Con Leynar Gómez llegan los narcos a Madrid para hablar de la realidad de las cárceles

El actor Leynar Gómez presenta en Madrid un monólogo sobre la situación de las personas presas en Costa Rica o en cualquier otro lugar.

El actor Leynar Gómez, de 'Narcos' a Madrid
El actor Leynar Gómez, en Madrid. David Fernández

publicado
2017-11-16 12:55:00

Leynar Gómez es de esos actores que no te dejan indiferente. Desde que entras en el teatro sabes que su energía y su fuerza interpretativa van a manejar la situación. Quizá sea una cara nueva para el gran público desde su aparición en la serie Narcos, con el personaje de Limón (por cierto, lo mejor de la segunda temporada de la serie), pero Leynar es de los que no se confunde. Ni los proyectos que le empiezan a llover con los "gringos" en Los Ángeles, ni las películas en Europa o Latinoamérica, le hacen olvidar que esto es un oficio de largo recorrido, que las raíces y el compromiso no son negociables.

Compartimos una cena y un vino, y compartimos conversación después de la función que hace durante todo este mes, viernes y sábados, en el Teatro de las Culturas de Lavapiés, Madrid. Una genial reflexión sobre los presos en las cárceles de Costa Rica, o de cualquier país.

¿Son los presos animales?
Definitivamente no lo son. Uno de los personajes de mi monólogo reflexiona sobre eso. Porque a veces quieren que te sientas como tal. Cuando se violan los derechos fundamentales y los privados de libertad carecen de las condiciones esenciales –como servicio de salud, atención especializada de médicos, de trabajadores sociales o de psicología– ahí es cuando se empieza a distanciar el factor “humano”. Visitando las cárceles logré entender que una persona se puede acostumbrar a cualquier situación, como un medio hacinado y carente de espacios personales, donde la propia supervivencia es la clave. Desde que entras debes arrimarte a una banda o a otra para conseguir protección, y convertirte en "soldado".

¿La reinserción es una entelequia?
No siempre, pero a veces las situaciones que se dan en un centro penal no logran ser pertinentes. Cuando se produce la despersonalización del Estado o de los funcionarios, se pierde la razón. El preso no solo tiene dentro la culpabilidad del acto cometido y sus sensaciones adyacentes, sino también un fuerte grado de aislamiento que dificulta a la persona volver a socializar.

Habéis llevado Qué varas, mae a varias cárceles, ¿crees que la función ha hecho reflexionar al público y a las autoridades?
Qué varas, mae es un monólogo que ha sido presentado en diferentes espacios carcelarios en Latinoamérica. Saber de manera cuantitativa o cualitativa si ha logrado tener un impacto es difícil. Pero sí ha servido para la población carcelaria, ha puesto sobre la mesa varios de sus problemas y han discutido sobre ellos de una manera abierta. Ha visibilizado sus problemas, que muchas veces se quedan solo dentro de las celdas.

Los privados de libertad han tenido la oportunidad de ver mis presentaciones de cine y de teatro y el feedback ha sido muy positivo, me comentaron muchas cosas, incluso me plantearon nuevos problemas que no se trataban en la obra para que pudiera incluirlos, el cómo viven la realidad diaria.

El actor Leynar Gómez
El actor Leynar Gómez visitó la redacción de El Salto. David Fernández

¿La obra teatral tiene que ver con la película Presos, que también se puede ver en Netflix?
Sí, claro, llevan temas similares a pesar de que la obra fue escrita por Danilo Montoya, mi mentor, mucho antes de la película Presos de Esteban Ramírez. Sin duda alguna, ambos trabajos parten de la misma motivación. En Costa Rica, tanto el monólogo como la película fueron presentadas en la cárcel de mayor seguridad y en ambas funciones estuvo presente la ministra de justicia de Costa Rica. Posteriormente esto dio pie a conversatorios entre las autoridades y los privados de libertad. Y algunos de los temas que se discutieron han servido para decisiones posteriores por parte de las autoridades.

El caso de la película Presos es muy particular, porque la película fue hecha en una prisión activa y además participaron privados de libertad. Esto también provocó un acercamiento muy positivo de todas las partes de la comunidad carcelaria.

Cuando sales de la función tienes la sensación de no haber visto un monólogo. ¿Cómo se puede ser ocho o nueve personas a la vez y que el público los identifique a la perfección?
Cuando salgo de escena, cuando termino de actuar, tengo la sensación de no haber hecho una obra, es como si entrara en un estado de trance donde suceden cosas que no llego a controlar del todo. Eso tiene ensayar tanto [risas]. Es como si creara una atmósfera, un ambiente lleno de emociones entre el público y mis personajes.

¿Qué hay de real en ellos?
Por desgracia son muy reales. Hay muchos casos, mucho estudio detrás... Pero en el momento de actuar, tanto en cine como teatro, intento ser pura intuición. Actúo de acuerdo a lo que siento en el momento. Yo creo que la actuación es un ente vivo e inmediato. Y yo parto con mis interpretaciones de lo que siento e intuyo. Improviso, vivo, respiro la energía que se forma con el público.

¿Hay vida después de Narcos?
Narcos ha sido una plataforma de gran importancia para mí. Porque me ha permitido llegar a nuevos lugares. Sin embargo, soy consciente que el tema del narcotráfico no es bueno para la sociedad y, personalmente, estoy en total desacuerdo con todo lo que hizo Pablo Escobar. Quizá en Hollywood se deja de lado esa crítica, a veces.

Los artistas debemos tener siempre un sentido crítico. La industria termina haciendo producto todo lo que toca, hay que ser frío y mantener los principios, ser consecuente con lo que uno lleva dentro, con tu propia sensibilidad. Pero sería tonto si no aprovecho las oportunidades que se me están presentando. Con tranquilidad y eligiendo bien. Hay que aprovechar los buenos momentos, las buenas rachas como esta, eso hacemos todos los que trabajamos en una u otra cosa, ¿no es así?

Estamos en contra de la lacra de las drogas, claro, pero... ¿el teatro qué es, entonces?
[Risas] El teatro es una droga que no se puede dejar. Yo creo que tengo una necesidad de actuar que me va a durar por siempre. En los periodos en los que he estado un tiempo sin actuar he sentido que algo me daba el toque de alarma desde las entrañas, el ruido de las tablas que me llamaba de nuevo. Creo que en el teatro encuentro el refugio de todo y es, cuando estoy ahí, cuando me siento capaz como artista y veo claras mis reflexiones, o simplemente ser un niño... es magia pura.

Leynar Gómez
El actor Leynar Gómez, de 'Narcos' a Madrid. David Fernández

La fama es efímera pero, ¿qué le debes a Limón?
Sin duda la fama es efímera. Narcos, mi trabajo en la serie, con tan grandes compañeros y profesionales con los que he aprendido tanto, me han puesto en una palestra internacional increíble. Yo creo que uno como artista debe saber que la fama es un “pingüino” que camina de la mano de nosotros y que en cualquier momento no estará más.

Antes de que pidamos la segunda botella y dejemos que la noche traiga lo que quiera... ¿qué le pedimos al futuro?
Teatro, cine, viajes, conocer... Obras de sabor local, de Costa Rica, y lo que venga internacional. Tengo el proyecto de abrir mi propia escuela de interpretación, mi propia academia en mi país. Es un sueño que tengo desde hace años, traer gente de todas partes del mundo. A ti también. El futuro lo veo lleno de ganas, de ilusión y de trabajo... Esto no lo pongas, pero siempre he tenido miedo de la incertidumbre, de no saber qué deparará el futuro. Pero esa es la vida que he elegido: Un viaje en la montaña rusa arriba y abajo... pero siempre en movimiento, aunque no sepamos hacia dónde.

1 Comentario
Sergio Barrantes 23:28 17/11/2017

Tu carrera de actor es tu vida. Esto seguira hasta que te retires pero eso de pensar en un aporte para aprovechar los talentos de tantos jovenes de tu amada Puntarenas en una academia propia en Costa Rica nos llena de orgullo LEYNAR.

Responder
1
0

Destacadas

Palestina
Seis muertos y 25 heridos en la última ofensiva del ejército israelí contra Gaza

Los bombardeos israelíes contra Gaza y el lanzamiento de proyectiles palestinos contra Israel son el resultado de un pico crítico que se alcanzó cuando la unidad especial israelí Mista’arvim penetró tres kilómetros dentro del sur de la franja el domingo 11 de noviembre.

Cambio climático
Los ecologistas aprueban el veto en 2040 a los coches impulsados por hidrocarburos pero ven insuficiente el borrador de ley

El primer borrador de trabajo de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética hecho público recoge la prohibición de la venta de coches diésel, gasolina e híbridos en 2040 y una cota total de renovables del 35% en 2030. 

Fronteras
El Gobierno italiano desmonta el campamento autogestionado de migrantes Baobab

Después de 20 desalojos, el Gobierno italiano ha cerrado definitivamente el campamento Baobab, un centro gestionado por voluntarios que ha atendido a más de 70.000 personas migrantes y refugiadas.

Huelga feminista
Una campaña denuncia la criminalización de la huelga feminista y llama a desobedecer ante las sanciones
El Espai Feminista de Sants pide el respaldo de las organizaciones que apoyaron la huelga feminista para hacer visibles las sanciones a las activistas.
Historia
Un atentado en busca de autor: engaños sobre la bomba en la calle del Correo

La semana pasada, ETA asumió en su último boletín interno la autoría del atentado de la calle Correo. Una bomba que atentó contra civiles y —eso se supo más tarde— contra varios miembros de la Brigada Social del Franquismo. El régimen intentó involucrar al PCE en esa explosión.

Biodiversidad
Oreo, las galletas vinculadas a la extinción del orangután

Una investigación señala que los proveedores de aceite de palma de la multinacional Mondelez han destruido casi 25.000 hectáreas de hábitat del orangután en dos años. En total, 22 suministradores de la marca han acabado con 70.000 hectáreas de selva.

Últimas

Cine
Festival L’Alternativa: 25 años de hermanamiento entre vanguardia formal y sensibilidad política

Los responsables del certamen de cine L’Alternativa, en Barcelona, llevan más de dos décadas abriendo ventanas a un cine aventurero y agitador de conciencias. A lo largo del camino han resistido a unos duros recortes presupuestarios que la presunta recuperación económica no ha revertido.