Cuidados
Migrar, cuidar, luchar

El trabajo del hogar y los cuidados es algo que me ha ayudado muchísimo a aprender, a entender, escuchar y compartir, pero también a reconocer qué papel jugamos las mujeres en esta sociedad.

Concentración empleadas de hogar en el Congreso.
Concentración de empleadas de hogar en el Congreso contra la discriminación laboral que sufren. Ela Rabasco
14 dic 2019 07:46

Me crecí en Honduras, en un ambiente rural donde tenía que hacer trabajos del hogar y trabajos agrícolas. Me encantaba ir a trabajar a la milpa, a dejar y recoger las vacas, ir a la quebrada a lavar, a bañarnos y recoger agua y así conversar con las vecinas y amigas de mi edad. No permitíamos que nadie nos cortara los árboles de la quebrada porque así nos cubrían cuando nos bañábamos.

Tenía que ir a la escuela. Claro, era obligatorio ir a la escuela, también las otras cosas que hacía —como actividades propias y naturales de la mujer— la cocina, muy fundamental aprenderla a llevarla, las tortillas bien hechas, los frijoles bien cocidos y el café en su punto.

No pude continuar la secundaria,  pero a través de una organización hice un voluntariado a los 14 años: atendía a niños menores de 5 años a cambio de alimentos. Eran los años 80, una década nada fácil para los pueblos de El Salvador y también de Honduras. Gracias a este voluntariado conocí a una gran Mujer que me ayudó. Ahora toda su familia es un referente de lucha.

Trabajo doméstico
Trabajadoras del hogar celebran este fin de semana su segundo congreso estatal

Tres años después del primer Congreso, este fin de semana —sábado 14 y domingo 15 de diciembre— vuelven a encontrarse empleadas de hogar de todo el Estado español en el II Congreso de Empleadas de Hogar y los Cuidados bajo el lema Juntas transformamos desde la acción.

Emigré dentro de mi país a los 15 años en busca de superación, gracias a los empujones de personas solidarias y al apoyo de mi familia. Tenía 17 años, cuidaba un niño, así pude avanzar en mis estudios y obtener el título de Promotora Social.

Después de una larga trayectoria en trabajo social y organizativo tuve que emigrar, pero a otro país: España. Con muchos kilómetros de distancia: llevo casi 13 años realizando trabajos del hogar y los cuidados.

dEl regimen de INTERNA al trabajo de externa

Seis años estuve trabajando como interna, al cuidado de una señora mayor. Y esto me permitió muchas cosas: aprender a cuidar mayores, conocer y elaborar la comida española, entender la realidad de las personas cuando llegan a una edad de dependencia. También logré algunos objetivos personales y familiares: construir una casa, una casa de la que aún no disfruto. Sacar un curso de auxiliar de enfermería, poder obtener los papeles españoles.

No fue fácil, el trabajo de interna es estar disponible las 24 horas, día y noche. Hay días buenos y días complicados, hay que hacer muchas cosas que no sólo se refieren al hogar también de cuidados, acompañamientos médicos y de recreación. El trabajo del hogar y los cuidados en el régimen de interna nos impide participar en actividades sociales relevantes e importantes en relación a nuestras reivindicaciones como trabajadoras.

Después de seis años trabajando de interna, Entré a ocuparme del trabajo de hogar y cuidados de otra casa, hace casi siete años. Esta vez como externa, cuidando a niñxs. Cuidar a niñas y niños no tiene nada que ver con el trabajo de cuidar a una persona mayor, pero hay algo muy parecido: el trabajo del hogar. Es decir, hacer todo lo que se refiere a una casa, una familia y un hogar.

Muchos empleadores dicen “pero si les confiamos las llaves de nuestra casa”. Yo digo: “Pero si nos asignan una gran responsabilidad que son los cuidados a sus seres queridos”

Asumimos una gran responsabilidad, los cuidados de todas las personas que conforman la unidad familiar. Muchos empleadores dicen “pero si les confiamos las llaves de nuestra casa”. Yo digo: “pero si nos asignan una gran responsabilidad que son los cuidados a sus seres queridos”: sus hijos, sus padres y todo lo que hay dentro de una casa.

No es fácil trabajar en cuidados, pero hay algo muy valioso y es que, si cuidas niños no solo cuidas, también educas. Les enseñas su autonomía personal, por ejemplo. Pero digo que no es fácil porque tienes que educar conforme a la cultura de ellos y eso significa que con el tiempo nuestras costumbres se nos queden atrás.

Cuidados
Cinco miradas del activismo de los cuidados

Algunas llegaron hace más de una década, otras aterrizaron este año. Ellas son cinco de las mujeres que, con su esfuerzo, están consiguiendo cambiar las condiciones laborales del sector de los cuidados.

El trabajo del hogar y los cuidados es algo que me ha ayudado muchísimo a aprender, a entender, escuchar y compartir, pero también a reconocer qué papel jugamos las mujeres en esta sociedad. Considero que este trabajo es vital en la sociedad pero que no es visible, no es valorado y no es bien pagado y lo peor es que no es reconocido como un empleo.

Mientras nosotras las trabajadoras del hogar y los cuidados no profesionalicemos nuestro trabajo no lograremos dignificarlo. ¿Y esto que significa? Pues que hagamos el intento de irnos superando en conocimientos hacia los cuidados, unir luchas y resistencias.

No olvido la frase de una amiga del Sáhara que es periodista que dice: si se quiere avanzar hay que dejar de lado el victimismo. Estoy orgullosa de mi trabajo, he contribuido a la crianza de los niños, a su educación, y eso me produce satisfacción. Disfruto con ellos, jugamos, paso momentos de risas, de llantos, de apuros, sustos y tristeza cuando se enferman,  pero también de enfados. Pero ahí algo muy difícil aquí: mientras cuidamos, ¿quién cuida de los nuestros y quién nos cuida a nosotras? Las madres migrantes tenemos que educar a nuestros hijos desde la distancia, por medio de llamadas telefónicas y eso nos pasa factura.

El trabajo de interna es cansado, explotador. Muchas veces me he preguntado: ¿por qué necesitan trabajadora de interna?

El trabajo de interna es cansado, explotador. Muchas veces me he preguntado: ¿por qué necesitan trabajadora de interna? Hay varios factores: algunas personas mayores dependientes no pueden prescindir de una cuidadora las 24 horas y no pueden pagarse dos cuidadoras. Tienen que ver con esto la ley de dependencia, pero también es algo que sucede por comodidad de las familias poderosas.

Para muchas cuidadoras el trabajo de interna es importante porque hace posibles algunas cosas positivas y más aún en los primeros años. Nos permite estabilidad laboral para el arraigo y así obtener los papeles, permite no pagar habitación, transporte y comida y más aún cuando se viene a este país con deudas económicas. 

¡¡Pero claro que hay explotación!! Y eso hay que solucionarlo. Por ejemplo, hay que reglamentar este tipo de trabajo, definir sus tareas, tener claridad entre empleador y empleada sobre el descanso de la empleada interna, sus cuidados en días de enfermedad. Que se respeten  sus derechos laborales. 

El trabajo de externa también es explotador pues no se cumple lo estipulado de las ocho horas trabajadas y el salario mínimo, el descanso y tiempo para comer.  Pregunto entonces: ¿cómo entendemos y valoramos los cuidados?  ¿Quién da los cuidados, quién los necesita y quién los recibe? ¡Aquí entramos al tema de la migración!

En España, como en todo el mundo, los trabajos del hogar y los cuidados siempre se han visto como algo naturalmente femenino: algo que se le asigna a la mujer, responsable de este ámbito.  Pero la mujer también tiene derecho a trabajar fuera de su casa. Alguien tiene que cubrir ese trabajo en sus casas. Aquí entramos las mujeres migrantes que no podemos permitirnos otro tipo de trabajo debido a la situación irregular en la que nos encontramos durante los primeros cuatro años de estancia en el país. 

La fuga de cuidados de América latina hacia Europa  

La mayoría de las personas migrantes a España somos mujeres y migramos por muchas razones, unas por ser madres solteras, otras por violencia de diferentes tipos. Violencia de género, violencia extractivista, violencia estatal, violencia estructural.

Honduras, de donde yo vengo, es un país de muchos experimentos políticos y sociales que EEUU pone en práctica allí. No olvidamos el golpe de estado del 2009: un golpe a la democracia para cambiar el paradigma de la explotación capitalista. Desde entonces se ha incrementado el desplazamiento hacia otros países.

Son varios los factores que han conducido a Honduras a la desigualdad social insostenible: 
la corrupción generalizada en todos los poderes del Estado, la impunidad, el narcotráfico, el crimen organizado, la falta de oportunidades. Pero también, la violencia como una estrategia de parte del Estado hondureño hacia el pueblo, muy fortalecida por los gobiernos de EEUU y de otros países con intereses parecidos.

Emigramos no porque queremos, somos desplazados, impulsados y en muchos casos forzados a salir del país

Emigramos no porque queremos, somos desplazados, impulsados y en muchos casos forzados a salir del país. Las condiciones en que el gobierno y la oligarquía tienen al país nos obligan a malvivir en Honduras: hay un ambiente de violencia generado por el mismo gobierno que permite la violación sistemática de los derechos humanos y fundamentales para la vida diaria. ¿Y qué nos pasa cuando llegamos a otro país aun sabiendo las condiciones en que nos vamos a encontrar?

Por nuestra dignidad creemos que debemos luchar ya sea dentro o fuera de nuestros países porque hay muchas realidades que son similares y la esperanza del cambio la llevamos dentro y vivimos con ella y es por eso que desde nuestras posibilidades y condiciones estamos reivindicando nuestros derechos por un trabajo digno y con plenos derechos como cualquier otro trabajador o trabajadora en España.

Los cuidados son globales e indispensables para la vida y la economía. La mayoría de las personas que los realizamos somos mujeres. ¿Cómo profesionalizar los cuidados? ¿qué hacer para que los empleadores los reconozcan como algo indispensable e importante para la vida y la economía? ¿cómo empoderarnos sobre los cuidados y cómo lograr que legalmente sean considerados como cualquier otro empleo?

Considero que estamos avanzando en la visibilidad del trabajo del hogar y los cuidados. Hay varios frentes a lo que le estamos apostando como la lucha por la ratificación del convenio 189 de la OIT, (Convenio sobre las personas trabajadoras domésticas de 2011) la sindicalización de las trabajadoras, la formación como un elemento fundamental e indispensable; el agrupamiento para tener más fuerzas, la apuesta por cooperativizar este trabajo. También el internacionalismo en esta lucha común y global de los cuidados es muy importante ya que nos permitirá el intercambio de experiencias, de luchas y resistencias donde no existan fronteras, ni muros en los cuidados.

Relacionadas

Autogestión
Otra clase de familias para sobrevivir al sistema

Las formas relacionales basadas en redes de apoyo, cada vez más extendidas, evidencian que es posible sostener una vida en comunidad en las ciudades e invitan a una reflexión sobre el modelo dominante de familia.

Ciencia
¿Quién lavaba la ropa a los grandes genios?

La presión académica que sufren los investigadores ha experimentado un notable aumento en los últimos años generando una importante desigualdad dentro del sistema pero ¿quién lavaba la ropa de los grandes genios?

0 Comentarios

Destacadas

Pobreza
El 46% de las familias monoparentales vive en situación de exclusión social

La Red europea contra la pobreza y la Federación de Asociaciones de Madres Solteras reclaman una ley de familias monoparentales que aborde de forma transversal género, empleo, vivienda y conciliación.

Derecho al agua
Las aguas turbias de Agbar en México

Saltillo y Veracruz son dos ciudades de México en las que la privatización del servicio de agua potable a manos de empresas participadas por la multinacional Aguas de Barcelona ha ido acompañada de denuncias de aumentos desorbitados de tarifas, cortes del suministro, irregularidades contractuales o impactos ambientales.


Feminismos
Beatriz Gimeno: “El feminismo no lo entiendo si no incluye a las mujeres trans”

Ha sido diputada en la Asamblea de Madrid y presidenta de la FELGTB. El pasado 31 de enero, tomó posesión de su cargo como directora del Instituto de la Mujer, que quiere llevar al centro de Madrid y convertir en un think-tank feminista.

Autogestión
Otra clase de familias para sobrevivir al sistema

Las formas relacionales basadas en redes de apoyo, cada vez más extendidas, evidencian que es posible sostener una vida en comunidad en las ciudades e invitan a una reflexión sobre el modelo dominante de familia.

Cine
El doctor Caligari sigue dando miedo un siglo después de su estreno

El gabinete del doctor Caligari, la película dirigida por Robert Wiene, se estrenó el 26 de febrero de 1920. Aunque no es la primera cinta de terror, verla hoy sigue poniendo los pelos de punta. El grupo de rock instrumental Toundra ha creado una banda sonora que interpretará en directo acompañando proyecciones de la película.

Últimas

Fondos buitre
Vecinos escrachan al fondo buitre Ares Management en su sede

Varias decenas de vecinos escracharon hoy a este fondo buitre, dedicado al negocio de la especulación inmobiliaria y que cuenta con múltiples ramificaciones societarias.



Leyes Mordaza
Una multa más se suma a las veinte que ya ha recibido el movimiento feminista en Valencia

La Assemblea Feminista 8M de València explica que la multa llega cuatro meses después de la celebración de un desfile a cargo de la Asamblea Feminista de Benimaclet con motivo del 25N contra las violencias machistas.

8 de marzo
El movimiento feminista de Bilbao convoca cuatro jornadas de movilizaciones para el 8M

Tres ejes políticos marcarán los lemas de 2020: antirracismo, diversidad de cuerpos y sexualidades y feminismo anticapitalista. La red feminista de Bilbao reclamará al Ayuntamiento la apertura de una Casa de la Mujer, avalando colectivamente la propuesta del colectivo Galtzagorri.

Humor
Antiseparatismo

Trigésimo novena colaboración de Mauro Entrialgo para El Salto.

Carta desde Europa
Ahora, Alemania

2020 puede ser el año en el que caiga el último partido centrista que gobierna en Europa.