Energía nuclear
Por qué la energía nuclear no sirve para frenar el cambio climático II

El lobby nuclear ha estado varios décadas posicionándose como un remedio contra el cambio climático, pero esta fuente de energía demuestra poseer graves problemas en la actualidad: emisiones en todo su ciclo, grandes gastos para aumentar su aportación energética, riesgo de accidentes y problemas en la gestión de residuos, entre otros.

Cambio climático, emergencia climática
PX1NME
3 feb 2020 07:36

Viene de la primera parte.

Nuclear, ¿en renacimiento?

En el mundo, a fecha de diciembre de 2019, hay 449 reactores en operación, otras 178 con fecha de cierre permanente, que significa que el propietario ha declarado oficialmente que la planta se retira de la operación comercial y se cierra sin ninguna intención de reiniciar la unidad. No es lo mismo que desmanteladas, sólo hay 19 centrales desmanteladas [World Nuclear Industry Status Report 2019, https://www.worldnuclearreport.org/-World-Nuclear-Industry-Status-Report-2019-.html]. En construcción hay 53 plantas. La mayor parte en Asia, la zona de Oriente Medio y Europa del Este. China representa la mayoría de las centrales nucleares nuevas durante las últimas dos décadas [Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) https://pris.iaea.org/PRIS/WorldStatistics/OperationalReactorsByCountry.aspx].

Por otra parte, la flota nuclear mundial está envejeciendo. La mayoría de las centrales están en EEUU, con una media de edad de 39 años, y en la Unión Europea, con 35, una edad muy cercana a los 40 años de funcionamiento para el que se diseñaron.

¿Por qué no se renuevan más centrales si la electricidad nuclear es tan rentable y beneficiosa como siempre defendieron sus propietarios? Porque esa rentabilidad no era cierta, y el desarrollo de la energía nuclear estaba ligado a razones de política, estrategia militar, etc. En un mercado eléctrico cada vez más liberalizado desde la década de 1990, donde prima la rentabilidad, hay pocos incentivos para la inversión privada en centrales nucleares. Las nuevas construcciones se han dejado a sistemas ajenos al mercado, como son las potencias nucleares de China y Rusia.

Un interesante y reciente informe del Organismo Internacional de Energía Atómica reconoce que los principales obstáculos se relacionan con la magnitud de la inversión, requieren miles de millones de dólares en inversiones iniciales. Y con los largos plazos de entrega, el riesgo de problemas de construcción, demoras y sobrecostos y la posibilidad de cambios futuros en la política o en el sistema eléctrico en sí. La nuclear no es competitiva en un entorno de reducción de precios de la electricidad (impulsados por las renovables) y de sistema de mercado. Necesita que los gobiernos la cuiden: un marco de financiación atractivo, que los procesos de licenciamiento no generen demoras, apoyar diseños innovadores de reactores nuevos, proteger y desarrollar el capital humano...

¿Por qué no se renuevan más centrales si la electricidad nuclear es tan rentable y beneficiosa como siempre defendieron sus propietarios? Porque esa rentabilidad no era cierta, y el desarrollo de la energía nuclear estaba ligado a razones de política, estrategia militar, etc.

Hay quien habla del "renacimiento de la energía nuclear", pero los hechos son tozudos: de las 53 centrales en construcción, 47 son propiedad de empresas estatales y 6 de los proyectos en manos privadas están sujetos a una regulación de precios, que reduce los riesgos para los inversores [High-Priced and Dangerous: Nuclear Power Is Not an Option for the Climate-Friendly Energy Mix, July 24, 2019, DIW Berlin — Deutsches Institut für Wirtschaftsforschung e. V. https://www.diw.de/de/diw_01.c.670590.de/publikationen/weekly_reports/2019_30/high_priced_and_dangerous_nuclear_power_is_not_an_option_for_the_climate_friendly_energy_mix.html].
Las construcciones en países occidentales están enfrentando retrasos y serios problemas financieros. Los casos más conocidos son:

- La central nuclear de Olkiluoto-3, en Finlandia: la construcción comenzó en 2005, ha aumentado sus costes de la estimación original de 3 mil millones € a más de 11 mil millones €. Es de tecnología y construcción francesa.

- Flammaville-3, en Francia: comenzó su construcción en 2008. El coste proyectado del reactor asciende por ahora a 12.400 millones €, aproximadamente cuatro veces la estimación original. Espera cargar combustible a fines de 2022, pero deberá cambiar la vasija del reactor en 2024 por exigencia del regulador [“EDF ready to replace Flamanville reactor cover by 2024”, October 9, 2019 https://www.reuters.com/article/us-edf-flamanville-cover/edf-ready-to-replace-flamanville-reactor-cover-by-2024-idUSKBN1WO2B4]. Un problema de calidad de materiales que afecta también a otras centrales.

- Hinkley Point C, Reino Unido: iniciada en 2016. El coste de construir la primera nueva central nuclear británica en una generación ha aumentado en 3.400 millones € y la factura total podría ser más de 26.015 millones € [Hinkley Point nuclear plant building costs rise by up to £2.9bn The Guardian, 25 Sep19, https://www.theguardian.com/uk-news/2019/sep/25/hinkley-point-nuclear-plant-to-run-29m-over-budget]. Se proyecta que entre en operación en 2025.

Estos tres proyectos son realizados por Electricité de France. En 2017, EDF se hizo cargo de la mayoría del negocio de construcción de reactores de la empresa Areva, con graves problemas financieros y técnicos, en una reestructuración patrocinada por el gobierno francés (el estado francés posee el 84% de las acciones de EDF). El negocio de reactores se llama Framatome. La deuda neta de EDF a finales de 2018 era de 70 000 millones de euros [https://en.wikipedia.org/wiki/%C3%89lectricit%C3%A9_de_France#Status_of_EDF].

En EEUU la situación no es mucho mejor.

- Virgil C Summer, Virginia: comenzado en 2013. El proyecto inicialmente de de 9 mil millones $ fue cancelado en julio de 2017 por la duplicación de costes. Completar la construcción podría haber costado en última instancia más de 23 mil millones $. Los clientes han pagado 2 mil millones $ por los reactores como parte de sus facturas mensuales de electricidad [The failed V.C. Summer nuclear project: A timeline, By Alex Crees , 10/11/19
https://www.chooseenergy.com/news/article/failed-v-c-summer-nuclear-project-timeline/].

- Vogtle 3 y 4, Georgia: arranca en 2013. Son los últimos reactores en construcción en EEUU. Los costes aumentaron de los previstos 14 mil millones de dólares a unos 29 mil millones de dólares estadounidenses estimados en 2017. No se espera que comience a funcionar antes de 2021/22 [More Delays Likely for Vogtle Nuclear Plant, Georgia Regulator Says, 1 Agosto 2019, https://www.greentechmedia.com/articles/read/georgia-utility-regulator-more-delays-likely-for-vogtle-nuclear-plant]. Estos sobrecostes son una de las principales razones de la pérdida de 6200 millones de dólares de la empresa Westinghouse (propiedad de Toshiba) y de su solicitud de protección por bancarrota en marzo de 2017. La tecnología de Westinghouse es la base de aproximadamente la mitad de las plantas nucleares operativas del mundo.

Como se comprueba con los datos presentados, los periodos de construcción son muy largos, alrededor de una década. Esto es un factor que descalifica a las nuevas nucleares de la lucha contra el cambio climático. Porque en los próximos diez años las emisiones tienen que reducirse fuertemente (la UE plantea un objetivo de disminuirlas en un 40%) y las nuevas plantas estarán causando emisiones por su construcción. Sencillamente no llegan a tiempo.

En realidad, la principal opción de la industria nuclear es el alargamiento de la vida de las centrales más allá de la vida de diseño. Es una opción atractiva para las empresas porque las plantas están prácticamente amortizadas, el beneficio es más alto. Pero también aumenta el riesgo por el envejecimiento del equipamiento. La autoridad regulatoria de cada estado es la que ha de evaluar las modificaciones técnicas necesarias para que se pueda autorizar el funcionamiento. Y esto podría implicar una cuantiosa inversión económica. Pero puede resultarles rentable: en los Estados Unidos, ya hay noventa reactores que han renovado sus licencias de operación de 40 a 60 años. Y tanto la industria como el regulador están dispuestos a estudiar la autorización hasta los 80 años. Es difícil creer que esto no implique un aumento del riesgo.

Como se comprueba con los datos presentados, los periodos de construcción son muy largos, alrededor de una década. Esto es un factor que descalifica a las nuevas nucleares de la lucha contra el cambio climático.

En España, estamos en un momento importante: el próximo año 2020, tres reactores necesitan renovar permiso: Almaraz 1, que cumple cuarenta años en 2021; Almaraz 2 y Ascó 1, que los cumplen en 2023. El siguiente año, 2021, otros tres: Cofrentes, Ascó 2 y Vandellos 2, se harán cuarentones en el 2024-25 y 27 respectivamente. En 2028, llega a los cuarenta la central de Trillo.

Las empresas nucleares españolas (Iberdrola, Endesa y Naturgy) han alcanzado un acuerdo (no oficializado y no irreversible) sobre el alargamiento de vida de sus centrales. Su intención es mantenerlas funcionando de 45 a 48 años, dependiendo de la instalación. Con lo que se cerrarían entre 2027 y 2035, casi a razón de una por año.

En los próximos dos años se verá si el preceptivo informe del Consejo de Seguridad Nuclear, que es vinculante si es denegatorio y también en cuanto a las condiciones que establece para la concesión de la autorización, les impone o no costosas modificaciones que puedan torcer los planes de las empresas.

Nuclear ¿el respaldo de las renovables?

Las fuentes renovables que hoy pueden competir en precio con las fósiles son intermitentes por naturaleza: eólica y solar fotovoltaica dependen del viento y el sol. Para complementarlas se requieren otras contribuciones de generación. Se suele llamar a esto potencia de respaldo. Tiene que ser una tecnología capaz de ajustarse rápido a las variaciones de la producción renovable, es decir, que pueda arrancar y cambiar su potencia con rapidez y seguridad.

La nuclear se postula como el complemento de un sistema eléctrico renovable… pero se ha demostrado que no puede serlo, porque las centrales nucleares españolas son poco gestionables. No se diseñaron para ser flexibles en potencia, si no para participar en una proporción casi fija y ser la “potencia de base” del sistema eléctrico. A medida que se han desplegado aerogeneradores y la eólica contribuye tanto como la nuclear (en 2018 un 19% frente a un 20% nuclear), han aparecido conflictos entre ambos tipos de generación que se han saldado con desconexión de parques, puesto que no puede verterse a la red más energía de la que se consume en tiempo real y no se dispone de suficientes medios de almacenamiento masivo de electricidad.

Esta situación surge cuando sopla mucho el viento y es baja la demanda, por ejemplo, por la noche (o en semana santa). La producción eólica es prácticamente suficiente para satisfacer la demanda, y el operador del sistema Red Eléctrica de España (REE) ordena a las centrales de carbón y gas que puedan estar operando, que bajen potencia al mínimo para que no haya sobrecargas en el sistema. Pero esto no puede exigirse a las centrales nucleares porque sus tiempos de respuesta son más lentos y es un procedimiento más arriesgado. La modulación de potencia nuclear no es suficiente ni adecuada para complementar a las renovables. Y estas salen perdiendo.

Como ejemplo puede citarse el caso de marzo de 2013, una semana santa de borrasca, con abundantes lluvias que obligaron a desembalsar pantanos y una mayor producción de la estimada con carbón y ciclos combinados en determinadas zonas. Red Eléctrica recurrió a los recortes a la eólica para garantizar el equilibrio del sistema eléctrico en todo momento. El día más complejo fue el Viernes Santo (29 Marzo), en el que se recortó la generación eólica en 150 GWh (el equivalente al 30% del consumo eléctrico del día), lo que supuso unas pérdidas para el sector de 12,18 millones de euros [Millones de kWh limpios perdidos por culpa de la nuclear, Energías Renovables, 2 de abril de 2013
https://www.energias-renovables.com/eolica/millones-de-kwh-limpios-perdidos-por-culpa-20130402/pagpos/2/].

Red Eléctrica lleva desde el año 2008 pidiendo paradas a los aerogeneradores en situaciones de baja demanda y oferta alta. En el futuro esta situación se agravará porque la potencia renovable va a continuar creciendo, pues el objetivo del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC) para 2030 es de alcanzar un 74% de la generación eléctrica con renovables. La única solución es cerrar las centrales nucleares, aprovechar la potencia de ciclos combinados que ya existen como tecnología de respaldo, aumentar los embalses de bombeo, fomentar las renovables gestionables y aprovechar los avances en el almacenamiento de energía.

Continúa en la tercera parte.

Relacionadas

Crisis climática
La concentración de CO2 en la atmósfera continúa aumentando pese al parón del covid19

En un año la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera ha pasado de 411,6 partes por millón a 413,9, según los datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE UU. 

Tribuna
Reinicio: un modelo ecológico tras la crisis del coronavirus

En el caso del covid19 ha habido una “alarmante inacción” de semanas. En el de la emergencia climática se trata de una alarmante inacción de años que no puede esperar más.

17 Comentarios
#46921 20:52 4/2/2020

Preguntar a Japón porque cierra nucleares y abre 22 de carbón

Responder
0
0
#46910 17:01 4/2/2020

Cuando he leído nuclear y potencia de respaldo juntos ya me ha dado la risa. Menudo artículo más patético.

Responder
1
1
#46940 9:11 5/2/2020

No mucho más patético que tu cero documentado comentario.

Responder
1
1
#46880 11:31 4/2/2020

Lo de los lobbies que contratan a gabinetes de prensa y profesionales del marketing para hacer guerrilla en redes sociales y provocar ruido y desinformación (sí, también escribiendo comentarios en noticias de medios) me tiene alucinado. Un poco de lógica por favor: un mundo con nucleares a estas alturas es inaceptable. De Chernobyl a Fukushima, pasando por Three Mile Island o los tropecientosmil eventos en tropecientas centrales, también en España. Sin contar la mierda radioactiva que generan, que a ver qué hacemos con ella, nosotros y doscientas generaciones posteriores. Adaptaos, lo nuclear muere y no hay vuelta atrás.

Responder
4
0
#46896 14:30 4/2/2020

Que problema hay en que se termine el mundo?

Responder
0
1
#46870 10:47 4/2/2020

Preferir de respaldo un combustible fosil antes que la nuclear, y culpar la escadez de centrales nucleares a las centrales nucleares es como culpar a un pobre de no tener dinero y darle de comer mierda para que se alimente. Hay que estudiar un poquito antes de hacer artículos que salgan en google, que luego los lee la gente y se los cree.

Responder
5
3
santizgzrio 14:27 4/2/2020

Hola,

No es cuestión de preferencias, es la realidad. Las centrales nucleares no se diseñaron como potencia de respaldo, sino como potencia base. Es cierto que, en algunos países, como Francia, por su especial mix tan nuclear, algunas centrales deben hacer esa función, pero son excepciones, escasísimas excepciones.

En España, nuestras centrales, no se diseñaron para eso e intentar convertirlas en potencia de respaldo del sistema significaría una hecatombe económica para los operadores nucleares y/o el sistema en su conjunto.

En realidad, curiosamente, quien necesita potencia de respaldo es la energía nuclear. No hablo ya de las paradas programadas, sino de las no programadas, que son bastante frecuentes y aumentan según envejece la central y que de pronto dejan al sistema sin 1.000 MWe de potencia en un momento determinado.

Ese tipo de cosas hace que pasen situaciones como las de mayo de 2018, en donde teníamos paradas tres centrales con 3.180 MWe a la vez, dos con paradas programadas y una con no programada.

Y la culpa de que no haya más centrales nucleares es de…las centrales nucleares. Por ser tan caras, tan peligrosas, por no haber solucionado aún el enorme problema de sus residuos, por sus largos tiempos de construcción, etc. e, indirectamente, por no ser competitivas frente a otras tecnologías como las renovables.

Un saludo

Responder
2
2
santizgzrio 14:53 3/2/2020

Hola,

La nuclear en España no tiene futuro. Y no es por la política energética del gobierno, lo es por la pura y dura economía.
El parque nuclear español esta muy envejecido y las inversiones necesarias para ampliar su vida “útil” son tan grandes que hacen inviable económicamente esa ampliación para los operadores nucleares.

De ahí que Garoña, con un informe positivo de su autorización de ampliación, decidiera cerrar (en contra de los deseos del Gobierno de turno) o de las “peleas internas” entre Iberdrola, Naturgy y Endesa sobre si pedir la ampliación de los plazos de explotación o no. Y esa pelea tenia como motivo, terrenal motivo, los diferentes plazos que cada empresa decidió utilizar para amortizar sus participaciones en las centrales. Es decir, pura y dura economía.

Por lo tanto, si se descarta la ampliación a más de esos 45,7 años de media que se ha pactado y construir nuevas centrales es ruinoso (por lo menos en Europa Occidental y USA), pues, guste o no, la energía nuclear en España está condenada.
Ya si encima se quiere convertirla de potencia base a potencia de respaldo, apaga y vámonos, los costes se disparan mucho más.

En 2030 (según el borrador de PNIEC) ya habremos abandonado el carbón y reducido casi el 60% la generación nuclear. ¿Significa eso que habrá mucha más generación por gas? De hecho, habrá menos, no solo de forma absoluta, sino que su porcentaje de contribución al mix de generación también habrá bajado significativamente (obviando posibles avances en CCS). La sustitución de la generación por carbón y nuclear (entre otras) no se hace por gas, se hace por renovables. El carbón se muere por sus altas emisiones de CO2 y la nuclear se muere por que sus costes la han convertido en una tecnología obsoleta y antieconómica (sin entrar en temás de residuos o peligrosidad).

Un saludo.

Responder
5
3
#46784 11:21 3/2/2020

Me gusta que, pese a que el artículo es bastante mediocre, la gente cada vez está más informada y no se deja engañar por información sesgada y viejos dogmas. Y así se lo hace ver en los comentarios, tanto en este como en el anterior artículo. Soy optimista

Responder
6
5
#46776 9:57 3/2/2020

Sigues sin tener ni idea de que es la energía nuclear

Responder
8
5
#46769 9:01 3/2/2020

Artículo muy flojo y partidista. Se llega a recomendar el uso de ciclo combinado (gas) antes que la nuclear, aún cuando su emisión de CO2 es casi 40 veces superior, 490 vs 12 grCO2 / kWh (IPCC, 2014).

Responder
6
4
santizgzrio 21:55 22/2/2020

Hola,

El “famoso” quinto informe (AR5) del IPCC (2014) y sus, “más famosos” aún, 12 gCO2eq/kWh para la energía nuclear.

Yo entiendo que leerse ese descomunal informe de varios miles de páginas (aunque la parte del WG3, la que nos interesa, no llega a las 1.500), muchas de ellas con áridas reflexiones y multitud de datos, cálculos y formulas, es bastante complicado y, por lo tanto, es mas práctico acudir a fuentes secundarias que nos “resumen” o “traducen” los puntos importantes del informe.

El problema, claro, es si esas fuentes secundarias, por la razón que sea (interés, desconocimiento, mala interpretación, etc.) nos llevan a utilizar un dato sin entender lo que estamos haciendo ni de donde demonios sale ese dato o lo que puede significar.

Y aquí entramos en el dato de los 12 g que tan machaconamente repiten desde opciones pronucleares (o se usan en multitud de medios informativos).

Intentare dar una explicación lo más sencilla posible de la razón por la que ese dato NO sirve para calcular las emisiones de CO2eq que emite el ciclo de vida de la energía nuclear.

Cuando se este interesado en un informe, estudio o similar, aconsejo que se deje de lado la pereza y se consulte la sección de “metodología” y/o explicación de como se ha llegado a esas conclusiones (tipo de armonización, exclusión de unos datos o inclusión de otros, etc., etc.).

En este caso concreto podemos encontrar la información en el Apéndice II de la parte WG3 “Metrics & Metodology”. El apartado que nos interesa es el:

“A.II.9.3.2 Nuclear power
The data on nuclear power was taken from Lenzen (2008) and Warner and Heath (2012). There is no basis in the literature as far as we know to distinguish between 2nd and 3rd generation power plants.”

Junto con esa información, y la que hallamos en el resto del informe, ya que se ha optado por utilizar el concepto de “median” (mediana) estadística para presentar los datos (confieso que me despistan algunos apartados, no entiendo muy bien la razón por la que en unos significan los percentiles 10 y 90, además de la mediana, y en otros el 25 y el 75, pero ese es otro tema).

Luego entraremos en las fuentes que cita el informe, pero me quiero detener en la elección de utilizar la mediana para cuantificar las emisiones de CO2eq y para ello pondré unos ejemplos.

Imaginemos que tenemos una serie de datos de emisiones de la energía (por simplificar utilizare 5) que son los siguientes (ya armonizados por cantidad de energía generada, etc.,):

2, 5, 12, 70, 130 (todo en gCO2eq/kWh)

Bien, la mediana se define como el valor central, es decir, la mediana de ese grupo de datos es 12. Pero la media (la suma de los valores dividida por el número de valores) nos da 43,8.

¿Cuál de los dos valores expresa o nos informa mejor de las emisiones de Co2eq? Los resultados son muy diferentes, según escojamos una u otra. Si entre todos los valores utilizados se han generado 1.000 MWh (por simplificar), con la mediana nos da una emisión total de 12.000.000 gCO2eq/kWh y con la media 48.800.000 gCO2eq/kWh.

La mediana en realidad nos informa que el 50% de los datos es menor que la mediana y que el otro 50% es mayor, pero eso, repito, no nos sirve para saber las emisiones por KWh. Puede servir para estudiar y estimar el aumento de temperatura en determinado tiempo en función de una serie de estudios o estimaciones, pero para lo que nos interesa, esa medida estadística no nos vale.

De hecho, si nos vamos a consultar las fuentes que cita el informe podemos comprobar la gran diferencia.

La primera: “Life cycle energy and greenhouse gas emissions of nuclear energy: A review”. Manfred Lenzen. 2008.

“Depending on a number of factors such as the greenhouse gas intensity of the background economy and the grade of uranium ore mined, these energy intensities translate into greenhouse gas intensities for the LWR and HWR of between 10 and 130 g CO2-e/kWhel, with an average of 65 g CO2-e/kWhel”.

Es decir, que Lenzen SÍ hace la media, después de armonizar, y su resultado es que se emite 65 gCo2eq.
La segunda: “Life Cycle Greenhouse Gas Emissions of Nuclear Electricity Generation Systematic Review and Harmonization”. Ethan S. Warner and Garvin A. Heath. 2012.

Esta es la Fuente principal y origen de “todo mal”. Utilizan un método de armonización “especial”, en el cual eliminan los valores extremos, por debajo del percentil 25 y por encima del 75 ya que, según ellos:

“Some of these differences that appear across several papers are discussed in subsequent sections, but many estimates outside the 25th and 75th percentile are potentially explained by paper‐specific factors that could not be altered. For example, the maximum estimate is a scenario from Lenzen and colleagues (2006) (and Lenzen (2008)) that is the result of the convergence of several “worst case” factors effecting life cycle GHG emissions and therefore should not be generalized.”

Al eliminar esos valores, su estudio se sesga, están solo valorando una parte de la industria nuclear y, casualmente, dejar fuera esos valores, hace descender mucho la media.

Y para terminar de “arreglarlo”, escogen la mediana para sus cálculos, es decir, el “pecado original de IPCC” proviene de la sobrevaloración de ese estudio.

Estoy abierto a los argumentos que me demuestren que la mediana es un buen indicador de las emisiones de CO2eq de la industria nuclear. Pero para mi esta muy claro que si, hipotéticamente, 5 centrales generan 1.000 kWh y emiten 219.000 gCO2/kWh, el factor de emisión de la energía nuclear sería de 43,8 y no de 12, aunque ese 12 sea la mediana de esa distribución.

Un saludo,

Sanan

Responder
0
0
santizgzrio 22:00 22/2/2020

Fe de erratas:

1.000 kWh y emiten "43.800 gCO2/kWh", el factor de emisión de la energía nuclear sería de 43,8

Responder
0
0
#46801 13:14 3/2/2020

El artículo es flojo, pero no invalida su conclusión. Creo que lo has leído en diagonal porque lo deja bastante claro, apuesta por renovables con respaldo de gas, por la capacidad del gas para adaptar su entrega a la red, cosa que no pueden hacer las nucleares, o no con facilidad.

Mi opinión, en términos de impacto (que no de orden de ejecución), lo primero que hay que hacer es regalar condones a lo largo y ancho del mundo; gestionar los desperdicios; y despues reducir los consumos, empezando por la cultura de consumo (- carne, - envasamiento, - productos superfluos), siguiendo por la agricultura, continuando por la industria y terminando con la vivienda.

Por poner un ejemplo, en terminos de impacto, reducción y eficiencia. Es muchísimo más facil instalar calentadores de agua solares en las casas que placas fotovoltaicas; se ahorra una buena cantidad de energía con un coste mucho menor y un impacto mucho menor. Sin embargo se ve un gran apoyo a las placas fotovoltaicas y casi nulo a las placas termicas.

Así se hacen innecesarias las nucleares.

El problema de las nucleares reside en el riesgo, de baja incidencia pero altísimo impacto. No apostaría por nucleares por esto mismo. ¿Cuanto costaría un seguro que cubra lo que está pasando en Fukushima? Donde tendrían (que no van a hacer), que construír depósitos de agua durante cientos de años. Llevan 9 años y ya han dicho que el agua va a ir al mar. Y eso es solo uno de los costes del accidente.
¿Y que cubra los sucesivos sarcófagos que se han e irán construyendo en Chernobil? ¿O que cubra la productividad perdida por las zonas de exclusión?

Saludos.

Responder
5
2
santizgzrio 23:37 3/2/2020

Hola,

Una solución, ya en el mercado, son los paneles híbridos, que unen la térmica con la fotovoltaica. Además esa hibridación potencia el rendimiento de las dos.

Ya que eso signifique el fin de la nuclear, es otra cosa. Pero, lo que sí es cierto, es que el autoconsumo será una parte importante del mix de generación en el futuro.

Un saludo.

Responder
1
1
#46858 23:28 3/2/2020

Hola,

Una de las soluciones son los paneles híbridos, que unen térmica con fotovoltaica. Además esa hibridación hace más eficientes a las dos.

Ya que eso sea la solución para acabar con las nucleares, yo no diría tanto. Pero, eso sí, el autoconsumo será un componente muy importante del mix de generación en el futuro.

Un saludo.

Responder
0
1

Destacadas

Coronavirus
Caída histórica del empleo en marzo: más de 300.000 nuevos parados, sin contar los ERTE

Marzo cierra con 302.365 nuevos desempleados, el mayor incremento histórico en cualquier mes. El número total de parados alcanza la cifra de 3.548.312. La Seguridad Social pierde más de 800.000 afiliados en este mes.

Coronavirus
Bomberos denuncian la ineficiencia y alto coste de la intervención de la UME

El pasado año, un soldado de la Unidad Militar de Emergencias tuvo una media de 0,017 intervenciones; mientras que las de los bomberos de Madrid se elevan a 13,7; a 34,5 en Barcelona, y 13,4 en Bilbao. 

Coronavirus
Liberan a los últimos internos del CIE de Madrid

Continúan abiertos los Centros de Internamientos de Extranjeros de Murcia, Valencia, Algeciras y Gran Canaria, donde la tensión ha ido en aumento al ver que otras personas son liberadas y los CIE cerrados en cumplimiento de la planificación estipulada ante el avance de la pandemia de coronavirus.

Coronavirus
El coronavirus y la caída de las remesas amenazan la economía en África occidental

Casi la mitad de las familias gambianas, y una de cada cuatro en Senegal, reconocen que dependen del dinero que les envía un familiar desde el extranjero. En España, muchos migrantes pierden su empleo y con ello la opción de hacer llegar remesas a sus familiares, una dificultad añadida para la supervivencia de miles de personas en sociedades que viven al día y donde el confinamiento se hace más difícil.

Tribuna
Qué mundo queremos

Antes de la llegada del inesperado virus, filósofos y sociólogos nos avisaban de que nos encontrábamos ante los estertores de la segunda modernidad. De repente lo normal se ha vuelto extraño, nos empezamos a plantear qué es lo verdaderamente útil, funcional, importante.

Coronavirus
Coronavirus y lucha de clases: una justicia de clase

Las consecuencias de la crisis de coronavirus se reparten en función de la posición de cada persona en el escalafón social. También en todo lo que se refiere a una de las columnas vertebrales del clasismo: la impartición de justicia.

Últimas

Obituario
Fausto Sánchez García: una vida comprometida con la clase obrera

Fausto Sánchez García (1928-2020) militante comunista y uno de los impulsores en Asturias de la Querella Argentina ha fallecido esta semana.

Coronavirus
Una política exterior europea a prueba de pandemias

La Unión Europea que entró en la pandemia del covid19 no va a ser la misma que salga de ella. Esta afirmación parece evidente, pero también es cierto que quizá aún no seamos conscientes de todos los ámbitos en los que esto va a ocurrir.

Opinión
El trabajo sexual en tiempos de pandemia

Nos cuesta más atender a aquellas que se han quedado colgadas en los márgenes del sistema, por eso poco o nada se ha dicho sobre las trabajadoras sexuales, que a la fuerza han desarrollado estrategias de resistencia y lucha de las que podríamos extraer muchas lecciones.

Coronavirus
Denuncian al Defensor del Pueblo los insultos a personas durante sus salidas terapéuticas

La organización Plena inclusión recibe a diario quejas de personas que son víctima de “un hecho incívico e intolerante inhumano” y recuerda que la norma permite determinadas salidas, entre ellas a personas con trastornos del espectro autista. Colectivos rechazan la polémica propuesta, difundida por redes sociales, de que estas personas vayan marcadas con un pañuelo azul.

Opinión
Minutos de esperanza

Esta situación, que no es una guerra, pero tampoco es solo una crisis sanitaria, está poniendo en cuestión todo aquello que dábamos por hecho.

Coronavirus
Una cura de solidaridad
Granada vuelve a la carga en defensa de la salud y la asistencia sanitaria pública. Distintas iniciativas ciudadanas preparan materiales de protección.
Tecnopolítica
Viralidades
Sobre el virus, la hostilidad, la necesidad de los cuidados y el deber de inmunizarnos ante el odio y la intolerancia