Huelga general
La huelga ha terminado, la lucha sigue

Lo más importante de lo sucedido el 30 de enero ha sido el proceso, las redes creadas, la implicación de la gente, el trabajo de los barrios y pueblos, la complicidad y el debate necesario entre movimientos sociales y sindicales. La huelga ha terminado, la lucha sigue.

Pikete Social en Iruñea U30
Pikete Social en Iruñea U30 Ione Arzoz
Portavoz del sindicato ESK.
14 feb 2020 10:54

La del 30 no fue una huelga fácil, las huelgas ofensivas nunca lo son, todas sabemos que aún con las dificultades que tienen las huelgas generales cuando éstas son defensivas, cuando responden a un ataque concreto, es mucho más fácil generar dinámicas de respuesta en todos los ámbitos. A pesar de ello, la huelga del día 30 salió adelante, las grandes movilizaciones que se dieron en Hego Euskal Herria pusieron de manifiesto, una vez más, que ni el oasis vasco es tan paradisíaco ni Nafarroa ha cambiado tanto.

Teníamos razones de sobra para la huelga, teníamos tantas razones que fue difícil poder enumerarlas todas. Es más, las razones eran tan poderosas que solo una de ellas, cualquiera, hubiera sido suficiente para convocarla. La de enero, fue una huelga antirracista, feminista, de pensionistas, anticapitalista, ecologista, diversa, sindical, estudiantil, social… En definitiva, ha sido una huelga por la vida, por el derecho a tener vidas dignas, vidas que merezcan la pena ser vividas.

“Estas grandes protestas no son viables sin la convocatoria de huelga. Los agentes sindicales tenemos que reflexionar sobre los modelos de lucha y hacer mucha autocrítica”

Las imágenes del día hablan por sí solas, las calles se llenaron de gente, otra cosa bien diferente es si los sindicatos hemos sido capaces de vaciar los centros de trabajo. No podemos hacernos trampas, hemos conseguido unas grandes movilizaciones pero no logramos vaciar los centros de trabajo, las trabajadoras no podemos conformarnos con conseguir buenos resultados en tal o cual zona, nuestra aspiración ha de ser siempre la de paralizar el País y eso, lamentablemente, no lo logramos. Es obvio que debemos reflexionar sobre esto, sobre porqué los sindicatos somos incapaces de convencer a la clase trabajadora de lo potente y valioso que resulta parar la producción. Aun así, la experiencia nos dice que estas grandes protestas no son viables sin la convocatoria de huelga, quizá los modelos de lucha hayan evolucionado, se hayan modificado y está claro que fundamentalmente los agentes sindicales, aunque no solo, tenemos que reflexionar sobre esto y hacer también mucha autocrítica y medir nuestro grado de responsabilidad en ello.

No ha sido una huelga al uso, ni en el fondo ni en la forma, y especialmente en Nafarroa. La Carta de los Derechos Sociales de Euskal Herria ha tenido muchas dificultades para implantarse en el viejo reino, para ser la herramienta de lucha y cohesión que pretendía pero sobre todo que deseábamos que fuera. Las diferencias entre los colectivos y agentes que la componen, no tanto ideológicas sino de organización y estructura ha hecho que los colectivos más pequeños con un funcionamiento más horizontal se hayan sentido incómodos en este espacio. Pero Nafarroa, para lo bueno y para lo malo, es diferente. Hemos conseguido, con la excusa de la huelga, aunar fuerzas, crear redes entre diferentes y sumar a esta huelga a colectivos con los que antes no interactuábamos.

Hemos conseguido, con la excusa de la huelga, aunar fuerzas, crear redes entre diferentes y sumar a esta huelga a colectivos con los que antes no interactuábamos.

Por supuesto que no ha sido fácil, que ha habido tensiones, que hemos tenido que hacer equilibrios varios y apostar de una manera muy clara por el objetivo final y dejar de lado intereses propios pero sin lugar a dudas ha merecido la pena. Los barrios y pueblos se han organizado, una vez más nos han dado una lección a quienes siempre apostamos a caballo ganador, es decir, a centralizar en donde sabemos que nos van a salir bien las cosas. Y este no es un aprendizaje nuevo, esto es algo que ya habíamos podido pulsar con las anteriores Huelgas Feministas. Es inevitable no tomarlas como referencia, sin duda el movimiento feminista de Euskal Herria no solo hace muchos años que nos marca el camino ideológicamente, han sido ellas las que sin lugar a dudas han sido capaces de poner el centro de todos nuestros mensajes la vida, pero además, nos han enseñado a hacer las cosas de una manera diferente, desde el trabajo en común, desde la diversidad y la diferencia pero también desde el apoyo mutuo y poniendo en valor la lucha, la organización y lo que nos une frente a aquello que nos separa, que tampoco es tanto.

La legislatura pasada nos vendieron aquello de que en Nafarroa habíamos conseguido, por fin, el ansiado cambio. Un cambio por el que luchamos con fuerza y que nos costó mucho. Y sí, algunas cosas cambiaron, pero también es cierto que en algunos momentos la sensación que muchas tuvimos es de que más bien nos habían dado el cambiazo. Y aquí también tenemos que mirar en nuestras casas, en cuál fue la respuesta y el apoyo social que dimos a aquel cambio. Quizá por miedo, tal vez por no querer que lo que durante tanto tiempo habíamos ansiado desapareciera, el caso es que durante los cuatro años de “Gobierno del cambio” la mayoría de nosotras mantuvo un perfil bajo y los resultados de aquello ya los conocemos. No nos puede volver a pasar. Precisamente por eso, en Nafarroa, era más importante aún si cabe que la huelga general saliese bien, porque la calle, la lucha, es nuestro espacio natural, el que nunca podemos abandonar, gobierne quien gobierne que dirían nuestras pensionistas, ya sea Uxue Barkos o María Chivite la presidenta. Esto fue precisamente lo que le trasladamos a Chivite en la reunión que mantuvimos los sindicatos que formamos parte de la Carta de Derechos Sociales, que la huelga había demostrado que la ciudadanía navarra tiene unas prioridades que son ineludibles, que quiere pensiones y vidas dignas y que nuestra intención era seguir presionando para que estos cambios se dieran.

Teníamos razones de sobra para la huelga, teníamos tantas razones que fue difícil poder enumerarlas todas. En definitiva, ha sido una huelga por la vida, por el derecho a tener vidas dignas, vidas que merezcan la pena ser vividas.

Una huelga general no puede ser un objetivo, nunca, y la del 30 de enero aún menos. Esta Huelga tiene que ser el motor que impulse ese cambio de modelo porque lo más importante que vivimos el 30 de enero no fueron las grandes movilizaciones, ni los paros más o menos exitosos, tampoco los discursos ni la ilusión y las ganas con la que miles de personas participaron en los piquetes. No, lo más importante de lo sucedido el penúltimo día de enero ha sido el proceso, las redes creadas, la implicación de la gente, el trabajo de los barrios y pueblos, la complicidad y el debate necesario entre movimientos sociales y sindicales.

Mantener estas redes, seguir trabajando de esta manera tejiendo alianzas es sin duda lo único que posibilitara seguir avanzando para construir entre todas y todos la Euskal Herria que soñamos, una en la que quepamos todas, vengamos de donde vengamos, una Euskal Herria feminista, en la que nuestras vidas valgan mucho más que su mierda de beneficios, en la que la sostenibilidad del planeta sea prioritaria, en la que la precariedad social y laboral sea solo un mal recuerdo, en la que nuestras pensionistas puedan tener pensiones dignas… En definitiva una Euskal Herria en la que todas y todos podamos tener vidas dignas. La huelga ha terminado, la lucha no.

Huelga general
Voces después de la huelga

Dos semanas después de la huelga convocada en Euskal Herria abrimos un espacio para los análisis y el debate desde los movimientos. En lo próximos días publicaremos diversos textos de valoración.

Relacionadas

Huelga general
La huelga general del 30E ha cambiado la percepción social

El trabajo realizado en estos meses nos marca un camino para el futuro que pasa por presionar a la patronal y los gobiernos para conseguir la satisfacción de nuestra Tabla reivindicativa, interpelar a la izquierda política para que ejerza de alternativa y profundizar la alianza sindical y social

Huelga general
La libertad está más cerca el día después de la huelga general

Esta huelga se ha gestado desde la reflexión de que en Euskal Herria existen condiciones sociales y políticas para dar un paso más en la confrontación, ya que,  la tensión mostrada por los movimientos feminista, pensionistas y sindical es de subrayar. La única forma que tenemos de avanzar es seguir trabajando en la construcción del contrapoder en los centros de trabajo y en los barrios.

Huelga general
Feminista izango da

U30 greba feminista izango zela esaten genuen, baina izan al zen? Emakumeok eta feministok espazio politiko mistoetan subjektu bezala agertzeko zailtasunak ditugu, eta gureak diren aldarrikapenekin lehen lerrora jauzi egin behar dugu.

0 Comentarios

Destacadas

La semana política
Nenúfares

Los datos del paro elevan la campaña contra la gestión del Gobierno. Por medio de la intoxicación en Twitter y WhatsApp se extiende una caza del chivo expiatorio cuyo fin es la caída del Gobierno de coalición. La semana termina con una situación límite en el sistema sanitario, que registra más de 800 muertes cada día.

Coronavirus
“Tuvo que llegar una pandemia para visibilizar a las personas sin hogar”
¿Qué pasa con quien no tiene hogar? El coronavirus puede servir para conocer y cambiar las condiciones en las que viven las personas más empobrecidas.
Coronavirus
El declive de la sanidad venía de lejos

Es necesario tener muy presente que las políticas económicas llevadas a cabo desde la creación de la zona euro y, muy especialmente, desde el estallido del crack financiero han maltratado de manera sistemática a los sistemas de salud pública.

Coronavirus
Menos violencia de género según la Policía, más consultas al 016
Expertas alertan de que estos datos no revelan que la violencia de género haya disminuido y advierten de que habrá que esperar a que termine el estado de alarma.
Memoria histórica
Canción de una pandemia

“Resistiré”, la canción popularizada por el grupo Dúo Dinámico con letra de Carlos Toro Montoro y elementos tomados de la canción de Gloria Gaynor “I will survive”, esconde una historia que conviene recuperar: la de Carlos Toro Gallego, padre del autor de la letra. Él resistió.

Últimas

Coronavirus
Guayaquil, 'colonial' virus
Analizamos el trasfondo colonial que esconde la catástrofe humanitaria que se está viviendo en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil.
Coronavirus
Uno de cada cuatro españoles dispone de menos de 30m² para vivir el confinamiento

La encuesta de hogares del INE arroja una panorámica de cómo se está viviendo el aislamiento en el país: el 28% de viviendas dispone de menos de 30m² por ocupante, y una de cada cuatro familias españolas pasa el confinamiento en espacios de menos de 75m². También preocupan los datos de quienes viven solas: cuatro de cada diez son mayores de 65 años, la mayoría mujeres.

Coronavirus
¿Prólogo al ecofascismo?

Si aceptamos este momento como un acto fundacional en lugar de crear un clima destituyente e impugnador, seguramente estaremos aceptando participar en un acontecimiento que con toda facilidad va a ser utilizado como analogía positiva para desarrollos autoritarios.