Trabajo doméstico
El Gobierno vasco trabaja un decreto para incluir a las trabajadoras del hogar en las ayudas a la conciliación

La norma que recoge el apoyo económico por reducción de jornada o excedencia entró en vigor en 2001. Una modificación realizada por el Ejecutivo vasco en 2007 excluía a estas trabajadoras como posibles beneficiarias.

Mujer hogar
Una trabajadora de hogar, limpiando las ventanas. David F. Sabadell

publicado
2019-07-22 08:00

La consejera de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno vasco, Beatriz Artolazabal, ha afirmado que se está preparando un decreto de ayudas a la conciliación en el que se pone fin a la discriminación que sufrían las trabajadoras del hogar al respecto, ya que quedaban excluidas de una norma que se aplicaba a todos los demás sectores. El Ejecutivo no ha hecho todavía pública la noticia pero el pasado 17 de julio confirmó, en respuesta a una pregunta parlamentaria realizada por EH Bildu, estar trabajando en el texto.

El Gobierno vasco otorga estas ayudas desde el año 2001. En el año 2007, con el Decreto 118/2007 del 17 de julio por el que se regulaban las medidas de conciliación de la vida laboral y familiar, el Ejecutivo vasco introdujo una reforma que dejaba fuera a las trabajadoras del hogar “sin que se diera ninguna razón al respecto”, según señala Lorea Ureta, militante de la Asociación de Trabajadoras del Hogar de Bizkaia, ATH-ELE. En concreto, el artículo 4.3 de la norma, en el apartado de jornadas de trabajo para el cuidado de hijos e hijas, especifica que quedan fuera de las subvenciones para reducción de jornada o excedencia “las personas trabajadoras incluidas en regímenes laborales de carácter especial incluidas en el articulo b) del artículo 2 del Real Decreto Legislativo 1/1995", es decir, la del servicio del hogar.

Trabajo doméstico
El Gobierno permite el fraude en la cotización de las trabajadoras del hogar por debajo del SMI

La Asociación de Trabajadoras del Hogar de Bizkaia ATH-ELE asegura que muchas empleadas siguen cotizando por salarios de 2012 porque las empleadoras desconocen el procedimiento, e inicia una campaña para documentar los casos y rectificar las cotizaciones.

La asociación lleva desde 2017 pidiendo que el sector del hogar vuelva a incluirse en el reparto de ayudas. El 11 de mayo de ese mismo año, EH Bildu y Elkarrekin Podemos, realizaron una propuesta en el Parlamento en este sentido que fue pospuesta. “La teníamos ganada, pero en el último momento hubo una alianza del PSOE, el PNV y el PP, que decidieron realizar un estudio para valorar la viabilidad económica”. La cuantía mayor que pueden alcanzar estas ayudas es de 3.325 euros anuales en el caso de una excedencia de un año, con una renta familiar inferior a 20.000 euros, según explican desde ATH-ELE. “No estamos hablando de unas cuantías enormes”, señala Ureta.

“No se valora hacer una valoración de la viabilidad económica de esto para los profesores de universidad o ejecutivas, pero sí para trabajadoras de hogar. Y lo han alargado todo lo que han podido”, añade. Según Ureta, esperan que la norma entre en vigor “como tarde el 1 de enero” con la próxima partida presupuestaria para ayudas a la conciliación. Desde la asociación aseguran que “la lucha ha dado sus frutos”, pero insisten en seguir denunciando el “el trato discriminatorio al sector” y aseguran que seguirán reivindicando los derechos de las trabajadoras del hogar.

Relacionadas

Trabajo doméstico
Terminar con una injusticia de 80 años

El trabajo doméstico sigue teñido de la estructura de informalidad que programó el franquismo. Es hora de que los gobiernos de la democracia pongan fin a las últimas consecuencias de ese programa económico-político, marcado por un profundo espíritu patriarcal.

Cuidados
Atrapades en la gàbia dels treballs domèstics

Treballar 24 hores al dia, set dies a la setmana per menys de mil euros. És la realitat que viuen milers de dones que han arribat a Espanya des de fora de la Unió Europea i que es veuen condemnades a treballar en el sector de les cures.

Trabajo doméstico
El Gobierno permite el fraude en la cotización de las trabajadoras del hogar por debajo del SMI

La Asociación de Trabajadoras del Hogar de Bizkaia ATH-ELE asegura que muchas empleadas siguen cotizando por salarios de 2012 porque las empleadoras desconocen el procedimiento, e inicia una campaña para documentar los casos y rectificar las cotizaciones.

0 Comentarios

Destacadas

Movimiento antiglobalización
El pacifismo vence al miedo en la contracumbre del G7

Más de 15.000 personas han acudido a la contracumbre del G7 para protestar ante la visita de altos mandatarios internacionales como Donald Trump o Angela Merkel.

Portugal
Costa se arriesga a nuevas huelgas a poco más de un mes de las elecciones generales de Portugal

El Sindicato Nacional de Motoristas de Matérias Peligrosas, que puso en jaque al país durante la huelga que convocó a mediados de agosto no cuenta con el apoyo de los partidos de izquierda ni los sindicatos. Sus transportistas, no obstante, amenazan con parar el país y tienen mecanismos para hacer escuchar sus reivindicaciones.

Derecho a la ciudad
Seguridad y urbanismo, el relato perdido de las izquierdas

Un reciente estudio ha puesto de manifiesto las diferencias de criterio a la hora de medir los efectos de la gentrificación. En esta divergencia subyace un debate ideológico. La existencia de alternativas o límites a la gentrificación no se ha traducido en políticas concretas en ciudades como Madrid. La derecha y las promotoras siguen teniendo la sartén por el mango.

Ciencia
De aquellos datos, estas conclusiones

Entre científicos, la controversia sobre qué estadística es la “correcta” sigue a día de hoy. Cuál se usa en distintos campos tiene mucho que ver con la costumbre.

Junta de Extremadura
Fruta podrida
Atanasio Naranjo es el presidente de Afruex (la patronal de la fruta). La cabeza visible de un emporio económico, Tany Nature, levantado sobre la explotación de los trabajadores, la ruina de miles de pequeños campesinos y el trato de favor constante de la Junta.

Últimas

Ecofeminismo
¿Por qué molesta Greta Thunberg?
Asististimos una virulenta reacción contra Greta Thunberg que ignora deliberadamente el espacio Fridays for Future, niega el cambio climático y tiene su buena dosis de machismo