Deportes
FC Ambigú, la supervivencia del deporte base

Los clubes de deporte base, muy arraigados en asociaciones vecinales o centros educativos, han dado el paso a la gestión de instalaciones municipales sin regularización y más corazón que medios. El voluntarismo y el desconocimiento de la legislación hacen necesaria una adecuación para adaptarse a la legislación en este ámbito que, en la gran mayoría de las situaciones, caen en saco roto. Esto, junto a la falta de financiación al deporte base, hacen del ambigú de los centros deportivos la salvación económica que los clubes necesitan para subsistir, con mayor dedicación que a su propia actividad.

Cajas cerveza centro deportivo
Cajas de cerveza como avituallamiento en instalaciones deportivas. El Salto Andalucía
Licenciado en CCAFD y asesor deportivo
25 sep 2019 09:08

A diferencia de hace unas décadas, donde los colores y las denominaciones de los clubes iban vinculadas al origen del mismo: el nombre del barrio, el gentilicio, o el apodo del grupo, hoy día nos encontramos con entidades que han sido suplantadas por denominaciones comerciales, como es el caso del Unicaja Málaga de Baloncesto o el Coosur Real Betis, entre otros. Algunos, en cambio, derivan esa referencia publicitaria al nombre de su estadio agradeciendo esa inversión en la reforma o en la solvencia económica del club.

Todas las fórmulas parecen aceptadas en el deporte profesional, cada vez más globalizado y alejado de la esencia de su origen. Para eso quedan las pequeñas actividades deportivas del barrio o del pueblo, según el ámbito en el que nos encontremos. Las antiguas peñas o asociaciones deportivas amateur se ven obligadas a modernizarse o adaptarse, económicamente hablando, a estos nuevos modelos de entidades deportivas con enfoque mercantil a pesar de que muchas de ellas vienen soportando prácticamente la totalidad del deporte base del municipio.

Mientras el club profesional que mantiene el nombre ya es propiedad de grupos de empresarios foráneos y tienen un carácter de gran empresa, copando todos los mimos de las autoridades locales y las ayudas e inversiones públicas, las demás entidades o clubes base se ven en la lucha por mantener una misma filosofía, muchas veces muy lejos de su verdadera realidad, que no es otra que la de fomentar el deporte como alternativa a otros hábitos menos saludables en las barriadas.

Tan sólo en Andalucía nos encontramos con alrededor de 4500 y más de 7500 equipos de fútbol base, por señalar una modalidad. De los que podríamos decir que tan sólo unas decenas cuentan con una estructura profesional que les permita afrontar una actividad de gestión y dirección como se les requiere. La figura de la dirección deportiva, gestoría laboral, contabilidad, asesoría fiscal, entre otras, queda muy lejos del requerimiento básico en el alta como asociación o club deportivo con presidencia, tesorería y secretaría. El perfil voluntario y solidario con el que nacen se vuelve un lastre con el requerimiento y exigencia de actualización y conocimiento que cada vez más supone atender un cargo en la estructura del club.

La figura de la dirección deportiva, gestoría laboral, contabilidad, asesoría fiscal, entre otras, queda muy lejos del requerimiento básico en el alta como asociación o club deportivo.

Para el mantenimiento de estas, comienzan a aparecer originales fórmulas que llegan a convertirse en muchos casos en actividades mercantiles con una exigencia mayor que la propia tarea habitual del club. De los más de 1500 campos de fútbol en Andalucía, un gran número comparten una titularidad municipal con una gestión propia del club, en la mayoría de los casos, con la apertura, cierre, control y revisión (las tareas de mantenimiento corren a cargo de la entidad local), y gestión de suministros (los gastos suelen ir a cargo también de la administración local). En numerosas ocasiones, la gestión del alquiler la soportan los clubes puesto que son los que administran la instalación.

Estas concesiones vienen, por un lado, derivadas de una relación viciada donde ambas partes prefieren no alterar sus acuerdos, frecuentemente verbales, y continuar en precario para mantener la actividad. Por otro, el apoderamiento de las posibles actividades económicas que permite la instalación, inclúyase los alquileres, el cobro de entradas por ver jugar a los más pequeños y pequeñas o el propio ambigú, se convierte en la única fuente de ingresos de muchas entidades.

Su origen en peñas de barrio, vinculadas a una asociación con un terreno anexo para juego y a veces a una cuestión familiar por la creación o fundación de las mismas, se apoyaba en el bar o local más cercano como punto de encuentro, almacén y oficina para atender alguna demanda puntual que se prestara más allá del entreno semanal y el traslado a los campos de juego.

Estas, que en su día nacieron como sociedades deportivas sin interés de lucro, apoyadas en una competición de carácter local y sin necesidad de estructura económica, han ido adaptándose y evolucionando hacia un símil de clubes amateurs sin estructuras deportivas profesionales ni planificación alguna.

El origen de los clubes deportivos en peñas de barrio, vinculadas a una asociación con un terreno anexo para juego y a veces a una cuestión familiar por la creación o fundación de las mismas, se apoyaba en el bar o local más cercano como punto de encuentro.

Primero llegaron las acreditaciones técnicas. El paso del voluntariado como forma de gestión, asumiendo la responsabilidad de llevar a un grupo de niños y niñas, requiere en los últimos años de nuevas exigencias como son la acreditación personal desde el ámbito federativo, las actualizaciones y homologaciones de otras certificaciones o las certificaciones de ausencia de delitos penales de naturaleza sexual.

La actualización de la práctica deportiva, con intereses y competencias de diferente índole, hace que la peña de barrio se traslade al campo de césped artificial municipal. Es un primer paso en la pérdida de identidad y, al mismo tiempo, en la incapacidad propia de gestión de la misma. De repente se incrementa el capítulo gastos de la entidad (alquiler de local por necesidad de almacenaje, lugar de reunión, etc.) y las preocupaciones se centran más en solventar la situación que en la propia actividad deportiva. Para paliar esto, durante los años de bonanza económica de las administraciones locales, las subvenciones o ayudas se convierten en la salvación de estas, y se desarrolla un sistema dependiente y escasamente sostenible: aumento de equipos, instalaciones bien equipadas, inscripciones en torneos y campeonatos de cuantías cada vez más alta que se desvanecen rápidamente con la llegada de la crisis y los techos de gasto en los municipios.

El paso de unas instalaciones sencillas a otras de titularidad municipal hace incrementar el capítulo de gastos de la entidad y las preocupaciones se centran más en solventar la situación que en la propia actividad deportiva.

Desaparecen las ayudas y subvenciones al deporte base. Por ello, la inventiva lleva de nuevo a buscar una fuente de ingreso, principal en la mayoría de los casos, por la inercia de venir considerando la gratuidad o cuota simbólica en la inscripción al club. Esa tradicional consideración del bar como principal actividad de la peña se traslada a la propia instalación municipal. En muchos casos en forma precaria y sin ningún tipo de licencia ni adecuación. De un simbólico punto de avituallamiento con venta de refrescos se pasa a un ambigú donde la plancha de cocina es la protagonista. En torno a esta, las bebidas alcohólicas de todo tipo empiezan a acompañar a los espectadores habituales. El partido en casa del domingo se convierte en la expectativa de ingreso para salvar el mes. La visita de un rival u otro marca el importe recaudado. El resultado, futbolísticamente hablando, únicamente marca el debate en la barra. Si la caja es buena, permite mantener a la entidad o a la familia de turno que gestiona el ambigú, la goleada, aunque sea a favor, no garantiza la continuidad a final de temporada.

Esta práctica, muy frecuente en la última década en cualquier ciudad deportiva de cualquier pueblo de la geografía se consolida y determina la realidad económica de los clubes y asociaciones deportivas. Se organizan eventos con más interés en esa recaudación a partir del consumo de bocadillos que en la práctica deportiva en sí. A esto se añade la venta de productos caseros, desde pinchos de tortilla hasta platos de paella. Obviándose cualquier insinuación sobre un registro sanitario o el carnet de manipulador de alimentos.

Es aquí donde surge la nueva controversia en el deporte base. Administraciones que deben hacer echar la vista a otro lado y dejar de aplicar las nuevas normativas o leyes en materia deportiva y de espectáculos. Nos encontramos con la nueva Ley 5/2016, del Deporte en Andalucía, que hace referencia a la prohibición de “venta de alcohol y tabaco en instalaciones deportivas”, así como el Real Decreto 109/2010 que responsabiliza a la empresa, en este caso club o entidad deportiva, de acreditar a sus trabajadores y trabajadoras, si es que pueden considerarse como tal, como manipuladores de alimentos. Pero al margen de la cuestión higiénico-sanitaria, tenemos una nueva legislación en cuestión de protección del menor, en el caso del deporte base. Así, la Ley Orgánica 1/1996, de Protección Jurídica del Menor, modificada por la Ley 26/2015, de 28 de julio, de modificación del sistema de protección a la infancia y a la adolescencia, así como la Ley 45/2015, de 14 de octubre, de Voluntariado, establecen la obligación de que se aporten certificados negativos del Registro Central de Delincuentes Sexuales para todos los profesionales y voluntarios que trabajan en contacto habitual con menores. Pero al mismo tiempo, se carece de protocolos para ejecutar tal control por parte de la administración, siendo habitual encontrarnos con personas voluntarias que de forma puntual colaboran con algún evento deportivo de base.

Como conclusión, sólamente nos queda la reflexión de hacia dónde estamos llevando el deporte base y la organización de las asociaciones deportivas. Resulta de especial interés dotar y cualificar al personal responsable de dichas entidades al mismo tiempo que el voluntariado tiende a convertirse en una actividad cada vez más controlada y concreta. La realidad es que las asociaciones deportivas que soportan el deporte base carecen de estructura que les permita, por un lado, diseñar y coordinar proyectos que sufraguen los costes de mantener a unos profesionales o semiprofesionales con titulación deportiva; y por otro, de mantener una gestión y control de la entidad en todo lo denominado extradeportivo. Seguiremos jugando al límite y anotando en el último minuto para mantener la permanencia.

Sobre este blog
Realidades jurídicas, sociales y económicas desde una perspectiva transformadora. Coordinado por Autonomía Sur Cooperativa Andaluza.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Deportes
Una raqueta por convicción
Fueron las primeras profesionales de un deporte ligado a los hombres y a la apuesta. Mujeres adelantadas a su tiempo que se emanciparon con cada rebote de la pelota contra el frontón.
Coronavirus
¡Abrid los parques!

Mientras A Coruña, Barcelona, Bilbao o Zaragoza han abierto sus parques y zonas verdes, otras grandes ciudades como Madrid o Móstoles los mantienen clausurados en una decisión de las corporaciones municipales cuanto menos cuestionable.

Culturas
El parkour sobrevive al estigma y al confinamiento

El parkour nació de manera espontánea y bajo principios de superación personal y apoyo mutuo. Aunque no incluía en sus bases la competición, la institucionalización la ha transformado en una herramienta para integrar la diversidad. Durante el estado de alarma, colectivos de parkour han buscado alternativas para que la disciplina sobreviva a la pandemia y el confinamiento sea más llevadero para sus practicantes. 

0 Comentarios
Sobre este blog
Realidades jurídicas, sociales y económicas desde una perspectiva transformadora. Coordinado por Autonomía Sur Cooperativa Andaluza.
Ver todas las entradas

Destacadas

Coronavirus
Sanidad reduce en casi 2.000 personas el número de muertes por la pandemia

El Ministerio revisa a la baja el número de fallecidos a causa del covid-19. Catalunya y Madrid son las comunidades donde la cifra se rebaja más, con 1.126 y 291 menos, respectivamente.

Sanidad
Historias de enfermeras que emigraron para trabajar

Entre el 2010 y el 2016 España perdía miles de profesionales de enfermería, en su mayoría mujeres, que ante la falta de empleo, se marchaban a trabajar fuera. Para algunas es difícil volver, otras no se lo piensan. La mayoría coincide en las deficiencias de las condiciones laborales y la falta de horizonte.

Multinacionales
Grandes empresas estudian cómo hacer millones gracias a las medidas contra la pandemia
Varios estados, entre ellos el español, podrían recibir reclamaciones por daños y perjuicios de inversores extranjeros debido a las leyes de emergencia por covid-19.
Siria
Hasaka, una muerte anunciada para los yihadistas

No hace mucho tiempo los combatientes de Daesh se sentían invencibles. Ningún otro grupo insurgente en la historia contemporánea ha estado tan cerca de controlar tanto territorio y a tanta gente. Ahora, sus cuerpos raquíticos cuentan una historia muy distinta; son hombres despiadados que piden misericordia.


Coronavirus
Sanitarios organizan la primera protesta de la desescalada en Madrid
El lunes 25 de mayo a las 20 horas trabajadoras y trabajadores llaman a secundar una protesta en las puertas de todos los centros de Madrid
Migración
Las administraciones dejan en desamparo a un grupo de migrantes argelinos

Las 16 personas argelinas que tras llegar a la costa de Motril, y pasar por el Centro de atención temporal de extranjeros, fueron abandonados ante la subdelegación del gobierno y después retenidas en instalaciones no aptas están siendo ya derivadas con el apoyo de APDHA.

Laboral
Telefónica o cuando trabajar es una heroicidad

El pasado 7 de mayo, una de las principales empresas de telecomunicaciones del mundo anunció que premiaría con 650 euros a una parte de la plantilla por haber estado expuesta al covid-19. Una de las trabajadoras explica por qué considera que se trata de una “muestra más de la hipocresía de la empresa”.

Desigualdad
Las radicales tenemos que ser nosotras

En esta crisis la radicalidad es un activo. Eso lo ha entendido la derecha perfectamente, pero es un activo que utilizan para aceitar la inmovilidad y evitar el cambio. Por eso las radicales tenemos que ser nosotras, porque son radicales las políticas necesarias para conquistar derechos.

Venezuela
El desprestigio de Guaidó da un balón de oxígeno a Maduro

En esta tercera y última parte de la investigación sobre el contrato firmado por Juan Guaidó con los mercenarios estadounidenses, el autor analiza las consecuencias políticas de esta revelación y las nuevas amenazas de EE UU.

Últimas

Laboral
El sindicato gallego CUT se querella contra Marlaska por la prohibición de la manifestación del primero de mayo

Considera que existe una discriminación ideológica, ya que las manifestaciones de la ultraderecha han podido llevarse a cabo durante el estado de alarma, mientras su propuesta fue prohibida.

Huelga
CNT denuncia el despido de más de treinta huelguistas de Productos Florida

El sindicato ha comunicado que la empresa ha despedido a más de treinta personas empleadas que secundaban la huelga desde finales de febrero, por la que exigían acabar con la práctica de falsos autónomos y habilitar contratos dignos en la planta cárnica.

Coronavirus
Cuéntame un cuento para acompañarme en el confinamiento
30 narradoras y narradores orales escenifican relatos de manera virtual para más de 80 personas en situación vulnerable.
Alcorcón
Alcorcón defiende la sanidad pública y acalla las cacerolas

Después de una semana de tensiones en el municipio madrileño, el pasado sábado 23, vecinas y vecinos salieron a reivindicar la sanidad pública eclipsando las protestas contra el gobierno.