Ecofeminismo
Biela y Tierra: reconocimiento y honestidad para un mundo rural vivo

Ana y Edurne recorrerán en bicicleta cerca de 3.000 km para dar voz, su voz, al mundo rural agrícola, y visibilizar así soluciones reales por la Soberanía Alimentaria y toda la vida que la rodea.

Biela
Ana y Edurne Patxi Cascante
Periodista en @BielayTierra y @LaDársenaEst

publicado
2019-04-17 07:00

No hay nada tan redondo como la rueda de una bicicleta. Todo es circular, todo es girar, cíclico, natural, hermoso, fácil: primitivo. Esta es la premisa que echa a rodar Biela y Tierra, con la esperanza de demostrar que ya existen soluciones eficaces y posibles para lograr detener el cambio climático, entre otros muchos beneficios, y que esas respuestas llevan existiendo siglos. Pero en algún punto, perdimos el Sur y es urgente recuperar el rumbo.

Biela y Tierra empezará su recorrido en Zaragoza el 1 de junio para visitar en bicicleta diferentes iniciativas por el norte del estado español, con especial atención a los territorios en riesgo de despoblación. Allá donde hay alimento hay vida, y alrededor de huertas, semillas, ganaderías, siembras, bosques y hornos de leña, siempre hay cazuelas, músicas, poemas, amores, envidias, herramientas y manos para utilizarlas.

Ingredientes para cultivar ecosistemas

Yayo Herrero es antropóloga y profesora e ingeniera técnica agrícola, y una de las figuras de las que se ha ayudado Biela y Tierra para construir su marco teórico. Ella, y otras como Vandana Shiva o Lolita Chávez, ya han puesto la mirada previamente en los territorios, y especialmente en el papel de la mujer en entornos desfavorecidos. Únicamente siendo conscientes de que somos seres dependientes e interdependientes con el planeta, podemos comprender la profundidad y emergencia de los cambios que este proyecto solicita y quiere provocar. “Ya no estamos dispuestas a dar la vida por ninguna causa porque ahora la causa es justamente mantener la vida”, dice Yayo Herrero.

Tras muchos meses de preparación y arduo trabajo, el 15 de abril presentamos en La Ciclería la ruta exacta que recorrerá esta aventura, tratando de visibilizar iniciativas que ya están poniendo soluciones a la grave situación en la que nos encontramos como planeta.

La primera parada de Biela y Tierra será en Apícola Cinco Villas, en una visita muy especial por estar capitaneada por otra integrante de Bielas Salvajes, el colectivo feminista ciclista de Zaragoza del que surge Biela y Tierra. Continuarán pedaleando por Castilla y León, Asturias, Cantabria, Euskadi, Huesca y finalmente, Teruel, donde finalizará el recorrido con una fiesta comunitaria para compartir todo lo aprendido durante el viaje alrededor de saberes ancestrales y músicas de la raíz.

En primera persona del femenino plural

Durante su recorrido, Ana y Edurne compartirán con quienes producen y quienes consumen y recogerán materiales para hacer llegar al mayor número de gente posible que las soluciones están sucediendo ya en Ejea de los Caballeros (Zaragoza), Sartaguda (Navarra), Belorado (Burgos), Tabanera de Cerrato (Palencia), Arenillas de San Pelayo (Palencia), Asiego (Asturias), Campo de En Medio (Cantabria), Las Merindades (Burgos), Karrantza (Vizcaya), Azpeitia (Guipúzcoa), Lumbier (Navarra), Artieda (Huesca) y Alloza (Teruel), entre otras muchas. Que Rosa, Antonia, Tamara y Clara, también entre cientos de miles, nos proveen de alimento y lo producen respetando el entorno en el que viven y generan vida, y que de esa manera, generan también cuidados, en el planeta y en nuestros organismos.

Cristina y Sole, LaDársena Estudio, colaboran con Biela y Tierra en la creación de esos relatos. Para estas cuatro mujeres es fundamental que esta historia se cuente en primera persona, en las voces de quienes habitan nuestros pueblos. Sin invadir, sin hablar demasiado, ni decidir por ninguna de las verdaderas protagonistas de Biela y Tierra: las personas que hacen posible un mundo rural vivo.

Históricamente, se han relatado historias de hombres de campo, pero contadas por hombres de ciudad, por visitantes del campo, por aduladores y contempladores del campo. Pocas veces se ha difundido el relato del campo contado por quienes protagonizan y hacen posible el campo. Con Biela y Tierra pretenden intentarlo, y únicamente difundirán lo que el mundo rural quiera contar y solo dejarán que sean sus voces las que hablen, tratando de ser solamente un vehículo, un medio a través del que difundirlo, tratando de no alterarlo: honestamente.

Enciclopedias vivas

Queremos conocer y compartir la información que el mundo rural vivo tiene y ha sido silenciada. Carece por completo de sentido que vivamos hacinadas en grandes núcleos de población, mientras otras zonas están completamente vacías. Es incomprensible que 2.000 millones de personas tengan problemas de salud asociados a la dieta, como diabetes u obesidad, y 1.000 millones pasen hambre. Es urgente que toda la población comprenda que las materias primas son finitas, que el 100% de ellas se encuentra en las zonas rurales y que hay que mirarlas para aprender de ellas, antes que para desconectar o, peor aún, para tener el valor de considerarlas gentes paletas, ignorantes o resignadas, pues son el único camino a la supervivencia.

Ser original es ser relativo al origen, parece también una gran incoherencia que todos los proyectos que se ponen en marcha afirmen querer ser originales y casi ninguno de ellos se vincule realmente al origen, al punto exacto donde tienen el comienzo: a la vida, a la naturaleza, al alimento. Desde Biela y Tierra queremos ser catalizadoras de esa revolución efectiva y afectiva que invite a cuantos más cientos de miles, mejor, a ejercer su derecho a la Soberanía Alimentaria diariamente. O dicho en sus palabras: “Votamos una vez cada cuatro años y comemos entre tres y cinco veces al día en países como el nuestro, muy lejos de la media internacional.”

La voluntad de Biela y Tierra es que muchas personas se sumen a esta forma de mirar, que hagan red con las miles de iniciativas que ya existen y están en marcha ofreciendo soluciones reales e inmediatas, que lean Saltamontes, El Salto, Arainfo y Mallata, escuchen Radio Valdivielso, Equilibristas, El Bosque Habitado, compren libros de María Sánchez y Gustavo Duch y ejerzan realmente sus derechos, ya que lamentablemente a veces parece que tenemos más que decidir como consumidores que como votantes.

A pesar de ser mujeres analógicas, toda la información sobre Biela y Tierra podéis seguirla actualizada a través de su página web y redes sociales: Instagram, Facebook y Youtube. Actualmente tienen abierto un proceso de crowfunding en goteo.org y también recaudan materiales para reducir el consumo a través de donaciones directas de equipación cicloturista o colaboraciones de cualquier índole.

Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Soberanía alimentaria
Buitres que devoran vivienda y salud exprimen la aceituna
SOS: Los mismos fondos buitre que devoran la vivienda y la salud son los que están exprimiendo el campo de la aceituna hasta la última gota y llevando al límite a los pequeños productores.
Campesinado
Seis grupos se guisan y se comen el sector de la alimentación
Ellos se lo guisan y ellos se lo comen. Son los seis grandes grupos que controlan el sector de la alimentación en el Estado español: Mercadona, Carrefour, Día, Eroski, Lidl y Auchan.
Soberanía alimentaria
La alimentación como vínculo con la tierra

La crisis del Mar Menor muestra los extremos que deben alcanzarse para que una sucesión de agresiones llegue a la opinión pública y se tomen medidas.

3 Comentarios
#33379 12:27 23/4/2019

ánimo, sé que vuestra gran energía os ayudará en este arduo camino!!

Responder
0
0
Ano Nimato 9:59 23/4/2019

Podemos volver a ocupar el campo. Pero de otra manera, desarrollando comunidades. En manifiestoisterico/wordpress.com un texto propone la creación de comunidades feministas, ecologistas, autosuficientes y laicas.

Responder
0
0
#33211 17:51 19/4/2019

Ánimo y Gracias por esta iniciativa.
Un mundo a pedales entre perales.

Responder
1
0
Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Destacadas

Tecnología 5G
Las manos visibles del capitalismo echan un pulso por el control del 5G

El fracaso de la estrategia punitiva de Trump con China podría llevar a Estados Unidos a buscar alianzas puntuales entre sus empresas y otros gigantes europeos.

Economía digital
La corporación inteligente

En todos los sectores económicos, desde la agricultura a la industria predictiva, el comercio minorista e incluso el trabajo de cuidados remunerado, el modelo de plataforma es ahora una capa esencial de la infraestructura.

Sector del juego
Tranquilidad en las patronales, indignación en la calle: la polémica del decreto Garzón

Mientras los colectivos que han protagonizado la lucha contra las casas de apuestas consideran el decreto como insuficiente, el sector del juego ha mostrado conformidad con las medidas propuestas.

Cine
Cuando los ecologistas son los malos de la película

El audiovisual comercial mira el ambientalismo con mejores ojos que otras causas, pero aun así se ha recreado en la representación de ecoterroristas más o menos carnavalescos.

Últimas

Insólita Península
La leyenda del Puente de Hierro

El antiguo convento de los Templarios recreado en la leyenda de Bécquer es el monasterio de San Polo en Soria. Del conjunto original ha sobrevivido la iglesia.

Hazte Oir
Troleo máximo a la publicidad de Hazteoír en marquesinas de Madrid

De Rivas a Chamberí pasando por Carabanchel, colectivos vecinales se posicionan contra el mensaje de HazteOír que ahora copa muchas de las paradas de autobuses, con carteles y llamadas a emitir quejas al Consorcio de Transportes.

Censura
La Universidad de Salamanca prohíbe un acto sobre el caso Altsasu

El Colectivo Estudiantil Alternativo, organizador del acto, anuncia que seguirá adelante con la celebración y denuncia la deriva autoritaria del rectorado.

Carnaval de Cádiz
Carnavales de Cádiz: mujeres de calle y letra

La primera chirigota callejera 100% femenina sale a cantar a la calle en 1995 y en los últimos diez años se han multiplicado las agrupaciones ilegales integradas solo por mujeres. Actrices, pedagogas, funcionarias, licenciadas en Derecho o Humanidades. Son gaditanas y han llevado, de manera más o menos intencionada o consciente, la perspectiva de género al Carnaval de Cádiz.