Gobierno de coalición
Sin rumbo

La fragmentación parlamentaria no es el problema, sino la expresión de una realidad política no acabada de asumir.

Si el Gobierno no necesitaba la abstención de EH Bildu para prorrogar el estado de alarma, ¿cómo podemos interpretar el acuerdo con la formación vasca para derogar de manera integral e inminente la reforma laboral? ¿Qué necesidad había de incluir en una negociación de coyuntura un tema de tanta trascendencia sin el más mínimo diálogo social y dejando al margen al resto de socios parlamentarios? ¿Era preciso exponerse al ridículo de la rectificación apenas tres horas después de la firma del acuerdo? Todo este asunto de la prórroga del estado de alarma (era eso y no otra cosa lo que estaba en juego), por confuso que parezca, arroja luz sobre la situación política que vivimos.

Aunque la prórroga salió adelante por una cómoda mayoría, la coalición de gobierno no podía fiarse del comportamiento de Ciudadanos, por lo que se buscó, hasta el último momento y a cualquier precio, tener controlada la situación por medio de abstenciones selectivas. EH Bildu puso la derogación integral y temprana de la reforma laboral por delante, pero bien podría haber puesto una capa y un estoque. No había miedo o, mejor dicho, había mucho.

Los de Arrimadas cumplieron la palabra dada y la abstención de EH Bildu se tornó innecesaria, y el acuerdo de derogación integral e inminente de la reforma laboral, un marrón inasumible

Finalmente, los de Inés Arrimadas, que no tenían mucha más opción para mostrar personalidad propia que distanciarse de la deriva ultra de Partido Popular y Vox, cumplieron la palabra dada, por lo que la abstención de EH Bildu se tornó innecesaria, y el acuerdo de derogación integral e inminente de la reforma laboral, un marrón inasumible. Lo que hemos visto a partir de ese momento (rectificaciones, matices e interpretaciones varias del acuerdo firmado, guerra de posiciones dentro del Gobierno de coalición, reacciones airadas por doquier, etc.) puede parecer la consecuencia de un error de bulto en el cálculo estratégico en una votación concreta, pero creemos que puede resultar más sugerente analizarlo como una muestra (una más) de la quiebra y precaria recomposición del sistema de partidos en España.

Así pues, es necesario reiterar que la fragmentación parlamentaria no es el problema (aunque qué duda cabe de que dificulta la gobernabilidad), sino la expresión de una realidad política no acabada de asumir. Mientras tanto, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) pretende gobernar como lo habría hecho en un ejecutivo monocolor en minoría, es decir, sirviéndose de la “geometría variable” a izquierda y derecha, sin otro objetivo que garantizar la continuidad del Gobierno en el corto plazo. No en vano el estado de alarma ha reducido a dos semanas los lapsos en los que se decide el futuro político del país. Mañana, dios dirá. De ahí que el acuerdo con Ciudadanos no impida negociaciones paralelas con EH Bildu, Esquerra Republicana de Catalunya o Compromís, para lo cual Unidas Podemos (UP) cumple la fundamental función de facilitador, papel que ha desempeñado con éxito desde la moción de censura contra Rajoy y que avala su entrada en el Gobierno de coalición.

El PSOE pretende gobernar como lo habría hecho en un ejecutivo monocolor en minoría, sirviéndose de la “geometría variable” a izquierda y derecha

Pero no olvidemos que esa entrada se produjo tras dos fracasos electorales de la formación morada, lo que redujo considerablemente su fuerza parlamentaria y, por ende, su capacidad de influencia en la elaboración del programa de gobierno de la coalición. En cierta forma, UP es desde entonces un rehén en manos del PSOE que empieza a notar los efectos secundarios de un incipiente síndrome de Estocolmo. De ahí las reacciones “cristalinas” en los medios de comunicación, como la otra cara sobreactuada (“pacta sunt servanda”) de la debilidad en los despachos donde se toman las decisiones que vinculan.

Por este camino, es previsible que en las próximas semanas asistamos a una escalada en las tensiones en el seno del Gobierno de coalición. Para evitarlo, sería preciso concebir la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica tras la crisis sanitaria como una oportunidad para construir un consenso amplio con las fuerzas que posibilitaron la investidura de Sánchez. Ese consenso tendría que ser trabajado como un acuerdo que dotara de estabilidad al resto de la legislatura, no como un simple parche para la gestión controlada de la desescalada, y debería incluir compromisos explícitos para avanzar en una agenda reformista que aborde, entre otras medidas de urgencia, la enorme brecha de la desigualdad, el refortalecimiento de lo público tras los drásticos recortes de la última década y la dignificación del empleo en aquellos sectores que la crisis sanitaria ha mostrado como esenciales, muchos de ellos especialmente precarios. Este habría de ser el programa de mínimos para un auténtico “gobierno del Parlamento” en una legislatura que nació para ser progresista o no ser, algo que neutralizaría, de paso, la improvisación, el equilibrismo cortoplacista y el cálculo electoral propios de un escenario político hiperfragmentado.

Puede que esta vía no sea la más ambiciosa en términos de una transformación progresista del país, pero sí nos parece que ofrecería una agenda política clara que contribuiría a aliviar la incertidumbre existencial de los sectores sociales más expuestos a la crisis económica en ciernes. Retomar la iniciativa a partir de esa agenda clara y con un respaldo amplio sería, por cierto, la mejor manera de combatir el ruido ensordecedor del que se alimenta la extrema derecha.

La semana política
Mitad y mitad
El Gobierno vuelve a provocar un desastre con su táctica de nadar entre dos aguas. Los equívocos mensajes sobre la reforma laboral implican no solo un error de comunicación, sino la zozobra del PSOE a la hora de impulsar medidas que comiencen a revertir décadas de leyes y normas que han extendido la precariedad.

Relacionadas

Laboral
El plan que no ha querido firmar la patronal: auditar los sueldos para cerrar la brecha salarial

Los sindicatos mayoritarios, el Ministerio de Igualdad y el de Trabajo han presentado hoy dos reglamentos para atajar la brecha salarial. Las mujeres, por el hecho de serlo, cobran 6.000 euros anuales de media menos que los hombres.

La semana política
Dientes (que es lo que les jode)

La puesta en escena del acuerdo en el Consejo Europeo le sale bien al Gobierno de Pedro Sánchez. La sociedad española sigue sin discutir las líneas generales del proyecto europeo. La centralidad de la deuda y la división y competencia entre territorios sigue siendo la base de la Europa en los tiempos de Angela Merkel. 

Opinión
El subsidio que no llega: una promesa incumplida

Aunque se ha aprobado el pago de subsidios a trabajadoras de hogar, estos todavía no han llegado. Tras la salida del estado de alarma ha emergido otro problema aun más grave: estamos viendo desplomarse los salarios que se ofertan.

9 Comentarios
#61567 12:44 25/5/2020

UP ni está ni se la espera. Patético todo este control social.

Responder
1
0
#61739 18:48 26/5/2020

Eso digo yo..Y Podemos?? Sabíamos que el PSOE es el "Partido de Prohibir" pero Podemos debe ser algo así como las juventudes del SOE..¿? Escandaloso, pero nos exigen "piña" en torno al Estado, esto tienen un nombre..

Responder
0
0
#61479 19:16 24/5/2020

El acuerdo con Bildu no ha sido un "error" del PSOE. Se trata de una distracción. Se trata de provocar a los conservadores y fomentar así el enfrentamiento popular, mientras el Régimen, el Estado y las medidas totalitarias que lo fundamentan no son puestas en cuestión. El PSOE teme como a la peste otro 15M, una revolución de la libertad política, de la democracia. El PSOE representa a la oligarquía bancaria y empresarial y su objetivo es destruir impunemente la economía popular para que sus protegidos recojan beneficios.

Responder
0
0
#61417 20:56 23/5/2020

¡¡qué horror!! ......cuanto atrevimiento....cuanta críca al gobierno psoepodemos que controla este medio, pero claro el silencio ominoso que practica el Salto respecto a sus amos olía ya a kilómetros y publican esta critiquilla de tres al cuarto tratando de cubrir el expediente....pues va a ser que no

Responder
3
10
#61477 19:08 24/5/2020

El único medio mainstream, El Salto, que ha criticado con fuerza las medidas violentas y totalitarias, basadas en la desconfianza en el Pueblo, impuestas por el Gobierno a cuento de este C19. Esta es la vertiente sustancial en la crítica a este gobierno desde la izquierda libertaria y democrática, desde fuera del Régimen.

Responder
1
0
mikel_insausti 19:29 23/5/2020

Análisis certero. Del PSOE no cabe esperar nada

Responder
7
1
#61409 18:49 23/5/2020

¿Por qué dices que el gobierno no tiene rumbo cuando toma el que tu propones? Sanchez-Iglesias lo tienen a huevo, acuerdo de legislatura con ERC y EHB que empiece por un cambio en el Gobierno vasco y fin de la represión en Catalunya, posibilitando la agenda de reformas sociales.

Responder
4
0
#61406 17:43 23/5/2020

Veo el argumento de este articulo un tanto simplista y de lugares comunes

Responder
6
2
#61395 13:47 23/5/2020

Luengo, yo tampoco hubiera puesto la mano en el fuego por Arrimadas. ¿Usted sí?

Responder
4
6

Destacadas

Monarquía
EH Bildu y ERC piden la comparecencia de Carmen Calvo por las negociaciones con la Casa Real

Los partidos republicanos exigen que la vicepresidenta aclare cuál fue el papel del Gobierno ante la partida del rey emérito, investigado por corrupción, blanqueo de capitales y evasión fiscal.

Régimen del 78
El retrato de Juan Carlos Rey

Al verdadero rey lo empezamos a ver en abril de 2012. El azar del calendario nos regaló una pequeña justicia poética: 14 de abril. Ese día nos despertamos con la noticia de la operación de cadera del rey.

Infancia
La Ley Rhodes avala las retiradas de tutela sin orden judicial como la del caso de Irune Costumero

El 4 agosto se cumplen tres años de la “encerrona” en la que los Servicios Sociales de Bizkaia separaron de su hija a Irune Costumero. El anteproyecto de ley que aborda las violencias contra la infancia da el visto bueno a esta práctica que varias organizaciones piden revisar.

Industria armamentística
Disparando dólares: cuando la paz no sale a cuenta

En 2001, después de descubrir la corrupción en la compraventa de armas en Sudáfrica, Andrew Feinstein dimitió. Ahora vive en el Reino Unido. Autor de 'The Shadow World', donde entrevista a varias traficantes de armas, este ex político se ha dedicado a seguir el rastro de los señores de la guerra y los estados que les cobijan.

Racismo
La artista Daniela Ortiz huye de España tras denunciar el racismo de los monumentos coloniales

Ortiz, defensora de los derechos humanos, ha sido víctima de una campaña de ataques xenófobos, con amenazas de ataques físicos, a través de las redes sociales y también de forma privada.


Plano Maestro
De Jujuy a Chengdu. Otro ladrillo en el muro

Un resumen visual de la actualidad mundial. Todo imagen, sin comentarios.