Opinión
El patriarcado está muerto

Hoy, en medio de la pandemia del coronavirus, el patriarcado está muerto y en descomposición y un bichito ha puesto sus despojos en la periferia, para ver qué sucede cuando la fuerza de la vida y la muerte se ponen en el centro de la convivencia.

Feminista, corista y profesora de derecho del trabajo (UCLM).

8 abr 2020 13:40

Creo que nunca me he sentado con más pena a escribir un texto con vocación de publicarlo. Y nunca pensé que sería por este motivo. Un motivo que no es una razón, es un cambio civilizatorio que algunas feministas italianas de la Libreria delle donne de Milán ya anunciaron hace 24 años, en el momento que tomaron conciencia de que el patriarcado moría cada vez que una mujer o un hombre añado yo en el presente deja de concederle crédito.

Hoy, en medio de la pandemia del coronavirus, el patriarcado está muerto y en descomposición y un bichito ha puesto sus despojos en la periferia, nos ofrece una lente de aumento para ver qué sucede cuando la fuerza de la vida y la muerte se ponen en el centro de la convivencia, polaridad radical de ese desorden de dominación de la vida misma y, por tanto, de las mujeres y de sus frutos. Y no solo. Hoy podemos decir, en tiempos globales de la desintegración del patriarcado, que también ha dominado la vida de los hombres. Consiguiendo, en muchos casos, una suerte de legión de seres también algunas mujeres modernas aspirantes a quimeras absurdas como la independencia, el latir sin corazón o el dominio con alma. Horizontes imposibles que han desembocado en muchos siglos de violencia también global contra las mujeres y contra y entre ellos mismos.

Para mí, no hay equidistancia entre una posición y otra. Sería una estupidez que impediría ver la dimensión del daño, del quién contra quién, cuyo reconocimiento es el único camino de memoria, reparación y justicia. Pero sí que tiene un sentido político que los hombres, si así deciden hacerlo, hagan su genealogía propia del dolor que han sufrido y han infligido. Y si lo hay, pidan perdón. También a sí mismos, claro. Es una palabra sencilla y mágica. Impronunciable para muchos hombres buenos porque, seguramente, pronunciarla es reconocer la dimensión de un daño demasiado grande. Ese es el desafío.

Hoy puedo escribir estas palabras gracias a la muerte, a la que lloro por todo lo que fue, que afortunadamente ya no será más, y por la pérdida de lo que venía del amor de un patriarca. Porque algunos patriarcas quisieron, cuidaron y protegieron a su torpe manera pero de verdad, intentándolo dentro de un desorden inmenso, dentro un desmadre. Algunos patriarcas solo algunos tuvieron el corazón más grande que su violencia. Eso lo sabe bien una mujer de generaciones anteriores y es lo que les ha servido a muchas para poder seguir amándolos a pesar de todo. No tienen la autoestima baja, tienen el alma alta y un conocimiento preciso de la vida y sus circunstancias, de cuando el patriarcado todavía no estaba muerto. Aunque, a sus hijas, bien nos enseñaron a que lo estuviera. Lo que se enseña se sabe.

Por eso, hoy lloro de pena y de alegría por la muerte del patriarcado, sabiendo que no es un eslogan, que se mide en pérdidas que son vacío y ganancias en cada vida. La pérdida transitoria espero de hombres que no acaban de dar el salto. No es fácil asomarse al abismo. Pero es que el abismo hoy está debajo no delante. En la raíz.

Lloro por la muerte del trozo de mí que se va también con la muerte de mi patriarcado. Me duele y, a ratos, me acongoja la dicha. Un desgarro propio, que se produce necesario, imprescindible, la purga que nos ofrece este tiempo imponente. Se me desgarran los juicios, el decirle a los demás lo que tienen que hacer, la falta de compasión con quien me molesta, la identidad como defensa. Se me desencarna la dialéctica, el conflicto entre oponentes, la crítica sin horizonte. Se me desbarata la razón sin corazón.

Y en los momentos de revelación, después de aplaudir, de haberme marcado un baile o una canción con mi mismidad, cuando me siento descansada y sin prisas ni mandatos en mi propio hogar, me vuelven a nacer las palmas en el pecho, las palabras en el pecho.

Y aplaudo a esos hombres que, durante esta gran purga, están cuidando de sí; a los que llaman a sus amigas; a esos hombres cuya voz no es más alta ni más baja que la de su familia; a esos hombres que están en profundo silencio; a los que usando palabras viejas de guerra, sin embargo, tienden la mano una y otra vez; a los hombres que se están haciendo cargo de la vida aprendiendo de sus madres y cuidando de ellas y de la madre tierra; a los hombres que se han partido en dos por el miedo al bicho y ha aprendido que son vulnerables y felizmente dependientes; a los que se dejan el corazón libre y rompen a llorar de dolores ancestrales; a los padres que agradecen el cuidado de sus hijas no dándolo por descontado; a los que reconocen la maestría del trabajo de sus compañeras; a mis estudiantes tiernos y cuidadosos que se preocupan por mí y me lo dicen; a los hombres que están haciendo las paces consigo; y con la casa; a los padres que están siendo amorosos y disponibles para sus criaturas pequeñas y maduras; a los que se han ido dando la mano a su mujer porque tenían miedo a la muerte; a los hombres que han dado el salto y nos hacen reír y confiar.

Hombres, mujeres, tenemos mucho trabajo de amor por delante. Me muero de ganas.

notas
“El final del patriarcado ha ocurrido y no por casualidad” (enero de 1996, Sottosopra rojo), Librería Mujeres de Milán, La cultura patas arriba. Selección de la Revista Sottosopra con el final del patriarcado, 1973-1996, horas y HORAS, Madrid, 2006.

Relacionadas

Opinión
Cuidados sí, guerra no

El uso de terminología militar por parte de diferentes mandatarios ha sido ampliamente debatido. Lo que no ha sido tan debatido es cómo este lenguaje refuerza el imaginario patriarcal. 

Opinión
Voluntad de no mirar: justicia para Verónica

Verónica se suicidó hace un año por culpa del acoso que sufrió al circular por la empresa en la que curraba un vídeo sexual grabado hacía años. Lo difundió su expareja y lo compartieron sus “compañeros”.

Opinión
La semilla de la excepción
Hay un confinamiento uniformante y dos sonidos simultáneos. Uno es el sonido de las redes de apoyo. El otro quiere hacer de esa semilla una excepción que confirme la norma como única posibilidad.
5 Comentarios
#58970 10:02 30/4/2020

Solo con ver las de religiones y culturas retrógradas acampando a sus hanchas, pq es su máxima y sin ello no son nada, q les dictan desde pequeños como sentir, quien ser, a quien seguir, en q creer y q rol desempeñar por el hecho de ser mujer u hombre, qq al final todo se reduce en q es diversidad cultural y derecho a la fe. Ya claro, diversidad cultural es abogar por la discriminación de la mujer y del lgtbi
No importa q estos prohíban, violen y mutilen sistemáticamente a los derechos y libertades fundamentales de las personas,. En los países subdesarrollados o en las culturas antitodo, por la falta de control de natalidad. Tienen hijos bajo cualquier circunstancia solo pq su fe o cultura patriarcal se lo dice y así se ha de respetar. No pasa nada q si no tienes con q mantenerlo, Dios proveerá.
Irresponsables sus gobiernos, sus lideres religiosos y ellos por permitir tantos niños desnutridos, privados de lo esencial.
Entre la codicia de unos q se quedan con todo y dominan el mundo, q ya me gustaría tenerlo enfrente, la codicia de los países de origen, capaces de negociar con las elites y de masacrar a su pueblo y esclavizarlo, con tal de seguir lucrándose, y la falta de sentido común de sus ciudadanos, q viven sumidos en la mas absoluta ignorancia, no todos, solo aquellos q se dejan llevar por el fervor cultural y religioso, no por el sentido común. El patriarcado si continua en auje.En este caso no hablo de las víctimas de violaciones, de trata de mujeres y niñas y de los casamientos forzados, q hacen q sumen los embarazos no deseados. Esto esta en manos de sus gobiernos de origen, q ni educan en la igualdad, ni combate contra las múltiples violencias ejercidas impunemente por auténticos monstruos de cualquier edad, a mujeres y niñas.

Y bailar con el culo en pompa al son de las letras degradantes del reggeatton, si nada machistas.

Y el machismo laboral, pornográfico, la prostitución aceptadas como algo normal.

Y de las mujeres q se quedan en casa, en vez de ser autosuficientes, dependiendo de un hombre para todo, q triste q el máximo exponente de una mujer sea parir y/o servir a los hijos y al marido, lamentable.
Pero no, q va no hay machismo

El reaggetton el tuerking, crías embutidas en minishorts, meneando el culo, de tal forma que su sexo y su culete quedan mostrados y ante las miradas de los asistentes. Y q decir de, la moda de mujer deborahombres, de los padres permisivos q dejan q sus hijos menores de edad salgan por la noche hasta las tantas, muchos llegan borrachos y/o drogados, pq a salir a tomar un par de cervezas una cena y al cine, eso ni de coña, aquí si se bebe, q este bien cargadete. Y se dice q en España no se venda alcohol a menores pero se dejan salir hasta las tantas. Fabuloso
Padres ingenuos o irresponsables a puñaos.
Niños desde los 8 años viendo violencia extrema y pornografíaabocadoss veintipocos violando a crías o chicas jóvenes y jactándose de su violencia hacia ellas.
En fin malos padres a mogollón
Patriarcalismo en estado puro. Unos lo llaman tradición, diversidad cultural, religión, libertad, derecho... Por un lado y por otro son igual de nocivos y machistas.

Unos por castrantes al eliminar la posibilidad de ser del lgtbi o una mujer sin ataduras al convencionalismo, abogados por la nataidad indiscriminada, sin los mismos derechos y libertades q el hombre.

Y otros por exceso de libertad, siendo tan permisivos en la prostitución, pornografía, mensajes machistas en bailes y musica, poniendo siempre a la mujer como carnaza, objeto sexual para satisfacer al mongolo macho de turno. Críos drogados o borrachos por las calles, menores embarazadas o con ETS, q ascazo me da la juventud,los padres, y la sociedad actual

Responder
0
0
#56101 13:34 9/4/2020

Muertísimo oiga, es dar un paseo por el Magreb y notar su descomposición

Responder
1
1
#56079 12:22 9/4/2020

El patriarcado ha muerto pero el Pensamiento Heterosexual sigue a tope, ¿como puede ser esto?

Responder
1
3
#56090 13:18 9/4/2020

Había una colonia que se llamaba odeté

Responder
0
1
#56073 11:00 9/4/2020

Patriarcado muerto y el matriarcado nunca existirá, que hacemos??

Responder
4
3

Destacadas

Salud mental
Los síntomas de depresión y ansiedad se disparan entre jóvenes por la crisis del coronavirus
Diferentes estudios atestiguan que el estallido de la pandemia está afectando notablemente a la salud mental de jóvenes de entre 18 a 34 años, entre los que se han incrementado los síntomas de depresión, ansiedad o inquietud por la incertidumbre derivada de la crisis del covid-19.
Migración
Atrapadas en Marruecos

El Gobierno español desatiende las urgentes peticiones de retorno de mujeres embarazadas residentes en España y de origen marroquí que quedaron atrapadas tras el cierre de fronteras entre ambos países. Yousra y Jalila son dos de ellas.

Google
La Generalitat de Catalunya asume poner freno a Google en escuelas e institutos

La asociación Xnet logra un acuerdo para que el Departamento de Educación salvaguarde la privacidad de los menores a través de software auditable y servidores propios que garanticen la intimidad de sus datos.

Turismo
Ivan Murray: “El turismo global es el Lehman Brothers de la crisis del covid-19”

El turismo ha frenado en seco con la pandemia y el hundimiento del sector tendrá un impacto brutal en la economía española. Iván Murray, profesor de la UIB e investigador en economía ecológica del turismo, analiza un fenómeno que tendrá en Baleares y Canarias su “zona cero del desastre”.

Medio ambiente
Andalucía, Madrid y Murcia reciben el premio Atila por su contribución a destruir el medio ambiente

Los premios que concede todos los años Ecologistas en Acción destacan la derogación de leyes de protección ambiental con la excusa del covid-19 y señalan la responsabilidad del Gobierno vasco en la catástrofe del vertedero de Zaldibar.

Coronavirus
Morbus coronaviri anno 2019: covid-19, tardocapitalismo y la muerte

Quizá una de las cicatrices más profundas que deje la pandemia de SARS-CoV-2 sea precisamente la psicológica o, si así se prefiere, la cultural. El envejecimiento y la muerte se avienen mal con la ideología de este período histórico que, a falta de mejor nombre, llamamos capitalismo tardío.

Migración
Más de 800 personas internas en el CETI de Melilla se manifiestan para exigir el traslado a la Península

El miércoles 3 de junio más de 800 personas internas en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla se manifestaron para exigir el traslado a la Península y que se garantice el asilo político.

Últimas

Racismo
Cuando la memoria se hace rabia

La rabia expresada en las calles no surge del aire. La memoria que pretendió ser borrada ha sido recuperada desde lo político. Sin esa historia, sin todo ese recorrido, no se entiende lo que está pasando estos días en Estados Unidos.

Coronavirus
Enfermeras de Urgencias denuncian que les han negado mascarillas FFP2
Enfermeras y auxiliares del madrileño Hospital del Henares denuncian que el pasado domingo la supervisora de guardia les negó material de protección.
Sanidad pública
Crece el descontento entre el personal sanitario en Catalunya por la falta de recursos y los recortes
Trabajadores sanitarios vuelven a manifestarse en las puertas de hospitales de toda Catalunya para revertir los recortes realizados durante la anterior crisis y defender la financiación de la sanidad pública.