En 2017 la Franja de Gaza entró en muerte clínica

El año 2017 acabó y, con él, las pocas esperanzas que la población de la Franja de Gaza había puesto en los actores políticos y estratégicos.

Gaza bloqueo
Gaza sufre el bloqueo de Israel desde 2006. Gladys Martínez López

publicado
2018-01-03 09:42:00

Se pensaba que nada podía ir a peor, que la justicia internacional iba a tomar cartas en el asunto, que la reconstrucción sería cosa del pasado y que por fin se asentarían bases fuertes para un gobierno de consenso nacional palestino. Sin embargo, 2017 acabó y, con él, las pocas esperanzas que la población de la Franja de Gaza había puesto en los actores políticos y estratégicos.

Hoy en las calles gazatíes hay cada vez menos puestos ambulantes, menos tiendas y menos restaurantes que vendan el tradicional bocadillo de shawarma.

“El shawarma se está vendiendo a seis o siete shekels. Antes costaba el doble, pero a pesar de eso nadie compra. La comida, las verduras, la ropa son baratas, pero no hay dinero para gastar en nada más que lo puramente necesario”, cuenta Yahya, un joven gazatí que hace poco emprendió un negocio de crianza de pollos.

“Los precios están bajando para que la gente compre y lo único que estamos viendo es cómo aumentan nuestras deudas y bajan los beneficios —continúa explicando—. Los salarios son justos, apenas queda algo para comprar carne roja y comerla el viernes”.

La ternera en Gaza, importada debido al bloqueo, solía venderse a 45 shekels el kilo. Hoy las carnicerías se ven obligadas a bajar el precio a 25 shekels. La población gazatí está entrando en una peligrosa recesión donde todo el mundo sale perdiendo: agricultores, ganaderos, criaderas de pollo y, sobre todo, aquellas personas que buscan un trabajo, bien sea por primera o por enésima vez. No se ve ni un ápice de luz en el oscuro devenir de dos millones de personas que sufren un bloqueo impuesto, y declarado, por Israel desde 2007.

La devaluación de la vida en Gaza

Fue en una oscura habitación donde Mohannad se quitó la vida a finales de agosto de 2017. Solo, sin luz, sin deseos de seguir viviendo en una situación incierta donde ni siquiera uno solo de sus proyectos sale adelante. Dándose continuamente contra un muro de obstáculos patriarcales, políticos y aquellos sostenidos por el bloqueo, Mohannad Yunes se suicidó dejando atrás a su madre y a sus pocos buenos amigos y amigas. Algunos incluso están pensando en seguir su camino.

En uno de sus famosos relatos, Mohannad escribió:

“Escapé de una clase como si fuese un fugitivo de un campo de batalla para volver a casa. Dejé pasar muchos taxis, no sé por qué, para coger este. En el asiento delantero había un hombre de unos 50 años. Parecía un padre ideal, con su traje, su pelo canoso. El coche avanzó. Subió una señora en sus 40 años y no sé por qué creí que era la esposa de dicho hombre. Queriendo que todas las madres sean mis madres, pensé que era una de mis madres. Después, a su lado montó una estudiante universitaria. Ninguno de mis malos amigos estaba conmigo para comentar algo sobre ella. Yo vi que era más como una hermana, igual la hija de una esposa secreta de mi padre. El conductor nos pidió permiso para parar a recoger a una niña de una guardería. Luego llegó saltando una niña de cinco años. La estudiante la sentó en su regazo. Estaba contenta, como si fuera la primera vez que veía a una niña. Me alegra formar parte de esta familia temporal. Poco a poco la familia nueva fue desapareciendo. Yo fui el último. Cuando bajé me di cuenta de que no tengo hogar”.

Mohannad es un ejemplo del estado psicológico actual en Gaza, donde los casos de suicidio o intentos de suicidio están en aumento. Como muchos y muchas estudiantes universitarias, había intentado salir de la franja, pero no lo consiguió. Según datos de la Oficina de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios (OCHA), la única vía de salida, el paso de Rafah bajo administración egipcia, se abrió un total de 36 días en 2017, comparado con los 44 días que estuvo abierto en 2016. El pasado año solo 17.000 personas pudieron salir por Rafah, mientras que en 2016 fueron 26.000, y en 2013, 151.000.

Los indicadores confirman que la franja de Gaza está entrando en una etapa de colapso económico. Es el modelo de prisión más grande del mundo, sin reconstrucción, sin pasos abiertos, sin agua, sin electricidad, sin trabajo...

La OCHA advierte del empeoramiento de la crisis energética. El suministro de electricidad declinó en 2017 de 10 a 12 horas al día a solo cuatro horas. Y la situación es continua desde hace medio año. “Como resultado, el suministro de agua también disminuyó más del 30%. La media diaria bajó de 84 a 60 litros por persona, mucho más bajo que el mínimo de 100 litros recomendado”, apunta el organismo.

La OCHA mantiene la alarma al haberse incrementado un 80% el número de casos de niños y niñas menores de tres años con diarreas, indicador de la calidad del agua. A finales de 2017, la media mensual había pasado de 1.930 casos a 3.450.

La contaminación de la costa por vertidos de aguas residuales que no pueden ser tratadas por la falta de electricidad también se ha visto aumentada peligrosamente. Mientras, en los hospitales de la franja de Gaza se tuvieron que posponer cirugías no urgentes al no contar con suministro de electricidad ni con medicamentos. “Las operaciones quirúrgicas y una serie de servicios en hospitales y centros de salud en la Franja de Gaza se interrumpirán en cuestión de días debido a la escasez aguda y sin precedentes de productos médicos”, anunció Ashraf al Qidra, portavoz del Ministerio de Salud en Gaza, el primer día del año 2018.

Gaza, el modelo de prisión más grande del mundo

La Franja de Gaza cerró el año 2017 con una tasa de desempleo de 46,6%, tal y como anunció la Cámara de Comercio palestina en Gaza. El Banco Mundial considera que esta tasa es la más alta del mundo, con un tanto por ciento en aumento entre la juventud y aquellas personas con una carrera universitaria.

“Entre 20 y 29 años de edad, con diploma o licenciatura, la tasa de desempleo supera el 67% —explica Maher Attaba’a, economista de la Cámara de Comercio—. Con el final del año 2017 y a pesar de la reconciliación palestina, la economía de la Franja de Gaza continúa sufriendo la política del bloqueo israelí”.

Attaba’a señala, además, que las guerras y las agresiones militares israelíes profundizaron la crisis económica con la destrucción de infraestructura en todos los sectores y actividades económicas. “También afecta enormemente el retraso de la reconstrucción. Muchas instituciones internacionales ya advirtieron de que el bloqueo y el retraso de la reconstrucción tras la operación militar de 2014 afectarán en todos los aspectos, económicos, sociales, de salud y medioambientales”, recuerda el economista.

Después de tres años de la operación israelí Margen Protector, la entrada de cemento permitido por Israel no superó el 30% necesario, eso sin contar las necesidades naturales. En la Franja de Gaza aún hay miles de familias desplazadas sin hogar.

“Los indicadores confirman que la franja de Gaza está entrando en una etapa de colapso económico. Es el modelo de prisión más grande del mundo, sin reconstrucción, sin pasos abiertos, sin agua, sin electricidad, sin trabajo, sin medicina, sin vida ni desarrollo. Las organizaciones internacionales deben poner fin a este bloqueo para salvar a la franja de Gaza del estado de muerte clínica”, expone Attaba’a.

1 Comentario
#5864 14:56 3/1/2018

Que esperanza queda cuando la izquierda bastarda, hija de del capitalismo, se atreve a recibirlos en palacio con todos los honores. Hasta le entregan la llave de la ciudad.

Responder
18
1

Destacadas

Vivienda
Solo en el día de hoy se ejecutarán 163 desahucios en toda España

La PAH anuncia movilizaciones masivas por el derecho a la vivienda para comienzos de 2019. El año que se cierra puede batir récords en la ejecución de desahucios.

Alimentación
Amasando la polémica

El borrador del Real Decreto por el que se pretende aprobar la nueva norma de calidad del pan tiene revuelto al sector por la opacidad en su redacción y por sus singulares carencias. Muchos ven la legalización de un posible fraude alimentario y, sobre todo, un perjuicio a consumidor.

Laboral
Atento sanciona a siete trabajadoras tras repartir información sobre violencia de género
Las personas sancionadas no acudirán este miércoles al trabajo ni recibirán salario en cumplimiento de la sanción.

Últimas

Frontera sur
Las balsas de la muerte inundan el Mediterráneo

30 años han pasado desde que la ausencia de vías seguras comenzara a ser sinónimo de personas fallecidas por intentar atravesar el Estrecho de Gibraltar. Tres décadas después, la tragedia ha aumentado su dimensión y contabiliza casi 7.000 muertes.

Música
El Indigente Cognitivo: “Tal y como está todo, nos va a tocar exiliarnos del planeta Tierra”

El sábado 8 de noviembre la Internacional Teatral recibió a la banda “El Indigente Cognitivo” para la presentación de su primer disco. Eugeni Serra, su impulsor, cantante y guitarrista, cuenta cómo su proyecto de cantautor se transformó en una banda.

Migración
El Parlamento Europeo da luz verde al visado humanitario

Gracias a esta medida se abre una vía legal para que los demandantes de asilo puedan acceder a Europa de forma segura.

Residuos
Nuevo frente antivertedero en Madrid: la movilización llega a Colmenar tras Loeches

La Mancomunidad del Norte de Madrid aprueba por la mínima la ampliación de las instalaciones de Colmenar Viejo, en las que se entierran los residuos de 81 municipios. La plataforma Aire Limpio Norte convoca una manifestación el 15 de diciembre. El rechazo a la construcción del macrovertedero de Loeches reunió a un millar de personas el pasado día 2.

Derechos Humanos
Kafka en Casas Viejas
1

Once años después del desalojo del CSOA Casas Viejas, una sentencia del tribunal de Estrasburgo viene a corregir parte de las injusticias que se cometieron en su momento contra el colectivo que protagonizó la sonada resistencia.