Coronavirus
Denuncian al Defensor del Pueblo los insultos a personas durante sus salidas terapéuticas

La organización Plena inclusión recibe a diario quejas de personas que son víctima de “un hecho incívico e intolerante inhumano” y recuerda que la norma permite determinadas salidas, entre ellas a personas con trastornos del espectro autista. Colectivos rechazan la polémica propuesta, difundida por redes sociales, de que estas personas vayan marcadas con un pañuelo azul.

Coronavirus  Viviendas
Viviendas del Barrio del Pilar hace pocos días. David F. Sabadell

Gritos e insultos a personas con ​discapacidad y especiales dificultades para soportar la situación de confinamiento que salen de sus casas para dar breves paseos se han convertido en parte del paisaje de la crisis del coronavirus. Así lo denuncia la organización Plena Inclusión que, a través de las más de 900 organizaciones que la integran, recibe cada día denuncias en este sentido. 

“Las personas con discapacidad que lo necesiten pueden salir a dar paseos terapéuticos durante el estado de alarma. La norma lo permite y pese a ello, a veces, mientras están dando el paseo, tienen que sufrir que sus convecinos les insulten, increpen o incluso les tiren objetos o huevos”, explica Inés de Araoz, asesora jurídica de Plena inclusión España y redactora del escrito enviado al Defensor del Pueblo, en nota de prensa.

Por eso Plena inclusión ha denunciado esta situación ante el Defensor del Pueblo. En el escrito dirigido a Miguel Fernández Marugán piden que se emita una recomendación a las autoridades competentes para que tomen las medidas oportunas para puedan disfrutar de su derecho sin ser víctimas de increpaciones o agresiones. Este movimiento asociativo que representa a 140.000 personas con discapacidad intelectual, TEA y parálisis cerebral ha hecho la denuncia en la víspera del Día internacional del Autismo que se celebra el 2 de abril.

En la carta al Defensor del Pueblo, Plena inclusión subraya el daño que estas reacciones incívicas producen en las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo: “Estas situaciones tienen repercusiones directas en la salud, tanto física como psicológica de las personas, con o sin discapacidad, que lo tienen que soportar. En ocasiones es malestar, en otras puede ser que la persona que lo oiga no comprenda por qué le agreden y sus niveles de estrés se incrementen; a veces, los gritos pueden suponer una sobrecarga sensorial que desencadenen respuestas de miedo, dolor o agravamiento de determinadas conductas”.

Desde Plena Inclusión subrayan a El Salto que que trata de “salidas terapéuticas” y que deben estar autorizadas por profesionales médicos. Además, insisten en que no se trata de que las 473.000 personas con algún tipo de discapacidad puedan salir a la calle durante el confinamiento, sino que las salidas se prescriben solo para algunas de ellas, como por ejemplo personas con algún tipo de trastorno del espectro autista.

La excepción para estas personas llegó el 19 de marzo, cuando  el BOE publicó una instrucción que modificaba el artículo 4 del Real Decreto de declaración del estado de alarma de 17 de marzo. En ella se permitía circular excepcionalmente por la vía pública: “a las personas con discapacidad que tengan alteraciones conductuales, […] que se vean agravadas por la situación de confinamiento, y a un acompañante, a circular por las vías de uso público, siempre y cuando se respeten las medidas necesarias para evitar el contagio”, según dicta la instrucción.

En contra de marcar 

Por otra parte, Plena inclusión ha mostrado su oposición a la iniciativa que ha circulado en los últimos días en redes sociales de identificar a las personas autorizadas a hacer salidas terapéuticas con un pañuelo azul.

José Manuel Barbe, padre de un niño con autismo que hace unos días denunciaba en Twitter y también en El Salto la situación que vivió con su hijo con TEA cuando salió a unas pistas vacías de su barrio, rechaza también marcar a las personas con discapacidad. “Me niego, primero porque dudo de la eficiencia de una u otra propuesta, cada una distinta y sin consenso no difusión suficiente”.

Coronavirus
Inmunidad comunitaria frente al autoritarismo de balcón

Hay otras formas de pensar la inmunidad, una inmunidad comunitaria que maneje de otro modo las relaciones en tiempos de pandemia —y no—, que reformule nuestra noción de defensa, de contagio, de relación, de cuidado y hasta de nuestra propia identidad.

Para este padre, marcar a su hijo le parece estigmatizador y, además, no entiende por qué se propone marcar a unas personas que tienen autorización para salir y no a otras. “Nadie más de las personas que salen a la calle se marca de ninguna forma, es innecesario”. Barbe argumenta que esta propuesta no soluciona el problema de fondo. “¿A los que llevan brazalete o camiseta o cartel o lo que sea no se les puede gritar e insultar y al resto sí?”, se pregunta advirtiendo de que entre las personas que pueden salir están las cuidadoras, quienes van a comprar, pasean al perro o vuelven del tanatorio. “La solución es no gritar”, zanja.

En ese sentido se manifiesta también Autismo España, que ha lanzado una campaña contra el hostigamiento durante el estado de alarma. Según esta entidad, algunas personas han utilizado chalecos reflectantes, camisetas, pañuelos azules o cualquier otro elemento físico para protegerse de las citadas increpaciones, gritos e insultos. Sin embargo, recuerdan que nadie tiene la obligación de recurrir a identificativos “que pueden llegar incluso a ser estigmatizantes para ejercer sus derechos.” 

Plena Inclusión recuerda que la Convención de la ONU sobre Derechos de las personas con Discapacidad defiende el respeto a la privacidad y el derecho de las personas con discapacidad a ser protegidas de toda injerencia arbitraria en su vida privada.

Relacionadas

Migración
Más de 800 personas internas en el CETI de Melilla se manifiestan para exigir el traslado a la Península

El miércoles 3 de junio más de 800 personas internas en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla se manifestaron para exigir el traslado a la Península y que se garantice el asilo político.

Universidad
ConVIDa-20: o efecto da corentena no estudantado
A USC lanza unha enquisa online para observar como se sente o estudantado tras a corentena e de cara ao futuro. 
Salud mental
Los síntomas de depresión y ansiedad se disparan entre jóvenes por la crisis del coronavirus
Diferentes estudios atestiguan que el estallido de la pandemia está afectando notablemente a la salud mental de jóvenes de entre 18 a 34 años, entre los que se han incrementado los síntomas de depresión, ansiedad o inquietud por la incertidumbre derivada de la crisis del covid-19.
3 Comentarios
#55150 16:20 3/4/2020

Lo que hay es mucha gente aburrida, justicieros de barrio y " enteraos" sin saber las circunstancias de los demás, más vale que hicieran algo útil dentro de sus casas. ¿A esta gente no se les multa?? Porque deberían...

Responder
2
0
#54724 8:03 2/4/2020

A los chivatos de balcón se les debería recordar y hacer vacío social tras esta situación.

Responder
6
1
#54982 20:50 2/4/2020

Lo sórdido del confinamiento es que no exista perspectiva crítica ante la propia medida, esto es, cuestionamiento y desobediencia sistemática que pueda ser vista con buenos o malos ojos (allá cada cual con su moral). Al contrario, la figura social más extendida es la del "aplaudidor" y "crítico de ventana", un juez que, desde la altura que le confiere el edificio (como si de un expresivo plano picado se tratase), considera su opción como la única válida al ser la promulgada por la autoridad que maneja y manipula al ciudadano, inane en un sentido democrático, a su antojo. Se violenta de esta manera la libre expresión y se criminaliza a una persona por negarse a acatar una ley, sin tomar en consideración que tal persona puede considerar la ley como injusta, innecesaria y/o inmoral desde su perspectiva propia. Ya esté sacando al perro, despejando la cabeza si tiene problemas mentales o, simplemente. tomando el aire. Se anula así el respeto por una cuestión de distancia.
El Gobierno podrá legitimar la aplicación de leyes cohercitivas, pero nunca las perspectivas morales. Esa turba energúmena es otra herramienta más a fin de consolidar un pensamiento unívoco y autoritario.
NO.

Responder
4
0

Destacadas

Salud mental
Los síntomas de depresión y ansiedad se disparan entre jóvenes por la crisis del coronavirus
Diferentes estudios atestiguan que el estallido de la pandemia está afectando notablemente a la salud mental de jóvenes de entre 18 a 34 años, entre los que se han incrementado los síntomas de depresión, ansiedad o inquietud por la incertidumbre derivada de la crisis del covid-19.
Casas de apuestas
PP, Cs y Vox rebajan impuestos a las casas de apuestas de Madrid

El acuerdo aprobado por las derechas, con la abstención de Más Madrid y PSOE, elimina también la medida anunciada para mantener el empleo de condicionar la bajada del IBI y el IAE a que no realizaran despidos.

Migración
Atrapadas en Marruecos

El Gobierno español desatiende las urgentes peticiones de retorno de mujeres embarazadas residentes en España y de origen marroquí que quedaron atrapadas tras el cierre de fronteras entre ambos países. Yousra y Jalila son dos de ellas.

Google
La Generalitat de Catalunya asume poner freno a Google en escuelas e institutos

La asociación Xnet logra un acuerdo para que el Departamento de Educación salvaguarde la privacidad de los menores a través de software auditable y servidores propios que garanticen la intimidad de sus datos.

Turismo
Ivan Murray: “El turismo global es el Lehman Brothers de la crisis del covid-19”

El turismo ha frenado en seco con la pandemia y el hundimiento del sector tendrá un impacto brutal en la economía española. Iván Murray, profesor de la UIB e investigador en economía ecológica del turismo, analiza un fenómeno que tendrá en Baleares y Canarias su “zona cero del desastre”.

Medio ambiente
Andalucía, Madrid y Murcia reciben el premio Atila por su contribución a destruir el medio ambiente

Los premios que concede todos los años Ecologistas en Acción destacan la derogación de leyes de protección ambiental con la excusa del covid-19 y señalan la responsabilidad del Gobierno vasco en la catástrofe del vertedero de Zaldibar.

Coronavirus
Morbus coronaviri anno 2019: covid-19, tardocapitalismo y la muerte

Quizá una de las cicatrices más profundas que deje la pandemia de SARS-CoV-2 sea precisamente la psicológica o, si así se prefiere, la cultural. El envejecimiento y la muerte se avienen mal con la ideología de este período histórico que, a falta de mejor nombre, llamamos capitalismo tardío.

Migración
Más de 800 personas internas en el CETI de Melilla se manifiestan para exigir el traslado a la Península

El miércoles 3 de junio más de 800 personas internas en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla se manifestaron para exigir el traslado a la Península y que se garantice el asilo político.

Últimas

Racismo
Cuando la memoria se hace rabia

La rabia expresada en las calles no surge del aire. La memoria que pretendió ser borrada ha sido recuperada desde lo político. Sin esa historia, sin todo ese recorrido, no se entiende lo que está pasando estos días en Estados Unidos.

Coronavirus
Enfermeras de Urgencias denuncian que les han negado mascarillas FFP2
Enfermeras y auxiliares del madrileño Hospital del Henares denuncian que el pasado domingo la supervisora de guardia les negó material de protección.
Sanidad pública
Crece el descontento entre el personal sanitario en Catalunya por la falta de recursos y los recortes
Trabajadores sanitarios vuelven a manifestarse en las puertas de hospitales de toda Catalunya para revertir los recortes realizados durante la anterior crisis y defender la financiación de la sanidad pública.