Cuidados
Migrar, cuidar, luchar

El trabajo del hogar y los cuidados es algo que me ha ayudado muchísimo a aprender, a entender, escuchar y compartir, pero también a reconocer qué papel jugamos las mujeres en esta sociedad.

Concentración empleadas de hogar en el Congreso.
Concentración de empleadas de hogar en el Congreso contra la discriminación laboral que sufren. Ela Rabasco
14 dic 2019 07:46

Me crecí en Honduras, en un ambiente rural donde tenía que hacer trabajos del hogar y trabajos agrícolas. Me encantaba ir a trabajar a la milpa, a dejar y recoger las vacas, ir a la quebrada a lavar, a bañarnos y recoger agua y así conversar con las vecinas y amigas de mi edad. No permitíamos que nadie nos cortara los árboles de la quebrada porque así nos cubrían cuando nos bañábamos.

Tenía que ir a la escuela. Claro, era obligatorio ir a la escuela, también las otras cosas que hacía —como actividades propias y naturales de la mujer— la cocina, muy fundamental aprenderla a llevarla, las tortillas bien hechas, los frijoles bien cocidos y el café en su punto.

No pude continuar la secundaria,  pero a través de una organización hice un voluntariado a los 14 años: atendía a niños menores de 5 años a cambio de alimentos. Eran los años 80, una década nada fácil para los pueblos de El Salvador y también de Honduras. Gracias a este voluntariado conocí a una gran Mujer que me ayudó. Ahora toda su familia es un referente de lucha.

Trabajo doméstico
Trabajadoras del hogar celebran este fin de semana su segundo congreso estatal

Tres años después del primer Congreso, este fin de semana —sábado 14 y domingo 15 de diciembre— vuelven a encontrarse empleadas de hogar de todo el Estado español en el II Congreso de Empleadas de Hogar y los Cuidados bajo el lema Juntas transformamos desde la acción.

Emigré dentro de mi país a los 15 años en busca de superación, gracias a los empujones de personas solidarias y al apoyo de mi familia. Tenía 17 años, cuidaba un niño, así pude avanzar en mis estudios y obtener el título de Promotora Social.

Después de una larga trayectoria en trabajo social y organizativo tuve que emigrar, pero a otro país: España. Con muchos kilómetros de distancia: llevo casi 13 años realizando trabajos del hogar y los cuidados.

dEl regimen de INTERNA al trabajo de externa

Seis años estuve trabajando como interna, al cuidado de una señora mayor. Y esto me permitió muchas cosas: aprender a cuidar mayores, conocer y elaborar la comida española, entender la realidad de las personas cuando llegan a una edad de dependencia. También logré algunos objetivos personales y familiares: construir una casa, una casa de la que aún no disfruto. Sacar un curso de auxiliar de enfermería, poder obtener los papeles españoles.

No fue fácil, el trabajo de interna es estar disponible las 24 horas, día y noche. Hay días buenos y días complicados, hay que hacer muchas cosas que no sólo se refieren al hogar también de cuidados, acompañamientos médicos y de recreación. El trabajo del hogar y los cuidados en el régimen de interna nos impide participar en actividades sociales relevantes e importantes en relación a nuestras reivindicaciones como trabajadoras.

Después de seis años trabajando de interna, Entré a ocuparme del trabajo de hogar y cuidados de otra casa, hace casi siete años. Esta vez como externa, cuidando a niñxs. Cuidar a niñas y niños no tiene nada que ver con el trabajo de cuidar a una persona mayor, pero hay algo muy parecido: el trabajo del hogar. Es decir, hacer todo lo que se refiere a una casa, una familia y un hogar.

Muchos empleadores dicen “pero si les confiamos las llaves de nuestra casa”. Yo digo: “Pero si nos asignan una gran responsabilidad que son los cuidados a sus seres queridos”

Asumimos una gran responsabilidad, los cuidados de todas las personas que conforman la unidad familiar. Muchos empleadores dicen “pero si les confiamos las llaves de nuestra casa”. Yo digo: “pero si nos asignan una gran responsabilidad que son los cuidados a sus seres queridos”: sus hijos, sus padres y todo lo que hay dentro de una casa.

No es fácil trabajar en cuidados, pero hay algo muy valioso y es que, si cuidas niños no solo cuidas, también educas. Les enseñas su autonomía personal, por ejemplo. Pero digo que no es fácil porque tienes que educar conforme a la cultura de ellos y eso significa que con el tiempo nuestras costumbres se nos queden atrás.

Cuidados
Cinco miradas del activismo de los cuidados

Algunas llegaron hace más de una década, otras aterrizaron este año. Ellas son cinco de las mujeres que, con su esfuerzo, están consiguiendo cambiar las condiciones laborales del sector de los cuidados.

El trabajo del hogar y los cuidados es algo que me ha ayudado muchísimo a aprender, a entender, escuchar y compartir, pero también a reconocer qué papel jugamos las mujeres en esta sociedad. Considero que este trabajo es vital en la sociedad pero que no es visible, no es valorado y no es bien pagado y lo peor es que no es reconocido como un empleo.

Mientras nosotras las trabajadoras del hogar y los cuidados no profesionalicemos nuestro trabajo no lograremos dignificarlo. ¿Y esto que significa? Pues que hagamos el intento de irnos superando en conocimientos hacia los cuidados, unir luchas y resistencias.

No olvido la frase de una amiga del Sáhara que es periodista que dice: si se quiere avanzar hay que dejar de lado el victimismo. Estoy orgullosa de mi trabajo, he contribuido a la crianza de los niños, a su educación, y eso me produce satisfacción. Disfruto con ellos, jugamos, paso momentos de risas, de llantos, de apuros, sustos y tristeza cuando se enferman,  pero también de enfados. Pero ahí algo muy difícil aquí: mientras cuidamos, ¿quién cuida de los nuestros y quién nos cuida a nosotras? Las madres migrantes tenemos que educar a nuestros hijos desde la distancia, por medio de llamadas telefónicas y eso nos pasa factura.

El trabajo de interna es cansado, explotador. Muchas veces me he preguntado: ¿por qué necesitan trabajadora de interna?

El trabajo de interna es cansado, explotador. Muchas veces me he preguntado: ¿por qué necesitan trabajadora de interna? Hay varios factores: algunas personas mayores dependientes no pueden prescindir de una cuidadora las 24 horas y no pueden pagarse dos cuidadoras. Tienen que ver con esto la ley de dependencia, pero también es algo que sucede por comodidad de las familias poderosas.

Para muchas cuidadoras el trabajo de interna es importante porque hace posibles algunas cosas positivas y más aún en los primeros años. Nos permite estabilidad laboral para el arraigo y así obtener los papeles, permite no pagar habitación, transporte y comida y más aún cuando se viene a este país con deudas económicas. 

¡¡Pero claro que hay explotación!! Y eso hay que solucionarlo. Por ejemplo, hay que reglamentar este tipo de trabajo, definir sus tareas, tener claridad entre empleador y empleada sobre el descanso de la empleada interna, sus cuidados en días de enfermedad. Que se respeten  sus derechos laborales. 

El trabajo de externa también es explotador pues no se cumple lo estipulado de las ocho horas trabajadas y el salario mínimo, el descanso y tiempo para comer.  Pregunto entonces: ¿cómo entendemos y valoramos los cuidados?  ¿Quién da los cuidados, quién los necesita y quién los recibe? ¡Aquí entramos al tema de la migración!

En España, como en todo el mundo, los trabajos del hogar y los cuidados siempre se han visto como algo naturalmente femenino: algo que se le asigna a la mujer, responsable de este ámbito.  Pero la mujer también tiene derecho a trabajar fuera de su casa. Alguien tiene que cubrir ese trabajo en sus casas. Aquí entramos las mujeres migrantes que no podemos permitirnos otro tipo de trabajo debido a la situación irregular en la que nos encontramos durante los primeros cuatro años de estancia en el país. 

La fuga de cuidados de América latina hacia Europa  

La mayoría de las personas migrantes a España somos mujeres y migramos por muchas razones, unas por ser madres solteras, otras por violencia de diferentes tipos. Violencia de género, violencia extractivista, violencia estatal, violencia estructural.

Honduras, de donde yo vengo, es un país de muchos experimentos políticos y sociales que EEUU pone en práctica allí. No olvidamos el golpe de estado del 2009: un golpe a la democracia para cambiar el paradigma de la explotación capitalista. Desde entonces se ha incrementado el desplazamiento hacia otros países.

Son varios los factores que han conducido a Honduras a la desigualdad social insostenible: 
la corrupción generalizada en todos los poderes del Estado, la impunidad, el narcotráfico, el crimen organizado, la falta de oportunidades. Pero también, la violencia como una estrategia de parte del Estado hondureño hacia el pueblo, muy fortalecida por los gobiernos de EEUU y de otros países con intereses parecidos.

Emigramos no porque queremos, somos desplazados, impulsados y en muchos casos forzados a salir del país

Emigramos no porque queremos, somos desplazados, impulsados y en muchos casos forzados a salir del país. Las condiciones en que el gobierno y la oligarquía tienen al país nos obligan a malvivir en Honduras: hay un ambiente de violencia generado por el mismo gobierno que permite la violación sistemática de los derechos humanos y fundamentales para la vida diaria. ¿Y qué nos pasa cuando llegamos a otro país aun sabiendo las condiciones en que nos vamos a encontrar?

Por nuestra dignidad creemos que debemos luchar ya sea dentro o fuera de nuestros países porque hay muchas realidades que son similares y la esperanza del cambio la llevamos dentro y vivimos con ella y es por eso que desde nuestras posibilidades y condiciones estamos reivindicando nuestros derechos por un trabajo digno y con plenos derechos como cualquier otro trabajador o trabajadora en España.

Los cuidados son globales e indispensables para la vida y la economía. La mayoría de las personas que los realizamos somos mujeres. ¿Cómo profesionalizar los cuidados? ¿qué hacer para que los empleadores los reconozcan como algo indispensable e importante para la vida y la economía? ¿cómo empoderarnos sobre los cuidados y cómo lograr que legalmente sean considerados como cualquier otro empleo?

Considero que estamos avanzando en la visibilidad del trabajo del hogar y los cuidados. Hay varios frentes a lo que le estamos apostando como la lucha por la ratificación del convenio 189 de la OIT, (Convenio sobre las personas trabajadoras domésticas de 2011) la sindicalización de las trabajadoras, la formación como un elemento fundamental e indispensable; el agrupamiento para tener más fuerzas, la apuesta por cooperativizar este trabajo. También el internacionalismo en esta lucha común y global de los cuidados es muy importante ya que nos permitirá el intercambio de experiencias, de luchas y resistencias donde no existan fronteras, ni muros en los cuidados.

Relacionadas

Cuidados
Vecinas que se cuidan en Getafe
La Bolsa de Cuidados constituida en Getafe como respuesta a la emergencia económica y social derivada de la crisis del coronavirus se ha convertido en una red de apoyo vecinal.
Cuidados
Podcast | La uberización del empleo 3: Cuidados feminizados
Magdalena Díaz Gorfinkel, profesora de la Universidad Carlos III y consultora de la OIT para cuestiones del empleo del hogar y Mercedes Rodríguez, activista y cooperativista de La Comala, hablan acerca de la feminización y precarización de los cuidados y la limpieza del hogar.
0 Comentarios

Destacadas

Temporeros
7.000 temporeras marroquíes atrapadas y ningún plan
Miles de temporeras permanecen bloqueadas sin recursos económicos ni información sobre cómo y cuándo podrán retornar a su país. Las organizaciones denuncian abandono institucional y cuestionan el marco de la contratación en origen.
Crisis económica
¿Hacia dónde vas, España?

El dictamen de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica establece las bases del futuro post covid-19. Un futuro que trata de acercarse a la Unión Europea y dejar atrás la España del ladrillo y la evasión fiscal, para centrarse en reindustrializar el país y caminar hacia el estado del bienestar. Pero, en medio, se han colado medidas neoliberales, como la mochila austriaca.


Opinión
Naciones Unidas suspende a España por su maltrato al empleo doméstico

El informe del exrelator Especial de la ONU sobre la extrema pobreza y los derechos humanos Philip Alston destaca la desprotección social y la precariedad de las empleadas domésticas y urge a que España ratifique el Convenio 189 de la OIT. Ojalá que esa llamada de atención por parte de Naciones Unidas haga un poco más visibles nuestras demandas

Medios de comunicación
La necesidad de criticar al periodismo para salvar a los periodistas

Es imprescindible politizar el acceso a la información, de la misma manera que se ha politizado el acceso a la vivienda o el acceso a una subsistencia mínima.

Coronavirus
Las epidemias: viejas causas, nuevos escenarios y futuros desafíos

El estudio histórico de las epidemias nos muestra que su transmisión e impacto están muy ligados a las condiciones sociales donde ocurren, y actualmente este lugar es el mundo entero.

Europa
No te duele Nadia Calviño, te duele la Unión Europea

La derrota de Nadia Calviño en su carrera por presidir el Eurogrupo parece una oportunidad perdida para cambiar la Unión Europea. Pero que alguien como ella haya llegado y que haya ganado un irlandés solo demuestran que nada va a cambiar pase lo que pase.

Últimas

Crisis climática
La Tierra podría sobrepasar el umbral de los 1,5ºC en los próximos cinco años

La Organización Meteorológica Mundial publica sus últimas predicciones y señala que, en 2020, la temperatura media será 0,8ºC superior a la media de los años 1981-2010.

Sanidad pública
Seis gráficas para entender los recortes en la sanidad

La pandemia ha demostrado cómo de importantes han sido los recortes en gasto sanitario, plantillas, atención primaria y salud pública en la Comunidad de Madrid.