Autodefensa feminista
Autodefensa feminista: aprender a romper rodillas y a amarnos por encima de todo

La autodefensa feminista no consiste solo en aprender a defenderse de agresiones. Se trata de quererse a una misma para vivir mejor.

Autodefensa Feminista Clase
Una clase de autodefensa feminista en Safo Eskola, en una imagen cedida por la escuela.

publicado
2018-10-04 07:00:00

¿Eres mujer? Si conoces a otras dos, es muy probable que una de vosotras sea superviviente de violencia machista. Una de cada tres mujeres —35%— ha sufrido en algún momento de su vida violencia física o sexual a manos de su pareja, o violencia sexual por parte de terceros, según estimaciones de Naciones UnidasLa mayoría de las veces, esta violencia es infligida por una pareja o expareja.

Las agresiones por parte de desconocidos son una minoría si se comparan con aquellas que llevan a cabo parejas, conocidos, compañeros de trabajo, familiares o amigos. De hecho, el 38% de los asesinatos de mujeres que se producen en el mundo son cometidos por sus parejas hombres—, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

La amenaza de estas violencias o la necesidad de protegerse después de haber sufrido una o varias agresiones son solo algunas de las razones que pueden animar a buscar formación en la autodefensa feminista. Pero no solo:“caminar por la calle con más seguridad”, “aumentar la autoestima”, “conectar con el propio cuerpo”, “acercarse al feminismo” o “simplemente conocer a otras mujeres” son algunas de las razones que esgrimen las mujeres que se acercan a las clases de autodefensa feminista.

Pero, ¿qué es la autodefensa feminista? Según el Bilgune Feminista de Euskal Herria (EHBF), organización feminista vasca de ámbito nacional, la autodefensa feminista es “una estrategia de empoderamiento personal y colectivo, no solo para enfrentar y erradicar la violencia sexista sino también para redefinirla desde el marco teórico del feminismo”. Para esta organización se trata, pues, no solo de una reacción frente a un ataque físico sino, sobre todo, “de un acto de apropiación del territorio más propio: el cuerpo y por extensión de los derechos como ciudadana”.

Esther López es la fundadora de Safo Eskola, un espacio feminista en Bilbao que ofrece actividades con las que busca “el disfrute del movimiento y del propio cuerpo” en un ambiente que promueve “la autodefensa, el empoderamiento, el cuidado del cuerpo y de la mente, el disfrute y la sororidad”.

Para Esther, que es profesora de autodefensa feminista y de otras disciplinas como el flamenco —que enfoca también desde el feminismo—, la autodefensa feminista es “un conjunto de actitudes, de saberes y de herramientas que te ayudan a ganar confort para vivir mejor, con menos presiones de todo tipo, con más amor hacia nosotras mismas”.

“Uno de los pilares de la autodefensa feminista es aprender a trabajar con tu cuerpo; aprender a romper rodillas, dedos, narices, lo que haga falta... todo de una manera fácil e intuitiva”, explica Esther López

Su manera de hablar es la prueba viva de lo que enseña día a día: se expresa con asertividad y sus manos dibujan caracoles invisibles mientras explica que, para ella, la autodefensa feminista se asienta sobre tres pilares fundamentales. “El primero es la parte física, aprender a trabajar con tu cuerpo, aprender a romper rodillas, dedos, narices, lo que haga falta... todo de una manera fácil e intuitiva, sin mucha técnica complicada”.

El segundo pilar de la autodefensa feminista es, para Esther, la parte psicológica o emocional. “¿Qué siento cuando se me agrede o se me acosa? Analizamos en colectivo qué es lo que sientes, cómo tienes la autoestima, teniendo en cuenta que se nos ha educado para que seamos sumisas a esta violencia, para que no nos defendamos, para que seamos nosotras las que llevemos la vergüenzaTodas estas violencias machistas, explica, están muy relacionadas con los estereotipos sobre nuestros cuerpos: Si tú no amas lo que tienes, no lo vas a defender y dejarás la responsabilidad en terceras manos; ya sea en el príncipe azul o en el Estado”.

Este aspecto es uno de los que marca la diferencia entre la autodefensa feminista y un curso de defensa personal, donde la autoestima y el feminismo no se abordan. La autodefensa feminista no solo aporta información sobre las realidades de las violencias machistas: también pone sobre la mesa el proceso de socialización por el que las mujeres son educadas para comportarse de manera recatada, internalizando desde pequeñas que no deben “montar escenas”. En las clases de Esther, pues, se hacen visibles todas esas enseñanzas que acaban inhibiendo la capacidad de resistirnos y se vuelven en nuestra contra cuando enfrentamos violencias.

El tercer y último pilar, continúa Esther, es el grupo. Tú compruebas, compartiendo vivencias con las demás, que lo que a ti te pasa no es algo que solo te pasa a ti. Tú quizá no has sufrido una violación como la chica en Iruña, pero la de al lado igual sí. Aprendemos a no cuestionarnos entre nosotras, a apoyarnos, a no juzgarnos”, explica.

Lo que cuenta Esther López evoca el mensaje que hemos escuchado en manifestaciones feministas durante todo este año: “Nos tocan a una, nos tocan a todas”. De esta forma, el prefijo “auto” no haría referencia aquí solo a una persona, a un individuo, sino al colectivo, a la red de mujeres.

Espacios no mixtos

Las clases de autodefensa feminista son, por definición, un espacio que se define como “no mixto”, un aspecto que, de nuevo, marca la diferencia con la defensa personal que se imparte en algunos gimnasios comerciales, que en algunos casos es enseñada por hombres y se centra siempre en estrategias de defensa puramente físicas. La autodefensa feminista es una actividad realizada exclusivamente por y para mujeres y es algo mucho más completo. Esther, que oferta sus cursos a “mujeres, niñas y trans”, lo tiene claro: “Los espacios no mixtos son imprescindibles para la lucha contra el patriarcado”.

Esther justifica el uso de espacios no mixtos: “Nadie se plantería, por ejemplo, ir a protestar porque un colectivo de personas discriminadas por razón de raza se reuniesen para, a partir de la vivencia de una opresión compartida, hacer cosas juntas. Nadie pretende participar en una asamblea de paradas si no es desempleada. Al final, todo lo que hacemos las mujeres levanta espinas, hasta en los entornos más de izquierdas; es como cuando hablas de machismo y de violencia machista, siempre hay quien sale con que conoce el caso de una mujer que era maltratadora y era malísima”.

Además, frente a la narrativa tradicional, la autodefensa feminista no responsabiliza a las mujeres de las agresiones sexistas que sufren. Y es que, a pesar de que el bloqueo durante un episodio traumático es una respuesta común para muchas personas, sean hombres o mujeres, se sigue poniendo en duda la reacción de las mujeres agredidas cada vez que hay un nuevo caso mediático de agresión sexual, sea cual sea esa reacción.

En las clases de autodefensa feminista se afirma una y otra vez que hay tantas respuestas posibles a una agresión como personas. Según explica Esther, “nos pasa que cuando relatamos si nos atrevemos a contárselo a alguien una agresión que hemos vivido y contamos lo que hemos hecho, siempre se nos cuestiona. ‘¿Por qué te has puesto así?, ¡qué histérica!, ¿por qué has hecho eso?, ¿por qué no has hecho eso otro?...’”. Según Esther, “la autodefensa te enseña que hay una serie de respuestas ilimitadas y no hay un orden de utilización, ni tiene que haberlo”.

cambio de narrativa

Hace unos meses, a raíz de las movilizaciones llevadas a cabo para protestar por la sentencia por abuso y no por violación a La Manada, surgió una narrativa que criticaba algunas de estas reacciones, calificándolas como “punitivistas”. Al preguntar a Esther cómo ve ella el tema desde un punto de vista crítico con el sistema penal patriarcal, comenta: “Siempre ha habido un miedo a lo que vamos a hacer las mujeres; es necesario quitarle a la violencia machista esa parte de ‘son cuatro locos aislados que hacen esto porque tienen alguna enfermedad mental’. Eso no es así”. A Esther le preocupa también la estigmatización de las supervivientes. “A quien hay que vigilar es al lobo y hay que invertir los esfuerzos en eso, no en estigmatizar a las supervivientes”.
Autodefensa Feminista Detalle
Dos mujeres preparándose para una clase de autodefensa feminista (imagen cedida por Safo Eskola).

Existe, además, en los medios de comunicación de masas, una infrarrepresentación de historias positivas de mujeres que consiguen por sí mismas defenderse de agresiones. Según López, “se crea una cultura del terror, incluso a menudo aportando datos escabrosos; muy pocas veces se da información desde el lado de la superviviente, de la que hace frente con éxito, cuando, en realidad, eso es lo que sucede de forma más habitual”.

La autodefensa feminista extrae a las mujeres de esta narrativa pasiva, aportándoles confianza para responder como deseen, ya sea verbal o físicamente, atacando o huyendo. Desde hace ya algunos años, las académicas vienen haciendo estudios científicos al respecto, que confirman que las mujeres que reciben este tipo de formación tienen más posibilidades de sobrevivir a incidentes violentos de todo tipo.

Según una investigación sobre el impacto de la autodefensa feminista realizada en 2013 en la Universidad de Oregón, después de un curso de autodefensa feminista de 30 horas, las participantes demostraron ser “significativamente menos propensas a experimentar un incidente violento de todo tipo”. Jocelyn Hollander, autora de ese y otros estudios sobre el tema, lo que se aprende en estos cursos va más allá de poder defenderse de ataques y consigue además prevenir la violencia, enseñando a las mujeres a gestionar comportamientos controladores antes de que escalen y se traduzcan en agresiones.

Varias investigaciones posteriores corroboran que la formación en autodefensa feminista es clave para minimizar las agresiones y aumentar la autoestima

Investigaciones posteriores corroboran que la formación en autodefensa feminista es clave para minimizar las agresiones. Evidentemente, la autodefensa feminista no es una pócima mágica y no convierte a las estudiantes en Hulkas, pero algunos estudios sugieren que el riesgo se ve reducido. Por ejemplo, en el artículo de Kristine De WeldeGetting Physical: Subverting Gender through Self-Defense su autora describe cómo la autodefensa feminista extrae a las mujeres de una narrativa pasiva para aportarles confianza para responder como deseen, ya sea verbal o físicamente, atacando o huyendo. La autodefensa feminista, de este modo, contribuye a reformular la victimización y cambiar la narrativa: “Lo que resulta es una agencia física dentro de la cual las narrativas sobre la feminidad son reinterpretadas y reencarnados como poderosas en lugar de vulnerables”.

Más allá de las clases, Esther recuerda que existe una responsabilidad que no es de las personas socializadas como mujeres: “El problema no es nuestro, nosotras no violamos”. La educación, continúa, debería ser idealmente inversa: “hombre: no violes” en lugar de “mujer: ten cuidado”, tendrían que aprender ellos a no agredir. Mientras tanto, nos queda la autodefensa: La autodefensa feminista nos da herramientas para amarnos por encima de todo y de cualquiera. Y también nos relaja muchísimo, nos ayuda”. “Toda niña y mujer debería pasar por uno de estos talleres alguna vez en su vida”, concluye.

Relacionadas

Autodefensa feminista
Tengo resaca
En recuerdo a la víctima de "La Manada" tras la sentencia de violación emitida el pasado viernes por el Tribunal Supremo.
Autodefensa feminista
En Mérida, el Sitio de las Mujeres

El pasado sábado tuvo lugar la inauguración del Sitio de las Mujeres, un espacio en el que la autodefensa feminista toma forma a través del apoyo a las luchas cotidianas de las mujeres extremeñas. 

Violencia machista
Sugui, una perra entrenada para proteger a Silvia de la violencia machista

Silvia solo se siente tranquila cuando la acompaña Sugui, una perra formada para protegerla. Su agresor tiene fecha de salida de la cárcel y ha amenazado con matarla. El parlamento navarro debe pronunciarse sobre una propuesta para regular los perros asistenciales como medida de protección para mujeres víctimas de violencia machista.

12 Comentarios
PsychoGirl 9:41 8/10/2018

La autodefensa feminista da seguridad a la mujer, quita miedo y crea vínculos. Unos vínculos enormemente necesarios. La autodefensa feminista ayuda a ir por la calle sin tener miedo de que te viole un tipo asqueroso que va detrás tuya soltando guarradas, por dos razones porque sabes cómo defenderte en caso de violación y porque te ayuda a ser más fuerte mentalmente. La autodefensa feminista no va de apuntarse a clase de artes marciales, exacto para eso me apunto a judo. Y sí, el profe es un hombre, (contestando a un comentario de por aquí) es que si los atacantes de una violación en su mayoría son hombres está bien entrenar con uno, aprender a defenderse contra su corpulencia, su peso, su fuerza... María, felicidades por tu artículo.... A todxs los demás, ¿Algunx ha intentado acercarse a esta práctica, intentar conocerla o solo la ha juzgado en modo hater sin más?

Responder
3
1
#24002 24:46 4/10/2018

Si tenéis miedo de que os rompan la cara,mejor.. pero el contenido del artículo no lo habéis entendido, pero mejor, mucho mejor!

Responder
10
3
#24001 24:44 4/10/2018

Amén de la práctica ...solo nos hemos quedado con la palabra autodefensa, cuando volvemos a decir que no me haría falta si no hubiera agresores, mirarlo primero, yo no tendría porqué ir a un curso para defenderme en una sociedad segura ..miraoslo

Responder
3
3
Tura 24:20 4/10/2018

Frente al patriarcado y sus violencias ahora y siempre Autodefensa!!

Responder
8
3
#23978 18:26 4/10/2018

Romper rodillas narices lo que haga falta combinado con el patriarcado. Eso no es auto defensa. Un chiringuito para dar falsa seguridad

Responder
5
8
Maquen 17:12 4/10/2018

Llevo años de prácticas y este artículo es un negocio forma de ganar dinero no es color rosa ni tan fácil, se requieren años de práctica y todavía deja que desear

Responder
7
8
#23952 15:22 4/10/2018

Esto es increíble, y lo peor de todo es que os lo creéis. Como mujer que soy no estoy de acuerdo con este tipo de prácticas feminista

Responder
8
19
#23943 14:56 4/10/2018

Para que una defensa personal orientada a mujeres se necesitan hombres que actuen de agresores. Me descojo de lo que pueden enseñar en cursillos de 30 horas.

Responder
11
7
#24006 10:01 5/10/2018

Claro, para eso, para tener cuenta en el banco y para salir de casa XD

Responder
3
0
#24062 8:47 6/10/2018

Creo que quería decir que sin hombres no habría agresiones machistas

Responder
0
1
#23946 15:11 4/10/2018

Aprenda a defenderse en diez clases. Las que practicamos artes marciales sabemos que son diez años en realidad.

Responder
11
11
#24051 20:33 5/10/2018

Es que nadie habla de ser profesionales en artes marciales. Se trata de tener unas pautas para no verse completamente indefensa. A ver si diferenciamos, es muy positivo e impacta en el autoestima saberse mínimamente preparada para afrontar una situación violenta.

Responder
6
1

Destacadas

Educación
‘Fent escola, fent país’: medio siglo de escuela antifascista en el País Valencià

Cuando el proyecto de La Masia comenzó, aún estaba vivo Franco. Una docena de personas relacionadas con la pedagogía, el nacionalismo catalán y el antifascismo alquilaron un chalet en Vedat de Torrent en septiembre de 1968 y allí montaron una escuela construida sobre valores democráticos, humanísticos y laicos. Hoy, cincuenta años después, 350 alumnos aprenden y crecen en sus aulas.

Huelga feminista
Eulen despide a una limpiadora por secundar la huelga del 8M
En la carta de despido, la empresa alega que la trabajadora no acudió a su puesto de trabajo sin justificar la ausencia.
Francia
Chalecos negros: los migrantes apuestan por la acción directa para recuperar su dignidad en Francia

Tras haber ocupado el Panteón en París, este colectivo de extranjeros pide reunirse
con el jefe del gobierno francés para exigir la regularización de los sin papeles.

Literatura
“Hoy a las mujeres gordas se les permite contar sus propias historias”

La escritora Sarai Walker aborda en Bienvenidos a dietland dos cuestiones importantes: una sobre el cuerpo y otra sobre la ira de las mujeres

Literatura
“Europa no ha perdido su memoria sino su sensibilidad”

En Una vez caminé sobre la suave hierba la escritora austriaca Carolina Schutti propone, con un estilo intimista y sutil, una historia de identidad y desarraigo, un pulso por recuperar la memoria negada. La protagonista se llama Maja, pero podría llamarse de cualquier modo y estar en cualquier sitio.  

Venezuela
El ocaso de la insurrección de Guaidó

La reciente visita de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y el avance de las negociaciones en Noruega han dividido a la oposición venezolana. Mientras tanto, una vez disipada la amenaza de una intervención militar, Maduro debe enfrentar los graves problemas internos y las corrientes chavistas críticas con su gobierno. 

Últimas

Laboral
Las kellys llaman a la primera huelga de camareras de piso en Baleares

Camareras de piso de Ibiza y Formentera han decidido en una asamblea celebrada este lunes convocar una huelga de dos días en agosto. Piden regular la carga de trabajo de manera urgente para evitar riesgos innecesarios para las 6.000 trabajadoras empleadas en este sector en estas islas.

Violencia machista
“Violencia intrafamiliar” y memoria del olvido

Mi padre era un monstruo, pero era un monstruo del franquismo. Era la reproducción “intrafamiliar” de la dictadura: el poder único e incontrolado de un macho, inculcado, aplaudido y avalado por el sistema político-social.