Opinión
Una mala digestión del populismo

La digestión de las ideas populistas, en el año cuatro de Podemos, requiere de análisis reposados.

Emmanuele Macron y Marine Le Pen
Emmanuele Macron y Marine Le Pen durante un debate televisivo ante la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Archivo El Salto
13 feb 2018 07:00

El historiador social británico E.P. Thompson definió a la clase trabajadora como un conjunto de alianzas entre sujetos en lucha. Más que una identidad fija basada en el oficio, o en la simple relación con los medios de producción, una posición común y unos intereses comunes construidos dentro del conflicto social.

No estaría de más recuperar algo de esta perspectiva en el necesario debate actual sobre la composición de clase en la izquierda española y mundial. El auge europeo de la extrema derecha o la victoria de Donald Trump en EE UU lo justifican de sobra: si una clave de las rebeliones mundiales de 2011 fue un discurso que volvía a los de abajo contra los de arriba, los Trump, Farage o Le Pen —con sus ecos en la política más ‘de orden’— parecen haberle dado la vuelta a este sentido común: el culpable de “lo que te pasa” se parece de repente más a tu vecino que a tu jefe.

Sin embargo, algunas lecturas de este fenómeno parecen más preocupadas en añadir sal gorda al ya de por sí indigesto guiso populista. Recuperar la clase social como una especie de identidad prefijada, una más de las muchas a elegir en el escaparate posmoderno, no parece la mejor forma de darle la vuelta al “todos contra todos” que promueven los fantoches de la derecha alternativa. Dar prestigio y legitimidad intelectual a ciertos análisis y analistas de derecha, por mucho que puedan señalar de pasada los tics elitistas de la izquierda y los movimientos sociales, tampoco.

En el contexto político español, el populismo se propuso como una vía rápida para llegar al Gobierno, y través de él, a la transformación social. En la mochila populista del Podemos más oficial cupo de todo, incluida una jugada arriesgada: injertar en el imaginario del cambio la noción de patria, que había funcionado en Latinoamérica para aglutinar a la población en torno a ideas positivas de transformación social. Si esta apuesta era problemática en el momento álgido de Podemos, disputársela a la derecha en el momento actual es un triple salto mortal sin red. Esta renacionalización de la política ha tenido más éxito resucitando fantasmas, como el servicio militar obligatorio, que aglutinando a la mayoría social en torno a un proyecto de cambio.

La digestión de las ideas populistas, en el año cuatro de Podemos, requiere de análisis más reposados si se pretende superar la actual fase reaccionaria de la política. Más todavía si sus peores ejemplos se apoyan en una combinación de mala conciencia y malas lecturas. Reconstruir los puentes culturales y políticos entre la izquierda y la creciente población subalterna, tan poco parecida a las fantasías nihilistas de la derecha alternativa, requerirá de otro tipo de esfuerzos.

Sobre este blog
El Salto es una propuesta impulsada por el periódico Diagonal y más de 20 proyectos comunicativos de todo el Estado para lanzar un nuevo medio en 2017. Este es blog de la redacción de la edición general de la web y la revista de El Salto.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Opinión
La semilla de la excepción
Hay un confinamiento uniformante y dos sonidos simultáneos. Uno es el sonido de las redes de apoyo. El otro quiere hacer de esa semilla una excepción que confirme la norma como única posibilidad.
Opinión
“Ellos” nunca serán “nosotros”

Las sociedades atravesadas por el virus identitario se han ido polarizando, y tras el covid-19, las viejas y desgastadas costuras que contenían la fragmentación se rasgarán un poco más. Entonces, ¿cómo crear comunidades que dejen de lado los particularismos y que construyan el bien común?

Opinión
La peste neoliberal de Díaz Ayuso

El covid-19 azota con fuerza la Comunidad de Madrid, conviertiéndola en una de las regiones más castigadas del planeta, además de un territorio especialmente quebrado por las desigualdades donde la izquierda ha sido incapaz de salir de sus burbujas.

24 Comentarios
#8440 11:41 14/2/2018

Todos los partidos son populistas, desde el España va bien hasta el Vamos a hacer las cosas como dios manda, pasando por el somos la izquierda, el cambio sensato o el si se puede. Reducirlo a uno solo es hacerle el juego mediático a la caverna, ninguno va a ofrecer la solución que los "degradados" necesitamos, la democracia parlamentaria es el mayor engaño de la historia, poner las esperanzas en un partido es como no regar la tierra y esperar a que crezca el trigo.

Responder
5
9
#8453 13:41 14/2/2018

Cual es la solución entonces?

Responder
1
7
#8454 13:45 14/2/2018

La lucha en la calle.

Responder
10
0
#8466 16:26 14/2/2018

Pacifica o violenta? Con que objetivo? Con quien y contra quien? Lucha eterna en la calle?. No seré yo el que diga que la lucha en la calle no es imprescindible. Pero no vale por si sola, primero hay que exigir el cambio, luego realizar el cambio y por ultimo consolidar el cambio.

Responder
1
8
#8469 17:25 14/2/2018

Tu eres mas de luchar en twiter?

Responder
6
1
#8496 12:27 15/2/2018

Te podría decir lo mismo, no hables de lo que no sabes. Que aquí sois todos muy revolucionarios de boquilla. Ya veo como arden las calles.

Responder
2
2
@Jess1663 21:17 14/2/2018

Y también en el Parlamento

Responder
2
3
flordecarqueixa 9:05 14/2/2018

Podemos no es solo lo "menos malo" que tenemos, si no lo único que nos queda en el escenario político estatal. En cualquier caso, de nada servirá que alcancen el poder sin un pueblo organizado y rebelde que presione realmente para alcanzar un verdadero cambio. Es cierto que Podemos son un reflejo de la gente: contradicciones, pugnas sin sentido, etc.
Aprender a construír colectivamente no es fácil, sobre todo teniendo en cuenta nuestra enorme falta de experiencia. Y aún así se consiguen cosas con todos los poderes en nuestra contra. Este medio es un buen ejemplo de ello! Es necesario un cambio completo de paradigma. Darle la vuelta a la realidad. Por eso es imprescindible empezar cuestionándonos a nosotras mismas y nuestras contradicciones para poder aportar algo útil al proceso. Salud y Fuerza! Tenemos que poder, no nos queda más remedio!

Responder
8
11
#8444 12:43 14/2/2018

Podemos es imperialismo (OTAN), neo liberalismo (UE) y neo-fascismo (desfilando con la cabra por Catalunya). Silencio. No hagáis ruido.

Responder
8
4
#8450 13:24 14/2/2018

Alguna cosa más? Me mináis la moral. Pues nada tendremos que aguantar a Rivera de presidente que debe ser mucho mejor.

Responder
4
6
#8472 18:13 14/2/2018

Sonajeros de colores

Responder
4
0
#8498 12:41 15/2/2018

Con este nivel de argumentación veo que tienes el nivel suficiente para acabar con la OTAN, con el neo-liberalismo y con el neo-fascismo tu sólito. Luego pasa como en Cataluña que van de listos y luego a recoger cable. O pensaba alguien que la Europa de los Lobbys y de los Fondos Buitre iba a permitirlo así sin más.

Responder
1
2
#8513 19:12 15/2/2018

Dilo bien claro: Despertáis el fascismo. "Que hostia, madre mía que hostia" (Barbera a Alfonso tras el batacazo)

Responder
0
0
#8452 13:40 14/2/2018

Yo estoy contigo flordecarqueixa, si se puede.

Responder
2
6
Patria 14:59 13/2/2018

La izquierda debería dejar de diluirse en cuestiones más vacuas, y centrarse en lo que de verdad importa. Las ocurrencias, tipo Irene Montero, con el lenguaje inclusivo, ridiculizan y caricaturizan el discurso de la izquierda (que dicho de paso, estaría bien que Podemos regresara a los orígenes, donde no era necesario ser de izquierdas, para estar con Podemos. ¡Ni que sobraran los apoyos!)

Responder
6
16
#8445 12:44 14/2/2018

A que huelen las cosas que no huelen?
"...estaría bien que Podemos regresara a los orígenes, donde no era necesario ser de izquierdas..."

Responder
10
0
Patria 14:57 13/2/2018

A la izquierda española, no como a la latinoamericana, se le atasca la patria en el gaznate. Así jamás van a ganarse a la gente. La patria, su patria, son esos millones de españoles cuya vida ha sido precarizada. Más vivas y loas a la patria, la gente, el pueblo!!! SU PUEBLO!!! Orgullo, carallo!!!

Responder
2
20
#8351 11:02 13/2/2018

Estaría bien que de vez en cuando desde la izquierda se pusiesen soluciones en vez de tanta pregunta sin respuesta. Todo esta muy mal pero nadie da con la clave de la solución. Se agradecería un poco menos de critica y un poco más de arrimar el hombro.

Responder
6
24
#8393 16:21 13/2/2018

?Menos critica? ?Mas bailarle el agua a la pandilla de niñas pijas impresentables que han cumplido con la misión de desactivar las calles para que todo siga igual? No gracias. Podemos es nuestra "revolución" de colores patrocinada por la OTAN.

Responder
19
8
#8451 13:29 14/2/2018

Y esto de donde te la has sacado? Tienes algún argumento que apoye esta teoría? La gente se desmoviliza porque la izquierda se preocupa más de sus enfrentamientos teóricos y de disertaciones profundas que de defender los derechos de la gente desfavorecida y luego así nos va. Todos son muy malos y muy tontos menos yo que soy el mas listo.

Responder
5
11
#8468 17:24 14/2/2018

Así nos va en la OTAN y en la UE. Donde están los planes de resistencia? O insinúas que es posible una política económica o social distinta en la Europa neo-liberal de los recortes. Has oído hablar de Grecia? Y que me dices de fichar militares de la OTAN? Y vender armas a estados genocidas como Arabia Saudita, que dice la portavoza? Y que tal si recibimos con todos los honores a los Nazis del S.XXI, el estado de Israel, en el ayuntamiento del cambio ese de Madrid?

Responder
8
2
#8497 12:33 15/2/2018

Alguna respuesta o todo son preguntas?

Responder
0
4
#8500 13:40 15/2/2018

Un cambio en la política social y económica no solo es posible sino que necesario. Evidentemente Grecia no puede luchar contra el BCE ellos solos, mucho menos con la acumulación de deudas que tiene de los gobiernos anteriores y las condiciones que les imponen. Quien mejor que un ex-militar de la OTAN para conocer los entresijos de esta. Podemos no apoya la venta de Armas a Arabia Saudi (Lo que opine el alcalde de Cadiz es opinión suya). En el ayuntamiento de Madrid no gobierna Podemos, gobierna Ahora Madrid que es una coalición de muchos partidos y asociaciones. Estoy de acuerdo contigo en que el gobierno Israeli se comporta de forma fascista y debería denunciarse un día si y otro también. Pero por que no este de acuerdo con alguien en una cosa no quiere decir que no este de acuerdo en otra.

Responder
1
3
#8512 19:08 15/2/2018

?Quien mejor que un ex-militar de la OTAN? El zorro, si hablamos de gallinas. Anda que' así vais a poder.

Responder
0
0
Sobre este blog
El Salto es una propuesta impulsada por el periódico Diagonal y más de 20 proyectos comunicativos de todo el Estado para lanzar un nuevo medio en 2017. Este es blog de la redacción de la edición general de la web y la revista de El Salto.
Ver todas las entradas

Destacadas

Industria
Nissan anuncia que se va de Barcelona y deja en el aire 23.000 empleos

La multinacional japonesa cierra su principal planta en España. El Ministerio de Industria anuncia que seguirá ofreciendo subvenciones que eviten el cierre.

Vivienda
Las ayudas al alquiler se quedan cortas y no terminan de llegar

Los grandes bancos siguen sin firmar el convenio para distribuir los microcréditos del ICO para la familias más afectadas por la crisis social y sanitaria. Mientras, en la Comunidad de Madrid las ayudas directas al alquiler se agotan en la primera semana.

8 de marzo
Testigos del informe de la Guardia Civil: “Mi declaración se ha tergiversado”
Dos de los cinco integrantes de CGT que aparecen en el informe de la Guardia Civil que culpa al Gobierno de no haber tomado medidas pese a conocer la situación de emergencia por el coronavirus aseguran que se han manipulado sus declaraciones. El sindicato estudia emprender acciones legales por lo que considera un “montaje” para desacreditar al movimiento feminista.
Migración
Helena Maleno, una vida en muchas vidas

La periodista e investigadora ha presentado Mujer de frontera. Defender el derecho a la vida no es un delito, editado por Península, un libro que nace de las luchas y resistencias compartidas con las comunidades migrantes.

Servicios públicos
‘Quiero un corazón contento’, la melodía a favor de los servicios públicos

Con el nombre Quiero un corazón contento la campaña convoca a la ciudadanía a salir el próximo sábado 30 de mayo, a las 13h, a sus balcones y ventanas.

Laboral
CNT exige al Gobierno una regulación del teletrabajo

El sindicato ha publicado una demanda que ha trasladado al Gobierno en la que piden una regulación legal del trabajo a distancia que permita su implementación de forma permanente en las empresas.

Crisis económica
Hong Kong, algo más que una ficha en la disputa de China por la hegemonía global

Los medios occidentales amplifican las protestas en Hong Kong, un “problema interno” de China que confluye con los temores del establishment a que las sociedades europeas simpaticen más con el país dirigido por Xi Jinping.

Música
Belén Gopegui pone letra a las nuevas canciones de Milagros, el grupo coral que salió de un colegio público

De empezar a cantar en clase con su profesora a participar en uno de los mayores éxitos de Rosalía, la peculiar trayectoria del grupo coral Milagros añade ahora otro capítulo destacado: las letras de sus nuevas canciones llevan la firma de la escritora Belén Gopegui.

Últimas

Residencias de mayores
No tenemos perdón (ni vergüenza)
Se preparan protocolos para abrir comercios o terrazas pero, ¿para cuándo un protocolo para visitar a nuestros familiares en las residencias?
Cine
Ejercicios espirituales en una pandemia
Tres destacadas obras de creadores vascos han especulado recientemente sobre ciertas virtudes del confinamiento.
Educación pública
Las AMPAS andaluzas proponen una bateria de medidas para afrontar el curso escolar postcovid

Reducir la ratio, contratar más personal, crear los puestos de enfermería escolar y educación social, aumentar el presupuesto de los centros o restar importancia al libro de texto. Son algunas de la medidas propuestas por CODAPA, la mayor confederación de AMPAS de Andalucía, para afrontar en la autonomía el próximo curso escolar, el primera de la era postcovid.