Huelga general
¿Para cuándo una huelga general de verdad?

Para impugnar, con seriedad, las políticas de las élites neoliberales son necesarias tres circunstancias: izquierdas institucionales dispuestas a desobedecer, agendas políticas, sindicales y sociales continentales, y un contrapoder fuerte y no mediado por el teatro de la política. Sin la interacción de esos tres planos, la derrota está garantizada.

Huelga genenral pensionistas
El momento de la incorporación de la columna sindical a la manifestación encabezada por los pensionistas. Gessamí Forner
Aitor Balbás Ruiz
13 feb 2020 00:05

Las decisiones económicas importantes que afectan a cualquier región de nuestro continente no se toman en Pamplona. Ni en Vitoria ni en Madrid. Las decide la Troika, preferentemente a través del Banco Central Europeo. En los últimos años sólo un gobierno europeo ha osado desafiar las medidas de ajuste estructural. Fue en 2015 en Grecia, y la izquierda institucional helena que, en clave de país, se atrevió a echar aquel pulso acabó claudicando, a pesar del apoyo social mayoritario que había obtenido a través de un referéndum.

Para impugnar, con seriedad, las políticas de las élites neoliberales europeas son necesarias tres condiciones. En primer lugar, que haya izquierdas institucionales dispuestas a desobedecer. En segunda instancia, que haya organizaciones y agendas políticas, sindicales y sociales continentales cuyos fantasmas vuelvan a recorrer Europa. Y, por último, que exista un contrapoder fuerte y no mediado por el teatro de la política. Sin la interacción de esos tres planos, la derrota está garantizada. Y el fascismo sigue avanzando.

Huelga general
Somos pueblo y somos clase trabajadora

No podemos pensar la extensión en el tiempo de esta huelga francesa sin integrar las características del movimiento de los chalecos amarillos, que se ha inscrito difusamente en las categorías de los humillados (desdentados, analfabetos, escoria, proletarios, lumpen, salvajes).

Respecto a lo primero, la desobediencia institucional brilló por su ausencia cuando Geroa Bai y EH Bildu capitanearon las dos principales instituciones navarras entre 2015 y 2019. La posibilidad de desafiar la regla de gasto nunca estuvo encima de la mesa, ni siquiera en la forma poco arriesgada de la declaración política o del gesto simbólico. A día de hoy, la socialdemocracia consiste justo en eso: asumir las políticas neoliberales emitidas desde Bruselas y participar de la representación sin impugnar el modelo. En el caso del consistorio pamplonés, el alcalde de EH Bildu llegó, incluso, a celebrar la elevada calificación que le otorgaban las agencias de rating a la máxima institución municipal navarra, esas mismas que poco antes habían alfombrado el camino para destrozar la economía griega.

La mayoría de los agentes que han convocado la reciente huelga general en Navarra, con LAB a la cabeza, se plegaron a la agenda de esa izquierda institucional que había descartado desobedecer a la Troika.

Durante dicha legislatura, la mayoría de los agentes que han convocado la reciente huelga general en Navarra, con LAB a la cabeza, se plegaron a la agenda de esa izquierda institucional que había descartado desobedecer a la Troika. Hubo excepciones puntuales por parte de ELA y de algunos colectivos sociales, pero la estrategia general fue la de replegarse para dar tiempo a que la labor de los compañeros y compañeras del frente institucional diera sus frutos. Se disciplinaron las correas de transmisión y se arrinconaron las voces críticas. Se demandó la paciencia que, tras el fiasco electoral de 2019, esos mismos organismos han convertido en prisa.

Respecto a la dimensión internacional e internacionalista, cada movilización que deja de incorporar el marco continental, es un clavo en el ataúd para los escenarios emancipadores. Más aún cuando vemos que el fascismo cabalga desatado por distintas provincias europeas alimentando proyectos soberanistas racistas y xenófobos. Por su parte, la (re)constitución de nuevas institucionalidades de contrapoder autónomo se encuentra, en Euskal Herria, en fases embrionarias.

Y en estas, una huelga general en Euskal Herria.

Respecto a Navarra, el seguimiento en los polígonos industriales fue entre pequeño y mínimo; el transporte público urbano, el privado interurbano y los camiones de la logística circularon con normalidad; el comercio estuvo abierto de forma mayoritaria (¡una tercera parte de las tiendas del Casco Viejo de Pamplona con las persianas levantadas!); la administración funcionó sin mayores contratiempos; las PYMEs a pleno rendimiento; y solo tuvo un eco amplio en los centros educativos cuya lengua vehicular es el euskera. Podrá decirse que en el noroeste fue un éxito, pero en esas comarcas sólo vive el 10% de la población de la comunidad foral. Podrá decirse, también, que tuvo un seguimiento desigual en los distintos sectores, pero ese tipo de aproximaciones ambiguas suelen emplearse a modo de cortinas de humo. Porque lo cierto es que no se consiguió detener, ni siquiera parcial o simbólicamente, la cadena de valor capitalista. No se interrumpieron la producción de plusvalía, la venta de fuerza de trabajo, ni la reproducción feminizada de la vida. No consiguió interpelar al grueso de los segmentos precarizados y proletarizados, aunque seguramente cubrió el expediente de otros objetivos políticos. En este sentido, todo apunta a que las elecciones de la CAV han sido determinantes.

La huelga sólo movilizó a quienes previamente compartían la inmensa mayoría del programa, a quienes ya estaban de acuerdo. O sea, a una minoría que es grande, pero que es minoría al fin y al cabo.

Hubo manifestaciones muy concurridas, cierto, pero inferiores a las de la huelga feminista del ocho de marzo del año pasado. Y también fueron menores que las de la huelga unitaria de 2012 con CCOO y UGT. Atendiendo al impacto global de la jornada, es decir, a la suma de las movilizaciones en la calle y de los paros en los centros de trabajo, esta huelga general ha estado por debajo de las convocadas en jornadas diferentes, pero contiguas, de ELA y LAB por un lado, y de CCOO y UGT por otro. Se situaría, eso sí, por encima de las huelgas que la izquierda abertzale impulsaba en solitario en épocas pasadas. Pero sólo por encima de ese tipo de huelgas generales organizadas por motivos exclusivamente políticos y no laborales.

Es cierto que la jornada consolidó la dimensión social de huelgas generales anteriores. Sin embargo, su concepción y desarrollo respondieron a la misma lógica que ha conducido a vías muertas en el pasado. Sólo movilizó a quienes estaban previamente de acuerdo y, tácticamente, a pesar de los relatos triunfalistas, su menor capacidad de convocatoria respecto a la anterior huelga del 8M, supone un paso atrás. No es verdad que se haya acumulado potencia política, al contrario, ha ensanchado más que difuminado las fisuras sociales, sindicales y políticas previas.

Con una apelación muy codificada y rígida, le ha faltado la transversalidad que le sobró a la huelga feminista que se dirigía a todas las mujeres, con independencia de adscripciones identitarias y con un anclaje de clase nítido, poniendo el conflicto de la economía de los cuidados en el centro. Por último, y en lo que se refiere al campo de la ruptura (libertario, autónomo, anticapitalista, comunista), se ha subordinado, una vez más, a la agenda del sindicalismo liderado por la aristocracia obrera vasca y basado en la colaboración de clases. Y con ello, ha debilitado sus propias hipótesis y sus marcos de acción sociales, sindicales y políticos.

En todo caso, es sorprendente la falta de autocrítica de los organismos convocantes. Todo recuerda un poco a esa pareja de mus que, yendo de contramano, corta el descarte sin pares ni juego y que, en el desastre posterior del recuento, te explica que llevaba treinta, para a continuación detallar las bondades de su estrategia. Y da un poco igual que le cuentes que es una mala jugada... lo hagas en salacenco, en código morse o con sombras chinas. Llevas muchos años diciéndoselo, pero sabes que volverá a hacerlo. Porque, por encima de todo y más allá del resultado, el problema es que lo único que realmente le divierte es jugar a su juego. Por eso nunca ha sido buena jugando en equipo.

Y otro patxaran sin hielo, por favor.

Huelga general
Voces después de la huelga

Dos semanas después de la huelga convocada en Euskal Herria abrimos un espacio para los análisis y el debate desde los movimientos. En lo próximos días publicaremos diversos textos de valoración.

Relacionadas

Huelga general
La huelga general del 30E ha cambiado la percepción social

El trabajo realizado en estos meses nos marca un camino para el futuro que pasa por presionar a la patronal y los gobiernos para conseguir la satisfacción de nuestra Tabla reivindicativa, interpelar a la izquierda política para que ejerza de alternativa y profundizar la alianza sindical y social

Huelga general
La libertad está más cerca el día después de la huelga general

Esta huelga se ha gestado desde la reflexión de que en Euskal Herria existen condiciones sociales y políticas para dar un paso más en la confrontación, ya que,  la tensión mostrada por los movimientos feminista, pensionistas y sindical es de subrayar. La única forma que tenemos de avanzar es seguir trabajando en la construcción del contrapoder en los centros de trabajo y en los barrios.

Huelga general
Feminista izango da

U30 greba feminista izango zela esaten genuen, baina izan al zen? Emakumeok eta feministok espazio politiko mistoetan subjektu bezala agertzeko zailtasunak ditugu, eta gureak diren aldarrikapenekin lehen lerrora jauzi egin behar dugu.

12 Comentarios
#47676 17:42 18/2/2020

Un articulo muy bueno.

Responder
0
1
#47673 16:55 18/2/2020

COMPLETAMENTE DE ACUERDO CON EL ANALISIS.

Responder
1
1
#47537 12:52 16/2/2020

Aitor, mudate a Madrid o algo anda...

Responder
2
0
#47475 4:12 15/2/2020

¿No decis en "El salto" que no permtís publicidad del IBEX? Aquí se os a colado uno.
¿Analisis? ¿Que analisis? Esto ya lo hemos oído de la izquierda "desobediente" (jaja). Propugnar desde el sillón que los demás se queden en el sillón.
Los griegos ahora tienen a la derecha, y vuelta a empezar. Si quieres desobedecer no te apuntas al sistema politico indtitucional y te organizas fuera del sistema, que considero que eso de por sí ya es desobecer. Lo que tú dices es sencillamente una gilipollez.

Responder
5
0
#47471 19:04 14/2/2020

"En todo caso, es sorprendente la falta de autocrítica de los organismos convocantes. " Que esto lo diga el autor del articulo me resulta dificil de creer, consejos vendo.
Cuando los analisis se hacen con el unico objeto de criticar al resto, dejan de ser analisis para convertirse en otra cosa....Desde despecho y la frustracion mal llevadas, es dificil aportar. Animo.

Responder
10
0
#47470 18:49 14/2/2020

Aitor tiene un ego que no cabe en las páginas de este medio.

Responder
8
0
#47459 14:21 14/2/2020

¿Para cuándo un El Salto en el País Vasco sin Aitor?

Responder
10
0
#47458 14:16 14/2/2020

Pues menos mal que ante ese fracaso de los partidos que están en la institución tenemos a Aranzadi... ¡AH, NO Aitor! Que se me olvidaba que tu Aranzadi se ha quedado fuera de toda institución por no tener ni idea de lo que significa hacer política!

Bueno, pues menos mal que tenemos a esos movimientos sociales fuertes en los que tú participas... AH! NO, Aitor, que tú no participas en nada porque tú soberbia ha hecho que no estés en nada porque te crees mejor que todo el mundo...

Responder
11
0
#47457 14:13 14/2/2020

Sobre todo viendo cómo otros supuestos movimientos de izquierda se esfuerzan en boicotear lo que no controlan, qué cara!

Responder
9
0
#47439 22:37 13/2/2020

Muy buen analisis.

Responder
1
12
#47414 14:11 13/2/2020

Venga Aitor pintxa la pelota!

Responder
6
0

Destacadas

Coronavirus
Caída histórica del empleo en marzo: más de 300.000 nuevos parados, sin contar los ERTE

Marzo cierra con 302.365 nuevos desempleados, el mayor incremento histórico en cualquier mes. El número total de parados alcanza la cifra de 3.548.312. La Seguridad Social pierde más de 800.000 afiliados en este mes.

Coronavirus
Bomberos denuncian la ineficiencia y alto coste de la intervención de la UME

El pasado año, un soldado de la Unidad Militar de Emergencias tuvo una media de 0,017 intervenciones; mientras que las de los bomberos de Madrid se elevan a 13,7; a 34,5 en Barcelona, y 13,4 en Bilbao. 

Coronavirus
Liberan a los últimos internos del CIE de Madrid

Continúan abiertos los Centros de Internamientos de Extranjeros de Murcia, Valencia, Algeciras y Gran Canaria, donde la tensión ha ido en aumento al ver que otras personas son liberadas y los CIE cerrados en cumplimiento de la planificación estipulada ante el avance de la pandemia de coronavirus.

Coronavirus
El coronavirus y la caída de las remesas amenazan la economía en África occidental

Casi la mitad de las familias gambianas, y una de cada cuatro en Senegal, reconocen que dependen del dinero que les envía un familiar desde el extranjero. En España, muchos migrantes pierden su empleo y con ello la opción de hacer llegar remesas a sus familiares, una dificultad añadida para la supervivencia de miles de personas en sociedades que viven al día y donde el confinamiento se hace más difícil.

Tribuna
Qué mundo queremos

Antes de la llegada del inesperado virus, filósofos y sociólogos nos avisaban de que nos encontrábamos ante los estertores de la segunda modernidad. De repente lo normal se ha vuelto extraño, nos empezamos a plantear qué es lo verdaderamente útil, funcional, importante.

Coronavirus
Coronavirus y lucha de clases: una justicia de clase

Las consecuencias de la crisis de coronavirus se reparten en función de la posición de cada persona en el escalafón social. También en todo lo que se refiere a una de las columnas vertebrales del clasismo: la impartición de justicia.

Últimas

Obituario
Fausto Sánchez García: una vida comprometida con la clase obrera

Fausto Sánchez García (1928-2020) militante comunista y uno de los impulsores en Asturias de la Querella Argentina ha fallecido esta semana.

Coronavirus
Una política exterior europea a prueba de pandemias

La Unión Europea que entró en la pandemia del covid19 no va a ser la misma que salga de ella. Esta afirmación parece evidente, pero también es cierto que quizá aún no seamos conscientes de todos los ámbitos en los que esto va a ocurrir.

Opinión
El trabajo sexual en tiempos de pandemia

Nos cuesta más atender a aquellas que se han quedado colgadas en los márgenes del sistema, por eso poco o nada se ha dicho sobre las trabajadoras sexuales, que a la fuerza han desarrollado estrategias de resistencia y lucha de las que podríamos extraer muchas lecciones.

Coronavirus
Denuncian al Defensor del Pueblo los insultos a personas durante sus salidas terapéuticas

La organización Plena inclusión recibe a diario quejas de personas que son víctima de “un hecho incívico e intolerante inhumano” y recuerda que la norma permite determinadas salidas, entre ellas a personas con trastornos del espectro autista. Colectivos rechazan la polémica propuesta, difundida por redes sociales, de que estas personas vayan marcadas con un pañuelo azul.

Opinión
Minutos de esperanza

Esta situación, que no es una guerra, pero tampoco es solo una crisis sanitaria, está poniendo en cuestión todo aquello que dábamos por hecho.

Coronavirus
Una cura de solidaridad
Granada vuelve a la carga en defensa de la salud y la asistencia sanitaria pública. Distintas iniciativas ciudadanas preparan materiales de protección.
Tecnopolítica
Viralidades
Sobre el virus, la hostilidad, la necesidad de los cuidados y el deber de inmunizarnos ante el odio y la intolerancia