Remunicipalización
Jorge Neira: “Puedo afirmar sin temor que Madrid es una ciudad gobernada por las empresas privadas”

Activista de la Plataforma por la Remunicipalización de los Servicios Públicos, Jorge Neira repasa la labor de Ahora Madrid a la hora de recuperar la gestión de los servicios públicos, señalando la distancia entre los compromisos del principio de la legislatura y el balance cuatro años después. 

Jorge Neira
Jorge Neira David F. Sabadell

publicado
2019-03-26 11:02
Cuatro años después de que una nueva herramienta política llamada Ahora Madrid y compuesta por una laboriosa articulación de actores y voluntades consiguiera desplazar al PP de la alcaldía de la ciudad tras 24 años de reinado, se avecinan unas nuevas elecciones. El escenario ha cambiado, actores y voluntades están aún en proceso de rearticulación, y el clima pre electoral es bien distinto.

En El Salto Madrid queremos hacer balance de lo que ha pasado entre la primavera del 2015 y esta agitada primavera del 2019. Para ello hemos conversado con varias activistas que nos han ofrecido una perspectiva crítica de la gestión municipal. En esta ocasión hablamos con Jorge Neira, de la Plataforma por la Remunicipalización de los Servicios Públicos, sobre las actuaciones del consistorio en este ámbito.

¿Qué balance hacéis del gobierno de Ahora Madrid en estos cuatro años?
El balance no puede ser más que negativo. A partir del primer año nos dimos cuenta de que algo no iba bien en aquello que creó tanta ilusión y esperanza. Ha habido cuatro remunicipalizaciones, sólo Funerarias fue importante, fueron más de 150 empleados, y fueron subrogados. Los demás, han sido servicios menores, nada significativos, ni en facturación ni en número de empleos: Bicimad, Teleférico y el parking de Plaza de España.

Lo único reivindicable de todo este proceso es que quedó demostrado que sí se puede hacer la remunicipalización con subrogación, ellos la han llevado a cabo. El problema es que no han tenido voluntad política para hacerlo en gran escala. La mayor parte de los servicios los volvieron a sacar a concurso y eran mucho más trascendentes, con mucho más volumen económico e importancia.

Ahora Madrid ha tenido la posibilidad de remunicipalizar el servicio de recogida de residuos sólidos urbanos, de atención telefónica al ciudadano 010, la ayuda a domicilio de personas mayores, servicios sociales múltiples. Lo más sangrante son los servicios sociales y no sólo porque no se recupera esa gestión que es super importante para los usuarios, sino que se ha concesionado a fondos buitres, empresas como Grupo Cinco que pertenece a un fondo buitre que está gestionando profusión de servicios sociales. Lo que ha hecho Ahora Madrid es la antítesis de lo que prometió en su programa electoral y de los “ayuntamientos del cambio”, valga como ejemplo lo que ha hecho Zaragoza En Común en esa ciudad. Es cierto que sólo han conseguido remunicipalizar un servicio —Atención Telefónica al Ciudadano, el 010—, pero lo intentan con ahínco, con penalidades, con la oposición política y mediática en contra de ellos y contra el poder provincial.

Lo que ha hecho Ahora Madrid es la antítesis de lo que prometió en su programa electoral y de los “ayuntamientos del cambio”

¿Cómo podría haber remunicipalizado Ahora Madrid sin tener problemas judiciales?
No los habrían tenido si lo hubiesen hecho al término del plazo de concesión, sin tener que rescatar o quebrantar un contrato firmado. Ahí tomas la decisión política, legal, moral y ética de empezar a gestionar el servicio de forma directa.

¿Y qué concesiones se terminaron en este período?
Recogida de residuos sólidos urbanos, ayuda a domicilio, escuelas de música y danza, atención a personas sin hogar, centros de atención infantil, limpieza de edificios y locales públicos y varios más, un montón. Casi un tercio del presupuesto municipal se va en pagar concesiones privadas de nuestros servicios públicos, casi 1.000 millones de euros anuales.

¿Qué parte se podría ahorrar de esos 1.000 millones si se remunicipalizaran?
El 10% o el 21% —dependiendo del servicio— del IVA y el beneficio empresarial. Eso, sin contar que hay algunos contratos con la figura de lucro cesante; quiere decir que si la empresa que esté gestionando el servicio público no obtiene beneficios, el Ayuntamiento tiene la obligación de pagárselo. No todos, pero algunos contratos tienen este blindaje. Es un escándalo.

Además, otro escándalo, los pliegos de las prescripciones técnicas ya los están haciendo directamente las empresas privadas, o con fuerte control por parte de estas. Puedo afirmar sin temor que Madrid es una ciudad gobernada por las empresas privadas. Y me atrevo a decir que Ahora Madrid no ha hecho nada por cambiar esta metodología heredada.

Y ni hablar de auditorías, ni de participación ciudadana. Nuestra plataforma tuvo una primera reunión con Ahora Madrid en septiembre de 2015 y de ahí hasta hoy no hemos conseguido tener otra reunión con ellos. Sin embargo, sabemos que cualquier directivo de empresa privada tiene línea directa con quien quiere.

A propósito, ¿las empresas concesionarias están concentradas o hay una cierta pulverización?
Son grandes conglomerados del área de la construcción, que han visto en los servicios públicos una cuota de mercado beneficiosa, FCC, OHL, ACS, que tienen sub empresas que pujan por este tipo de servicios. Todo queda en pocas manos. Y hay muy pocas empresas pequeñas que tienen la capacidad empresarial de acceder a un contrato de gestión de un servicio público, sobre todo si es de gran porte. Y esto es así porque para presentarte necesitas tener un aval financiero que les permita aspirar a ganar el servicio. No hay diversidad en el espectro empresarial que gestiona los servicios públicos.

Las empresas concesionarias son grandes conglomerados del área de la construcción, que han visto en los servicios públicos una cuota de mercado beneficiosa. Todo queda en pocas manos.

¿Habría algo positivo que reivindicar de la gestión de Ahora Madrid?
Hay una, que ya comenté, que Ahora Madrid ha demostrado que sí se puede recuperar la gestión pública de los servicios públicos. Y que también se puede subrogar, porque lo permite el artículo 44 del Estatuto de los Trabajadores y, además hasta porque se podría hacer a través de Madrid Destino o de la EMT, que ha subrogado al personal de Bicimad. Esto es así, a pesar de que Ahora Madrid sigue argumentando que, por la regla de gasto, no se puede remunicipalizar. Así, dijeron que Residuos Sólidos no se podía porque tenía una plantilla muy grande —alrededor de 1.800 trabajadores— lo que suponía mucho gasto; pero eso es infantil, porque eso ya lo está pagando hoy el propio Ayuntamiento, sumado el 21% de IVA y el beneficio empresarial. Ha habido una insultante falta de voluntad política por parte del equipo de Ahora Madrid.

¿A qué atribuyes esa falta de voluntad política, esa flojera para asumir esto?
Creo que se atemorizaron ante lo contraproducente que puede ser enfrentarse a poderes empresariales y fácticos como los que hay en Madrid. Pero no les votamos para que tuvieran miedo, sino para hacer lo que decía el programa. Y no lo han hecho. Han puesto sus cargos por encima del mandato que les dimos los votantes. Ellos, bajo mi punto de vista, tenían la obligación de mayor coraje y de alentar a las bases sociales y no lo hicieron.

¿Después de esta experiencia, vale la pena insistir en la presencia institucional?
Las luchas sociales de base no deben parar nunca. Y esa responsabilidad la tenemos ciudadanos y ciudadanas. Y también creo que hay que estar en las instituciones. Tiene que haber una simbiosis y conexión entre movimientos sociales y mandatados en las instituciones, que deben ser también activistas sociales.

Desde ya descarto que Más Madrid pueda recuperar el rumbo que nunca se atrevió a adoptar Ahora Madrid. Es que no tiene nada que ver con el movimiento de base que consiguió crear esa candidatura de confluencia. Mas Madrid es un proyecto político piramidal, jerarquizado, donde una persona escoge en solitario su equipo político, pretendiendo hacerlo sin pedir opinión ni participación. Y esto es fundamental en los procesos de remunicipalización, no es sólo recuperar la gestión y subrogar al personal, sino también darle la posibilidad a las personas trabajadoras y usuarias de que participen en la gestión.

¿Entonces, qué habría que hacer?
Los movimientos sociales tienen que seguir estando presentes en la lucha cotidiana. Y tenemos que intentar hacer algo parecido a lo de hace cuatro años atrás. En el ámbito de la remunicipalización, lo primero sería tener un cuadro de cuándo finaliza la concesión de los servicios públicos más importante y preparar una hoja de ruta para recuperarlos. En segundo lugar, hacer una evaluación profunda de los servicios que no se están prestando con calidad y satisfacción para los usuarios y valorar la posibilidad incluso de rescatarlos sin esperar a que terminen. Para esto hay que tener un estudio económico, jurídico y político preciso.

Al menos, lo básico es que cuando el contrato de un servicio privatizado se termina hay que municipalizarlo si nunca ha sido de gestión directa, o remunicipalizarlo si se externalizó. Además, es fundamental que no se deje a un lado a las plantillas, una remunicipalización es incompleta si no se subroga a los trabajadores. Y hay que trasladar este debate a la ciudadanía, que tienen que percibir que los servicios públicos son patrimonio de todas y todos y que no tiene porqué ser gestionados por un tercero, que lo hará con finalidad de lucro.

Feminismos
“No se ha articulado una política claramente feminista”

La socióloga, docente y activista queer Fefa Vila aborda las luces y las sombras de la gestión municipal desde una perspectiva feminista.


Migración
“La muerte de Mame es la cristalización del racismo institucional”
Paula Guerra, presidenta de SOS Racismo Madrid, hace balance de la política municipal en relación a las personas migrantes, refugiadas y racializadas.

Relacionadas

Remunicipalización
Casi cien servicios remunicipalizados en 66 municipios en diez años

La recuperación de la gestión pública del servicio de abastecimiento de agua ha sido una de las principales apuestas para hasta 24 municipios españoles entre 2011 y 2019. 

Municipalismo
Tumban la Directiva Bolkestein

El Parlamento Europeo guarda en el cajón la directiva que pretendía que la Comisión Europea pudiera vetar las decisiones de las administraciones locales en temas como el suministro de agua, la electricidad o la gestión de residuos.

Municipalismo
El último asalto de la Comisión Europea a los ayuntamientos

Una nueva directiva europea pretende que la Comisión Europea tenga la última palabra en las decisiones de las administraciones locales en temas como el suministro de agua, la electricidad o la gestión de residuos.

5 Comentarios
Arancetano 22:08 11/5/2019

Carmena ya ha pedido perdon porque habia prometido 4000 viviendas publicas, y con tanta obra en Madrid, pues que que os diga, No hay currantes. De donde ha sacado los currantes para la Plaza de España, es una incognita, Aunque tambien es cierto, que ante la falta de albañiles, los refugiados podrían echar una mano, Que se yó, si soy un vulgar autonomo,

Responder
0
0
Elbarruso 7:48 27/3/2019

Que gran oportunidad se a perdido de haber hecho unas políticas diferentes a todo lo que hemos visto hasta ahora...
La volveremos a tener ?
http://elbarruso.simplesite.com/

Responder
2
0
#32274 2:16 27/3/2019

carmena, podemos, IU, etc... son responsables igual que el PPSOE, no engañan a nadie ya

Responder
0
0
#32269 23:39 26/3/2019

Y eso sin mencionar la operación Chamartín y las purguitas de las magdalenas. :(

Responder
1
0
#32225 13:25 26/3/2019

Vota carmenismo absolutista, te robará igual que el resto, pero con empanadillas de por medio.

Responder
3
0

Destacadas

Migración
Dime de dónde vienes y te diré quién eres

¿Cómo repercuten las fronteras en los cuerpos e identidades de las personas migrantes? Las fronteras construyen las narrativas de la migración, las cuales son reproducidas y perpetuadas tanto por quienes migran como por las sociedades que ‘los reciben’. ¿Cómo ven las políticas migratorias a los migrantes? ¿Cómo influyen estas en la perspectiva que los ‘autóctonos’ tienen del extranjero? ¿La respuesta de alguna de estas preguntas influye en la respuesta de la otra?

Altsasu
La Fiscalía pide al Supremo que rechace los recursos de los jóvenes de Altsasu

El Tribunal Supremo ha escuchado hoy a los abogados de las defensas de los ocho jóvenes condenados a entre dos y 13 años de cárcel por la pelea de bar con dos guardias civiles en Altsasu. Los abogados de la defensa señalan irregularidades que van desde que las relaciones de la juez, Concepción Espejel, con la Guardia Civil, a la denegación sistemática de testigos presenciales.

Pensamiento
Marta Peirano: “Internet no es el problema, la extracción de datos es el problema”

La periodista Marta Peirano (Madrid, 1975) ha publicado El enemigo conoce el sistema (Debate, 2019), un ensayo sobre el estado actual de internet y de las sociedades que están moldeando una serie de herramientas privadas.

Elecciones
Se están riendo de nosotras

Digámoslo claro: nos sentimos humilladas, se están riendo de nosotras. Pero partamos de ahí para hacer algo al respecto, no para atrincherarnos en un búnker de cinismo o hartazgo.

Literatura
Tiempos negros, tiempos salvajes

La novela negra en España se debate entre el espejismo de un boom comercial con amplia presencia en las mesas de novedades, y una realidad en la que conviven autores de éxito con otros que habitan en los márgenes de un género que, pese a la supremacía del best seller, no renuncia a su espíritu crítico. Pasamos revista rápida al noir hispano hablando con escritores, editores, libreros y especialistas en el simple (en este caso, ficticio) arte de matar.

Especulación urbanística
Madrid vs Blackstone: cientos de familias afectadas lanzan una campaña contra el gigante inmobiliario

Incrementos del alquiler de hasta el 100% y situaciones de acoso llevan a los habitantes de cinco bloques de viviendas de Madrid a denunciar públicamente al casero más poderoso de España: el fondo buitre Fidere-Blackstone.

Últimas