Pedro Sánchez
No podemos conformarnos con Sánchez

Conformarnos con Sánchez hoy es abocarnos al desastre mañana.

Zapatero Sánchez
@jfmoriche

publicado
2018-12-18 10:45:00

Marzo de 2004. Se cierra una legislatura, la segunda del PP de José María Aznar, marcada por el naufragio del petrolero Prestige y la ineficacia y mentiras gubernamentales ante sus catastróficas consecuencias, por una Ley de Ordenación Universitaria masivamente rechazada por la comunidad educativa, por la complicidad en la sangrienta invasión norteamericana de Iraq y finalmente, solo tres días antes de las elecciones, por los terribles atentados del 11 de marzo en Madrid, sobre cuya autoría el gobierno de Aznar intenta, sin éxito, engañar a los españoles.

El PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero gana las elecciones del 14 de marzo gracias a una amplia movilización del electorado progresista, incluyendo a muchos votantes situados ideológicamente a su izquierda o muy a su izquierda, que dejan a un lado sus preferencias para facilitar un cambio de gobierno que permita al país escapar de la pesadilla asfixiante del aznarismo. Aquella noche electoral deja, dirigido al futuro presidente, un grito para la Historia: «¡no nos falles!».

Tras cuatro años de incesantes movilizaciones sociales, las calles quedaron vacías y la gestión del cambio quedó enteramente en manos del gobierno

Visto con la perspectiva que otorga el paso del tiempo, resulta evidente que quienes apoyamos en aquellas elecciones a Rodríguez Zapatero cometimos después un grave error. Tras cuatro años de incesantes movilizaciones sociales, las calles quedaron vacías y la gestión del cambio quedó enteramente en manos del gobierno. Durante sus primeros dos o tres años de mandato, Rodríguez Zapatero colmó algunas de las expectativas de cambio con la retirada de las tropas españolas en Iraq, el inicio de los trabajos de la Ley de Memoria Histórica o el reconocimiento del matrimonio homosexual. Pero en cuanto el eco de aquellas movilizaciones se fue apagando, el PSOE empezó a desplazarse hacia el centro y vaciar de ambición y sentido ese cambio. Cuando estalla la crisis económica de 2007-2008, Rodríguez Zapatero hinca la rodilla ante las presiones de los mercados financieros y aplica brutales recortes sociales, haciendo pagar a las clases populares los ingentes destrozos provocados por la enloquecida avaricia de las élites económicas. La gigantesca decepción allana el camino, primero a una huelga general, luego al 15-M y finalmente a una masiva abstención que en las elecciones del 20 de noviembre de 2011 hunde al PSOE y devuelve al PP al poder.

Ahora que, como sucede de una punta a otra del planeta, la decepción provocada por gobiernos socialdemócratas fallidos no desemboca en un retorno al poder de los partidos conservadores tradicionales, sino en la emergencia de nuevas derechas autoritarias

Han pasado muchos años y cambiado muchas cosas en España y en el mundo, pero algunas lecciones de aquella experiencia siguen vigentes. Hoy España deja otra vez atrás, aliviada, un gobierno reaccionario, represor, mentiroso y corruptísimo del PP. Pero el PSOE del nuevo presidente Pedro Sánchez sigue siendo un partido plenamente inserto en los consensos del Régimen de 1978 y el neoliberalismo, que puede aliviar parte de los peores rasgos del anterior gobierno con algunas medidas sociales y culturales de signo progresista, pero que muy difícilmente emprenderá por voluntad propia una reforma en profundidad de la estructura económica del país en favor de las clases populares y la sostenibilidad medioambiental, ni una reforma en profundidad de la estructura del Estado que deje por fin atrás aquellos de sus rasgos más reaccionarios y represivos, heredados del franquismo en una Transición a la democracia que el poder de las élites y el miedo al golpismo dejaron en muchos aspectos a medias.

Por todo ello, es imprescindible no aflojar ni siquiera un instante la organización y la movilización social, presionando constantemente tanto al nuevo gobierno como a sus aliados parlamentarios para que emprendan esas transformaciones en profundidad. Especialmente ahora que, como sucede de una punta a otra del planeta, la decepción provocada por gobiernos socialdemócratas fallidos no desemboca en un retorno al poder de los partidos conservadores tradicionales, sino en la emergencia de nuevas derechas autoritarias, racistas, machistas y homófobas, como la norteamericana de Donald Trump, la italiana de Matteo Salvini o la brasileña de Jair Bolsonaro, cuya voluntad inequívoca es la aniquilación de la democracia. Conformarnos con Sánchez hoy es abocarnos al desastre mañana.


*Este texto fue publicado originalmente en el primer número (otoño de 2018) de La Chiquita, revista de la asociación "Qué Hervás Quieres", de Hervás (Cáceres).

0 Comentarios

Destacadas

Medio ambiente
Extinction Rebellion: reinventando la desobediencia civil

Les puedes ver con llamativos trajes de época rojo en el metro de Londres, “muriendo” por intoxicación en un establecimiento de comida rápida, cubriendo de sangre las escaleras del Trocadero, impidiendo la entrada y salida de trabajadores de la BBC o cortando el tráfico en las principales capitales europeas. Extinction Rebellion han cambiado la forma en que se manifiestan y, para ello, también la forma de organizarse.

Elecciones del 26 de mayo
La sopa de letras canaria: un repaso por la denominación de cada candidatura progresista en las Islas

Durante estas elecciones, Canarias se juega un cambio: hay muchos partidos, Coalición Canaria (CC) ya no está en el centro y los jefes de los partidos estatales no tienen tantos miramientos con hacer pactos contra natura. Aquí un mapa de las candidaturas en los principales municipios canarios.

Elecciones del 26 de mayo
Manuel Valls y Barcelona: ¿vuelta a casa?

La reconversión de Manuel Valls, un político que comienza su carrera en la socialdemocracia francesa e impuso mano dura durante su etapa como ministro de Interior del país galo.

Salud mental
Mujer apta para el sistema
2

El uso de antidepresivos en España se ha triplicado en los últimos diez años y las mujeres duplican a los hombres en su consumo. Pregunto a mis amigas, a mis compañeras de trabajo, de militancia, a mis vecinas y a mi abuela. Casi todas han sido recetadas con su antidepresivo ideal.

Últimas

Elecciones del 26 de mayo
¿Qué economía imperará en la UE si gana el nacionalpopulismo?

Los partidos eurófobos de extrema derecha que se presentan a las próximas elecciones europeas,  impulsados por el gurú del nacionalpopulismo Steve Bannon, abogan por las siguientes medidas para la Unión Europea.

Feminismos
Nancy Fraser: “En el neoliberalismo, las mujeres se encuentran en la primera línea del activismo social”

Profesora de filosofía en la New School de Nueva York, Fraser es una figura destacada del feminismo en EE UU. Muy crítica con el feminismo liberal, dominante en su país, aboga por un feminismo del 99% que desafíe el orden capitalista.

Migración
Gonzo: “El migrante en televisión es una persona que sale para dar miedo”

Hablamos con el codirector de Behind the wall y nuevo presentador de Salvados sobre los problemas y las mentiras generadas en torno a las migraciones y la viabilidad de los formatos de televisión en las redes sociales.