Bolivia
La quema de banderas indígenas radicaliza el conflicto en Bolivia

El discurso racista y la quema de whipalas, la bandera de los pueblos originarios bolivianos, eleva la tensión y los enfrentamientos tras la dimisión del Gobierno de Evo Morales. 

Fernando Camacho y Marco Pumari en el Palacio de Gobierno de La Paz
Los líderes de las protestas contra el Gobierno de Evo Morales, el ultraderechista Luis Fernando Camacho y Marco Pumari, en el Palacio de Gobierno de La Paz.

Pese al discurso de los partidos opositores y sus apoyos internacionales, lo que está pasando en Bolivia se parece cada vez más a un golpe de Estado, mientras el país se ve abocado a una escalada de enfrentamientos sin solución aparente.

Mientras Evo Morales viajaba en avión hacia México, donde el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador aceptó su petición de asilo, la policía y las fuerzas armadas bolivianas comenzaban a patrullar conjuntamente en las principales ciudades.

“Hemos estado realizando el análisis correspondiente, es insostenible”, indicaba el comandante departamental de la Policía de La Paz.

Con la “policía rebasada”, un comunicado del mando militar anunciaba el pasado 11 de noviembre el inicio de operaciones conjuntas para “resguardar los servicios públicos esenciales”
Con la “policía rebasada”, un comunicado del mando militar anunciaba el pasado 11 de noviembre el inicio de operaciones conjuntas para “resguardar los servicios públicos esenciales” y “garantizar su funcionamiento, la paz y estabilidad de nuestro país”. Una situación inédita desde octubre de 2003, cuando los militares salieron a defender el Gobierno del presidente neoliberal Sánchez de Lozada con un saldo de 77 muertos y 400 heridos.

El mismo día 11 se daban los primeros choques entre la policía y los manifestantes, en El Alto, con el resultado de cinco heridos. De forma paralela, miles de campesinos indígenas entraban en esta misma ciudad, situada a cinco kilómetro de La Paz, al grito de “Ahora sí, guerra civil”. 

El discurso racista y la quema de whipalas —la bandera de las nacionalidades indígenas de Bolivia—, por parte de los seguidores del líder cívico cruceño Luis Fernando Camacho y del candidato opositor Carlos Mesa, encendió a los campesinos aymaras del altiplano, que entraron en El Alto como una riada arrasando puestos policiales y provocando la retirada de los efectivos, según relata el medio digital Bolpress.

La retirada de la whipala del palacio de Gobierno por parte de los policías amotinados o la sustitución de la bandera indígena de los uniformes de los agentes caldearon los ánimos. La policía también fue desbordada en otros lugares, como la estación policial de la zona Sur de Cochabamba, informa Bolpress.

“La Wiphala no es del Evo Morales ni del MAS, es nuestro símbolo de los aymaras, quechuas y otras naciones indígenas y originarias. El temblor vendrá desde abajo. Carajo”, escribió el histórico dirigente campesino Felipe Quispe. 

Deriva derechista

“La Noche de los cristales rotos”. Con este título la activista feminista María Galindo describía lo vivido en la noche del 10 de noviembre, en la que Evo Morales y Álvaro García Linera presentaron su dimisión. 

“Entrar al Palacio de Gobierno con una biblia y una carta en la mano para arrodillarse ante cámaras con ningún mandato popular de legitimidad es un acto fascista y golpista”, resumía la fundadora del colectivo Mujeres Creando. “Quemar las casas de integrantes del Gobierno de Evo Morales es fascismo”, continúa. Igual de fascista que “quemar la casa del rector de la Universidad Pública, Waldo Albarracín”, un ataque realizado por seguidores de Evo Morales. “El revanchismo ha tomado las calles en busca de sangre, en busca de enemigos”, resume Galindo en este artículo publicado en el medio argentino La Vaca.
La idea “exportada” por los seguidores del MAS de que hay un bloque popular progresista enfrentado a un bloque homogéneo ultraderechista es falsa, sostiene la activista María Galindo
Para esta activista, frente al “caudillismo evista” —al que acusa de haber dividido y vaciado a los movimientos sociales bolivianos y sostener un modelo “neoliberal consumista, extractivista, ecocida y clientelar”— el proyecto cruceño “enfrentó otro caudillo aparentemente antagónico, pero al mismo tiempo complementario: un hombre blanco, empresario, presidente de un ente ‘cívico’, que usó el fanatismo religioso y un discurso abiertamente misógino y que entre líneas promete a los hombres de la sociedad la recuperación del control sobre las mujeres”.

La idea “exportada” por los seguidores del MAS de que hay un bloque popular progresista enfrentado a un bloque homogéneo ultraderechista es falsa, sostiene esta activista: “En ambos casos la salida es conservadora. La fascistización del proceso ha silenciado a la sociedad civil y ha concentrado la decisión en las cúpulas más sanguinarias de Morales o de Camacho”.

Por su parte, el analista y escritor Raúl Zibechi advertía de los peligros de que las protestas que consiguieron expulsar a Evo Morales terminen en una deriva ultraderechista: “No podemos olvidar que en este momento existe un serio peligro de que la derecha racista, colonial y patriarcal consiga aprovechar la situación para imponerse y provocar un baño de sangre. El revanchismo político y social de las clases dominantes está tan latente como en los últimos cinco siglos y debe ser frenado sin vacilaciones”.

Sin embargo, el autor de Dispersar el poder y uno de los analistas que mejor entendió y explicó los movimientos sociales que auparon al poder a Evo Morales en 2006 identifica en la deriva del Gobierno del MAS las razones últimas de su caída.
Para Raúl Zibechi, “la movilización social y la negativa de los movimientos a defender lo que en su momento consideraron ‘su’ gobierno fue lo que provocó la renuncia” de Morales
En primer lugar, sostiene Zibechi, “la movilización social y la negativa de los movimientos a defender lo que en su momento consideraron ‘su’ gobierno fue lo que provocó la renuncia” de Morales. La Central Obrera Boliviana y la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia son dos ejemplos de grandes organizaciones, antes afines al MAS, que han apoyado las protestas antigubernamentales.

Tras la marcha indígena en apoyo al Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Sécure (TIPNIS) en 2011, el Gobierno hizo todo lo posible para controlar al movimiento indígena o, al menos, dividirlo, critica Zibechi. Tanto en el caso del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq) como en el caso de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), dos organizaciones históricas de los pueblos originarios, “mandaron a la policía, echaron a los dirigentes legítimos y atrás llegaron, protegidos por la policía, los dirigentes afines al Gobierno”.

Los antes todopoderosos movimientos sociales bolivianos, ahora débiles, divididos, en muchas ocasiones “enfrentados al Gobierno por sus políticas extractivistas”, sostiene Zibechi, no estaban ahí para defender al “hermano Evo”. Estas organizaciones tampoco están en las mismas condiciones para enfrentar una posible deriva ultraderechista, tal como lo hicieron en los episodios de 2008, donde poco faltó para que el conflicto terminara en una guerra civil.

Mientras los discursos y el “revanchismo” se traducen en acciones cada vez más violentas y en la pregunta de “¿cuál es el más macho, cuál es el más fuerte?”, María Galindo exige “un ring donde todos los actores en conflicto se agarren en un duelo a muerte entre ellos” y dejen en paz al resto. “No somos carne de cañón”, concluye.

Relacionadas

Coronavirus
Urubichá, lecciones comunitarias de una pandemia desde Bolivia

Este texto es la historia rápida de la pandemia en una lejana comunidad indígena de Bolivia. Nos habla de la dureza de esta, pero también de la determinación comunitaria por enfrentarla ante el abandono del Estado. Esta historia es también ejemplo de lo que ocurre en cualquier pueblo indígena en cualquier otra parte de América Latina.

Bolivia
Oscar Olivera: “En Cochabamba hay muertos en las calles”

La situación de Bolivia, en plena crisis de covid-19, es desesperada. Oscar Olivera, uno de los protagonistas de la Guerra del Agua de Cochabamba en 2000, ahora con coronavirus, cuenta su propia experiencia y su visión de la actual crisis sanitaria, social y política que atraviesa el país. “Lo único que nos queda es la solidaridad de los compañeros”, dice.

Bolivia
Evo Morales: “En siete meses han destrozado Bolivia”
Desde Buenos Aires, el ex presidente boliviano habla con El Salto sobre la situación social y económica de Bolivia, el impacto de la pandemia y la deuda externa.
9 Comentarios
#43129 4:19 14/11/2019

Hicieron lo mismo en chile, la doctrina del shock

Responder
1
0
#43114 21:57 13/11/2019

Zibechi, Galindo, Raquel Gutiérrez, Silvia Cusicanqui.. intelectuales "anticoloniales" de los "comunes" que le hacen el juego al colonialismo.. lamentable.. por cierto, también llegaron a apoyar a Guaidó hace menos de un año, con esta trayectoria capaz que les termina fichando de asesores la OEA.. de esta deriva colonialista de los intelectuales de los "comunes" ya se publicó un interesante texto en el Salto https://www.elsaltodiario.com/1492/los-comunes-coloniales-y-la-descolonizacion-de-la-izquierda

Responder
2
1
Daniel Soliz 17:20 13/11/2019

María Galindo trabajó con Carlos Mesa (otro golpista). Y después del Golpe, trata de mostrarse como una activista imparcial condenando a Evo como siempre lo hizo, pero no dice y dice poco de Carlos Mesa. María Galindo proviene de una cuna de Oro y ahora solo juega a ser proletaria. Es una agente de la CIA

Responder
0
2
#43111 19:57 13/11/2019

Entonces lleva más de 20 años jugando a ser proletaria. Para ahora, ya debe realmente serlo.

Responder
2
0
jose lorente 23:01 12/11/2019

No parece un golpe de Estado, sino que ES un golpe de Estado. La central obrera boliviana ha dado 24 horas para que se restablezca la intitucionalidad, asi que,no sé a que se refiere este articulo que en mi opinión es muy desafortunado

Responder
4
3
#43076 15:04 13/11/2019

https://www.europapress.es/internacional/noticia-sindicato-boliviano-cob-afin-evo-morales-pide-renuncia-presidente-20191110194143.html

Responder
1
0
jose lorente 23:19 13/11/2019

https://www.pagina12.com.ar/230622-bolivia-la-central-obrera-amenaza-con-un-paro-por-tiempo-ind

Responder
0
0
Anónia 18:20 12/11/2019

La derecha va a llegar...qué van hacer entonces...sin son ingenuos por resentimientos, diferencias, ni imaginan lo que le viene. Ustedes creen que esa derecha fascistas, racista, colonizadora les va a permitir expresarse todo los logros y avances los van a destruir

Responder
3
2
Juan Ibarronodo 17:39 12/11/2019

La equidistancia en estos momentos no es de recibo, Maria Galindo ¿a quién representa? estamos ante un acto de venganza racista por parte de las élites blancas con el apoyo de EEUU y sus aliados en la OEA, el problema es que no soportan que los indios puedan gobernarse. El gobierno de Evo Morales como todos tiene sus luces y sus sombras, pero la visión de Galindo de que esto es simplemente un duelo de machos es una simplificación que obvia que si se impone la Oligarquía neofascista de Santa Cruz, no sólo las mayorías sociales indígenas y pobres saldrán perjudicadas sino también las minorías sexuales. Oponerse firmemente al golpe de Estado no significa un apoyo acrítico a Morales pero si saber distinguir los golpistas de quienes han sufrido el golpe.

Responder
6
5

Destacadas

Monarquía
EH Bildu y ERC piden la comparecencia de Carmen Calvo por las negociaciones con la Casa Real

Los partidos republicanos exigen que la vicepresidenta aclare cuál fue el papel del Gobierno ante la partida del rey emérito, investigado por corrupción, blanqueo de capitales y evasión fiscal.

Régimen del 78
El retrato de Juan Carlos Rey

Al verdadero rey lo empezamos a ver en abril de 2012. El azar del calendario nos regaló una pequeña justicia poética: 14 de abril. Ese día nos despertamos con la noticia de la operación de cadera del rey.

Infancia
La Ley Rhodes avala las retiradas de tutela sin orden judicial como la del caso de Irune Costumero

El 4 agosto se cumplen tres años de la “encerrona” en la que los Servicios Sociales de Bizkaia separaron de su hija a Irune Costumero. El anteproyecto de ley que aborda las violencias contra la infancia da el visto bueno a esta práctica que varias organizaciones piden revisar.

Industria armamentística
Disparando dólares: cuando la paz no sale a cuenta

En 2001, después de descubrir la corrupción en la compraventa de armas en Sudáfrica, Andrew Feinstein dimitió. Ahora vive en el Reino Unido. Autor de 'The Shadow World', donde entrevista a varias traficantes de armas, este ex político se ha dedicado a seguir el rastro de los señores de la guerra y los estados que les cobijan.

Racismo
La artista Daniela Ortiz huye de España tras denunciar el racismo de los monumentos coloniales

Ortiz, defensora de los derechos humanos, ha sido víctima de una campaña de ataques xenófobos, con amenazas de ataques físicos, a través de las redes sociales y también de forma privada.


Plano Maestro
De Jujuy a Chengdu. Otro ladrillo en el muro

Un resumen visual de la actualidad mundial. Todo imagen, sin comentarios.