Migración
Ventimiglia, una frontera interna en el corazón de Europa

Más de 1.000 personas migrantes, de las cuales la mitad son menores no acompañados, esperan en la localidad italiana el momento idóneo para cruzar la frontera entre Italia y Francia.

Ventimiglia bajo el puente
Decenas de personas duermen bajo el puente de Ventimiglia a la espera para cruzar Miguel M. Serrano
22 sep 2017 16:34

Mujeres y niños aguardan en la parroquia San Antonio y en el campo de refugiados gestionado por la Cruz Roja. Bajo el puente, esperan cientos de jóvenes y adultos que no tienen espacio en los saturados centros de acogida. Las noches cerradas son el momento idóneo para probar su suerte. Ésta es la única opción que la Unión Europea (UE) ha decidido “ofrecer” a las miles de personas que huyen de sus países escapando de la guerra y el hambre. Siete kilómetros separan Francia e Italia en el paso de Ventimiglia, pequeño municipio italiano de unos 20.000 habitantes. Escondidos en el tren que cruza de Italia a Francia, atravesar andando las montañas que marcan la frontera por el llamado “paso de la muerte” o pagar los 250€ que cobran las mafias, son las tres opciones por las que pueden optar las personas migrantes. Pues, tras recorrer medio continente africano y el Mediterráneo para escapar de una posible muerte, o en el mejor de los casos una vida totalmente incierta, darse la vuelta nunca es una opción.

Los pocos que consiguen traspasar la frontera y son detectados por la gendarmería francesa, como es el caso de la mayoría, son detenidos e inmediatamente devueltos a Italia. Sin ninguna atención a su situación, edad, estado de salud, etc. Acoger a menores, a personas que huyen de conflictos, son solo alguno de los casos de obligada acogida por parte de los Estados según el derecho internacional. Una vez más Francia, Italia y la UE en su conjunto vuelven a demostrar que la legislación no es una cuestión moral, sino de fuerza.

Las mafias cobran 250€ por llevar a los migrantes por los siete kilómetros del "paso de la muerte"

Ante esta situación dos han sido las opciones: la solidaridad, como por ejemplo los 60 voluntarios y voluntarias que acudieron al municipio con el fin de repartir comida y ropa, y que fueron expulsados de la ciudad el pasado verano por la policía italiana. O el campesino francés Cédric Herrou, que desde su granja en el valle del río Roya, al otro lado de las montañas que separan ambos países, acoge a aquellos inmigrantes que consiguen llegar, sufriendo la persecución de la justicia francesa en varias ocasiones. Y en el otro lado, la protagonizada por el ayuntamiento de Ventimiglia. El cual aprobó el pasado mes de marzo una nueva ordenanza municipal que prohibía el reparto de comida a personas refugiadas en la vía pública. Las multas a aquellas personas que se arriesguen a hacerlo van desde los 300€ a los 3.000€. El alcalde del municipio Enrique Loculano aseguraba que el objetivo de esta medida era evitar “el caos y suciedad” que podrían generar estas acciones por parte de voluntarios y vecinos. Así como asegurar la seguridad de los vecinos de la ciudad y evitar el “efecto llamada” a más inmigrantes.

El ayuntamiento de la ciudad, controlado actualmente por el Partido Demócrata, no es el único en poner en marcha estas medidas en Europa. El gobierno municipal de Calais, situado al norte de Francia, donde se asentaba el antiguo campo de inmigrantes conocido como “La Jungla”, puso en marcha el mismo mecanismo tres meses después del cierre del campo donde las personas migrantes esperaban para cruzar a Reino Unido. Su alcaldesa Natacha Bouchart, del Frente Nacional, afirmó que “el reparto de comida y su asistencia podría ocasionar problemas de seguridad y alejar el turismo”.

Marruecos, Argelia y Túnez suelen ser los principales puntos de salida para las endebles embarcaciones, de caucho habitualmente, que emplean las personas refugiadas para alcanzar las costas italianas. Al llegar son fichadas y sus huellas recogidas por la policía italiana. Tras lo cual, se les hace entrega del llamado “seven days paper”. El cual, básicamente, obliga a estas personas a abandonar el país por uno de los puntos oficiales de salida. Actualmente, solo existe como tal el aeropuerto internacional de Roma. Pasado el plazo, aquellas personas que permanezcan en el país serán reconocidas inmediatamente como ilegales y se procederá a su detención.

Ventimiglia retrato
A la espera de cruzar a Francia desde Ventimiglia Miguel M. Serrano

Eritrea, Sudán, Somalia y Mali son los principales países de procedencia de las personas migrantes que se encuentran actualmente en el norte de Italia. Dada su nacionalidad, la mayor parte encuentran fuera de cualquier proceso de acogida establecido por la UE. Y su acceso “legal” dentro de la UE se ve atravesado por una gran carrera de obstáculos, trámites y costes asociados a los procesos burocráticos que habitualmente conducen a la desesperación total de las personas migrantes. Corresponde recordar el resultado que provoca esta estrategia de la desesperación, pues muchos de los migrantes detectados en la frontera con el país galo, son trasladas en autobús hasta Taranto (ciudad al sur de Italia), con el fin de que tengan que volver de nuevo a recorrer todo el país para intentar de nuevo cruzar la frontera. La clasificación establecida por las organizaciones internacionales encargadas de regular el tránsito migrante, Organiazción Internacional para las Migraciones (IOM) principalmente, se centra en las condiciones que consideran provocan la migración. Siendo refugiadas aquellas personas obligadas a desplazarse debido a un conflicto bélico o persecución por motivos políticos, religiosos, etc. Y califica como migrantes aquellos que por “conveniencia personal y como resultado de una decisión tomada libremente” deciden abandonar su país. 

Esta distinción hemos visto como ha sido habitualmente utilizada por distintas instituciones para legitimar medidas legislativas con el fin de frenar la llegada de migrantes fuera de los largos procesos oficiales de asilo de personas refugiadas gestionados por la lenta burocracia europea. El pasado mes de Junio París anunció la intensificación de los procesos de expulsión de los “sin papeles”, con el fin de poder acelerar los procesos de asilo de las personas refugiadas denominadas por el gobierno como oficiales. Bernard Cazeneuve, anterior ministro de Interior francés, afirmaba en diciembre de 2016 que “hay que diferenciar entre aquellos inmigrantes económicos irregulares y quienes están en condiciones de solicitar el asilo porque su vida se ve amenazada en su propio país”, justificando así la devolución inmediata de cualquier migrante por parte de la gendarmería francesa en la frontera con Italia junto al municipio de Ventimiglia. Indistintamente si es menor de edad o no y confrontando directamente con varias leyes internacionales sobre Derechos Humanos y política de asilo. No reconociendo así la situación de todas aquellas personas migrantes que no escapan de alguno de los conflictos reconocidos como tal por la UE, sino de los años de imperialismo impuesto por las potencias occidentales enmascarado a día de hoy con la desposesión de tierras y recursos por parte de las multinacionales. 

El exministro obvia así el histórico intervencionismo francés en el continente africano. El analista de la BBC, Tim Whewell, comentaba para la cadena, varios días después del inicio de la acción francesa en Mali en el 2013, “hasta los años 50 y 60 Francia controló varios países africanos, nunca dejó la región del todo. Aún después de que sus antiguas colonias africanas obtuvieran la independencia, Francia ha intervenido en varias de ellos como Gabón, la República Centroafricana, Costa de Marfil y la República del Congo", dice Whewell. 

Ventimiglia durmiendo
Decenas de personas duermen bajo el puente de Ventimiglia a la espera para cruzar Miguel M. Serrano

Más allá de la justificación administrativa y de regulación que suelen dar las instituciones para justificar estas medidas. Lo cierto es que forma parte de la batería de intervenciones puestas en marcha por los Estados para asegurarse evitar la entrada de migrantes en territorio europeo. Estas y otras medidas con objetivos similares, no son procesos autónomos puestos en marcha por actores políticos aislados con proyectos abiertamente xenófobos, sino el resultado de años de política racista institucionalizada y legitimada por las élites Europeas. Partiremos de la evolución de los presupuestos de la UE de los últimos cuatro años para observar claramente el avance de esta estrategia.

Las investigaciones publicadas en los informes “Market Forces” y “Guerras de Frontera” documentan de forma clara el aumento progresivo de inversión en medidas securitaras y el descenso vertiginosos de los presupuestos destinados a acogida y reasentamiento. Como muestra clara el presupuesto de Frontex, destinado a la interceptación marítima de migrantes por parte de la UE, ha aumentado de 97 millones de euros en 2014 a 300 millones de euros en 2018. El mencionado informe “Market Forces” muestra que entre 2014 y 2020 se han destinado al menos 11.000 millones de euros a seguridad, de los cuales 3,1 millones son destinados directamente al programa Europeo de Investigación sobre Seguridad. Es decir, el diseño de nuevos programas, armas y sistemas enfocados a seguir haciendo de las fronteras una auténtica fortaleza. Lo cual nos demuestra el no poco poder del lobby armamentístico a la hora de influir en las políticas europeas, entre las cuales se encuentran varias empresas españolas como Indra Sistemas, Thales, Isdefe, dedicada principalmente dedicada a la investigación de nuevos sistemas, y Atos entre otras. 

Relacionadas

Catalunya
En el punto de mira de las patrullas de Mataró
Vecinos de la capital del Maresme han formado patrullas para “hacer frente” a los robos con fuerza y las ocupaciones ilegales que ocurren en el municipio. El Ayuntamiento de Mataró y las asociaciones vecinales se oponen a estas patrullas, en cuyos grupos de Telegram circulan mensajes abiertamente racistas, pero señalan que hay un problema de convivencia y seguridad que requiere una respuesta compleja.
Migración
Contagiados

Insultan y abuchean a migrantes que llegan en patera. Aplauden y vitorean a turistas que llegan en primera. Tal vez, estos últimos no les contagien el coronavirus; pero ya les han hecho enfermar de insolidaridad y materialismo.

Migración
Las 180 personas rescatadas por el Ocean Viking desembarcan en Sicilia

Italia da finalmente instrucciones y permite realizar el desembarco en Porto Empedocle, al sur de Sicilia. La decisión llega después de diez días reclamando un puerto seguro y tras la declaración del “estado de emergencia” a bordo.

1 Comentario
#350 22:27 26/9/2017

Un detalle de nada si me lo permite el autor: Natacha Bouchard no es del Frente Nacional, es de los Républicains (partido de Sarkozy)

Responder
0
0

Destacadas

Coronavirus
Decenas de trabajadores siguen acudiendo a su centro de trabajo sin saber que allí se originó el rebrote de Madrid
Un inmueble de oficinas fue el lugar en el que se dio el rebrote de la capital mientras decenas de trabajadores tienen que seguir acudiendo a él. La Consejería de Sanidad no quiere dar explicaciones al respecto, al mismo tiempo que la empresa dueña del edificio asegura desconocer cuántos trabajadores están contagiados.
Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
El Gobierno vasco impide votar a al menos 200 personas en las elecciones del domingo

Tanto si presentan síntomas activos como si se encuentran asintomáticas, las 200 personas que actualmente tienen covid-19 no podrán acudir a los colegios electorales el 12 de julio. Los contactos estrechos de los positivos, otras 500 personas, deberán ir con la papeleta desde casa, si es que la tienen.

Crisis económica
Estados Unidos y China, en rumbo de colisión

La construcción de China como enemigo es la apuesta política de Donald Trump para su reelección en noviembre. Los movimientos en inteligencia militar dibujan el rastro de una escalada del conflicto desde su faceta comercial y mediática.

La semana política
Colchones y suelos

Fomento anuncia un plan para poner suelo público a disposición del sector privado a coste cero. Ada Colau ofrece 1.200 euros mensuales a los propietarios de pisos turísticos para solucionar temporalmente la necesidad de familias vulnerables. El sector de la inversión inmobiliaria no se inmuta con la crisis, convencido de que nadie va a tocar sus privilegios.

Temporeros
7.000 temporeras marroquíes atrapadas y ningún plan
Miles de temporeras permanecen bloqueadas sin recursos económicos ni información sobre cómo y cuándo podrán retornar a su país. Las organizaciones denuncian abandono institucional y cuestionan el marco de la contratación en origen.
Urbanismo
El hotel de cala San Pedro recibe un dictamen ambiental negativo
El proyecto, que supondría la construcción de un complejo de casi 600 metros cuadrados con 11 habitaciones y 22 plazas, se considera “inviable”.

Últimas

Contigo empezó todo
Los españoles antifascistas presos de la Inglaterra antifascista

En 1945, 226 presos españoles que habían pasado por campos de concentración en Francia acabaron siendo acusados por las autoridades británicas de colaborar con los nazis.

Sanidad
Médicos MIR del País Valencià irán a la huelga desde el 21 de julio

El colectivo de Médicos Internos Residentes (MIR) de los servicios públicos sanitarios valencianos anuncia huelga indefinida a partir del 21 de julio.

Ecofeminismo
Y este verano, ¿qué plan?
Mucha gente no puede pensar en veranear. Pero queremos daros algunas ideas para que vaya lo mejor posible. Quien sabe, igual acabáis con el planazo del verano.
Crisis climática
La Tierra podría sobrepasar el umbral de los 1,5ºC en los próximos cinco años

La Organización Meteorológica Mundial publica sus últimas predicciones y señala que, en 2020, la temperatura media será 0,8ºC superior a la media de los años 1981-2010.

Sanidad pública
Seis gráficas para entender los recortes en la sanidad

La pandemia ha demostrado cómo de importantes han sido los recortes en gasto sanitario, plantillas, atención primaria y salud pública en la Comunidad de Madrid.