Violencia machista
Luces y sombras de una primavera contra la violencia machista

Desde la Plataforma de la Marcha Mundial de Mujeres de Euskal Herria (MMME) queremos compartir algunas reflexiones al hilo del surgimiento de nuevos modelos y formatos de respuesta que nos puedan ayudar a configurar una respuesta colectiva feminista más sólida y articulada.


Mani 8M Pamplona 3
Fin de la manifestación por la huelga feminista en la plaza del Castillo (Iruñea) Redacción Hordago
Militantes de la Euskal Herriko Emakumeon Mundu Martxa

publicado
2018-09-19 08:32:00

Con el verano llegan las fiestas populares de pueblos, barrios y ciudades de todo Euskal Herria y con ellas un gran número de iniciativas contra las agresiones sexistas: los protocolos de actuación en fiestas, las manifestaciones nocturnas de autodefensa feminista, las campañas de concientización, etc.

Todo este conjunto de acciones no surge de repente, sino que es fruto de un trabajo en red, de años de esfuerzo y trabajo de los colectivos feministas. Sin embargo, la violencia machista en sus diversas manifestaciones no cesa, a lo que hay que sumar el tratamiento vergonzoso que muchos medios de comunicación realizan al respecto, responsabilizando a las víctimas, juzgando los comportamientos de las mujeres cuando se defienden o no encajan en la imagen patriarcal de cómo debe comportarse una víctima, reproduciendo una imagen victimista de las mujeres o incidiendo en el morbo y el sensacionalismo. Muchas veces no queda claro si los y las tertulianas de los medios de comunicación usan su influencia para sensibilizar a la población en materia de violencia, o más bien, refuerzan el discurso del miedo impulsando que se cometan nuevas agresiones. ¿Cuantas nuevas “manadas” han surgido en el estado español a partir del polémico caso de Sanfermines?

Medios de comunicación
La manada mediática enseña los dientes
32

Espiar a una víctima de violación no es una idea exclusiva de la defensa de La Manada: lo ha hecho también El Español. Los relatos mediáticos que exculpan a los acusados y cuestionan a la víctima contribuyen a revictimizar a las que se atreven a denunciar las agresiones.

En este contexto, desde la Plataforma de la Marcha Mundial de Mujeres de Euskal Herria (MMME), queremos compartir algunas reflexiones y debates al hilo del surgimiento en los últimos tiempos de nuevos modelos y formatos de respuesta que nos puedan ayudar en un futuro cercano a configurar una respuesta colectiva feminista más sólida y articulada.

Este 2018 está siendo claramente el año en el que el movimiento feminista está demostrando su capacidad movilizadora. Sin duda alguna, el pasado 8 de marzo fue una expresión compartida de enfado y rebeldía donde de manera masiva pusimos voces y cuerpo a un malestar profundo que venía forjándose desde tiempo atrás. Frente al precipicio al que nos conduce el actual sistema, las mujeres pusimos freno y paramos a través de una huelga feminista con resonancia internacional. Llevamos años haciendo una crítica radical al neoliberalismo más atroz que se basa en la explotación de los cuerpos de las mujeres y desvelando la máscara de una maquinaria heteropatriarcal que se articula con otros sistemas de dominación: el capitalismo, el colonialismo, el racismo y el capacitismo, entre otros, para seguir ejerciendo su poder a través de la herramienta de la violencia. En ese sentido, el feminismo viene denunciando sistemáticamente cómo las agresiones machistas no pueden reducirse a casos puntuales aislados leídos desde una mirada trágica o tildarlos de excepciones de unos pocos hombres. Son la expresión visible de un sistema estructural que sitúa a las mujeres como objeto en todos los ámbitos y que se reproduce y manifiesta gracias a sus pilares principales: el estado, los medios de comunicación, la familia, la educación y el mercado laboral.

Las concentraciones para denunciar los asesinatos machistas que se producen en Euskal Herria apenas reúnen, en el mejor de los casos, a 50 personas. ¿Por qué ocurre esto en los casos de expresión extrema de la violencia machista? ¿acaso hemos normalizado el feminicidio?

En el caso del juicio a La Manada, a pesar de presentarse como una excepcionalidad perpetuada por cinco hombres salvajes, es un ejemplo de la situación que sufrimos cotidianamente. Es innegable que la respuesta en las calles ha sido extraordinaria y ha posibilitado que el engaño a toda una generación joven que sentía vivir en una “aparente igualdad” haya quedado al descubierto. Sin lugar a dudas, las calles (tanto físicas como virtuales) temblaron bajo los gritos y lemas como: “Esto no es justicia” o “Autodefensa Feminista”.

Esta oleada de movilizaciones ofrece elementos interesantes a analizar sobre los nuevos formatos de participación, movilización y activismo que se están extendiendo: las respuestas masivas inmediatas de las redes sociales y los fenómenos alimentados por los medios de comunicación, o, por ejemplo, las convocatorias anónimas hechas sin consultar al movimiento feminista local. La rapidez con la que surgen iniciativas puntuales desde la rabia vehiculizadas a través de las redes sociales sin tener en cuenta a los colectivos feministas organizados, reduce el margen para que estos últimos puedan estudiar sosegadamente la situación, concretar un discurso y realizar propuestas.

Además, estas iniciativas virtuales que se generan sin una articulación política previa pueden acabar siendo útiles para el sistema. Por ejemplo, en el momento actual de deriva autoritaria en el que se encuentra el Estado español, que quiere fortalecer las instituciones penitenciarias, ¿no existe el riesgo de que se aproveche del feminismo para reforzar las propuestas punitivitas? ¿Esto puede vaciar el potencial político actual del feminismo? Sin una clara respuesta, lo que es evidente es que tenemos que estar atentas.

La Manada
La Manada: una visión desde el antipunitivismo
15

Pedir más castigo, incluso castigo sin control, extender la sanción a familias y amigos, es sin duda promover lo punitivo, es alimentar al enorme sistema penal-patriarcal que ya tenemos.

No obstante, en esta tensión de iniciativa puntual masiva vs músculo de movilización continuo, creemos que ambas son necesarias. Las movilizaciones puntuales generan la oportunidad de conformar nuevos colectivos, superar el veto mediático del feminismo y que nuestros discursos, lenguaje y punto de vista lleguen a más gente. Sin embargo, si queremos transformaciones políticas profundas la labor de coordinación y el trabajo de hormiguita cotidiano de las organizaciones feministas siguen siendo imprescindibles.

Nos parece reseñable que en comparación con estos fenómenos puntuales de movilización, otros llamamientos apenas tienen eco y seguimiento. Por ejemplo, las concentraciones en las capitales para denunciar los asesinatos machistas que se producen en Euskal Herria apenas reúnen, en el mejor de los casos, a 50 personas. ¿Por qué ocurre esto en los casos de expresión extrema de la violencia machista? Pareciera que hemos integrado en nuestra cotidianidad los asesinatos machistas y que las cifras de mujeres asesinadas anualmente ya no nos sorprendan. Esto nos lleva a cuestionarnos: ¿acaso hemos normalizado el feminicidio?, ¿o algunas formas tradicionales de responder se han quedado obsoletas? 

Por otro lado, la capacidad de movilización también varía dependiendo de quién es el sujeto agredido. Hace varios meses, a los pocos días de que apareciera la sentencia provisional del caso de La Manada que causó una gran movilización, la revista alemana Correctiv publicaba un informe sobre los abusos, violaciones, trato vejatorio y condiciones de hacinamiento en las que trabajan anualmente mujeres marroquíes en los campos de recogida de fresas de Huelva. Además de un menor seguimiento mediático, apenas nos movilizamos desde el movimiento feminista. Esto visibiliza el reto pendiente de ir más allá de la defensa de la interseccionalidad en el plano discursivo y comenzar a llevarla a la práctica en acciones concretas: ¿por qué nos estamos movilizando las mujeres? ¿y qué vidas son las que importan más que otras? Urge afrontar estas cuestiones de manera colectiva y autocrítica, y no dilatarlas en el tiempo si queremos construir un feminismo radical.

Desde la MMME hemos iniciado un proceso para abordar algunos de estos desafíos. En primer lugar, hemos ampliado, en el marco discursivo, el concepto de violencia a través de la definición de las violencias transistémicas. Los diferentes sistemas de dominación no están en el aire, atraviesan y se manifiestan en nuestros cuerpos en distintos momentos y de diferentes maneras, entrelazando varias opresiones. Esta re-conceptualización nos ha permitido visibilizar los distintos niveles de vulnerabilidad ante las violencias que existen entre las mujeres, además de intercambiar nuevas prácticas de resistencia. En este sentido, estamos realizando un trabajo específico con diferentes colectivos: mujeres con diversas funcional, mujeres migrantes y mujeres jóvenes, con el objetivo de recoger aquellas violencias que suelen quedar invisibilizadas en nuestras agendas.

Desde la Marcha Mundial de Mujeres de Euskal Herria estamos revisando el protocolo de actuación contra la violencia sexista y organizando espacios de discusión sobre nuevos formatos de respuesta que superen las clásicas concentraciones
En segundo lugar, estamos revisando el protocolo de actuación contra la violencia sexista que la MMME tiene en marcha desde el año 2013 y organizando espacios de discusión sobre nuevos formatos de respuesta que superen las clásicas concentraciones. Necesitamos desarrollar nuevos rituales que den espacio a la corporalidad, las emociones, la memoria y la creatividad. Este proceso de socialización y revisión del protocolo también tiene como objetivo fortalecer las alianzas políticas entre diversos sujetos, ya que para enfrentar las múltiples violencias necesitamos respuestas diversas y articuladas, para las que el trabajo en red es fundamental.

La lucha contra la violencia machista no es algo que brota espontáneamente. Por ello, desde la MMME queremos agradecer a todas las feministas y grupos que en estas últimas décadas han sostenido esta lucha y también a aquellos agentes sociales que la han hecho suya. Tenemos claro que en este camino la autodefensa feminista y el liderazgo del movimiento feminista, el cual no va a permitir ninguna captación ni instrumentalización política, siguen siendo las piedras angulares. Sabemos que la noche es larga, ¡pero con tambores, antorchas y redes de solidaridad seguiremos alumbrando la lucha contra las violencias machistas!

Relacionadas

Violencia machista
La Manada sí violó en San Fermín

El Tribunal Supremo ha decidido que sí fue violación y ha condenado a quince años a los cinco integrantes de la Manada al aceptar el recurso de casación interpuesto por la acusación.

Violencia machista
La ‘happy hour’ masculina: el ‘not all men’ ante el suicidio de Verónica
91

Verónica, la trabajadora de Iveco que se suicidó porque se viralizó entre los compañeros de su empresa un vídeo íntimo suyo, murió porque se coordinaron tres perfiles de hombres.

Violencia machista
Las víctimas de violencia de género en pareja denuncian pese al miedo y la precariedad

Un estudio de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género refleja que la mitad de las mujeres están en situación de desempleo o realizan trabajo no remunerado cuando dan el paso de verbalizar su situación de violencia. El 50% declara entre los motivos de no haber denunciado antes el miedo al agresor y un 54% aseguró que dio el paso porque “psicológicamente se encontraba tan mal que tenía que salir”.

2 Comentarios
#23361 13:13 22/9/2018

Personas anónimas, al margen de los colectivos feministas organizados, lanzan propuestas de respuesta rápida a las agresiones, como el Boikot a SanFermines Violadores. ¿Por que no? ¿que grupos organizados se arrogaran el poder de dar carnet de feminista y autorizaciones de acción? Aunque el peligro de caer en provocaciones o acciones irreflexivas sea real nadie podrá impedir nunca la creacion de grupos feministas informales al margen de las organizaciones clásicas reconocidas. Habrá acción individual y acción colectiva y todo es bueno para el convento, siempre que no se caiga en órbitas de partidos politicos de "izquierda".

Responder
0
0
#23216 14:50 20/9/2018

Poco se va a concientizar me parece

Responder
0
1

Destacadas

Infancia
Ana María Bayo: “Servicios Sociales te dice que denuncies; lo que venga detrás ya te lo comes sola”
La tercera de las mujeres a las que se ha intentado relacionar con una presunta “trama” para secuestrar niños a través de la asociación Infancia Libre no ha sido acusada por sustracción de menores. Tampoco se ocultó con su hija ni pasó por la consulta de la pediatra de Granada.
Gordofobia
Magdalena Piñeyro: “Creo en el poder de lo colectivo para sanar la vida gorda”

La activista y escritora acaba de publicar 10 gritos contra la gordofobia. Grita porque, dice, ya está cansada de responder con argumentos a los mismos juicios sobre las personas gordas.

Culturas
Un ‘selfie’ en Chernóbil

El selfie es la representación de una historia, de cada una de nuestras historias. Y, por lo tanto, forma parte —es un hilo— de los telares de la historia. La historia misma es una representación, al igual que el selfie.

Partidos políticos
A la portuguesa o a la turca
3

La táctica del presidente en funciones está definida ya. Su plan puede funcionar a corto plazo, pero eliminar la política de su programa de Gobierno acarrea importantes riesgos.

Libertad de expresión
Gritar “fuera fascistas de nuestros barrios” a miembros de Vox no es delito

Un juzgado de Madrid absuelve a 13 vecinos de Puente de Vallecas acusados de coacciones por echar de su barrio a miembros de Vox al grito de “fascistas”. La sentencia señala que la protesta vecinal fue legítima y una respuesta al ideario del partido de extrema derecha.

Alemania
Alemania: plan financiero de recortes

Berlín ha debatido hoy sobre los presupuestos de 2020 y el plan financiero hasta 2023, que incluye un frenazo en las inversiones que supondrá un hachazo en época de una publicitada bonanza laboral.

Últimas

Sanidad
Cuando una imagen vale más que 100.000 palabras

A la geriatría no la humillan los trabajadores, no señores míos, la humillan los grupos empresariales que sin tener ni idea de servicios sociales juntan en su cartera de negocios gasolineras, cadenas de supermercados, activos inmobiliarios y ahora la nueva moda, centros geriátricos.

Fronteras
“Si no hubiésemos estado ahogándonos en la frontera, hubiesen venido a salvarnos”

El colectivo Caminando Fronteras publica su informe Vida en la Necrofrontera, una denuncia contra las políticas fronterizas que recupera la memoria de más de un millar de personas muertas o desaparecidas en su intento de llegar al Estado español por la Frontera Sur.

Antiespecismo
La historia de River
2
River es un cerdo rescatado por personas voluntarias del Santuario El Hogar. Su cuerpo está marcado por una vida de explotación. Esta es su historia.
Extrema derecha
Abascal, aliado del Likud israelí y a su vez del presidenciable pinochetista, hijo de un oficial de Hitler

Santiago Abascal niega una y otra vez que él y su partido sean de ultraderecha. Defiende posiciones de ultraderecha día tras día, sus aliados internacionales son de ultraderecha, pero teme que un reconocimiento explícito de su ideología alerte a electores ingenuos y haga repensar ciertos apoyos.

Polución
Madrid Central: nuevo récord de aire limpio en los 22 primeros días de junio

Con los datos de junio, Madrid Central habría conseguido por tercer mes consecutivo reducir los niveles de dióxido de nitrógeno a mínimos históricos.

Polución
45 millones de personas respiraron aire contaminado en España en 2018

El informe La calidad del aire en el Estado español 2018 señala que, pese a que la inestabilidad atmosférica alivió la polución, el 97% de la población y el 92% del territorio estuvieron expuestos a niveles superiores a los recomendados por la OMS.