Huelga feminista
Tras el ocho de marzo, ¿los hombres qué?

El papel asignado a los hombres el día de la huelga debiera ser el que asumiéramos todos los días del año. Que el grito de ese día nos retumbe durante todo el año en los tímpanos es lo deseable. Porque ante el machismo largamente interiorizado nuestra vacuna debe ser diaria.

huelga feminista 2
La intervención de anuncios publicitarios ha sido una de las técnicas para hacer visible la huelga del 8M. Álvaro Minguito

publicado
2019-03-20 08:39

Los hombres seguimos teniendo el mismo desafío y las mismas tareas pendientes que teníamos el día 6 o el 7 de marzo pero tras la huelga feminista con una interpelación mucho mayor. El papel asignado a los hombres ese día de huelga debiera ser el que asumiéramos todos los días del año. No por asignación, sino porque conscientemente vemos y aceptamos que ese tiene que ser el reparto igualitario de todo tipo de tareas: en la casa, en los cuidados, en el espacio público, en el ocio… Que el grito de ese día nos retumbe durante todo el año en los tímpanos es lo deseable. Porque ante el machismo largamente interiorizado nuestra vacuna debe ser diaria.

Todos somos, más o menos conscientemente, machistas de pensamiento y de obra. Ello nos obliga a incluir, en nuestro pensamiento y comportamiento, una diaria lucha para desprender de nuestra piel y nuestra conciencia todo vestigio machista y heteropatriarcal. No será una tarea fácil, cuando llevamos siglos y generaciones transmitiendo el mismo rol viciado.

Esta necesaria participación de los hombres en la lucha contra el machismo y a favor de la verdadera igualdad no debe ser sólo una lucha individual, sino también colectiva. Lo que supone que debe extenderse a todos los ámbitos de actividad y a todas las etapas de nuestras vidas: haurreskolas, escuelas, institutos, universidad, hogar, empleo, trabajos y ocios, sindicatos, partidos, movimientos sociales y vecinales… Es decir, en todo lo que es el entramado de vida y relaciones. Porque en este desafío no se puede consentir el refrán vasco de “Kalean uso eta etxean otso” (En la calle una palomita, en casa un lobo). Eso ya lo conocemos y, por desgracia, con demasiada frecuencia.

Ante el machismo largamente interiorizado nuestra vacuna debe ser diaria

A menudo, muchos de nosotros pensamos: “Eso a mí no me toca, yo siempre he sido muy de compartir tareas”, o “yo he avanzado mucho en el tema de la igualdad”. Olvidamos que estamos hablando de pensamientos y actitudes para con todas las mujeres, y en cualquier ámbito o momento. Cuando estamos muy contentos y cuando estamos tristes, cuando estamos sobrios o con unas copas, solos o “en manada”. Siempre un no debe ser entendido como un no, sin ninguna disculpa o atenuante. Así, si miramos el panorama en conjunto, quizás no nos sintamos tan seguros de que hemos avanzado tanto, de que siempre hemos sido consecuentes con lo que decimos pensar.

Para combatir y eliminar el heteropatriarcado nos hace falta más complicidad entre los hombres. No esa complicidad que solemos usar para compartir chistes machistas, contar nuestras hazañas de ligoteo, etc. Necesitamos una complicidad justo para hacer lo contrario, para desprendernos de ese machismo. Esto implica que, en todos los grupos o en los txokos debemos impulsar ambientes pero sobre todo prácticas, que impidan la aparición siquiera simbólica de machismos, micro o macro. Lo que supone tolerancia cero con el machismo. Necesitamos recuperar en nuestros foros un aire tan tan sano, que quien mantenga en ellos comportamientos machistas advierta de inmediato una oposición activa y o bien rectifique al momento, o bien se vaya ante el vacío creado a su alrededor.

Para combatir y eliminar el heteropatriarcado nos hace falta más complicidad entre los hombres. Necesitamos complicidad para desprendernos de nuestro machismo

Sin miles de hombres, en todos los ámbitos, que lleven a cabo esta lucha activa por la igualdad y contra el heteropatriarcado no lograremos que disminuyan los desprecios, los controles, las agresiones o los asesinatos machistas. Muchos ocurren, tanto en casa como fuera de ella, porque los potenciales agresores nunca han sentido en su ambiente el reproche social de los otros hombres con quienes comparten relaciones. Personalmente, tras el asesinato de Maguette Mbeugou, a la que su marido degolló delante de sus pequeñas hijas, me impresiono oír afirmar a sus conocidos, que les parecía imposible, teniendo en cuenta lo simpático que era. “La pareja tenía problemas, sí, pero nada de importancia…” Hasta que la mató.

Insisto en la necesidad de vacunarnos diariamente contra esta práctica heteropatriarcal, en base a establecer alianzas antimachistas entre hombres. Hay que procurar movilizaciones en todos los ámbitos para extender y prestigiar las practicas a favor de la igualdad. Que toda la sociedad perciba que cada vez somos más los hombres que decimos no al baboseo, a los tópicos chistes, a las imágenes denigrantes, al control supremacista y a cualquier tipo de agresión a las mujeres. Tenemos que levantar un movimiento cada vez mayor que influya en todos los ámbitos de la sociedad y que se movilice además, para hacer frente a cualquier manifestación de machismo institucional que dificulte la creación de una sociedad equitativa.

Esta sería una buena conclusión a obtener del pasado 8 de marzo, cuando las mujeres han dicho bien claro qué tipo de sociedad quieren: anticapitalista, decolonial y ecofeminista. Una sociedad más justa y más sana, de la cual los hombres seríamos beneficiarios por igual pero que requiere sepamos estar a la altura. ¡Ánimo! Ya falta menos para el próximo día, para un mundo mejor que sigue siendo posible.

8 de marzo
Resaca feminista: las mujeres de Bilbao cantan a la revolución

En Bilbao cerca de 70.000 mujeres participaron en las distintas acciones y movilizaciones bajo el lema “Emakumeok Planto- Nosotras Paramos”. Una jornada histórica tanto por la afluencia de manifestantes, como por la construcción de una agenda feminista radicalmente “antipatriarcal, anticapitalista y antirracista”

Relacionadas

Performance
“Necesitamos artistas que no tengan miedo a decir que lo que hacen es político”
El trabajo de la ‘performer’ Nora Chipaumire llama a reflexionar en torno a los estereotipos sobre África, el cuerpo de los negros, el arte y la estética. Una propuesta no exenta de contradicciones.
Feminismos
Karina Ochoa: “No se trata de hacer manifiestos, se trata de entender cómo se manifiesta el colonialismo en nuestras vidas”

La pensadora, activista y feminista descolonial Karina Ochoa transita entre la academia y los movimientos para entender la matriz colonial que atraviesa las opresiones de las mujeres en América Latina y avanzar hacia un diálogo que permita pensar otros mundos para todas y todos. 

8 Comentarios
#32001 11:04 22/3/2019

Con comentarios asi cada dia tengo mas claro que esta lucha no es solo necesaria, sino que falta mucho por hacer. Es asombroso lo atacados que se sienten la mayoria de hombres cuando decimos que el machismo mata y viola, como si dijeramos que todos los hombres matan y violan. Que las mujeres somos asesinadas, violadas, compradas y vendidas como si fuesemos mercancia y ninguneadas a nivel laboral y social es una realidad y si no luchamos contra esto somos complices, y luego si cada cual se siente atacado deberia trabajarselo porque como dice un comentario aqui abajo de cachondeo... a lo mejor SI eres un violador en potencia.

Responder
2
0
#31942 7:26 21/3/2019

Me siento gratificado, toda la vida luchando contra las ganas de violar al cruzar el umbral de casa, por fin me doy cuenta como violador en potencia que hay más gente como yo.
De hecho fui de los únicos feministas que protesto contra el día de San José, vestigius heteropatriarcalus.
#heteropatriarcado malo #todos somos víctimas

Responder
3
6
#32004 11:22 22/3/2019

Hacer comentarios jocosos acerca del abuso y violacion de mujeres deberia ser constitutivo de delito.

Responder
8
4
#31911 16:30 20/3/2019

Pensar que "las mujeres" quieren de forma colectiva una sociedad anticapitalista es tener poco los pies en el suelo y no haber asistido nunca al espectáculo de las rebajas en un centro comercial (y oye, que los hombres igual con el consumismo, no es cosa de género)

Responder
11
16
Leandro 18:21 25/3/2019

#31911 No tienes pies tu para poner en el suelo, deberías leer un poco más acerca de , o te lo resumo, en pocas palabras, lee más.

Responder
1
0
#31907 16:00 20/3/2019

Decía el feminismo, "no le digan a las mujeres cómo ser mujeres". Bien, aceptamos. Ahora, no le vengan ustedes a decir a los hombres cómo tienen que ser o cómo actuar. Gracias

Responder
11
14
Leandro 18:13 25/3/2019

No te preocupes que ya no te tocará a ti tener que cambiar tu forma de ser o aguantar que te digan como ser hombre, tu cuando pases la adolescencia ya madurarás, pareces un niño, le has dicho a tus padres que estas en el ordenador?

Responder
1
0
#32005 11:23 22/3/2019

No os decimos como ser hombres, os decimos como ser personas

Responder
7
1

Destacadas

Tecnología
El rechazo a la tecnología de reconocimiento facial llega a la música

Una campaña pide la prohibición de los sistemas de reconocimiento facial en conciertos y festivales en Estados Unidos. Artistas como Tom Morello, Amanda Palmer y el grupo punk Downtown Boys se han sumado a la iniciativa.

Opinión
Río, cidade maravilhosa

Los quince años que habité esta ciudad me enseñaron que sí era “maravilhosa”. Lo era a condición de pertenecer a la casta del poder económico o a alguno de los estamentos de “clase media”. Hoy, siguen existiendo al menos dos Río: el de los elegidos y el de todos los demás.

Euskal Herria
50.000 personas se solidarizan con los imputados del 11/13

La fiscalía les solicita penas de prisión que oscilan entre 8 y 20 años por delitos de integración en banda armada cuando ETA llevaba ya disuelta al menos dos años tras las primeras detenciones.