Huelga general
La libertad está más cerca el día después de la huelga general

Esta huelga se ha gestado desde la reflexión de que en Euskal Herria existen condiciones sociales y políticas para dar un paso más en la confrontación, ya que,  la tensión mostrada por los movimientos feminista, pensionistas y sindical es de subrayar. La única forma que tenemos de avanzar es seguir trabajando en la construcción del contrapoder en los centros de trabajo y en los barrios.

Huelga catalunya
Mikel Alvarez 'Betelu'
26 feb 2020 06:30

Habría que complementar, que no sustituir, la frase de “La libertad es cuando inicia el alba en un día de huelga general” con la de “La libertad está más cerca el día siguiente a una huelga general”. La Huelga General llamada por la Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria, sujeto que aglutina a más de cien organizaciones sociales y sindicales, ha generado debates acalorados en los centros de trabajo, en los barrios y en las organizaciones políticas, sociales y sindicales. Debates, algunos recurrentes y repetitivos entre los actores sociales y sindicales, pero otros novedosos y pertinentes, que nos permiten analizar con más detenimiento el mundo que nos rodea y plantear líneas de actuación para seguir profundizando en la articulación de la clase trabajadora.

La Huelga General del 30 de enero era la primera huelga convocada después de un largo ciclo de lucha que se extendió desde el 2009 hasta el 2013. Aquel ciclo estuvo marcado por la mal llamada crisis económica, donde el ataque del capital fue total y supuso un cambio radical en el modelo de relaciones laborales, en la precarización de la vida, así como en la composición de la clase trabajadora y en su intento de desarticulación. Es importante no perder de vista este pasado reciente, ya que marca de manera determinante la coyuntura actual y condiciona la forma de plantearnos las batallas. En aquel momento el movimiento sociosindical de Euskal Herria fue capaz de marcar su propia agenda de resistencia frente a los poderes fácticos, una agenda más sólida que en otras partes de nuestra vieja Europa. Sin embargo, aquel ciclo tuvo también sus carencias: no se comprendió del todo la dimensión europea de aquella batalla (con Grecia como paradigma), la resistencia en las calles no tuvo una traslación directa a la arena política, etc.

Más allá de las personas que se hayan sido capaces de movilizar, las bases reivindicativas del feminismo y del conjunto de los pensionistas atacan la acumulación del capital por parte de unos pocos.

El 30 de enero nace desde la necesidad de dar otro impulso a las masivas movilizaciones, sobre todo, del movimiento de pensionistas y del movimiento feminista. Además, también tenemos que tener en cuenta que la conflictividad en los centro de trabajo ha aumentado. Según los datos del CRL, las personas trabajadoras afectadas por las huelgas han aumentado en un 80% en 2019 en Bizkaia. Esta huelga se ha gestado desde la reflexión de que en Euskal Herria existen condiciones sociales y políticas para dar un paso más en la confrontación, ya que, como se acaba de apuntar, la tensión mostrada por los 3 movimientos (feminista, pensionistas y sindical) es de subrayar.

Existe el peligro de analizar la potencia de estos movimientos únicamente desde un prisma movimentista; pero más allá de las personas que se hayan sido capaces de movilizar, las bases reivindicativas del feminismo y del conjunto de los pensionistas atacan la acumulación del capital por parte de unos pocos. Especialmente significativa es la cualidad que ha tenido el feminismo de poner en cuestión las bases materiales, productivas y reproductivas, del capitalismo. Todos estos elementos permiten explorar, ante la agenda involucionista de la derecha en todas sus versiones y la agenda reformista del nuevo lifting “democrático” del estado que ha traído un reflujo de los movimientos sociales, una tercera agenda, la agenda rupturista de la clase trabajadora vasca. Esa es la base de lo que vivimos el 30 de enero; esa es la base de una huelga política (como todas, todo sea dicho) y a la ofensiva.

Frente al intento de algunos sindicatos y partidos políticos de intentar canalizar las demandas de la clase trabajadora a través del mal llamado “Diálogo Social” (de social tiene poco y de diálogo menos aún) o apoyando unos presupuestos completamente neoliberales, se ha optado por seguir abriendo brecha en la calle. Diálogo Social mediante el cual los sindicatos mayoritarios del estado español acordaron subir la edad de jubilación de los 65 a los 67 años o tragaron con la (contra)reforma laboral de Zapatero. Diálogo Social que solo pretende cooptar y domesticar a las organizaciones sindicales, más si tenemos en cuenta que estamos, supuestamente, a las puertas de una nueva crisis económica.

El reto es no convertir la huelga reproductiva en un simple fetiche y habilitar mecanismo específicos para las siguientes convocatorias.

Se ha conceptualizado la tabla reivindicativa de la huelga como programa mínimo de transición hacia una vida digna, donde los intereses de la clase trabajadora sean la prioridad. Sin embargo, un programa por sí solo, despojado de una praxis y de una apuesta organizativa, carece de potencia para transformar la realidad. Es por ello que también la Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria se define como espacio de confluencia de diversos movimientos sociales y sindicales.

Desde LAB, y me atrevería a decir que desde la mayoría sindical vasca y otros sindicatos combativos, se están dando pasos a la hora de intentar articular a las capas más desposeídas de la clase trabajadora; allí donde el sindicalismo más clásico ha dejado de ser una herramienta útil, se ha repensado la acción sindical en dos dimensiones.

• Una, desde la interioridad del sindicato, esto es, ofreciendo herramientas desde el mismo sindicato para articular luchas especificas en sectores totalmente atomizados. Ejemplo de ello es la experiencia de “Piztu Alarma” en Nafarroa, el trabajo que se ha hecho con los riders de Glovo o el proceso que está llevando LAB con las trabajadoras del hogar, la gran mayoría migrantes, sobre todo en Bizkaia. También apunta en este sentido la inclusión de materias específicas en la negociación colectiva para proteger a las trabajadoras más precarias; por ejemplo, en la negociación del convenio del metal de Bizkaia, la subcontratación fue uno de los elementos clave.

• Otra, desde la exterioridad del sindicato y planteando alianzas con otras experiencias de (auto)organización de las trabajadoras. El trabajo en conjunto con Eragin (Asamblea de Jóvenes Precarizadas de Bilbo), con organizaciones que trabajan en contra de la exclusión social o las acciones desarrolladas con la Asociación de Manteros Senegales de Bilbao - Mbolo Moy Dole dan fe de ello.

Huelga general
La huelga ha terminado, la lucha sigue

Lo más importante de lo sucedido el 30 de enero ha sido el proceso, las redes creadas, la implicación de la gente, el trabajo de los barrios y pueblos, la complicidad y el debate necesario entre movimientos sociales y sindicales. La huelga ha terminado, la lucha sigue.

¿Esta Huelga General ha sido perfecta en estas dimensiones? Claro que no. Básicamente porque la Huelga General perfecta no existe y organizarla es un proceso lleno de contradicciones. Esta Huelga General ha supuesto un paso adelante y ha abierto nuevas posibilidades para seguir incidiendo en esa necesaria recomposición orgánica de la clase trabajadora como clase para sí.

Una huelga que tiene como ambición traspasar la estrecha esfera reglada del empleo es una huelga que ha comprendido las nuevas dimensiones sociales. No es casualidad que los pensionistas tuvieran un peso determinante en la convocatoria. De hecho, el llamamiento a la huelga nace de ahí. Y no es casualidad que también se intentara tratar la esfera reproductiva de la vida, disponiendo para ello zonas de cuidado y de descanso. Es cierto que este último hecho no se desarrolló con éxito, pero es un paso adelante hablar sobre ello y ponerlo en la agenda; ahora el reto es no convertir la huelga reproductiva en un simple fetiche y habilitar mecanismo específicos en las siguientes convocatorias.

Los comités locales son consecuencia de la necesidad que tenemos de articular las luchas laborales en el eje geográfico. La ciudad se ha convertido en un centro de trabajo en sí mismo.

Uno de los aciertos de la convocatoria, precisamente, ha sido la creación de comités locales para trabajar la convocatoria; han sido, en total, más de 170 comités en todo el país. Pero estos comités también son consecuencia de la necesidad que tenemos de articular las luchas laborales en el eje geográfico, sobre todo en las zonas urbanas. Como bien ha descrito la geografía marxista, la ciudad se ha convertido en un centro de trabajo en sí mismo y por consiguiente, los barrios y los espacios más próximos son claves para generar formas de articulación exitosas. Seguro que, en un futuro próximo, los comités de huelga pueden aportar en esa dirección. El “sindicalismo social”, más allá de la esfera estrictamente laboral, también se enmarca dentro de este paradigma: sindicatos de inquilinos, redes de apoyo a las personas en exclusión social… todas estas experiencias convergen en ese eje territorial antes mencionado.

También han sido interesantes las variables introducidas a la hora de repensar los piquetes o los bloqueos de la producción. Se ha viciado el debate intentado alimentar un marco de “parar la producción VS manifestaciones masivas en la calle”, como si se tratase un simple selfie reivindicativo. Esa dicotomía es falsa. Los piquetes clásicos en las grandes fábricas se produjeron como es habitual en la Huelgas Generales. También apuntar que más 1500 comités de empresa se unieron a la huelga, en algunos casos con la complicidad de delegados de sindicatos que no llamaban a la misma, como es el caso de la fábrica de Mercedes en Gasteiz. Sin embargo, ¿Qué supone intentar parar la producción en las grandes ciudades? ¿Acaso colapsar las entradas de las grandes conurbaciones y grandes centros comerciales, como se hizo en Bilbo o en La Morea de Iruñea, no es obstaculizar el desarrollo normal del capital? ¿No es atacar, en su dimensión territorial, el flujo de la mano de obra? Solo hay que ver los ataques de los medios de comunicación ante estas formas de protesta o la represión empleada especialmente en Nafarroa por fuerzas policiales de todos los colores.

No podemos caer en la inacción y el idealismo de pensar que hasta que llegue una agenda común europea no podemos seguir avanzando en nuestros respectivos países.

Seguramente una de las asignaturas pendientes que tenemos es la de dar pasos en una mayor integración de las fuerzas de izquierda en el contexto europeo. Es un problema que llevamos arrastrando desde la tragedia griega. Sin embargo, eso pasa en un primer instante por articular las fuerzas en nuestros territorios más próximos, siempre desde la soberanía y el respeto a la diversidad de naciones. En esta huelga también ha habido experiencias enriquecedoras: los apoyos recibidos en todo el estado por muchos sindicatos de clase y combativos (SAT, IAC, CUT, CIGA, Intersindical Valenciana…), la manifestación realizada conjuntamente por los pensionistas del LAB de Iparralde y Hegoalde uniendo la huelga del 30 de enero con la huelga del estado francés… Son pasos que caminan en esa dirección pero que no son suficientes. Sin embargo, no podemos caer en la inacción y el idealismo de pensar que hasta que llegue una agenda común europea no podemos seguir avanzando en nuestros respectivos países. Claro que hay batallas que se libran en el contexto europeo, pero la cuestión es que pasos vamos dando para acercarnos a ese objetivo.

Y en ello seguimos, creando escenarios que nos acerquen cada vez más a la libertad y a la emancipación de clase trabajadora. El 30 de enero no fue un punto de salida ni un punto de llegada, pero si fue un acontecimiento importante en el continuum de las luchas sociales de Euskal Herria. Sabiendo que no va a haber un día D ni una huelga perfecta, la única forma que tenemos de avanzar es seguir trabajando en la construcción del contrapoder en los centros de trabajo y en los barrios.

Huelga general
Voces después de la huelga

Dos semanas después de la huelga convocada en Euskal Herria abrimos un espacio para los análisis y el debate desde los movimientos. En lo próximos días publicaremos diversos textos de valoración.

Relacionadas

Huelga general
La huelga general del 30E ha cambiado la percepción social

El trabajo realizado en estos meses nos marca un camino para el futuro que pasa por presionar a la patronal y los gobiernos para conseguir la satisfacción de nuestra Tabla reivindicativa, interpelar a la izquierda política para que ejerza de alternativa y profundizar la alianza sindical y social

Huelga general
Feminista izango da

U30 greba feminista izango zela esaten genuen, baina izan al zen? Emakumeok eta feministok espazio politiko mistoetan subjektu bezala agertzeko zailtasunak ditugu, eta gureak diren aldarrikapenekin lehen lerrora jauzi egin behar dugu.

Huelga general
La huelga del 30E y los bloques por la ruptura proletaria

La reciente huelga general no consiguió paralizar la producción ni materializar sus reivindicaciones, pero los bloques proletarios han supuesto un avance respecto a las anteriores y han mostrado la existencia de una juventud comunista por la ruptura política.

10 Comentarios
#48208 10:22 29/2/2020

¿Cuando el oficialismo abertzale firme unos presupuestos que no atiendan las demandas de la clase trabajadora o cuando estando de socio de algun gobierno se sigan produciendo deshaucios o cuando se tenga que cumplir con los mandatos de la trika o cuando haga campaña como ha hecho el sinn fein en irlanda del norte para que l@s jovenes se alisten en las fuerzas represivas o .... cual va a ser la postura del sindicato lab? Eskerrik asko.

Responder
0
8
#48214 13:03 29/2/2020

La respuesta a los presupuestos lo tienes estos últimos años en Nafarroa. EHBildu ha apoyado los presupuestos y la Carta Social (de la cual LAB forma parte) se ha manifestado en la calle.

Responder
4
0
#48232 12:29 1/3/2020

Efectivamente como dice 4828 por sus actos los conoceremos y ya se vio como actuo con el gaztetxe Maravillas y en relacion a los presupuestos de Nafarroa el blanqueamiento de la historia del psoe es bochornoso.

Responder
0
6
#48218 17:05 29/2/2020

Auskalo!. De primeras por las obras de cada unx nos vamos conociendo todxs. Osea que criticamos la posibilidad de que algo ocurra?. Eso es como Minority Report, o mejor aun, como el sumario contra Haika-Segi: Yo les condeno ahora por que el futuro seran terroristas.

Responder
5
0
#48233 12:42 1/3/2020

https://www.boltxe.eus/2020/02/25/sobre-el-cambio-de-estrategia-vasca/

Responder
0
5
#48103 21:09 26/2/2020

Impecable. Frente a análisis que sitúan el foco mas en lo que quisiéramos que en lo que existe, praxis en estado puro

Responder
3
0
#48083 16:37 26/2/2020

Muy de acuerdo con este análisis!

Responder
8
0
#48045 11:28 26/2/2020

Y para cuando la ruptura con la socialdemocracia reformista abertzale y actuar como contrapoder?
https://eh.lahaine.org/a-10-anos-de-zutik

Responder
2
12
#48139 13:55 27/2/2020

Que pesaus!!!!

Responder
6
0
#48108 23:13 26/2/2020

No t equivoques d enemigo y no aburras.

Responder
6
0

Destacadas

Coronavirus
Caída histórica del empleo en marzo: más de 300.000 nuevos parados, sin contar los ERTE

Marzo cierra con 302.365 nuevos desempleados, el mayor incremento histórico en cualquier mes. El número total de parados alcanza la cifra de 3.548.312. La Seguridad Social pierde más de 800.000 afiliados en este mes.

Coronavirus
Bomberos denuncian la ineficiencia y alto coste de la intervención de la UME

El pasado año, un soldado de la Unidad Militar de Emergencias tuvo una media de 0,017 intervenciones; mientras que las de los bomberos de Madrid se elevan a 13,7; a 34,5 en Barcelona, y 13,4 en Bilbao. 

Coronavirus
Liberan a los últimos internos del CIE de Madrid

Continúan abiertos los Centros de Internamientos de Extranjeros de Murcia, Valencia, Algeciras y Gran Canaria, donde la tensión ha ido en aumento al ver que otras personas son liberadas y los CIE cerrados en cumplimiento de la planificación estipulada ante el avance de la pandemia de coronavirus.

Coronavirus
El coronavirus y la caída de las remesas amenazan la economía en África occidental

Casi la mitad de las familias gambianas, y una de cada cuatro en Senegal, reconocen que dependen del dinero que les envía un familiar desde el extranjero. En España, muchos migrantes pierden su empleo y con ello la opción de hacer llegar remesas a sus familiares, una dificultad añadida para la supervivencia de miles de personas en sociedades que viven al día y donde el confinamiento se hace más difícil.

Tribuna
Qué mundo queremos

Antes de la llegada del inesperado virus, filósofos y sociólogos nos avisaban de que nos encontrábamos ante los estertores de la segunda modernidad. De repente lo normal se ha vuelto extraño, nos empezamos a plantear qué es lo verdaderamente útil, funcional, importante.

Coronavirus
Coronavirus y lucha de clases: una justicia de clase

Las consecuencias de la crisis de coronavirus se reparten en función de la posición de cada persona en el escalafón social. También en todo lo que se refiere a una de las columnas vertebrales del clasismo: la impartición de justicia.

Últimas

Obituario
Fausto Sánchez García: una vida comprometida con la clase obrera

Fausto Sánchez García (1928-2020) militante comunista y uno de los impulsores en Asturias de la Querella Argentina ha fallecido esta semana.

Coronavirus
Una política exterior europea a prueba de pandemias

La Unión Europea que entró en la pandemia del covid19 no va a ser la misma que salga de ella. Esta afirmación parece evidente, pero también es cierto que quizá aún no seamos conscientes de todos los ámbitos en los que esto va a ocurrir.

Opinión
El trabajo sexual en tiempos de pandemia

Nos cuesta más atender a aquellas que se han quedado colgadas en los márgenes del sistema, por eso poco o nada se ha dicho sobre las trabajadoras sexuales, que a la fuerza han desarrollado estrategias de resistencia y lucha de las que podríamos extraer muchas lecciones.

Coronavirus
Denuncian al Defensor del Pueblo los insultos a personas durante sus salidas terapéuticas

La organización Plena inclusión recibe a diario quejas de personas que son víctima de “un hecho incívico e intolerante inhumano” y recuerda que la norma permite determinadas salidas, entre ellas a personas con trastornos del espectro autista. Colectivos rechazan la polémica propuesta, difundida por redes sociales, de que estas personas vayan marcadas con un pañuelo azul.

Opinión
Minutos de esperanza

Esta situación, que no es una guerra, pero tampoco es solo una crisis sanitaria, está poniendo en cuestión todo aquello que dábamos por hecho.

Coronavirus
Una cura de solidaridad
Granada vuelve a la carga en defensa de la salud y la asistencia sanitaria pública. Distintas iniciativas ciudadanas preparan materiales de protección.
Tecnopolítica
Viralidades
Sobre el virus, la hostilidad, la necesidad de los cuidados y el deber de inmunizarnos ante el odio y la intolerancia