publicado
2019-10-28 01:52

“Tú chaval, ¿de qué coño te quejas? Tu abuelo con tu edad llevaba 3 años trabajando”. Algo así me dice mi padre cada vez que me quejo de algún profe o de los exámenes. Pese al tópico, refleja bastante bien como solemos pensar la relación entre los estudios y el trabajo, como si fueran cosas totalmente distintas. El día y la noche.

El trabajo como algo sacrificado, pa ganarnos el pan; los estudios como algo cómodo en el presente y un privilegio, el camino para ascender socialmente en el futuro (¿para vivir mejor?). Evidentemente las diferencias son grandes, pero al mismo tiempo, si escarbamos un poco, puede que tengan más en común de lo que nos creemos. Y no me refiero únicamente a que la mayoría de estudiantes seremos mañana trabajadoras.

¿Aprender qué?

Es en la escuela donde aprendemos a ser trabajadores. Da igual que al acabar el instituto unas vayamos a currar de camareras y otras, tras pasar por la Uni, de ingenieras. No tiene que ver con la historia, las matemáticas o el latín. Lo que aprendemos en la escuela es lo que todos los trabajos tienen en común: obedecer a un jefe sin dudar, un horario que cumplir sacrificando nuestro tiempo, un trabajo que realizar con esfuerzo y sobre el que no decidimos (aunque sean otros quienes se vayan a enriquecer con él), unos compañeros con los que quieren que compitamos en lugar de cooperar, como en el mercado laboral...

¿Por qué hacen esto a edades tan tempranas? es simple: es en ese momento cuando somos mucho más moldeables y lo que aprendemos (conocimientos, verdades o mentiras, hábitos y conductas) se nos queda grabado y nos parece "lo normal". El poder (antes la religión y el Estado, ahora cada vez más las empresas) lo saben.

Si alguna vez te has preguntado por qué se pasa lista en cada clase, por qué gran parte de los profesores actúan como policías en el aula e imponen constantemente castigos, por qué premian de una forma u otra a pelotas y chivatos o por qué se hacen elecciones a delegados cuando a la hora de la verdad nadie les va a hacer caso, quizá esto sea parte de la respuesta. Quieren que aprendamos y aceptemos con naturalidad todos los aspectos del sistema (para quién le interese, a esto se le llama “curriculum oculto”).

Dos sociólogos, Bowles y Gintis, lo explicaron: "los colegios ayudan a suministrar las capacidades técnicas y sociales que necesita la empresa e infunden respeto por la autoridad y disciplina en la mano de obra. Las relaciones de autoridad y control en la escuela se corresponden directamente con las que dominan en el ámbito laboral. Las recompensas y castigos son también una réplica de los del mundo del trabajo". El centro y el profesor imponen enseñan así, de forma no explícita, otras normas, valores y creencias, además de los oficiales. El curriculum oculto es una práctica a menudo no consciente que sirve al poder para mantener la estructura social y las desigualdades entre clases sociales.

Si alguna vez te has preguntado por qué se pasa lista en cada clase (…), por qué gran parte de los profesores actúan como policías en el aula e imponen castigos o por qué se hacen elecciones a delegados, quizás el “curriculum oculto” sea parte de la respuesta
Un ejemplo muy claro son los exámenes. Pondrán mil excusas, pero está de sobra demostrado que la calificación basada en exámenes hace aguas en términos de aprendizaje. Si lo pensamos, el examen es una prueba igual para todos, cuando somos personas diversas que parten de puntos distintos. Una prueba que mide la capacidad individual para memorizar lo que en breve olvidaremos (en vez de la de razonar, aplicar los conocimientos o trabajar grupalmente) y que genera ansiedad y nos separa en “aptos” y “no aptos”. Nos clasifican convirtiéndonos en números y ordenándonos en una escala de mejor a peor, jodiendo la autoestima de los que ocupan la parte baja de la escala y fomentando la competitividad para ver quién saca las mejores notas.

Pintada trabajo, laboral

Así más que la capacidad o el aprendizaje, el sistema educativo mide otras cosas: si tenemos el tiempo para pasarnos tardes enteras delante de libros (porque no tenemos que currar, cuidar de hermanos o abuelos…), si tenemos la capacidad de sacrificio para hacerlo renunciando a otras cosas, si podemos memorizar acríticamente sin cuestionar y luego vomitarlo en el examen… Y de paso, como para sacar la mejor nota no solo hay que sacar una buena, sino que las del resto deben ser peores, aprendemos que es mejor no apoyarnos entre nosotras: no resolverle la duda a un compañero, no pasarle los apuntes…

Nos clasifican convirtiéndonos en números y ordenándonos en una escala de mejor a peor, jodiendo la autoestima de los que ocupan la parte baja de la escala y fomentando la competitividad para ver quién saca las mejores notas

¿Aprender para qué? ¿Aprender para quién?

Pero además de verlo como una iniciación a lo que es el trabajo, también podemos hacer una comparación más directa, más profunda, salvando las distancias. Solemos pensar que estudiar es un privilegio frente a no poder hacerlo por tener que trabajar, por no poder pagar una carrera o por lo que sea.

Lo cierto es que antes se podía ser estudiante universitario y trabajar a la vez con cierta facilidad; las subida de tasas y la asistencia obligatoria a clase traída por el Plan Bolonia, hace que esto ya no sea algo tan habitual. Se nos hace elegir, o más bien se nos clasifica por una u otra vía (estudiar o trabajar), y está claro cuál es la que nuestras madres querrían que siguiésemos. Está claro que estudiar tiene sus ventajas: la disciplina es menos rígida, hay más socialización, hay posibilidades de aspirar a puestos de trabajo, donde también nos van a explotar, pero podremos estar sentadas o haciendo tareas más entretenidas que servir copas o repartir pizzas con una moto jugándonos la salud…

Pero más allá de eso, es interesante reflexionar sobre en qué consiste ese "privilegio". La educación estatal, a todos sus niveles, tiene como principal función generar mano de obra útil al mercado, además de transmitirnos ese “curriculum oculto”. Ningún gobierno se esforzaría ni invertiría lo más mínimo en que el populacho supiese leer y escribir si leer y escribir no fuese necesario para prácticamente cualquier trabajo hoy día (y así ocurría cuando no lo era, que no nos cuenten cuentos de que esto es porque “la humanidad progresa”).

Lo cierto es que antes se podía ser estudiante universitario y trabajar a la vez con cierta facilidad; las subida de tasas y la asistencia obligatoria a clase traída por el Plan Bolonia, hace que esto ya no sea algo tan habitual

Pero desde hace décadas, leer y escribir ya no es suficiente, y para muchos trabajos se necesita mano de obra cualificada, con conocimientos cada vez más especializados (por eso hasta en las etapas infantiles empezaron a meter inglés e informática y ahora nos parece que están ahí desde siempre), por lo que cada vez se alargaba más la enseñanza obligatoria y más gente fue accediendo a la universidad.

Además, no solo incluyen en la educación estatal las competencias que necesitan que tengamos, sino que eliminan las capacidades y conocimientos que no les interesa que aprendamos, para empezar, todos los que nos hacen autónomos materialmente (aprender a cultivar, conocimientos sobre salud, sexualidad y educación emocional, primeros auxilios, conocer los ciclos de la naturaleza o el entorno natural de nuestras ciudades y un largo etcétera), intelectual y artísticamente (filosofía, música, dibujo, teatro...). Y ahora, que sobran trabajadoras con estudios, estamos haciendo el camino de vuelta.

No solo incluyen en la educación las competencias que necesitan que tengamos, sino que eliminan las capacidades y conocimientos que no les interesa que aprendamos, todos las que nos hacen autónomos materialmente, intelectual y artísticamente
Hasta aquí, todo muy trillado. La pregunta es: entonces, ¿por qué seguimos considerando esto un privilegio, si el fin de estudiar (sea la ESO o sea un Máster) es para la mayoría terminar siendo un engranaje en la maquinaria? ¿Por qué consideramos estudiar algo radicalmente diferente, opuesto al trabajo? Los aprendices en los gremios medievales eran mantenidos y pagados por sus maestros (suponemos que mal pagados, tampoco nos entre la nostalgia).

Clase universidad

Cada vez es más común, sobre todo en algunos sectores (tecnología, informática y probablemente otros muchos que no sepamos), que las empresas paguen cursos de formación a sus trabajadores, incluso que esas horas de formación sustituyan a horas de trabajo. Es decir, que paguen a sus trabajadoras por formarse. Los empresarios sí tienen total conciencia de que ese “conocimiento” que dan a sus trabajadores no es ningún regalo, es una inversión. Igual que en una empresa te facilitan material de trabajo (desde la hormigonera si trabajas en la construcción hasta el ordenador de una oficina, pasando por un móvil de la empresa), también te dan la formación, que es una herramienta de otro tipo pero con el mismo objetivo: que la utilices en tu puesto de trabajo para generarles más beneficios.

Hasta hace no tanto (quizá algunos tengamos hermanos mayores que lo hayan vivido), el trabajo en prácticas de las carreras universitarias se pagaba. Ahora lo que se estila es que, aun teniendo ya el título, las empresas te ofrezcan contratos de practicas sin sueldo, para que te pagues el alquiler y los vicios con “experiencia” y “contactos”. Pero con “experiencia” no se puede comprar en el supermercado.

Por si fuera poco, el Estado, como representante de los intereses empresariales, cubre las etapas básicas de esa educación y parte de la educación universitaria, con los impuestos de todas, y luego tenemos que pagar otra buena parte en forma de tasas de nuestro bolsillo. Así el Estado ahorra a las empresas toda esa inversión en formación que necesitarían para tener la mano de obra que necesitan. Por tanto, cuando hablamos de educación gratuita, podríamos pensar, ¿gratuita para quién? En realidad, nosotras la pagamos y ellos se quedan con la plusvalía de nuestro trabajo. 

Hasta hace no tanto, el trabajo en prácticas de las carreras universitarias se pagaba. Ahora lo que se estila es que, aun teniendo ya el título, las empresas te ofrezcan contratos de practicas sin sueldo
Estudiar es revalorizar nuestra fuerza de trabajo, hacer que se cotice más. Igual que cuando construyen un museo como el Guggenheim o un centro comercial en un barrio, los pisos de alrededor se vuelven más caros. Y de hecho, cada vez hay más de esto en la formación: nos tratamos a nosotros mismos como un diamante en bruto que hay que pulir para poder competir con otros por obtener el mejor puesto de trabajo, como un producto que habrá que vender. Esto, aunque pueda parecerlo, no es mejorar nuestras capacidades, sino tratarnos a nosotros mismos como algo ajeno, como un objeto (es decir, alienarnos).

Lo que es curioso, entonces, es que tengamos que pagar por estudiar, por formarnos, como quien paga por tunearse el coche. Cuando lo cierto es que hace 20 años, aunque no tuvieras la ESO tenías trabajo, y ahora ni con dos Masters. Y esto (más allá de la burbuja económica o la crisis) significa que se han repartido la tarta y se están riendo de nosotros, mientras nos dicen que nos apuntemos a cursillos de “empleabilidad”, o que seamos emprendedores y creativos.

Haber estudiado una carrera no es un regalo, aunque pueda llevar a mejores condiciones de trabajo, pues de nuevo, los más beneficiados no serán quienes la estudien sino quienes le contraten para trabajar para ellos. Porque además, cuanto más adaptados, cuanto más tengan interiorizado ese currículum oculto, menos problemas darán en general. Serán los trabajadores perfectos: sabrán hacer de todo, siempre obedecerán, meterán horas extra sin que nadie se las pida, no se quejarán si no se las pagan y quizá, un día, incluso se chiven al jefe de que sus compañeros preparan una huelga. O se pelearán con quienes intentan llevarse algo sin pagar del supermercado(na) de mierda en el que trabajarán. Y míralos que monos, como sonríen, con su tele nueva...

Continuará este miércoles...

Muévelo en twitter: @El__sacapuntas

Sobre este blog
El Sacapuntas es un lugar de encuentro donde coincidimos estudiantes a los que nos une no solo un sistema educativo en el cual nos toca trabajar y sobrevivir, sino también la voluntad de transformarlo desde abajo y entre iguales. Pretendemos que este blog sea un medio donde sacarle punta a temas que nos influyen de forma directa; ya sea como estudiantes (situación universidades e institutos, precariedad estudiantil, crítica al modelo educativo actual, propuestas y reflexiones para un movimiento estudiantil horizontal y sin jefes) o como vecinxs de las clases populares (migración, gentrificación, represión, luchas sindicales y sociales: vivienda, sanidad, clima, feminismo, etc.) con el fin de afilar y profundizar en los debates y en la acción más allá de los discursos reformistas y las temáticas preestablecidas, que solo buscan compartimentar las luchas y fortalecer el mismo sistema capitalista que sufrimos diariamente, germen de la situación actual.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Laboral
La reacción contra la subida del SMI o por qué el capitalismo necesita trabajadorxs pobres

La intención del nuevo gobierno de subir el SMI hasta 1200€ ha levantado airadas reacciones por parte de la clase empresarial. Este artículo resume una investigación recientemente publicada en la revista Sociología del Trabajo y nos explica por qué la clase empresarial se opone a una medida que beneficiaría al sector más vulnerable de la población.

Laboral
Un año sin minería de carbón en Asturias

El reparto y la escasa cuantía de los fondos de la UE para financiar la llamada Transición Energética Justa avivan el malestar de unos valles mineros que, un año después del cierre de las últimas minas de carbón, siguen sin contar con propuestas de futuro claras ni viables.

Laboral
Meter prisa al repartidor en medio de un temporal

La falta empatía de los clientes, la precariedad y la ausencia de una normativa clara que les defienda hace que los repartidores de comida se jueguen la vida cuando hay un temporal como el que ha arrasado recientemente la costa mediterránea.

12 Comentarios
#42134 14:25 29/10/2019

Interesante. Un poco simple en el planteamiento de esa primera parte del artículo, que le hace parecer un tanto panfletario, un cuento de buenos y malos (¿Has pensado que esos profesores han sido educados y son productos explotados del mismo sistema?). El final lo suscribo al cien por cien. Me gustaría leer la segunda parte, las propuestas del autor para revertir esta situación que nos está convirtiendo a los ciudadanos en siervos de quienes empezaron robándonos dinero, han continuado robándonos los derechos más elementales y acabarán robándonos la dignidad.

Responder
1
0
Sergio de Castro 19:58 28/10/2019

Excelente artículo. Trabajo de profesor de instituto y lo comparto casi al dedillo. De hecho muchas de las cosas que decís las comentamos en clase todos los años. Pero añadiría algo: profesorado y alumnado deberíamos darnos cuenta de que ambas partes (las más de las veces) estamos sometidas a esa misma lógica capitalista, que no somos enemigxs. Aunque haya profes y profes (al igual que hay alumnxs y alumnxs) ambas partes deberíamos trabajar conjuntamente por cambiar todo un sistema que, también ambas partes, hemos interiorizado sin percatarnos (como bien explicáis).

Responder
2
2
#42122 10:32 29/10/2019

Equiparar la responsabilidad del profesorado y la del alumnado es como comparar la responsabilidad del empresariado y la calse trabajadora.

Responder
2
3
El Sacapuntas 15:35 29/10/2019

Quizás comparar al trabajador y al empresario es más como comparar al alumno y al sistema educativo (no hay que olvidarse de la estructura en todo esto), sin que por ello haya que subestimar el papel que tienen profesores (y que pueden usar para bien o para mal)

Responder
3
0
Sergio de Castro 14:12 29/10/2019

SIn duda, el profesorado tiene una mayor responsbilidad que el alumnado. Pero de ahí a compararnos con los empresarios... Siento que nos veas como el enemigo. Saludos

Responder
2
0
#42201 25:47 29/10/2019

Creo que trataban de decirte justo lo contrario. Los profes tienen su papel en esto, son una figura de autoridad les guste o no. Pero no son comparables a los empresarios (son trabajadores de hecho), simplemente pueden ceñirse más o menos a su papel y a esa función de reproducción ideológica. Muchos intentar hacer justo lo contrario, con mayor o menor éxito, y hay que estar a tope con esas complicidades entre profes y alumnos para cambiar las cosas

Responder
3
0
Sergio de Castro 15:37 30/10/2019

Mi respuesta era al comentario 42122, no a El Sacapuntas. Coincido con lo que allí dicen y con lo que dices tú. Saludos

Responder
1
0
#42165 19:12 29/10/2019

Sois la autoridad, el primer eslabon de la cadena represiva, junto con la familia nuclear, en la (re)produccion del sistema capitalista. Sois los que producis peones para el capital.

Responder
1
4
#42091 15:20 28/10/2019

No estás siendo crítica sino reflejando alguna mala experiencia académica personal. Comparto casi todo. Creo que la educación, como he leído por otros medios, debería basarse en enseñar comportamientos, afectivos, sociales etc más que procesos de memoria y volcado de datos. Anticiparnos a la revolución robótica. En fin, espero al miércoles continuar leyéndote. Un saludo!

Responder
0
0
El Sacapuntas 15:37 28/10/2019

No es personal, de hecho nuestros artículos son colectivos, no los escribe una sola persona. Quizás muchas experiencias personales pueden decir algo de lo estructural. Ahora también se enseñan comportamientos sociales, el tema es cuáles y que forman parte de ese curriculum oculto. Gracias por leernos. Hasta el miércoles!

Responder
5
2
#42090 15:13 28/10/2019

Corrige. Tienes algunas faltas de ortografía en algún que otro porqué.

Responder
1
2
Sobre este blog
El Sacapuntas es un lugar de encuentro donde coincidimos estudiantes a los que nos une no solo un sistema educativo en el cual nos toca trabajar y sobrevivir, sino también la voluntad de transformarlo desde abajo y entre iguales. Pretendemos que este blog sea un medio donde sacarle punta a temas que nos influyen de forma directa; ya sea como estudiantes (situación universidades e institutos, precariedad estudiantil, crítica al modelo educativo actual, propuestas y reflexiones para un movimiento estudiantil horizontal y sin jefes) o como vecinxs de las clases populares (migración, gentrificación, represión, luchas sindicales y sociales: vivienda, sanidad, clima, feminismo, etc.) con el fin de afilar y profundizar en los debates y en la acción más allá de los discursos reformistas y las temáticas preestablecidas, que solo buscan compartimentar las luchas y fortalecer el mismo sistema capitalista que sufrimos diariamente, germen de la situación actual.
Ver todas las entradas

Destacadas

Congreso de los Diputados
El poder judicial se mete en política
Un CGPJ de mayoría conservadora y en funciones desde hace un año planta cara al nuevo Gobierno con dos movimientos polémicos.
Música
Antropoloops: 200 años de músicas mediterráneas en una hora

En el disco Mix Nostrum, Antropoloops combina más de cien fragmentos de músicas tradicionales mediterráneas para decir que el arte siempre es fruto de la mezcla, que no existe la música auténtica y que es necesario replantear el registro desde Occidente de las denominadas ‘otras’ culturas.

Alpinismo
Pablo Batalla Cueto: “El montañismo que abandona el reloj está en decadencia”

‘La virtud en la montaña. Vindicación de un alpinismo lento, ilustrado y anticapitalista’ es un ensayo de Pablo Batalla Cueto, un agitador cultural que reivindica la no agitación.

Fronteras
No hay tregua en el frente oriental

Si un viaje devastador, larguísimo, potencialmente letal es el precio a pagar para quienes quieren alcanzar Europa occidental a través de la ruta balcánica, ser los violentos guardianes de Europa es el precio que están pagando los países balcánicos para completar su entrada en la UE.

América Latina
Los Chicago Boys y el origen del neoliberalismo en Chile

La revuelta chilena, que estalló por el aumento del precio del billete de metro, ha puesto en jaque el sentido común neoliberal heredado tras décadas de aplicación ortodoxa del plan de los chicos de Chicago. 

Crisis climática
Capitalismo verde, exterminio amable

Si la COP25 fue un claro ejemplo de cómo las grandes compañías deforman la realidad e imponen su falaz relato mientras nos abocan al desastre, la Cumbre Social por el Clima y toda la panoplia de movilizaciones ecologistas que han sacudido el globo durante el pasado 2019 evidencian que la sociedad civil ha abierto los ojos.

Últimas

País Valenciano
Siete mil personas salen a la calle contra el PAI de Benimaclet
La manifestación ha logrado duplicar el número de personas en protesta contra un proyecto urbanístico que pretende construir 1.345 viviendas en el barrio.
Movimientos sociales
Gregorio Herreros: "He vivido pobre pero muy alegre"

Militante integral, sensible con las luchas feministas, ecologistas o de liberación, Gregorio Herreros ha fallecido este jueves 23 de enero. Manuel Cañada le entrevistó para El Salto Extremadura.

Vivienda
Victoria contra el “banco malo”: recuperado un bloque de la Sareb para cuatro familias

La Plataforma d'Afectades per l'Habitatge i el Capitalisme (PAHC) del Baix Montseny hace pública la ocupación del Bloc Caliu, propiedad de la Sareb, y anuncia que exigirá hogares sociales para las cuatro familias que viven en él. 

Medio ambiente
Turismo de cruceros: buenas noticias para FITUR, malas para el medio ambiente

Organizaciones ecologistas aprovechan la celebración del macroevento del turismo en Madrid —FITUR 2020— para recordar lo que esconden las buenas cifras del desarrollo de la industria de cruceros: sus impactos socioambientales. España lidera la lista de países más contaminados por este tipo de transporte. 

Asturias
Asturies se salvó luchando (y se perdió planificando)

En ausencia de un movimiento regionalista o nacionalista digno de tal nombre, el movimiento obrero se convirtió, en los años 80 y 90, en la gran herramienta colectiva en defensa de los intereses generales de la comunidad.