Opinión
Esperanzas y abismos

El día 28, votaré pensando en las manos destrozadas de mi madre, harta de fregar suelos, votaré pensando en los pobres diablos que entran y salen de las casas de apuestas de Tetuán, votaré pensando en las mujeres que no tienen dónde ir cuando huyen de sus maltratadores.

Personas sin hogar Madrid
Una persona sin techo en Madrid. Christian Martínez

publicado
2019-04-27 07:14

Las guerras culturales, la batalla por la hegemonía, lo que permea desde las cimas del mundo hasta las cloacas de la clase obrera para manejarla, lleva siendo objeto de estudio desde que la lucha de clases se planteó como tal. Parece claro que la violencia material no es suficiente para sostener el sistema de clases, que hace falta la construcción de relatos de legitimidad, de orden, de méritos, de huida y de esperanza para fortalecerlo y darle carta de naturaleza.

De todas las narrativas de clase me quedo con las que tocan la huida y la esperanza. Dos pulsiones que dan forma a casi todos los anhelos que caben en el corazón de la pobreza. De ellas se nutren industrias de la muerte como las drogas o el juego, de ellas toman su ventaja las empresas que ofrecen trabajos precarios, con ellas juegan los bancos y sus créditos rápidos, de ellas se alimenta cada oportunista de sonrisa falsa que retuerce el lenguaje para ofrendar almas de la clase obrera al Moloch capitalista.

Quién no quiere huir de su angustia. Quién no quiere dormir por las noches sin que los fantasmas de las facturas le acosen. Quién no quiere que sus hijas tengan un futuro rutilante, seguro y lleno de alegría en lugar del sudor frío de la incertidumbre.

Nací y crecí en el barrio de San Blas durante los años de la heroína, he visto generaciones enteras morir, madres enlutadas y calladas para siempre a los 40 y padres alcoholizados ante la incapacidad de soportar el dolor. He visto a esas familias proteger a los hijos y las hijas que les quedaban con celo de bestias. A menudo se nombraba a los políticos en primera persona cuando se acercaban elecciones, se decía “a ver si Fulanito da trabajo a mi niña”, en esa plegaria de acera y tendedero se desplegaba toda una fantasía en la que el mencionado Fulanito, candidato, aparecía en persona en la puerta de casa con un contrato para esa hija menor superviviente. Esperanzas como del siglo XVI cuando no tienes a dónde ir ni quién te ampare. No era inocencia o ignorancia, era desesperación.

En tiempos de elecciones, todas las esperanzas, anhelos y pulsiones se exacerban. Es ya una liturgia de nuestra cultura. Ideología y creencias se mezclan formando una fantasía de mejora imposible de analizar con frialdad. Es difícil pedir frialdad al votante cocido en promesas, simbología y sobreactuaciones.

Perdimos cuando los chavales de mi barrio, en paro o maltratados en trabajos infames, se sintieron interpelados por discursos ultraliberales, promesas de emancipación capitalista y otras emanaciones ponzoñosas

Todos y todas queremos que nuestras vidas mejoren, la cuestión es qué estamos dispuestos a sacrificar por esa mejora. Nuestra pobreza es la osamenta sobre la que se sustentan las vidas maravillosas que anhelamos. De alcanzarlas, estaríamos aplastando con nuestras fantasías materiales realizadas las vidas de otros y otras. Los centros de salud masificados, los médicos exhaustos que no pueden atenderte como quisieran, el material escolar que cuesta la comida de dos meses, las prestaciones por desempleo raquíticas, los cortes de suministros por impago, la desatención a las mujeres maltratadas, todos los desastres que ya hemos convertido en rutina existen porque una minoría privilegiada acapara recursos, los dosifica a su antojo y lo más importante, legisla para poder hacerlo.

Cómo explicamos a quienes ya han sido convencidos por las mezquindades de la representación vacía que no se trata de votar a quien quieres que estén hablando de ti, si no a quien está hablando de ti. Perdimos cuando los chavales de mi barrio, en paro o maltratados en trabajos infames, se sintieron interpelados por discursos ultraliberales, promesas de emancipación capitalista y otras emanaciones ponzoñosas. El trabajo a pie de calle no se ha hecho bien y es perentorio recuperarlo. No es paternalismo, ni menosprecio, la fantasía es poderosísima y todos y todas hemos sido o somos víctimas de las nuestras.

Ninguna culpa deposito en los millones de personas que han sido engañadas con banderas. El deseo de pertenencia es anterior a la civilización y quizá el germen espiritual de la misma. Pero debajo de esas banderas brillantes están los cadáveres de quienes se tiraron por la ventana porque les desahuciaban, debajo de esas banderas están los comedores sociales llenos, debajo de esas banderas hay vacunas que no pueden pagarse, inmigrantes abandonados a su suerte y dolor, mucho dolor. Debajo de esas banderas están quienes cortan la ley a su medida para mantener el estatus heredado desde la dictadura. Si seguimos la bandera, encontramos a los responsables de nuestra miseria. Partidos con más imputados que diputados, partidos con jóvenes tanoréxicos que se permiten gestionar docenas de viviendas en Madrid mientras la gente se queda en la calle, partidos nuevos armados con restos de los viejos que han perdido la vergüenza y se permiten odiar y amenazar desde tribunas públicas.

Es desagradable mirar al dolor de frente en lugar de dejarse llevar por un resquicio de esperanza bien envuelta y servida por un tipo de peinado impecable, pulserita casual y traje casi bien ajustado. Es tentador confiar en promesas épicas de unidad y hermandad. La cuestión es que quienes representan unas y otras, no pasan del teatro de sombras. Ni saben del dolor, ni saben de la incertidumbre, ni saben que la épica suele descansar en las heces de quienes la protagonizan.

El día 28, cautiva de la democracia burguesa —eso también lo tengo claro—, votaré pensando en las manos destrozadas de mi madre, harta de fregar suelos, votaré pensando en los pobres diablos que entran y salen de las casas de apuestas de Tetuán, votaré pensando en las mujeres que no tienen dónde ir cuando huyen de sus maltratadores, votaré con el cuerpo en rebeldía ante la coacción de quienes quieren intervenirlo, votaré con la imagen de centenares de manos negras asomando por las ventanas de los CIE, votaré con las amenazas que nos han lanzado a las diferentes muy presentes, votaré con la fantasía de que todos y a todas las que tenemos sueños intranquilos y miedo a perder el techo, logremos descansar al fin. Votaré teniendo muy claro quién ha usado el sistema como apisonadora para prevalecer.

Unas elecciones no van a garantizarnos el bienestar, nuestras conquistas requieren un trabajo ímprobo en la calle, en las casas y a través de redes de colaboración, pero estas elecciones, concretamente, sí pueden abrir un abismo a nuestros pies del que no tengo claro que podamos salir todas.

La esperanza, por pequeña que sea, esta vez pasa por las urnas.

Relacionadas

Partidos políticos
El evitable ascenso de Vox en 2019

El año ha estado decisivamente marcado por la emergencia del partido de Santiago Abascal. Hasta cinco elecciones han puesto a prueba la crisis de representación que vive España.

Elecciones generales del 28 de abril
Iglesias rechaza darle la investidura gratis a Pedro Sánchez

El rey considera buena opción esperar hasta proponer un candidato a la investidura y Albert Rivera rechaza el compromiso por escrito de Pedro Sánchez para abstenerse.

Elecciones generales del 28 de abril
No es país para elecciones
La posibilidad de una repetición electoral se presenta tediosa para la mayoría de los españoles. No soy el CIS ni esto es realmente cierto, solo he hecho esta pseudo-encuesta en mi barrio y entre mis conocidos.
1 Comentario
#33531 12:40 27/4/2019

Muy bien expresada esa mezcla de agonía y esperanza.

Responder
1
0

Destacadas

Crisis climática
España rompe el termómetro: la década más cálida

La temperatura media de la última década ha sido de 15,7ºC, la mayor desde que existen mediciones y 1,7ºC más que la de la década de los años 70. Desde el Observatorio de Sostenibilidad instan al nuevo Gobierno a situar la adaptabilidad a la emergencia climática entre una de las prioridades.

Marruecos
‘Hirak’ rifeño: una revuelta descabezada pero no derrotada

A pesar de la represión, el movimiento de protesta que sacudió al Rif en el otoño de 2016 sigue vivo y aguardando otra oportunidad.

Memoria histórica
Comienzan los trabajos de exhumación en la fosa común de Pico Reja en Sevilla

Familiares de las víctimas, activistas por la memoria y representantes institucionales se dan cita en el acto simbólico que da inicio a los trabajos de exhumación en el cementerio sevillano de San Fernando.

Industria armamentística
El negocio de las armas que van contra la ética y las personas

Los sistemas de armas autónomas nos sitúan en un claro escenario de deshumanización, fuera de los planteamientos éticos más básicos.

Humor
¿Boicot a dónde?

Trigésimo segunda entrega de las viñetas de Mauro Entrialgo para El Salto.

Últimas

Promociones
Aún estás a tiempo, ¡suscríbete!
Estás de suerte, nos quedan unas pocas revistas de Pikara. Así que, hasta agotar existencias, si te suscribes a El Salto puedes conseguir tu ejemplar.
Francia
Youtubers recaudan 140.000 euros para la caja de resistencia de la huelga contra Macron

El colectivo Le Stream Reconductible recoge desde principios de diciembre, a través de una plataforma de retransmisión de vídeo, fondos para los trabajadores franceses en huelga contra la reforma de las pensiones.

Memoria histórica
Piden la dimisión del alcalde de Madrid por destruir el Memorial del Cementerio del Este

Las organizaciones memorialistas acusan Martínez-Almeida de mostrar “un desprecio absoluto a las víctimas del genocidio y dictadura franquistas, así como la ignorancia de leyes y principios universales sobre los derechos a la verdad, justicia y reparación”.

Senegal
Buscar agua bajo la tierra

Beber, alimentar al ganado, llenar los coloridos barreños chinos del agua suficiente para que pueda continuar la vida. Todo depende de un pozo.

Especulación urbanística
Exigen que la Junta acate ya la sentencia del TSJex sobre Valdecañas
Explican que hay que evitar que se siente un precedente, ya que existen planes para otros proyectos urbanísticos especulativos en espacios protegidos.