La universidad del favor: crónica de un becario en la URJC

Resulta curioso que nadie haya visto nada en la Universidad Rey Juan Carlos en tantos años, aunque ya se sabe que no hay mayor ciego que el que no quiere ver.

URJC aulario
Imagen del Campus de Móstoles de la Universidad Rey Juan Carlos. Foto: Ángel Serrano

publicado
2018-05-07 11:11:00

Recuerdo el primer día que empecé a trabajar como becario en la Universidad Rey Juan Carlos. La ilusión y los nervios iniciales duraron un par de horas aproximadamente. Tras las pertinentes presentaciones con los distintos miembros del departamento, llegó una profesora que, en ese momento, comenzaba su jornada laboral.

"Bienvenido, seguro que vas a ser más majo que el anterior becario", me dijo. Prudente, me hice el loco, huyendo de un cotilleo anunciado, sobre alguien a quien no conocía y que no me interesaba lo más mínimo.

A los tres días, fin de semana mediante, y sin que nadie le preguntara, se explayó a gusto. "Es que decía que solo estaba aquí para hacer su trabajo. Si algo no estaba entre sus funciones, se negaba a hacerlo. Por ejemplo eso, ¿ves?". Con su dedo índice apuntando hacia un compañero que recortaba cartulinas. "Son para mi hija pero no pasa nada, es un favor", concluyó. En ese preciso instante conocí la moneda virtual con la que funcionaba la universidad: el favor.

Entre los currículos que almacenábamos, algunos mostraban anotaciones en los márgenes relacionándolos con otros miembros de la URJC o con cargos de la Comunidad de Madrid

Nunca me ha molestado echar una mano a alguien cuando lo ha necesitado pero esta suerte de coacción a pequeña escala me sentaba muy mal. "Tranquilo, ahora te puedes tomar un café sin prisas", me comentó otro becario cuando me estrené como recadero para comprarles tabaco. Aunque traté de escabullirme tantas veces como pude, acepté el chantaje. Y, a pesar de mis circunstancias personales, la decisión que tomé me avergüenza. Me cabreaba mucho no tener libertad para poder negarme sin que me echaran, así que trampeaba para mantener la cordialidad. En el baile de máscaras asumí la hipocresía como ingrediente indispensable para el menú diario.

Desde mi posición tuve tiempo de ver como profesores brillantes desfilaban hacia la puerta de salida, pues el desempeño profesional no era un aspecto demasiado importante para ellos. En su lugar, entraban otros —a veces igual de capaces, todo hay que decirlo— con su árbol genealógico como aval predominante. La endogamia al máximo nivel. El dedazo como método de selección.

Entre los currículos que almacenábamos, algunos mostraban anotaciones en los márgenes relacionándolos con otros miembros de la URJC o con cargos de la Comunidad de Madrid. En ocasiones bastaba con ser "amigo de", pero el que no se amoldaba a la estructura no solía durar mucho. Para ello era necesario pasar desapercibido, cuanto más mejor y, por supuesto, no cuestionar nada. Paradójicamente, las incorporaciones basadas únicamente en la formación y experiencia laboral del candidato, suponían la excepción.

Es obvio que a los profesores no les pedían ir a por tabaco, aunque no eran pocos los que se ofrecían a diario.

Una parte de mi dignidad se fue en aquel sobre. Y me prometí recuperarla.

Pedro González-Trevijano, el mismo que fue acusado de irregularidades en el proceso electoral y que actualmente ejerce como magistrado en el Tribunal Constitucional, dirigía la nave. Con las elecciones a rector a la vuelta de la esquina, todos los miembros del departamento fueron citados a una reunión ineludible; vinieron incluso desde otros campus dada su importancia. En ella, explicaron las bondades de Trevijano, su intachable desempeño como máximo responsable de la universidad y su idoneidad para continuar al frente de la URJC. Acto seguido entregaron una única papeleta (sobra decir de quién) con su sobre correspondiente, que tuvieron el detalle de dejar que introdujéramos por nosotros mismos.

Mientras los más solícitos ya habían ejecutado su voto libre, uno de los responsables tuvo la indecencia de decirnos mientras sonreía: "Si queréis votar a otro candidato no hay problema pero, de verdad, este es el mejor que podemos tener". Una parte de mi dignidad se fue en aquel sobre. Y me prometí recuperarla.

Ahora que tanto se habla de adoctrinamiento, resulta curioso que nadie haya visto nada en la URJC en tantos años. Aunque ya se sabe que no hay mayor ciego que el que no quiere ver. Por mi parte, descubrí que hasta entre los becarios había clases; si teníamos que hacer horas extra para controlar un examen, yo cobraba la mitad que el resto. "Eso es así porque nosotros lo hemos decidido y tú no tienes por qué preguntar", me contestaron con la sorna del que se sabe impune a esa y otras cuestiones que planteé. Mi única opción pasaba por firmar una queja dirigida al Rectorado; la estructura perfecta me derrotó.

Por eso tiene tanta importancia la revelación del caso Cifuentes. El profesor que filtró la información no podría haber hecho nada sin la colaboración de personas con acceso a esos documentos. Gente honrada que ha escuchado que, en realidad, se trata de una operación política. En el fondo, la verdad es lo de menos. Se trata de conservar los privilegios.

Con su asentimiento constante, uno de mis compañeros se ganó una plaza en a estructura. Y ahí estará hasta que quiera. Aunque para ello haya llegado a comprarles, en horario de trabajo, leche, pasteles o hasta unas medias.

Pero siempre, por favor.

Sobre este blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas las entradas
10 Comentarios
#15699 17:08 7/5/2018

A mitad de carrera tuve la ocasión de entrar como alumno colaborador en un Departamento de la Universidad de Alicante. La pregunta que me hizo el Catedrático fue: "Usted se considera una persona dócil". Mi respuesta fue sincera: "De todas las palabras que pueden definirme, la última sería la de dócil". Duré un curso en el Departamento. Vi muchas cosas como las que cuentas, por ejemplo, tener que ir un domingo a las 9 de la noche al aeropuerto a recoger a un profesor invitado. Una secta, eso es lo que es cada Departamento, una verdadera secta.

Responder
12
1
#15726 7:08 8/5/2018

El pan nuestro de cada día en la universidad. Pero ojo, no sólo en la española. He estado en universidades de países a los que queremos imitar donde es todavía peor. Casarse con una postdoc rusa 15 años más joven y hacerla jefa del grupo de investigación, o colocar a alguien de vierrectora de investigación sin haber terminado el doctorado, publicaciones propias ni proyectos son cosas a la orden del día...

Responder
1
1
#15717 22:56 7/5/2018

Soy estudiante de la URJC, y siempre he dicho que la gestión y muchos profesores son pésimos.
Alguien me puede explicar cómo se llega a profesor honorífico con menos de 30años?
Mejor no hablar si se quiere acabar la estudios.

Responder
3
1
#15711 21:42 7/5/2018

cosas similares pasan en otras universidades... alumnos que ya quedan como profesores en la universidad en la que han estudiado... estudiado es una forma de decirlo, son los que hacían de esquiroles en huelgas y protestas, y los mismos que despreciaban a los alumnos y solo pensaban en sus intereses. La universidad está enmierdada y posiblemente se hunda sola

Responder
4
1
Exbecario anónimo 21:56 7/5/2018

¡Si los que hemos sido becarios fuéramos libres para hablar...! Pero no pasa nada, todo está controlado, y ahora está más controlado el acceso a la condición de becario, no vaya a colarse alguna oveja negra.

Responder
2
1
#15708 20:16 7/5/2018

Yo he sido becario e hice mi tesis doctoral. Y he de decir que todo al menos en mi departamento es mentira. De hecho el sueldo era de una beca FPI y era fija y no te podían pagar menos. Y ojo con lo de equivocarse con el rector plagiador... Ahí has perdido tu credibilidad...

Responder
0
3
Exbecario anónimo 22:08 7/5/2018

Yo he sido becario e hice mi tesis doctoral, y mi departamento me utilizó como mano de obra barata, docente y no docente (bibliotecario y programador informático) y por tan gran número de horas que ni siquiera me pudieron dar un certificado de haber impartido una docencia que abarcó también toda una asignatura anual (salvo dos semanas) y una semianual (también menos dos semanas), que por cierto se impartía, la semianual, por primera vez (1993-1994) y no existía ni temario ni bibliografía ni nada de nada, y de la que yo no había sido alumno, ni de nada parecido. Fui absolutamente dócil, servicial, simpático y amable, pero no ciego a las arbitrariedades que vi en el departamento y en el rectorado (de la Complutense, para más señas). No doy más detalles por miedo a ser identificado y sufrir represalias inasumibles, porque todavía soy interino a una edad a la que otros están pensando en su jubilación.

Responder
2
0
Ex-profesor urjc 17:59 7/5/2018

Pedro González-Trevijano no fue acusado de plagio. Fue Fernando Suárez Bilbao. ¿Seguro que fuiste allí becario?

Responder
7
0
Anónimo 16:58 7/5/2018

Tremendamente fuerte. Si está claro que aquí hay que hacer una limpia muy seria. Lo peor de todo es que los que tienen que hacerla no la van a hacer ( sólo saber que está metido el exrector que está acusado de plagio pone los pelos de punta de como han llegado arriba) y les dan igual los estudiantes. Enhorabuena por el Blog y mi reconocimiento por el artículo.

Responder
11
0
#15718 22:58 7/5/2018

A mí no me da igual que el rector estuviera acusado de plagio. A los profesores si, porque están ahí por ser amigos o conocidos del rector.
No confundamos las cosas

Responder
1
0
Sobre este blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas las entradas

Destacadas

Salud mental
¿Conseguirán las máquinas predecir el suicidio?

Solo somos capaces de adivinar quién va a morir por suicidio con una precisión apenas superior a la del puro azar. Para colmo, estos discretos resultados casi no han mejorado durante los últimos 50 años.

Altsasu
Un millar de personas protestan ante el Ministerio de Justicia por la sentencia de la pelea de Altsasu

La manifestación, que ha salido a las 19h desde la Puerta del Sol, ha recorrido un kilómetro gritando consignas contra la sentencia que condena a los jóvenes a penas de entre 2 y 13 años de cárcel.

Carbón
Muerte lenta en Siberia

Los gobiernos y negocios de Europa quieren que creamos que el carbón es extraído de formas inocuas, pero la verdad es justo la contraria. 

Crímenes del franquismo
Los esclavos del franquismo

Aunque el trabajo forzado de los presos era algo corriente desde el golpe de Estado, la construcción del Valle de los Caídos será una de las primeras grandes obras en utilizar mano de obra esclava de forma masiva.

Contigo empezó todo
Los pobres de EE UU que querían ya el pastel
Miles y miles de europeos, asiáticos y latinoamericanos se unieron a otros tantos estadounidenses nativos y conformaron este ejército de pobres en huelga.

Últimas

Centros sociales
Chueca estrena centro social: La Pluma

Un pasacalles transmaricabollo convocado en el marco del Orgullo Crítico ha terminado frente a las puertas del nuevo centro social.

Música
Doctor Deseo: “Cualquiera con dos dedos de frente y un poco de corazón se identifica con el feminismo”

La peculiar idiosincrasia de Doctor Deseo, verso suelto en el ámbito del rock con denominación de origen vasca, ha permanecido intacta durante tres décadas. Al conversar con Francis Díez, voz cantante del grupo bilbaíno, es fácil entender por qué.

Fotografía
Nuevas miradas para combatir la hegemonía
Binomio Mujeril es un proyecto fotográfico que propone miradas desde las que cuestionarse y cuestionar.
Culturas
Mamá, ahora sí querré ser artista

La Comisión de Cultura del Congreso aprueba por unanimidad la propuesta de Estatuto del Artista, que deberá ser ratificada en el Pleno. El texto plantea cambios legislativos de calado para adaptar la normativa a la realidad laboral de medio millón de personas.

Menores tutelados
Perder a tu hijo por ser vegana: las prácticas en tutela de menores del IMAS de Mallorca

El hijo de Cristina López es uno de los 1.688 niños con expediente abierto en el Institut Mallorquí d’Afers Socials. Desde 2014, esta madre lucha por recuperar la tutela de su hijo.

Feminismos
Irantzu Varela: “A quien no le gusta negociar, le gusta violar”
Esta periodista de profesión, enlaza hábilmente las palabras para que el discurso feminista sea entendido por todas las personas.