Todos los días contra el racismo

La lucha contra el racismo no debería ser algo de un día porque el racismo no son casos aislados. La reciente muerte de dos compañeros senegaleses a raíz de una redada racista de la policía local de Madrid confirma el racismo institucional imperante. Y parece que los "gobiernos del cambio" tampoco se han enterado.

Obrimfronteres
Obrim fronteres. El Salto País Valencià
Carlos Soledad

publicado
2018-03-21 18:28:00

El día internacional por la eliminación de las discriminaciones raciales queremos denunciar que “para los condenados de la tierra” (Frantz Fanon) la lucha contra el racismo es cosa de todos los días. No se trata de casos aislados o de acciones radicales realizadas por grupos marginales. Se trata de un sistema de opresión, el racismo, que es parte constituyente del sistema económico global y que se encarga de mantener eficientemente, abajo de la raya de lo humano, a racializadas y migrantes pobres.

Estos colectivos son categorizados de facto dentro del segmento “inhumano”, es decir, aquí no operan los derechos humanos, sino la represión y el despojo, en los países ricos y en los empobrecidos. En la zona de lo humano, la violencia es excepcional, pero para las comunidades racializadas pobres, es una violencia sistemática. La lucha es obligatoriamente cosa de todos los días.

¿El objetivo? Facilitar la acumulación de capital para las grandes empresas de siempre. Hace falta, se sabe bien, un buen ejército de condenados para que la maquinaria funcione. Y para este objetivo las discriminaciones raciales son constitutivas. Ocurren diariamente gracias a la cobertura de leyes y e instituciones racistas. El espíritu que fundamenta la Ley de Extranjería en el Estado Español, es por un lado capitalista, ya que busca gestionar a la población migrante, desde un punto de vista puramente económico, me sirves, no me sirves. Y por otro lado, es racista pues criminaliza a la inmigración ilegal, a las que no sirven, a todo aquello que no cumple con el modelo de español blanco y cristiano.

Hace falta un buen ejército de condenados para que la maquinaria funcione, y para este objetivo las discriminaciones raciales son constitutivas

La lucha anticapitalista, ha de ser antirracista o no será. Y ha de ser protagonizada por las comunidades racializadas y migrantes que viven la discriminación racial todos los días y que cuando ha sido necesario han confrontado al poder del Estado Español y sus instituciones. Además, implica construir un “mundo donde quepan muchos mundos” como indica el lema de las y los indígenas zapatistas de México. Centrarnos no sólo en la lucha económica, sino también en los otros sistemas de opresión, como el patriarcado y el racismo.

Lamentablemente, parece que los “gobiernos del cambio” o “la izquierda blanca” no se han enterado. La reciente muerte de dos compañeros senegaleses a raíz de una redada racista de la policía local de Madrid, confirma el racismo institucional imperante. Es vox populi que las policías de los ayuntamientos del cambio están formadas por un alto número de elementos con ideología neofascista heredados de los años de gobierno Partido Popular en el poder. Tal como se comprobó con la salida a la luz de los whatsapps de miembros de las policía en los que insultaban gravemente a la alcaldesa Carmena y a la comunidad negra. No obstante, que el ayuntamiento de Madrid no exija responsabilidades sobre las prácticas racistas, como las persecuciones, es lamentable y significa apuntalar el racismo institucional.

La misma situación ocurre en Valencia, donde la policía local ha agredido e insultado gravemente a María Nieves Nfina Ondo. En este caso, ni el alcalde Ribó y su grupo político Compromís, ni el tripartito formado también por PSPV y València en Comú han demostrado voluntad política para hacer frente a un clamor popular, precisamente por ser un clamor negro y de pobres.

En Valencia, ni Ribó ni el tripartito han demostrado voluntad política para hacer frente a un clamor popular, precisamente por ser un clamor negro y de pobres

Este sistema no es exclusivo del Estado Español, el mismo espíritu criminalizador se encuentra en la Directiva del Retorno Europea y la Agencia Frontex, encargadas de reforzar a la fortaleza europea. No olvidemos, que estos mecanismos han convertido al mar Mediterráneo, en el más mortífero del mundo. Así las cosas, mientras se les niega la entrada a refugiados y migrantes de guerra y económicos, el sistema neocolonial se fortalece. Corporaciones multinacionales de servicios y productos industriales y de guerra siguen presionando para, ahora sí, invadir a las economías débiles y seguir expulsando a la gente de sus territorios y de sus vidas.

El poder avasallador de los discursos de tertulianos de televisión y la prensa convencional invisibilizan las posiciones críticas de las comunidades racializadas y migrantes organizadas

El poder avasallador de los discursos de los tertulianos de televisión y la prensa convencional invisibilizan los discursos alternativos, como es el caso de las posiciones críticas de las comunidades racializadas y migrantes organizadas. Sin embargo, cuando una discriminación salta a los medios de comunicación, la falta de voluntad de los gobiernos en resarcir los daños, en especial, cuando se trata de un gobierno de izquierdas, apuntala gravemente el racismo institucional. Es preocupante, no sólo porque de este modo nos encontramos en la antesala de la corrupción política y la futura caricatura de los grandes ideales, sino porque la muerte seguirá persiguiendo a las y los condenados de la Tierra. La lucha contra el racismo es todos los días.

0 Comentarios

Destacadas

Alimentación
Del sándwich de atún a la porrusalda: cómo cambiar la alimentación de escuelas y hospitales

Las compras públicas de alimentos y la contratación de empresas para comedoras determinan la economía de ciudades y comunidades autónomas. Una iniciativa madrileña recoge firmas para que esas compras introduzcan criterios sociales y ecológicos, como ya se están haciendo en experiencias pioneras en Valencia y las Islas Canarias.

Unión Europea
Sabine Lösing: “Hay que transformar la producción armamentística en producción de bienes que beneficien a las sociedades”

Hablamos con la europarlamentaria alemana que ha borrado a España de la lista de países con buenas prácticas en cuanto a la venta de armas a terceros países, después de la decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez de continuar los negocios con la dictadura Saudí a pesar de la catástrofe humanitaria que está provocando en Yemen con armas españolas.

Cine
“Quiero que me enterréis enderezada”

A las mujeres que se les ha enseñado a relacionarse consigo mismas a través de las miradas de los demás, la retirada de esta mirada equivale a una muerte, a entrar en un limbo, y es en ese limbo a donde se aparca a las mujeres de mayor edad.

Atenas
45 años después, la llama de la Politécnica sigue viva

Como cada 17 de noviembre, Grecia ha vivido este sábado una jornada de movilizaciones en recuerdo y reivindicación de la revuelta de la Universidad Politécnica de Atenas en 1973, hecho que aceleró la caída de la dictadura militar un año después.

Últimas

Racismo
El antirracismo político y las alianzas contra el fascismo

Los colectivos racializados interpelan a la sociedad y el Estado, a la izquierda y al feminismo, sobre racismo y colonialidad. 

Historia
Juan Gutiérrez, el mediador por la paz que se hizo amigo de un espía del Cesid

Roberto Flórez, un agente del Centro Superior de Información de la Defensa, entró en contacto con el mediador por la paz Juan Gutiérrez para conocer las entretelas del conflicto vasco. Forjaron una amistad. Mudar la piel, el documental de Cristóbal Fernández y Ana Schulz, indaga en esa relación.