Coronavirus
Enfermos crónicos y pacientes de salud mental, los colectivos de riesgo olvidados en la crisis del covid19

Se han cancelado todas sus citas y tratamientos en la sanidad pública y se ha minimizado la atención en salud mental exclusivamente a enfermos muy graves.

Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz coronavirus - 1
El clínico San Carlos es uno de los hospitales especializados en psiquiatría que están saturados durante la crisis del coronavirus. Álvaro Minguito
24 mar 2020 06:17

Están ahí, encerrados en sus casas, porque son grupo de riesgo ante el contagio del covid19 y nadie los ve. No salen a hacer la compra por miedo o solo ante imperiosa necesidad. Donde sí acuden como parroquianos es a las farmacias, que les suministran aquellos medicamentos que sus cuerpos y mentes necesitan para vivir. Nadie les ha provisto de medios como mascarillas, como a la mayor parte de la población. De hecho, nadie los veía antes ya de toda esta situación de alarma (en todos los sentidos). Y ellos forman parte de los colectivos de riesgo, con múltiples patologías previas y vulnerables ante la situación de incertidumbre en la que nos encontramos.

Uno podría pensar que los enfermos crónicos o de salud mental que, por su enfermedad, pasan mucho tiempo en casa podrían estar acostumbrados y contar con ventaja a la hora de afrontar este confinamiento domiciliario dictado por real decreto, que cada vez se hace más restrictivo a la movilidad, según las últimas comparecencias de Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, en estos últimos días. Pero no. Tan solo les ha traído la cancelación de todas sus citas médicas y tratamientos de manera indeterminada, un empeoramiento de su estado, tanto físico en algunas ocasiones, como psicológico en todas ellas, en el caso de los ocho pacientes con dolor crónicos y de salud mental entrevistados durante la realización de este reportaje. De hecho, así lo atestiguan también los tres profesionales sanitarios especialistas en esta área contactados.

Y los pacientes con dolor crónico y de salud mental no son pocos en España precisamente, como puede comprobarse al revisar la última Encuesta Nacional de Salud de 2017 —publicada en junio de 2018—, elaborada por el Ministerio de Sanidad y también a disposición del ciudadano en la web del Instituto Nacional de Estadística (INE), o como muestra el Estudio el Observatorio de Dolor, que determina que el 17% de la población española sufre dolor crónico, con especial incidencia en mujeres. En lo relativo a salud mental, una de cada diez personas mayores de 15 años sufre algún problema de este tipo y, de nuevo, las mujeres lo refieren con mayor frecuencia que los hombres (14,1% frente a 7,2%).

Entre todos los trastornos prevalentes en adultos que atañen a estos colectivos sobresalen, entre otros, dolor de espalda (lumbar y cervical) crónico, migrañas, depresión, ansiedad crónica, asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica. A estas hay que sumar a menudo las enfermedades raras a las que FEDER pretende dar voz, como es la endometriosis, que afecta a una de cada diez mujeres, y la fibromialgia, una afección crónica aún desconocida que padecen sobre todo las mujeres.

Si bien la mayor parte de los pacientes con patologías crónicas han sido contactados telefónicamente para comunicarles la cancelación de sus citas y tratamientos, como es el caso de un paciente de 40 años con patología del sistema nervioso central, atendido en el Hospital de La Paz (Madrid), no se les ha enviado ningún tipo de comunicado por escrito por parte del hospital, salvo a uno de los ocho afectados entrevistados. Solo en el caso de una paciente con dolor pélvico crónico y afecciones urinarias y digestivas, depresión, ansiedad crónica y un síndrome de conversión, además de recibir la noticia vía telefónica, ha recibido el siguiente comunicado de la Fundación Jiménez Díaz el día 18 de marzo por email: “Dadas las medidas de excepcionalidad por la alerta sanitaria vigente, y siguiendo instrucciones de la Consejería de Sanidad, queda suspendida toda la actividad programada no urgente de las consultas externas, pruebas diagnósticas, hospitalización de día, ingresos programados e intervenciones quirúrgicas no preferentes. Si su consulta, a criterio médico, puede realizarse a través del Portal del Paciente, el hospital contactará con usted. / Reciba un cordial saludo. / Recuerde que a través del portal del paciente  (en su web o la App en su móvil) puede consultar resultados de pruebas, informes y mucho más”.

A. C. V. se encuentra recluida en su domicilio a excepción de las visitas obligadas a la farmacia, dado que es una persona más expuesta aún a infecciones porque precisa de autosondajes diarios

Esta casuística es constatada por Jara García, enfermera de quirófano infantil del Hospital Universitario Doce de Octubre, que indica que “este, como el resto de hospitales de la red pública de la Comunidad de Madrid, ha tomado medidas especiales,  como suspender consultas e intervenciones quirúrgicas no urgentes y reestructurar al personal a otros servicios para satisfacer las necesidades actuales y evitar contagios”. Comenta que las directrices, transmitidas desde la Dirección del hospital, han ido variando y lo seguirán haciendo, e insiste: “Los pacientes crónicos pueden estar tranquilos, ya que no se van a desatender sus necesidades. Únicamente se han anulado las citas no urgentes y se han renovado las medicaciones prescritas en la tarjeta sanitaria automáticamente como medida preventiva, pero nunca se va a desatender una patología en preferencia de ninguna otra”. Quiere dejar a este colectivo un mensaje de tranquilidad, pese a que se haya tenido que priorizar otros servicios en función de la situación de emergencia y por protección y beneficio de los propios pacientes para disminuir las posibilidades de contagio.

A pesar de ello, este grupo de pacientes, más vulnerables, ha visto disparada su ansiedad. El primero de los pacientes antes citados afirma que, aunque su patología se encuentra estable de momento y puede hacer una vida seminormal, “me come la ansiedad”, y ve venir que “esto va a ser una montaña rusa” y no cuenta con la posibilidad de ir al psicólogo. Su mujer, también perteneciente a un colectivo de riesgo por sus afecciones respiratorias, “fue despedida de su trabajo en cuanto la cuarentena fue anunciada, y ella sí está sufriendo ansiedad constante”. La segunda de las pacientes mencionadas, A. C. V., de la Fundación Jiménez Díaz, apenas alcanza a encontrar las palabras. Se encuentra recluida en su domicilio a excepción de las visitas obligadas a la farmacia, dado que es una persona más expuesta aún a infecciones porque precisa de autosondajes diarios. Ya venía experimentando un empeoramiento de su dolor crónico, que continúa en esta línea durante esta crisis, y sufre una agudización de su cuadro depresivo y ansiolítico. Sentencia que “la mayor parte de los días no quiero vivir... Solo quiero que mañana llegue pronto”. También siente mucha ira al verse “atrapada” en su “cuerpo, mente y, además, por real decreto” y le resulta muy difícil comer, “alimentar a un cuerpo que no reconoce como suyo”.

A L. R. S., paciente con un trastorno de ansiedad y pánico, ni siquiera la han contactado y ya da por perdida su cita con el psiquiatra de la Seguridad Social. Las circunstancias expecionales que vivimos han provocado un empeoramiento de su cuadro: “He tenido varias crisis de ansiedad y, en general, el estado de nerviosismo y ansiedad se me ha disparado. Por mi cuenta y riesgo he decidido aumentar la dosis de lorazepam porque los síntomas se han hecho muy presentes y patentes”. Afortunadamente, asiste a la consulta privada con una psicóloga que la va a atender por Skype mientras dure la reclusión —precisa: “Un servicio que no se da en la sanidad pública”— y que, incluso, puede llamarla por teléfono si en algún momento se encuentra mal. Añade: “Siento falta de claridad. No termino de entender el peligro real del virus. Siento mucha confusión ante los medios de comunicación y más aún en los políticos. Es como si estuviésemos dentro de una película. Me siento desbordada entre el trabajo del hogar, la familia, los cuidados y las obligaciones laborales, siento que no llego a todo y echo muchísimo de menos a mis amigas”. Sale lo menos posible y sin mascarilla, porque no tiene.

“Entiendo completamente la gravedad del asunto, pero a las personas con trastornos mentales y enfermedades crónicas nos están dejando completamente de lado”, dice Gudrun

J. S. V. convive desde hace cinco años con dolor crónico causado por varias patologías en pie y rodillas, lo que derivó en un trastorno de depresión adaptativo y un trastorno de angustia con episodios de hipocondría y agorafobia. Residente en una zona rural de Lugo, tiene programadas citas en varias unidades y no se las han cancelado por el momento. “Mis síntomas físicos no han empeorado y, con respecto a los psicológicos, hace unos días leía a una chica que contaba que su vida no cambiaba mucho con la cuarentena, ya que debido a su enfermedad mental estaba acostumbrada a no salir de casa ni socializar. Le sorprendía cómo podía afectar tanto a los demás lo que para ella era su día a día. A mí me pasa un poco lo mismo (…).   Muchas veces dejé de salir con mis amigas a causa del dolor, y estos días están acercando conciertos y todo tipo de eventos culturales a las que nos quedamos en casa. Para muchas, la enfermedad y el dolor supone una cuarentena constante”.  Él cuenta con la posibilidad de asistir vía Skype a consultas psicológicas privadas.

Gudrun Palomino Tirado, de 21 años y residente en Cádiz, sufre un trastorno mixto ansioso-depresivo desde hace dos años. En su caso, llevaban retrasando las citas con Salud Mental desde hace tiempo y la han llamado por teléfono para hacerlo una vez más. De nuevo, apela, como otros pacientes, a un empeoramiento: “He tenido varios ataques de pánico, insomnio, noto las piernas entumecidas y me noto bastante cansada. Me siento bastante desbordada y cansada”. Ella no tiene la posibilidad de acudir al psiquiatra ni al psicólogo porque “el personal psicológico que le está prestando su trabajo online de forma gratuita está desbordado, no puedo costearme una cita por lo privado y desde el hospital no me atienden”. Y añade: “Entiendo completamente la gravedad del asunto, pero a las personas con trastornos mentales y enfermedades crónicas nos están dejando completamente de lado. Mi madre tiene una enfermedad rara y está prácticamente en las mismas que yo. La organización en los centros de salud mental está siendo nefasta y se nos está negando la atención psiquiátrica que necesitamos. Si ya era deficiente antes, ahora más”.

Alicia Gómez Benito, que ya de por sí ayuda a sensibilizar acerca de la importancia de la salud mental desde su proyecto “Cuidando en Femenino” en Instagram, tiene depresión y ansiedad. “Cuando tengo crisis de ansiedad, incluyen mareos, vómitos y dolor de cuerpo en general. Durante la cuarentena he tenido llantos en algún momento de enfado/tristeza, pero no he llegado a tener una crisis como tal”, comenta y asegura que su “cabeza funciona mejor en momentos de crisis que en la vida normal”.  Como educadora social, dice estar “entrenada” para ayudar en momentos de crisis, a lo que se añaden sus años de trabajo personal en terapia. Insiste en la necesidad no solo de denunciar situaciones como la de estos colectivos, sino que realiza un llamamiento a la difusión noticias más positivas “que nos ayuden a ganar tranquilidad en estos momentos de pánico”.

“Hay cierto tipo de patologías (ansiedades graves fóbicas, TOC, trastornos psicóticos, depresiones severas, etc.) con las que estamos y estaremos especialmente atentos porque puede afectarles mucho y desembocar en un empeoramiento importante”

I. D., mujer que padece varias patologías, físicas y mentales, comenta que aún no le han llegado los avisos de citaciones y que nadie se ha comunicado con ella. Se siente “atascada en una lista de espera aún más infinita”.  Ella, que ya había visto empeorar su salud física antes de la cuarentena, confiesa que también tiene agorafobia y “las salas de espera son uno de los lugares en los que peor lo paso. Ahora ya no me atrevo a ir al centro de salud y cruzo los dedos por que mis síntomas no vayan a más”. Aunque puede permitirse asistir a consultas privadas con una psicóloga por Skype y sigue contando con este recurso pese al estado de alarma, su salud mental también ha empeorado: “He tenido que subir la dosis de medicación psiquiátrica diaria, después de pasar varios meses reduciéndola, y, en ese sentido, tengo mucho miedo. Estoy muy asustada. Mis niveles de ansiedad, depresión y mis conductas obsesivas se han disparado durante los últimos días. Siento que todo el trabajo que he estado haciendo durante los meses pasados no ha servido de nada, que he retrocedido a un punto que ni siquiera conocía. Tengo mucho miedo de mi cuerpo, de la saturación del sistema, de que me pase algo y no puedan atenderme. Mi vida no ha cambiado demasiado, porque ya estaba aislada en casa antes. Pero no poder ver a mi pareja, que era mi apoyo fundamental, y la situación de riesgo e incertidumbre añadida me generan mucho malestar. Tener síntomas nuevos y no saber por qué, no poder hacer nada, me aterra”.

En lo relativo al colectivo médico al que interpelan estos pacientes, un psiquiatra del Hospital Clínico San Carlos (Madrid) entrevistado que prefiere no revelar su nombre afirma que funcionan bajo directrices diarias y que están dando citas a partir de mayo, si bien “la mitad de los compañeros está de baja por positivo o sospecha y somos menos. Incluso cuesta estar centrado y activo, dormir y descansar bien”. De hecho, se le ha comunicado que esta semana está destinado como médico general a una planta de pacientes con covid19. Al preguntarle por el impacto en sus pacientes ante la drástica reducción de servicios en el Centro de Salud Mental, a excepción de urgencias y casos graves muy agudos, responde: “Todo va a depender de cuánto se alargue esta situación y de cómo evolucione. Hay pacientes de seguimiento con diferentes cuadros que aunque no estén mucho peor se mantienen en vilo (excluyendo cuadros agudos graves o urgencias de nuevos), una espera tensa e incierta, y que no van a poder estar demasiado tiempo así, esa es la verdad. Hay cierto tipo de patologías (ansiedades graves fóbicas, trastorno obsesivo compulsivo-TOC, trastornos psicóticos, depresiones severas, etc.) con las que estamos y estaremos especialmente atentos porque puede afectarles mucho y desembocar en un empeoramiento importante”.

Coronavirus
Confinados bajo el plástico

Muchos de los migrantes que trabajan en los invernaderos de Almería viven en condiciones infrahumanas. El estado de alarma no ha hecho más que complicar aún más el día a día en unos asentamientos que carecen de luz y acceso a agua potable.

También trabajadora de de la sanidad pública, Marina Carretero Gómez, facultativa especialista en Psicología Clínica, reflexiona: “La atención en los servicios de salud mental ha ido modificándose en las últimas semanas conforme la situación sanitaria general en relación al covid19 iba cambiando. Actualmente, la indicación general es la de atender y supervisar el estado de los pacientes vía telefónica, manteniéndose la actividad presencial únicamente para urgencias. Todos los pacientes de salud mental van a ver afectados sus seguimientos no solo durante este periodo de crisis sanitaria, sino presumiblemente después. Ante el previsible aumento de demanda en salud mental, se hará necesario un replanteamiento de la situación: si las listas de espera y los seguimientos hoy en día ya son preocupantemente largos, la demora se hará todavía más acentuada si no se refuerzan los equipos, en especial de psicólogos clínicos. Para muchas personas la situación actual supondrá una experiencia traumática ante la cual desarrollarán síntomas; un porcentaje significativo requerirá ayuda especializada. También es posible que un porcentaje de las personas con trastornos mentales presente agravamiento de síntomas y que muchos de los compañeros que actualmente están en primera línea de intervención necesiten asistencia psicológica. Nos encontramos ante otro problema sanitario al que hay que dar solución”.

Por su parte, Jesús Muñoz de Ana, psicólogo experto en atención psicológica a personas con enfermedades crónicas con consulta privada presencial y online, continúa atendiendo a sus pacientes “por videoconferencia, por teléfono y por email, de la manera más cercana posible”. “Avisé a cada persona que atendía en consulta y le di la opción de continuar el acompañamiento de manera online o telefónica”, afirma, y llama la atención sobre la vulnerabilidad de este colectivo: “Las necesidades de las personas con dolor crónico implican una red de apoyo tanto sanitaria como social (familia, etc.) que puede verse afectada por la situación actual. Es posible que se retrasen cierto tipo de consultas que en estos momentos es difícil que se den por el riesgo de contagio. Al quedarse en casa para no propagar el virus o en situaciones de aislamiento, es más difícil tener el apoyo familiar, también no poder asistir a grupos de apoyo...”. Muñoz de Ana, a título personal, concluye que para él “también es un encuentro con mis límites, mis recursos y mi perspectiva de las cosas. Me siento con el compromiso de acompañar lo mejor posible dentro de lo que nos permite la tecnología”.

Desprovistos de atención y apoyo a menos que recurran a la sanidad privada, todo cuanto les queda a este tipo de pacientes es intentar obtener información de los farmacéuticos. “Ha aumentado el tránsito del público, gente que pregunta sobre todo por mascarillas, geles, desinfectantes, alcoholes y guantes. Al principio de esta situación sí que preguntaban más sobre ella. Ahora mismo los medios de comunicación cuentan con más poder sobre la opinión que los sanitarios. Los sanitarios simplemente nos limitamos a trabajar”, afirma Javier Viloria, licenciado en Farmacia y farmacéutico en activo, que también ha visto afectada su actividad y ha tenido que implementar las mayores medidas de protección posibles. Este colectivo funciona bajo las directrices del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid. Viloria afirma: “Por supuesto que no atiendo a los pacientes con normalidad, y los pacientes con dolor crónico son un colectivo especialmente vulnerable porque son menos tratados. Además, parece que el coronavirus afecta más a las personas con patologías previas, y el dolor crónico es un síntoma que acompaña a muchas de ellas. Es una situación excepcional, las farmacias deben reinventarse y los farmacéuticos debemos facilitar la vida a los contagiados que están en casa con la medicación y a los demás darles el mejor consejo profesional”.

Coronavirus
La emergencia sanitaria aviva la demanda de un ingreso incondicional para toda la población

Entre la urgencia de garantizar una seguridad material a quienes ven ahora en peligro su supervivencia económica y el empuje a un cambio de paradigma que permita repensar la relación entre trabajo y acceso a recursos, el debate de la renta básica se abre paso en los medios y quizás también en el gobierno. 




Relacionadas

Coronavirus
Entre el confinamiento y la inseguridad económica: malos tiempos para la salud mental

El impacto de esta crisis económica empieza a ser considerable y las cifras de paro en este mes de marzo se han disparado. Hay economistas que pronostican que llegaremos a los seis millones de desempleados en pocos meses. Sus efectos seguramente serán devastadores en salud mental.

Coronavirus
Denuncian al Defensor del Pueblo los insultos a personas durante sus salidas terapéuticas

La organización Plena inclusión recibe a diario quejas de personas que son víctima de “un hecho incívico e intolerante inhumano” y recuerda que la norma permite determinadas salidas, entre ellas a personas con trastornos del espectro autista. Colectivos rechazan la polémica propuesta, difundida por redes sociales, de que estas personas vayan marcadas con un pañuelo azul.

Coronavirus
Los psicólogos recomiendan: apaga la tele, o al menos modera su uso

La crisis del covid19 ha provocado una saturación informativa que afecta de forma determinante al estado de ánimo y a la salud mental de la población. Los profesionales del sector recomiendan limitar nuestra exposición al bombardeo mediático.

15 Comentarios
#54407 15:51 31/3/2020

Y los grandes olvidados q no los nombran ni de broma los pacientes con problemas del sistema.inmunitario ( lupus, sindrome sjogren.... etc), q nadie.nos.da la protección necesitamos fundamental como mascarilla, guantes... No tengo nada de eso.
Y rezando xq los.medicamentos no fallen como P.E.DOLQUINE ,q parece puede servir para combatir este virus. Espero tengan encuenta a los q necesitamos i interrumpidamente estos medicamentos y ñoños digan q no ahí diponibilidad

Responder
0
0
#54097 14:17 30/3/2020

Yo quisiera saber si hay algún tipo de ayuda o solución para esto,contar nuestro caso está bien pero pienso que la mayoría queremos saber si alguien sabe alguna solución

Responder
0
0
#55018 24:55 2/4/2020

Hola, las redes de apoyo de los barrios están ofreciendo consultas sicológicas gratuitas x skype

Responder
0
0
#53793 3:02 29/3/2020

Agradezco que se haga algo más visible la realidad de esta social y no sólo sanitaria. En el artículo no se hace mención a la red pública de atención social para personas con enfermedad mental. Desde nuestros recursos y con los medios que tenemos (llamadas, videollamadas, contactos presenciales, vistas domiciliarias), estamos poniendo toda nuestra energía, profesionalidad e ingenio, en acompañar a las personas que tendemos en estas circunstancias tan complejas.
Decir también, que así como vemos personas que están notando mucho los efectos del confinamiento, hay otras que están consiguiendo adaptarse sin mayor angustia que la población general (qué levante la mano quien no tiene algo de ansiedad con toda la información que llega...). Creo que esta parte también es importante rescatarla para no caer en posibles paternalismos.
Un abrazo y Salud

Responder
0
0
#53697 16:22 28/3/2020

A ver si alguien por aquí me puede resolver una duda. Mi pareja tiene diagnosticado desde hace tres meses un cuadro de ansiedad y depresión y está pasando en confinamiento solo y lógicamente se ha agravado. Se cuida mucho y hace todo lo que está en su mano pero lo pasa fatal. Quisiera saber si puedo ir a verlo y qué hace falta en el caso de que me pare la policía y si está justificado, los dos hemos estado encerrados ya más de 15 días y no presentamos síntomas. Muchas gracias.

Responder
0
0
#53696 16:22 28/3/2020

A ver si alguien por aquí me puede resolver una duda. Mi pareja tiene diagnosticado desde hace tres meses un cuadro de ansiedad y depresión y está pasando en confinamiento solo y lógicamente se ha agravado. Se cuida mucho y hace todo lo que está en su mano pero lo pasa fatal. Quisiera saber si puedo ir a verlo y qué hace falta en el caso de que me pare la policía y si está justificado, los dos hemos estado encerrados ya más de 15 días y no presentamos síntomas. Muchas gracias.

Responder
0
0
#53435 15:09 27/3/2020

Gracias por acordaros de los colectivos más olvidados.
Temo, por una parte, una oleada eugénesica-fascista que aliene aún más a estos colectivos.
Por otra parte, tengo esperanza en la empatía que pueda desarrollarse entre la gente al comprobar los estragos que el encierro obligado al que nos suelen someter para aliviar los momentos críticos, pueda llevar a una mayor comprensión de estas patologías, y así se puedan pensar en tratamientos más llevaderos y humanos que encerrar a las personas.
Gracias otra vez.

Responder
0
0
#53065 14:01 26/3/2020

Estos días se está hablando mucho de las pésimas condiciones de trabajo en las residencias de ancianos y en los hospitales en general, no se comentan en las noticias las condiciones en las que están las personas confinadas en hospitales psiquiátricos y quienes les atienden. Una vez más los enfermos mentales son los grandes olvidados.

Responder
3
0
#52865 22:33 25/3/2020

Abrí con ilusión este artículo pero me ha decepcionado. Lo he encontrado poco profundo y algo sensacionalista. Agradezco que se nos dé visibilidad al colectivo de personas usuarias de servicios de salud mental pero agradecería que se dejara de hablar de 'enfermedades' y diagnósticos y se usaran otros términos más adecuados.

Responder
3
1
#52789 20:23 25/3/2020

Yo soy profesional de la salud mental en Aragón y en absoluto se ha dejado de atender a los pacientes.
Desde la unidad de salud mental a la que pertenezco, se les llama, vienen a consulta si es necesario, no se han suspendido tratamientos depot, todos los profesionales estamos en el centro y estamos toda nuestra jornada atendiendo casos. Diría que incluso, el seguimiento es mas exhaustivo para evitar que los pacientes se descompensen, entren en crisis y tengan que acudir a urgencias de los hospitales. Todos los profesionales sanitarios estamos dando el 200% de nuestra capacidad. Un poquito de seriedad al informar, por favor

Responder
0
2
#53801 8:50 29/3/2020

Pues en Xativa, (Valencia),no contestan a los teléfonos, mi hermano tiene cita para el día 2 de Abril y no sabemos si está suspendida o no 🤷

Responder
1
0
#52687 14:49 25/3/2020

Da la sensación de que la persona que escribe conoce muy poco los servicios de Salud Mental. Muy descontenta con la baja calidad y seriedad del artículo y sorprendida de que haya pasado justo en este medio.

Responder
2
4
#52291 14:31 24/3/2020

¡Hola!

Quería agradecer, en primer lugar, a "El Salto" por acordarse de nosotras y nosotros pues es verdad que si yo, en general, en mi encierro no lo estoy pasando tan mal, sí que conozco el caso de otros compas que están viviendo problemillas de ansiedad, aburrimiento máximo, frustración y tristeza por no poder salir a la calle y verse completamente aislados y aisladas del mundo sin a veces comprender muy bien lo que está pasando y sin tener mucha información porque el sólo hecho de asomarse a los medios de comunicación es un trauma para mis compas...

Por otra parte no puedo dar muchos consejos y además no me gusta, y sólo puedo decir lo que a mí me viene bien, qué es estar ocupado con actividades que me reconforten y me hagan sentir mejor, como leer un libro, escuchar música, escribir, estudiar, ver una peli o una serie en el sofá, hacer algo de ejercicio y llamar todos los días a mis amigas y amigos por teléfono para ver qué tal están... Por lo demás intento no darle muchas vueltas a la cabeza cuando noto que me obceco en algo e intento dejar fluir mi cabeza, donde los resquicios de las voces que tengo han aumentado, pensando que, como mis voces son de gente conocida, es una forma de sentir como se mueve el mundo que la dejo estar y que, de momento, no se mete conmigo ni yo con ella.

Por lo demás muchas fuerzas y ánimos a los colectivos olvidados como, yo también, pienso que es el mío en esta crisis y deciros que esto también puede ser una oportunidad para reflexionar sobre temas primordiales para todos y todas nosotras y que estoy seguro que es juntos como, al final, saldremos de esto, quizás, creando una nueva sociedad más justa; ¡quién sabe!

Responder
7
5
#55017 24:53 2/4/2020

Hola, las redes de apoyo de algunos barrios de Madrid están ofreciendo apoyo sicológico por Skype gratuito.

Responder
0
0

Destacadas

Coronavirus
Sánchez adelanta al Congreso que pedirá una nueva prórroga del estado de alarma

El Congreso ha debatido la prórroga del estado de alarma, que durará hasta el 26 de abril. Sánchez, no obstante, ha avanzado que, si no cambian las condiciones, no será la última prórroga que solicita a la Cámara baja.

Chile
El Salto estrena el documental ‘Rescatistas de la dignidad’, rodado por Javier Corcuera en las protestas en Chile

El Salto estrena Rescatistas de la dignidad, un documental dirigido por Javier Corcuera y rodado en las calles de Santiago de Chile acompañando las protestas de los últimos meses, con especial atención a las llamadas brigadas de primeros auxilios, que asisten a los manifestantes heridos y representan una suerte de fuerza de los cuidados del conjunto de la sociedad chilena.

Coronavirus
La UE observa impotente el giro autoritario en los países del Este

El primer ministro húngaro, Víktor Orban, se ha otorgado poderes casi absolutos para combatir la emergencia sanitaria continuando con su tendencia autoritaria, sin que Bruselas ni el Partido Popular Europeo, del que forma parte, tomen medidas. El apoyo del PP español ha resultado clave para que el coronagolpe de Orban no tenga consecuencias.

Comunidad El Salto
Carta a nuestras lectoras
Cada día nos leéis más gente y eso es muy importante para nosotras pero, ahora más que nunca, necesitamos que des el salto.
Coronavirus
Una red de cuidados antirracista vuelve a ser multada por repartir alimentos a migrantes en Barcelona

La Guardia Urbana del Ayuntamiento de Barcelona multa de nuevo a la Red de Cuidados Antirracistas. El grupo estaba concluyendo una de las rutas por las que distribuyen alimentos a un centenar de personas migrantes.

Coronavirus
Póliz (CGT): “Tememos que los nuevos Pactos de la Moncloa sirvan para eliminar derechos laborales y sociales”

El secretario general de la Confederación General del Trabajo denuncia que las medidas tomadas hasta ahora repercuten en el bolsillo de la clase trabajadora y reclama una renta básica como solución inmediata a la crisis abierta por el coronavirus.

Coronavirus
Colectivos sociales denuncian la falta de intérpretes en el sistema sanitario

Organizaciones sociales denuncian que la inexistencia de un servicio eficaz de intérpretes en el ámbito sanitario pone en riesgo la vida de personas migrantes ante la imposibilidad de comunicarse con la asistencia telefónica dispuesta para consultas sobre el coronavirus.

Coronavirus
Muchos clientes, poca empatía

Las empleadas de los supermercados denuncian la falta de compromiso en los consumidores ante los protocolos contra el covid-19.

Coronavirus
Rafael Correa: “Pagar ahora las deudas externas significa perder vidas”

Líderes políticos de Latinoamérica como Dilma Rousseff, Jorge Taiana, Gustavo Petro, Camila Vallejo, Maximiliano Reyes, Álvaro García Linera y Rafael Correa exigen la condonación y reestructuración de las deudas externas para luchar contra el Covid-19

Últimas

Coronavirus
Crónica de un confinamiento valenciano

Solo al principio se nos permitió reflexionar, hasta cierto punto, sobre la gravedad del asunto. La segunda fase fueron los reproches, las maldiciones y las culpas individuales e individualizadas. Después las calles se vaciaron y la enfermedad se extendió, y con ello el sentimiento generalizado de que, aunque podríamos estar peor, estamos mal.

Feminismos
Crack Up! Feminismo, pandemia y después
Pensamos, desde una perspectiva feminista, las posibles salidas a la crisis actual en relación a la deuda, la vivienda y los modos de producción
Literatura
Un paseo con Las Sin Sombrero por Madrid

Domingo, un grupo de mujeres recorre las calles de Madrid siguiendo el rastro de aquellas que cambiaron la historia.

Coronavirus
Balcones y rosas

Estamos dotando de un nuevo significado a ciertos trabajos, o mejor dicho, rescatando un antiguo significado para ellos que nunca debimos dejar que desaparecieran.

Coronavirus
“Nos han robado la oportunidad de vivir juntos el nacimiento de nuestro hijo”
Las matronas y madres ganan su particular batalla y logran tumbar una directriz de la Generalitat Valenciana que prohibía el acompañamiento durante el parto. Aunque llega tarde, el nuevo protocolo sirve de aviso para hospitales y otras comunidades autónomas: quienes vulneren los derechos de las embarazadas tendrán a las matronas enfrente.