Madrid
Sin derecho a sanidad dos años después del "tengan o no tengan papeles" de Cifuentes

Dos años después de que el Gobierno de Cifuentes prometiera un procedimiento para la atención sanitaria a personas sin tarjeta de residencia, los grupos por la sanidad universal denuncian que sigue habiendo casos sin atender, como las familias reagrupadas o familiares de ciudadanos de la UE. 

Manifestación de trabajadoras domésticas en Madrid en marzo de 2010.
Manifestación de trabajadoras domésticas en Madrid en marzo de 2010. Olmo Calvo

publicado
2017-09-21 07:14:00

La madre de María ha venido a España para vivir con ella. Dice que es una “sin papeles”. Tiene cáncer y ha ingresado en el hospital madrileño de La Paz, pero el médico le ha dicho que no le pondrá ‘quimio’ porque no tiene tarjeta sanitaria. La madre de Isabel también ha venido a vivir con su hija. Ha sido reagrupada y tiene papeles pero en el centro de salud no la atienden porque tiene NIE y, por tanto, no tiene derecho al “permiso para los sinpapeles”. Tiene miedo a solicitar la tarjeta sanitaria y a que inmigración la expulse del país. Cristina es madrileña pero vive en Irlanda. Tiene cáncer de pecho con metástasis y ha decidido volver a España para estar con los suyos. Como no está empadronada, no le dan DNI ni tarjeta sanitaria. Su enfermedad avanza mientras ella sortea las barreras burocráticas.

Hay una aplicación heterogénea del procedimiento abierto por Cifuentes y no hay seguimiento ni evaluación por parte de la Consejería de Sanidad

La madre de María, la madre de Isabel y Cristina son solo tres de los últimos casos de exclusión sanitaria que ha registrado la Plataforma Yo Sí Sanidad Universal en Madrid. Casos que escenifican bien el caos sanitario que se vive en la Comunidad. Se cumplen dos años de que la presidenta, Cristina Cifuentes, prometiera un documento específico para devolver la Sanidad a todos los habitantes de la comunidad “tengan o no tengan papeles”. “No hablamos de inmigrantes, hablamos de personas que tienen que ser tratadas como tales y tienen que recibir una atención sanitaria”, subrayaba.

Una atención que fue vetada por el Gobierno del PP mediante el Real Decreto 16/2012. El reglamento empujaba del sistema a los inmigrantes sin permiso de residencia y a otros colectivos como los españoles que no cotizaran ni percibieran ninguna ayuda de la Seguridad Social y salieran del país durante 90 días. Se calcula que se retiraron 873.000 tarjetas sanitarias en todo el Estado tal y como recoge el Informe REDER. La Sanidad dejaba de ser universal para estar supeditada a ciertos criterios que tienen que ver con la cotización. La norma fue cuestionada y rebatida por varias autonomías, entre ellas Madrid. Sin embargo, la exclusión no ha desaparecido de la Comunidad.

El Gobierno regional, lejos de diseñar el prometido documento, puso en marcha el DAR, un mecanismo que sirve para dar de alta a las personas sin permiso de residencia y que les da derecho a obtener recetas. Un instrumento que a ojos de ‘Yo Sí Sanidad Universal’ es insuficiente y en muchos casos no se está ejecutando. “Hay unidades administrativas que ponen pegas para usar el DAR y no cumplen la norma. Otras hacen una aplicación restrictiva del mecanismo y exigen a los inmigrantes llevar tres meses empadronados. En definitiva hay una aplicación heterogénea y no hay seguimiento ni evaluación por parte de la Consejería de Sanidad”, explica Juan Luis Ruiz Jiménez, miembro de ‘Yo Sí Sanidad Universal’. Una arbitrariedad que genera exclusión. Una situación caótica por la que a la madre de María, ingresada en la Paz, no le administran la quimioterapia.

Por otro lado, existen otros colectivos que también han sido excluidos y no pueden beneficiarse del DAR. Es el caso de los ascendentes reagrupados que consiguieron su documentación de manera posterior a la entrada en vigor del Real Decreto. Madres y padres de extranjeros con permiso de residencia a los que el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) les niega el derecho a la tarjeta sanitaria. Este organismo interpreta que con la nueva normativa estas personas deberían haber tenido un seguro privado para obtener su regularización. Desde “Yo Sí Sanidad Universal” denuncian que algunos, tras reclamar su derecho a la Sanidad, han recibido una carta en las que se les amenaza con revocar su permiso de residencia. Y es por ello que la madre de Isabel tiene miedo de pedir la tarjeta sanitaria.

Esta situación afecta también a personas que han obtenido su permiso de residencia por circunstancias excepcionales, a familiares de ciudadanos de la UE, a personas que tienen permiso de residencia pero no de trabajo o a españoles emigrados que retornan. Este es el caso de Cristina, sin atención médica en una situación límite.

“Es un grupo de población de gente que viene a reagruparse con sus familiares. Es gente que está relativamente enferma, mayor, dependiente y se quedan en la calle sin asistencia atravesando una serie de amarguras y situaciones inhumanas”, relata Ruiz, mientras añade que la plataforma ha decidido emprender una lucha en los tribunales frente a estas órdenes que emanan del INSS. “Ya tenemos sentencias ganadas en algunas comunidades, entre ellas Madrid. Los jueces han determinado que estas personas, que están regularizadas, tienen derecho a la asistencia sanitaria pública. Aunque tuviese seguro privado, no perderían este derecho”, declara el miembro de Yo Sí Sanidad Universal.

Mientras tanto, la Comunidad de Madrid sigue vanagloriándose de dispensar una asistencia universal. En 2016 la Consejería de Sanidad colocó carteles en los centros sanitarios donde se podía leer “La Comunidad de Madrid atiende a todas las personas. No hacemos excepciones”. Desde ‘Yo sí Sanidad Universal’ creyeron que era el momento de hacer realidad esa afirmación y comenzaron a mantener contactos con la Consejería para explicarles los problemas que se estaban generando con el DAR y la existencia de colectivos excluidos. Unos contactos que han sido infructuosos y en los que lo único que obtuvo la plataforma fue una dirección de email al que dirigir los “casos individuales”. “Nos marearon, no nos hicieron caso” declara Ruiz Jiménez, quien asegura que Cifuentes no puede presumir de dar asistencia universal. “No es verdad, están haciendo sufrir a la gente. Tienen muy buenas palabras, pero pocos hechos”, sentencia.

Relacionadas

Vivienda
Desahucios por alquiler, los desahucios más silenciosos

Según datos del Consejo General del Poder Judicial, en los tres primeros meses de 2019 hubo 15.559 desahucios, un 2,2 % menos que el año pasado. De esta cifra, el 65,9 % pertenecen a viviendas en alquiler.

Vivienda
Las Mercedes: un barrio madrileño sin dotaciones por las trampas urbanísticas

Sobre este polígono del distrito de San Blas se levantan 2.539 viviendas construidas en 2003 como apartamentos turísticos, una trampa legal para que el promotor no se vea obligado a ceder suelo para dotaciones.

4 Comentarios
#9346 11:42 28/2/2018

Haber no es exclusión...pero la verdad es q aquien nos cuesta todos estos gastos de sanidad de gente q no aporta nada a la seguridad social es a los Españoles, y x nosotros quien vela los vientos????

Responder
5
14
#17070 22:16 24/5/2018

Yo np tengo papeles aun y he querido solicitar asistencia sanitaria estoy empadronada desde q llegue y el centro de orcasitas de la calle cestona cuando fuia busca la asistencia no me atendieron y recibi malos tratos del personal alegando q aunque llevara empadronada casi dos años no tenia derecho

Responder
0
0
#15712 23:48 7/5/2018

Me parece inhumano e pedir un permiso de residencia sin poner como requisito un seguro de salud y que luego se deniege las asistencia sanitaria a estas personas. Eso no quita que la sanidad se financia con las aportaciones de los trabajadores en acto de forma exclusiva, por lo que si es cierto que el hecho de que estas personas consuman y paguen iva no incide el la balanza.

Responder
0
0
Sch 17:01 9/4/2018

En respuesta al comentario anterior: comprando una barra de pan en el supermercado ya están pagando el IVA y ya están contribuyendo a financiar la seguridad social. Se financia con estos impuestos que todo el mundo paga entre otros, que van a formar parte de los Presupuestos Generales del Estado... Debemos informarnos mucho y conocer las circunstancias para opinar primero...

Responder
4
1

Destacadas

Salarios
La brecha salarial entre hombres y mujeres es más profunda en los territorios más ricos

El INE ha publicado su encuesta sobre salarios. La brecha salarial sigue siendo el elemento más alarmante de la distribución de sueldos. Asturias, País Vasco y Navarra muestran la diferencia más profunda entre lo que cobran hombres y mujeres.

Movilidad
Rebelión ciudadana en defensa de Madrid Central

La recién creada Plataforma en Defensa de Madrid Central convoca una manifestación para el sábado 29 y solicita una reunión urgente con el nuevo alcalde, así como con todas las fuerzas políticas del Consistorio. Si se revierte la zona de bajas emisiones, anuncian acciones legales.

Becarios
Diego Aitor San José: “Las prácticas son una especie de mili”

Con 25 años, Diego Aitor San José ha plasmado en su libro El becariado su experiencia como becario en medios de comunicación.

Últimas

Guatemala
Guatemala: la opción indígena no triunfa

En las novenas elecciones desde el inicio de la era democrática, el primer partido indígena queda como cuarta fuerza, y ninguna de las dos opciones que disputan la presidencia parece augurar un futuro reformista para un país azotado por la inseguridad, la desigualdad y la corrupción.

Energía
Quemar árboles para producir electricidad: ¿de quién es el negocio?

La generación de energía por combustión de biomasa es una actividad depredadora de recursos naturales, que resulta absurda en términos sistémicos. Es el último escalón del proceso de capitalismo industrial basado en la explotación de los bosques. El capital que está detrás de Glefaran, pertenece a una familia vasca que ha florecido en el siglo pasado gracias a la industria maderera.

Cine
‘En los 90’
Jonah Hill, en su acertada ópera prima como director, se sube al monopatín y revive una época tan vacua como sugerente