencia, incluso mantenían la lengua árabe.

El cronista valenciano Gaspar Escolano narró el final de los rebeldes: “Por los caminos los llevaban medio arrastrando a la embarcación y les quitaban los hijos y las mujeres, y aun la ropa que traían vestida”

Los moriscos, por lo general, siguieron siendo vistos como el enemigo interno, dispuestos a aliarse con piratas berberiscos o con el rey de Francia en cuanto se presentara la ocasión. Por su parte, la Iglesia católica fracasaba en sus intentos de evangelización, un clásico siempre que no cuenta con una espada que respalda a su Biblia. Los moriscos no solo se diferenciaban por motivos religiosos, sino por diversas costumbres heredadas de Al-Ándalus. Entre tales barbaridades se encontraban cosas como cocinar con aceite de oliva o, algo realmente irritante para muchos cristianos, su afición por la higiene.

Aunque las relaciones entre moriscos y el campesinado cristiano viejo no eran en muchos casos las ideales, la expulsión no respondió en absoluto a la presión social. Por supuesto, en la Iglesia sí hubo voces que la demandaban, como la del arzobispo de Valencia, Juan de Ribera, quien afirmaba que los moriscos eran “herejes pertinaces y traidores a la Corona Real” y estaba convencido de que, de no llevarse a cabo la medida, vería “la pérdida de España”.

La nobleza valenciana, incluido el duque de Lerma, valido del rey, no era proclive a la medida, que le dejaría sin gran parte de su fuerza de trabajo. No obstante, su oposición se pudo solventar fácilmente gracias al robo puro y duro. El duque y muchos otros señores pasaron a ver el éxodo con buenos ojos cuando comprobaron que el decreto les garantizaba “los bienes muebles y raíces de los mismos vasallos en recompensa de la pérdida que tendrán”. Se quedaban sin trabajadores, pero ganaban todas las propiedades de los mismos.

Los tres días de plazo se alargaron. La aberración se llevó a cabo entre octubre de ese año y enero de 1609, cuando más de 100.000 moriscos abandonaron España. Los puertos de Denia y Alicante, desde donde zarparon 50.000 y 30.000 personas respectivamente, fueron los más activos. Parte de la comunidad morisca no se resignó a las perspectivas del pillaje y el exilio. Más de 20.000 se rebelaron en el norte de Alicante. Un tercio, la unidad militar de élite, los reprimió ferozmente. El cronista valenciano Gaspar Escolano narró el final de los rebeldes: “Por los caminos los llevaban medio arrastrando a la embarcación y les quitaban los hijos y las mujeres, y aun la ropa que traían vestida; y llegaban tan desvalijados que, unos medio desnudos y otros desnudos del todo, se arrojaban al mar por llegar a embarcarse”.

Ya no se volvería a pasar tal vergüenza. España ya era como dios. Una y trina, con su propia santísima trinidad: el robo, el destierro y el asesinato

Hubo más sublevaciones, eficazmente finalizadas por los tercios. El virrey tomó cartas en el asunto anunciando que daría “a cualesquier personas que salieren en persecución de los dichos moros 60 libras por cada uno que presentaren vivo y 30 por cada cabeza que entregaren de los que mataren”. Mostrando su carácter ahorrador y humanista, también ofrecía la posibilidad de que sus captores los esclavizaran, marcándolos con hierros.

De esta manera llegó el fin de los moriscos valencianos. En 1610 se decretaría la expulsión de todos los demás, entre los que destacaban los 60.000 del Reino de Aragón, una sexta parte de su población. Igual que en Valencia, partes de su territorio quedarían abandonadas durante mucho tiempo.

Unas décadas antes, el papa Pío V había echado en cara al arzobispo de Granada que su diócesis era “la menos cristiana de toda la cristiandad”. Ya no se volvería a pasar tal vergüenza. España ya era como dios. Una y trina, con su propia santísima trinidad: el robo, el destierro y el asesinato.

Relacionadas

Laboral
Meter prisa al repartidor en medio de un temporal

La falta empatía de los clientes, la precariedad y la ausencia de una normativa clara que les defienda hace que los repartidores de comida se jueguen la vida cuando hay un temporal como el que ha arrasado recientemente la costa mediterránea.

Plurilingüismo
Una llengua per a governar-los a tots
El mínim d’un 25% d’estudis en valencià previst en la Llei de Plurilingüisme ha despertat les alarmes entre els qui ho veuen com una amenaça al castellà, una tesi a la qual s’han sumat els partits de la dreta.
Represión
El moviment feminista de València anirà a judici per les multes del 8M

Tres dels vint processos amb els quals es va sancionar el moviment feminista valencià ja han sigut resolts per la via administrativa, motiu pel qual s'obri la via judicial. El valor d'estes vint multes emparades sota l'anomenada llei mordassa ascendeix a 11.000 euros.

18 Comentarios
#39782 7:27 24/9/2019

Tanto analfabetismo, descontextualizado, y adobado con ideologías marxistas parece hasta imposible. Ni en Cuba.

Responder
0
2
#39797 11:04 24/9/2019

Ni si quiera en VOX!!

Responder
0
0
Ricardal 19:55 23/9/2019

Expulsar a españoles aunque profesen una religión diferente no está nada bien, otra cosa es expulsar a los "invasores" musulmanes actuales, pues de todos es sabido que solo una mínima parte entraron legalmente. A éste ritmo en dos generaciones conflicto seguro.

Responder
5
6
#39823 14:36 24/9/2019

Sí, pero luego bien que los fachas los ponéis a coger tomates y a ganar euros...

Responder
4
1
Bruno MG 17:06 23/9/2019

El norte de África es libio bereber NO árabe, las gentes del lugar hablan bereber y les obligan por diferentes métodos hablar árabe.

Responder
2
2
#39824 14:37 24/9/2019

Perdona pero el berber es una minoría, hay léxico berber en los dialectos norafricanos pero ni en Argelina, ni en Marruecos, ni en Túnez el berber tiene la relevancia que tiene el árabe.

Responder
1
1
Basset-Azraq 13:07 23/9/2019

En el Reino de Valencia se expulsó al 33% de la población que era morisca. Uno de cada tres valencianos. Recordemos que los moriscos eran los nativos íberos. Los íberos fueron primero romanizados, después cristianizados y finalmente arabizados. El feudalismo católico no podía tolerar nativos judíos y musulmanes. Y se produjo la gran limpieza étnica.

Esto ha producido que gran parte de los nativos íberos y celtíberos fueran expulsados al Magreb. Esto significa que muchos de la marroquíes, tunecinos y argelinos son descendientes de los indígenas peninsulares. Y al revés: muchos de los actuales habitantes del estado español son descendientes de judíos, amazigs y árabes.

Responder
2
5
#39825 14:38 24/9/2019

Qué eran íberos... lo que hay que leer, madre mía...

Responder
0
0
#39758 21:48 23/9/2019

Está seguro

Responder
0
0
#39757 21:46 23/9/2019

Esta seguro

Responder
0
0
Cuidado 10:01 23/9/2019

A nivel de redacción haber si nos enteramis:¿estás hablando del Reino deEspaña o del Reino de Valencia? El Reino de Aragon tenia en 1500 aprox. un millon y medio de personas me extraña que en 1609 solo tenga 360000.
La primera expulsión de musulmanes, que no moriscos, de Granada fue en 1499, siete años después de la conquista.
Poco creible este artículo.

Responder
2
1
#39766 23:33 23/9/2019

A ver

Responder
0
0
#39688 6:46 23/9/2019

Dios se escribe con mayúscula.
De no haberlos expulsado hoy seríamos ya un país árabe cualquiera.

Responder
7
15
#39702 11:29 23/9/2019

dios no existe, ve al psicólogo.

Responder
12
10
#39662 9:06 22/9/2019

No hay que olvidar las lecciones del pasado

Responder
14
5
#39695 10:23 23/9/2019

Que no están mal por cierto

Que no están mal por cierto

Responder
1
3
#39761 22:19 23/9/2019

Hay que ponerse en el lugar de aquellos que les quitaron todo y les expulsaron de su país, por motivos religiosos, efectivamente Dios estaba de vacaciones

Responder
4
4

Destacadas

Laboral
Un año sin minería de carbón en Asturias

El reparto y la escasa cuantía de los fondos de la UE para financiar la llamada Transición Energética Justa avivan el malestar de unos valles mineros que, un año después del cierre de las últimas minas de carbón, siguen sin contar con propuestas de futuro claras ni viables.

Asturias
Mieres: oasis cultural para un desierto industrial

¿Puede funcionar la cultura como una herramienta para combatir el desaliento provocado por la crisis económica y demográfica? Bajo el lema Make Mieres Great Again, la localidad minera, que en los años 60 llegó a tener 70.000 habitantes y hoy no alcanza los 40.000, ha recuperado autoestima y visibilidad perdida, convirtiéndose en un referencia de la cultura alternativa de la Asturies actual.

Brasil
Brumadinho: del luto a la lucha

Durante cinco días, 350 personas afectadas por represas marcharon por Minas Gerais exigiendo justicia para las víctimas del mayor crimen ambiental de Brasil. El derrame de lodo tóxico ocurrido hace un año amenaza con extender la contaminación por metales pesados a toda la región.

Editorial
Política contra los zascas

El acuerdo de coalición alcanzado en enero necesita de buenas noticias para que el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos no sucumba ante el hostigamiento que han planteado las élites.

Historia
Éric Vuillard: “Las ideas de la Revolución Francesa aún tienen un largo recorrido por delante”

El pueblo contra las élites. Quizás una realidad más compleja cuando uno se adentra en las interioridades de la historia. Así lo reflejan los libros de Vuillard, galardonado en 2017 con el Goncourt, el mayor premio de las letras francesas, por El orden del día.

Capitalismo
Seis intuiciones recientes sobre economía digital del conocimiento y lo común

Se diría que, en la economía digital, el factor crítico y lo verdaderamente nuevo no es la idea, sino la existencia de un capital financiero masivo carente de alternativas más rentables.

Últimas

Vivienda
Victoria contra el “banco malo”: recuperado un bloque de la Sareb para cuatro familias

La Plataforma d'Afectades per l'Habitatge i el Capitalisme (PAHC) del Baix Montseny hace pública la ocupación del Bloc Caliu, propiedad de la Sareb, y anuncia que exigirá hogares sociales para las cuatro familias que viven en él. 

Medio ambiente
Turismo de cruceros: buenas noticias para FITUR, malas para el medio ambiente

Organizaciones ecologistas aprovechan la celebración del macroevento del turismo en Madrid —FITUR 2020— para recordar lo que esconden las buenas cifras del desarrollo de la industria de cruceros: sus impactos socioambientales. España lidera la lista de países más contaminados por este tipo de transporte. 

Asturias
Asturies se salvó luchando (y se perdió planificando)

En ausencia de un movimiento regionalista o nacionalista digno de tal nombre, el movimiento obrero se convirtió, en los años 80 y 90, en la gran herramienta colectiva en defensa de los intereses generales de la comunidad.

Humor
Troll a sueldo mínimo

Trigésimo tercera entrega de las viñetas de Mauro Entrialgo para El Salto.

Tecnología 5G
Organizaciones médicas, ecologistas y científicas reclaman paralizar la instalación del 5G

Una resolución del Defensor del Pueblo reconoce que la implantación de la tecnología 5G en España no ha sido objeto de evaluación ambiental previa. Tampoco se ha hecho en el caso del Plan 5G ni de los proyectos piloto derivados del mismo, en los que se va a utilizar una banda de frecuencias para las que aún no se han fijado los límites de exposición seguros.