Ecofeminismo
Tierras minadas, mujeres colonizadas

El impacto que la apertura de una mina o de una explotación petrolífera tiene sobre las personas es diferente en función de la clase social, el sexo y la raza. Y las más perjudicadas, siempre, son las mujeres indígenas y pobres. Tanto en Québec como en Extremadura. Visibilizar su lucha, darles la palabra, es comprender la problemática en todas sus dimensiones.

Tierras minadas
5 abr 2018 07:15

"¿Dónde se fue el bosque? Somos hijas de la tierra, es nuestro lugar para cazar, para proveernos de comida, donde vamos a buscar nuestra medicina". Agathe Denis-Dame pertenece a una de las 11 naciones originarias que existen en Québec conocidas como los atikamekw. Nació y fue madre, y después abuela, en una reserva sureña afectada desde principios del siglo veinte por la construcción de una inmensa presa de agua.

Mujer colonizada, desplazada y en lucha: "Una vez vine con mis padres y vi toda la madera que habían cortado. Y yo sé que los castores se alimentan de los árboles que rodean los lagos. ¿Qué les ha pasado a estos castores? Todos los animales que comemos han sido envenenados o se mueren de hambre por la tala de árboles. ¿Qué vamos a comer?"

El testimonio de Denis se enmarca dentro del proyecto Palabras de los territorios, realizado por el colectivo canadiense PASC (Proyecto de Acompañamiento y Solidaridad con Colombia). Como nos comentaba una de sus activistas, Mathilde, el objetivo del proyecto es hacer una crítica del impacto de las actividades extractivistas en Québec desde una perspectiva feminista. "Queríamos dar voz a las mujeres porque son ellas las que están defendiendo la tierra. Son ellas las que más sufren las consecuencias".

Para Cynthia Dubé-Viau, las consecuencias que tiene una mina, por ejemplo, en la salud de las mujeres son mayores no solamente por los riesgos asociados al embarazo, sino porque son las mujeres quienes en una comunidad se ocupan de las personas más vulnerables, como niñas y niños y personas mayores. Las zonas mineras o los espacios de extracción de hidrocarburos son además lugares "masculinizados", prosigue Cynthia: "Debido a la separación de género del trabajo, normalmente serán los hombres los que vayan a trabajar en la mina o en la construcción de las presas. Esto hace que estos lugares sean más machistas, que en ellos prolifere la cultura de banalización de la violación, y el impacto de esta presencia masculina sobre las mujeres de las comunidades rurales es evidente".

Es una lucha contra la apropiación de los territorios y de los cuerpos de las mujeres. Pero además, es una lucha contra la colonización y el racismo. Como muy bien destaca Mathilde, de la PASC, hay que conocer la historia de siglos de colonización y racismo en Québec para comprender lo que supone que nativos y extranjeros se unan ahora y traten de parar las máquinas. Johanne Roussy recuerda que ella tuvo primero "que descolonizar su cabeza". Activista del colectivo Sept-Iles sin uranio, Johanne explica que "cuando tienes a los autóctonos y a los alóctonos unidos, mirando en la misma dirección y angustiados por lo mismo, el vínculo que se crea es muy fuerte". Esta comunidad del norte de Québec se bate contra un proyecto de mina de uranio en un lugar que pertenece ancestralmente a los innus.

Los proyectos extractivistas que amenazan el territorio de Québec son muchos, tanto como las luchas. En el sitio web de este colectivo, hay mapeado 17 proyectos, entre minas, explotaciones petroleras y transportes de hidrocarburo, e hidroeléctricas. La idea de dar la palabra a las mujeres surgió en 2014 durante la primera audiencia en Montreal del Tribunal Permanente de los Pueblos. Fue allí donde se identificó la necesidad de profundizar específicamente en el análisis feminista de los conflictos extractivistas.

Por medio de entrevistas y de círculos de palabra, las personas que participan en el proyecto de Palabras de los territorios hablan sobre los mecanismos de dominación que imperan en los sistemas extractivos, describen las situaciones a las que las mujeres deben enfrentarse en sus comunidades cuando llegan las empresas con un proyecto de mina bajo el brazo, qué ocurre cuando la mina empieza a funcionar, cómo ese impacto difiere según el género, la clase social o la raza.

Tierras minadas de Cáceres
En Cáceres la mina que quieren abrir es de litio. A solo veinte minutos andando del centro histórico patrimonio de la humanidad. A un kilómetro de una residencia de personas ancianas, a medio kilómetro de la universidad. También en esta ciudad extremeña las mujeres se han movilizado contra la colonización de su territorio y de sus cuerpos. Lo que podría parecer otro mundo con respecto a Québec, no lo es tanto. El lugar en el que la empresa australiana Plymouth quiere empezar a excavar a cielo abierto es una montaña en la que viven 300 personas. El impacto siempre es el mismo. Y siempre lo sufren más las mujeres.

Por salud, porque son ellas las que preparan las pancartas y las camisetas. Porque cuando se quejan en el ayuntamiento les mandan callar y les dicen que los datos que aportan son falsos. Y porque los portavoces de las plataformas ciudadanas son mayoritariamente hombres.

Inés Corraliza, activista de la plataforma ciudadana "Salvemos la Montaña de Cáceres", que congrega a 200 personas defensoras de su tierra, clama en defensa de la montaña sobre la que se quiere extraer el litio: "Yo me pregunto: ¿qué haremos con los vinos, el aceite, los frutales, los pastos, la alimentación, qué con la fauna y flora por la que respiramos y con la que somos? Entonces, ellos nos responden que todo se volverá a poner en su sitio- está en sus planes de restauración- pues el suelo, como si de un plástico sintético se tratase, se levanta, se echa a un lado, y 20 años más tarde se vuelve a pegar y listos".
De momento han conseguido paralizar las obras, pero solo de momento. Llaman a una nueva manifestación el 14 de abril, a las seis de la tarde, en el centro de la ciudad.

Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Coronavirus
¿Es la caza una actividad esencial?

Hemos vivido un estado de alarma que ha durado meses y nos ha confinado en nuestros hogares. Entre las actividades consideradas esenciales, en un principio, estuvo la caza. ¿Qué sentido tiene privilegiar una actividad tan dañina?

Movilidad
Bicicletas contra el covid

¿Por qué está bien visto ir en coche, y, en cambio, es sospechoso desplazarse en bici? ¿Por qué la bicicleta, que no contamina, fomenta una vida no sedentaria y evita contagios, es relegada al ocio y no se favorece su uso como medio de transporte? Ojalá se pudiera aprovechar este acercamiento a la bici que se ha producido en las localidades vacías de coches para que las autoridades entiendan que, si se apacigua el tráfico y se ofrecen vías seguras, mucha más gente usaría la bici en el día a día.

Cuidados
Quitar los servicios de cuidados de las manos corporativas

Las tragedias en las residencias de mayores, gestionadas por empresas como Clece, visibilizan una crisis de cuidados existente antes de la pandemia COVID-19. De las luchas feministas en las ciudades surgen alternativas para una transformación del sistema que ponga la vida en el centro.

6 Comentarios
Mauricio Blechman 21:51 7/4/2018

Gracias Diana. Magnífico documento. La tierra sangra y los pueblos se levantan. La lucha es necesaria. Y ya no es lejos...

Responder
2
0
Spanish Dancer 13:13 7/4/2018

Siempre en la lucha, Diana Delgado. Ahora toca en casa, y Cáceres y Exremadura no merecen un nuevo paso atrás en el mantenimiento de sus patrimonios natural, cultural y humano.
Gracias por el artículo con el absolutamente necesario enfoque feminista. Y por la bibliografía.

Responder
3
0
#13015 21:38 6/4/2018

Menuda chorrada de artículo, en la línea de los falsos ecologistas. Una actividad si es nociva, lo es para el ser humano, mujer, hombre o lo que sea. Ah, se me olvidaba, este post lo ves en tu tablet, después de llegar en coche a tu casa de hormigón, con luz electrica. Pero bueno, mientras las materias primas vengan de Katanga, que no la veo.... Viva la hipocresía !

Responder
1
2
Carlos Blay 10:21 6/4/2018

Gracias por el interesante artículo, Diana.
Sólo decir que en la Plataforma Salvemos La Montaña de Cáceres hay una presencia muy similar de mujeres y hombres comprometidos en la misma lucha, y que siempre, siempre, nos esforzamos por conseguir una visibilidad femenina en las portavocías, aunque no siempre lo conseguimos.

Responder
2
1
Hermenegildo 13:03 5/4/2018

Magnifico articulo que deberian leer tod@s l@s cacereñ@s

Responder
4
1
#12835 10:15 5/4/2018

Fantástico artículo. Un tema que no acabamos de afrontar. Pues de la misma forma que hay que recuperar la palabra "matria" e incluirla en el diccionario de la lengua, la violencia que supone el extractivismo salvaje contra la matria, se refleja mucho más en el cuerpo y en el alma de las mujeres que, como Berta, Francisca, Manuela y tantos otros nombres lideran las luchas o las soportan y suelen salir perdiendo si sufren la violencia desde dentro y desde fuera. Pero sin ellas este mundo ya no se sostendría. Son las guardianas de lo vivo.

Responder
3
2
Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Destacadas

Racismo
Un estallido antirracista en medio de la pandemia
La ola antirracista que ha desbordado ciudades en todo el mundo bebe de mareas preexistentes: una memoria múltiple de violencias policiales que quedaron impunes, años de resistencia contra el racismo institucional que dicta la exclusión de una parte de la población, y la conciencia de las clases trabajadoras racializadas de su condición desechable en las lógicas capitalistas. 
Sanfermines
San Fermín: una mundanidad imposible

Por primera vez las fiestas de Iruñea se han suspendido por motivos sanitarios, ya que el coronavirus es incompatible con el roce del festejo.

Cuando volvamos a encontrarnos
Vivir en las ciudades más afectadas por el coronavirus

Esperanza Balaguer y Javier Abella residen en dos de las ciudades más golpeadas por la pandemia. Desde Nueva York y San Pablo, comparten su experiencia como emigrantes en medio de la crisis del covid-19.

Últimas

Promociones
Disfruta del verano con El Salto
Del 1 de julio al 31 de agosto, suscríbete a El Salto y llévate un cuaderno de diversión de la editorial Alma.
Ley Trans
Confluencia Trans exige una ley estatal que garantice la autodeterminación de género
Una treintena de colectivos integrados en Confluencia Trans se movilizan en Madrid por los derechos de las personas trans y para que se apruebe la normativa que garantice la autodeterminación de género.
Costas
Contra el hotel de La Tejita y su mundo: rastros de una lucha ganada

Las que aquí hablan son solo unas pocas voces de las miles que gritaron en La Tejita. El texto bien podría ser anónimo. Esperamos recoger parte del sentir común.