Movimientos sociales
1492: la oportunidad desde abajo

El discurso dominante ha logrado invisibilizar a las clases populares europeas y convertir en ‘colonialistas’ a quiénes eran víctimas de las mismas políticas a este lado del Océano.

Mapa Mundi 1500

publicado
2018-10-12 08:40:00

El relato de unos cuantos se convierte en el de los muchos. Ya hace tiempo que nos lo explicó Gramsci y la técnica de fabricación de hegemonías no ha cambiado mucho (en todo caso, se ha perfeccionado). Y ese relato dice que España descubrió y conquistó América. Oculta, claro está que nada descubrió y que el proyecto colonial incluyó el etnocidio en todas sus vertientes: material, simbólico, espiritual, corporal…

Ese relato habla de España cuando España no existía y ese discurso hace protagonistas a todos los supuestos ‘españoles’ cuando éstos tampoco existían como cuerpo político. Lo que borra el relato hegemónico es que en la península Ibérica (y en la Europa que tampoco existía) del siglo XV y XVI se estaba produciendo una colonización interna que produjo miles de muertes y para la cual se pusieron en práctica dispositivos violentos y violentadores similares a los practicados en Abya Yala. De hecho, como defiende Pilar García en ‘Memoria, creación e Historia’, “la inmensa máquina de guerra castellana fue inventada mucho antes, y en 1492 ya estaba perfectamente engrasada; La Guerra de Granada fue un laboratorio de un enorme ejército y terminada su obra podía girarse contra la mano que le daba de comer…”.

La narrativa reproducida desde entonces es otra, pero, en la construcción de relatos contrahegemónicos tenemos una posibilidad si nos identificamos desde abajo. Es decir, la resistencia sin fin practicada en las Américas contra la colonización europea (‘española’, portuguesa, inglesa, francesa, holandesa…) puede dialogar de tú a tú con las resistencias también permanentes acontecidas en el territorio metropolitano.

El levantamiento de los Comuneros de Castilla se produjo cuando los conquistadores apenas comenzaban la matazón en las Antillas. Corría 1520 y, más allá de las interpretaciones de los historiadores que gustan de categorías estancas, supuso una reacción al poder monárquico y señorial. Al mismo tiempo se producía en el Levante la Rebelión de las Germanías, en Valencia y Mallorca, un movimiento antiseñorial que terminó de muy mala manera. Unos años después, en La Alpujarras, los moriscos –que trataban de vivir tras la brutal conquista a sangre y fuego de Granada- se levantaron contra la Pragmática Sanción de 1567, un reglamento racista y supremacista que impedía cualquier matiz diverso en la península. Tras una guerra de fiereza no narrada, los rebeldes fueron arrasados, asesinados o desterrados.

Las rebeliones fueron muchas, desde antes de octubre de 1492 y hasta casi nuestros tiempos: la de Los Gomeros (1488), la de Las Quintas (1773), la de Los Barretines (1687), el momento de alzamiento popular de La Gloriosa (1868), la apasionante rebelión cantonal de 1873, y… ¿cómo se puede entender la resistencia revolucionaria al Golpe de Estado de 1936 si no es como la rebelión de los nadie contra el enésimo asalto del poder por parte de la alianza conformada por élites económicas, iglesia católica y poder militar? La hipótesis que quiero poner sobre la mesa de la desmemoria es que los nadie siempre han sido sometidos a una política de conquista y a una continua colonización interna de clase. Las élites, sean feudales, nobles, burguesas o postmodernas siempre caen en la tentación de reconquistar sus propios territorios ante cualquier intento de subvertir el orden que proceda de abajo.

El éxito del relato dominante es haber encaramado a los nadie de Europa en cierto supremacismo imperial que se traduce en una actitud eurocéntrica, soberbia e irritante, cuando somos víctimas de esa política de guerra de despojo continua, y haber convencido a los nadie de Abya Yala de que cualquier europeo representa a las élites que encabezaron, gestionaron y se beneficiaron del etnocidio. Claro que todas y todos somos responsables de hacernos las preguntas imprescindibles (¿cómo me beneficio del colonialismo y el despojo?, ¿cómo reproduzco roles y narrativas?, ¿qué papel juego –o no juego- en el imperativo moral de la rebelión ante el poder?, ¿cuánto sé de mis ancestros y sus luchas?...), pero ninguna de esas preguntas ni de sus posibles respuestas nos saca del lugar histórico de la resistencia –la ejerzamos o no-.

El 12 de octubre de 1492 es una 'fecha' terrible que comenzó a fraguarse mucho antes –no es casual que Colón lograra finalmente la bendición y la financiación para su expedición de rapiña en el campamento de Santa Fe, durante el asedio a Granada-. Es terrible por ser el inicio del proyecto etnocida más grande de la historia pero, además, por ser la piedra angular del sistema-mundo capitalista que se construyó desde entonces y en el que ahora seguimos presos.

Es necesario que rescatemos las resistencias a lado y lado para escapar de los relatos simplistas y simplificadores. Que emerjan al mismo tiempo la revolución negra de Haití y la traición burguesa a los campesinos harapientos que prendieron la mecha de la revolución francesa; que se entiendan los asedios mapuche al Santiago colonial y la lucha de los luditas contra el capitalismo industrial; que encuentren puntos de conexión las resistencias anticoloniales de hoy en el Sur Global con las luchas anticapitalistas de este Norte decadente… Hoy 12 de octubre, la única oportunidad de hermanamiento, re-conocimiento y subversión es desde abajo, desde ambos lados, desde todos los particularismos que nos hace una sóla clase preñada de diferencias y de resistencias subversivas. 

Sobre este blog
Miradas dispersas desde y sobre Abya Yala.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Movimientos sociales
La Enredadera abre un nuevo espacio en Mérida

Por fin, el próximo sábado, 29 de junio, a las 8 de la tarde, La Enredadera inaugura su local en Mérida, en la calle Cimbrón número 1 (en la trasera del Centro Cultural Alcazaba). En pleno centro de la ciudad, un nuevo espacio para el debate, para la cultura, para la disidencia, la solidaridad y el encuentro.

Filosofía
El imperativo moral de la multitud
Construir subjetividad antagonista pasa por la constitución de un ethos alternativo a los modos y maneras de vivir que establece el neoliberalismo
Banca
Miradas sobre el poder financiero desde los movimientos sociales

Una conversación con tres activistas que luchan contra el cartel bancario: una directora de teatro en España, un líder por la justicia fiscal de Kenia y un activista local del Reino Unido.

1 Comentario
AnónimaCaciqueNaiguata 4:30 13/10/2018

Excelente sistematización de ideas que poca gente mira. En Venezuela nos enseñaron solo la leyenda negra de la conquista, que nos hizo ver solo en el Reino de España y en la Iglesia Católica, los causantes del mayor genocidio conocido, contorno del plato fuerte, las riquezas robadas por esos entes mas Portugal que terminaron en Inglaterra, pero pocos nos hablan del genocidio interno manejado en síntesis en esta nota.

Responder
2
0
Sobre este blog
Miradas dispersas desde y sobre Abya Yala.
Ver todas las entradas

Destacadas

Banca
El miedo a las comisiones bancarias

La pérdida de confianza en las entidades financieras es recurrente desde que ocurrieron cosas como la estafa de las preferentes o el rescate bancario, y esta desconfianza incluye a la banca ética.

Humor
‘Ideología intrafamiliar’

Nueva entrega de las colaboraciones especiales de Mauro Entrialgo para El Salto

Gordofobia
Magdalena Piñeyro: “Creo en el poder de lo colectivo para sanar la vida gorda”

La activista y escritora acaba de publicar 10 gritos contra la gordofobia. Grita porque, dice, ya está cansada de responder con argumentos a los mismos juicios sobre las personas gordas.

Culturas
Un ‘selfie’ en Chernóbil

El selfie es la representación de una historia, de cada una de nuestras historias. Y, por lo tanto, forma parte —es un hilo— de los telares de la historia. La historia misma es una representación, al igual que el selfie.

Últimas

Accidentes laborales
La invisibilización de los accidentes laborales

Los accidentes de trabajo son los causantes de más de 600 muertes al año en España, un drama que es sistemáticamente silenciado desde el núcleo de poder debido a la amenaza que supondría para los cimientos del modo de producción capitalista la concienciación ciudadana sobre este asunto.

Opinión
¿Qué retos tenemos las jóvenes en el próximo ciclo político?

La juventud actual, en un sentido amplio del término, somos una generación criada en la crisis económica y consciente de que no vamos a salir de ella.

Autodefensa feminista
Tengo resaca
En recuerdo a la víctima de "La Manada" tras la sentencia de violación emitida el pasado viernes por el Tribunal Supremo.